El arbol que no os deja ver el bos­que ó… el bos­que que os negais a ver- Ezker Aber­tza­lea

Hoy, más que nun­ca, se evi­den­cia la con­cul­ca­ción del dere­cho que tie­ne Eus­kal Herria como nación para defi­nir su pro­pia Polí­ti­ca en mate­ria de Migra­ción, Asi­lo, Refu­gio y Extran­je­ría por un lado, y por otro para afron­tar los retos de la migra­ción en el con­jun­to del país. Eus­kal Herria es una nación divi­di­da por dos esta­dos y con tres regí­me­nes admi­nis­tra­ti­vos y nive­les com­pe­ten­cia­les dife­ren­tes. Hoy día nos encon­tra­mos con­vi­vien­do en Eus­kal Herria per­so­nas y colec­ti­vos con dere­chos muy dife­ren­tes según el cri­te­rio de los dos esta­dos que man­tie­nen su sobe­ra­nía sobre nues­tro Terri­to­rio. Es inacep­ta­ble des­de el sen­ti­do polí­ti­co y común que ten­ga­mos que asu­mir el con­vi­vir en nues­tro país, con per­so­nas caren­tes de dere­chos por­que los esta­dos res­pec­ti­vos (el espa­ñol y el fran­cés) han deci­di­do apli­car una polí­ti­ca de migra­ción res­tric­ti­va, auto­ri­ta­ria y retó­gra­da, y que con­si­de­ra extran­je­ra para todos los efec­tos, a una per­so­na que viva en Hen­daia o en Sara al igual que una per­so­na que ven­ga de Perú o Sene­gal.

De los casi 3 millo­nes de per­so­nas que vivi­mos hoy en día en Eus­kal Herria, más del 25%, es decir unas 800.00 per­so­nas, son de ori­gen dife­ren­te. De éstas, la gran mayo­ría, unas 600 mil, (en torno al 20% total de la pobla­ción vas­ca) han naci­do en el esta­do espa­ñol y fran­cés. El res­to, unas 200.00 son naci­das en otros paí­ses de Euro­pa y fue­ra de Euro­pa. Unas y otras somos per­so­nas sobre­de­ter­mi­na­das en nues­tros dere­chos bási­cos, somos per­so­nas con algu­nos de esos dere­chos, y somos per­so­nas sin dere­chos de nin­gún tipo. Las per­so­nas y colec­ti­vos que al mar­gen de nues­tra pro­ce­den­cia, hoy vivi­mos en Eus­kal Herria, no tene­mos la capa­ci­dad de ele­gir y con­tro­lar en igual­dad de con­di­cio­nes el acce­so y dis­fru­te de esos dere­chos en nues­tro pro­pio terri­to­rio. Vie­nen defi­ni­dos por la arbi­tra­rie­dad de la volun­tad sobe­ra­na de esos dos esta­dos.

Des­de hace tiem­po, esta­mos cons­ta­tan­do los efec­tos y con­se­cuen­cias de las polí­ti­cas auto­ri­ta­rias y res­tric­ti­vas en mate­ria de resi­den­cia y nacio­na­li­dad que los Esta­dos espa­ñol y fran­cés (como del res­to de la Unión Euro­pea) deci­die­ron poner en mar­cha: cie­rre de fron­te­ras; res­tric­ción del dere­cho de cir­cu­la­ción, asi­lo y refu­gio; la pues­ta en mar­cha de la Direc­ti­va de la Ver­güen­za; la xenó­fo­ba Ley del Velo; la enési­ma refor­ma de la Ley de extran­je­ría espa­ño­la; polí­ti­cas poli­cia­les y repre­si­vas que han aumen­ta­do su dise­ño repre­si­vo como es el Cen­tro de Inter­na­mien­to de Hen­daia (autén­ti­co Guan­tá­na­mo don­de se pri­va la liber­tad a las per­so­nas sin nin­gu­na garan­tía jurí­di­ca) ó la comi­sa­ría de Irún que real­men­te fun­cio­na como un cen­tro estra­té­gi­co de las polí­ti­cas res­tric­ti­vas del esta­do espa­ñol en una par­te del terri­to­rio de Eus­kal Herria.

Esas direc­ti­vas, leyes, órde­nes, recur­sos, pla­nes de inmi­gra­ción, etc., dejan ver una vez más, el otro racis­mo exis­ten­te: el Racis­mo Ins­ti­tu­cio­nal, las auto­ri­ta­rias, res­tric­ti­vas y sexis­tas polí­ti­cas ins­ti­tu­cio­na­les defi­ni­das des­de los esta­dos espa­ñol y fran­cés con­tra los dere­chos de las per­so­nas migran­tes, asi­la­das y refu­gia­das, de ori­gen dife­ren­te, que viven y vivi­mos en nues­tro Pue­blo.

Y nin­gu­na de estas actua­cio­nes (que vul­ne­ran el dere­cho que a Eus­kal Herria como nación le asis­te y a su ciu­da­da­nía) han sido noti­cia en las agen­das de los par­ti­dos polí­ti­cos que hoy denun­cian el cie­rre de Hel­du, ni ha esta­do en las agen­das mediá­ti­cas de los fal­si­me­dias.

La apli­ca­ción prác­ti­ca de las leyes de Extran­je­ría espa­ño­la y fran­ce­sa, pun­to por pun­to, y sus con­se­cuen­cias en Eus­kal Herria es el “árbol que no os deja ver el bos­que, o mejor dicho, es el bos­que que os negáis a ver. El nudo gor­diano de la situa­ción de vul­ne­ra­ción de los dere­chos a deter­mi­na­das per­so­nas que con­vi­ven con noso­tros y noso­tras no está en la rei­vin­di­ca­ción de mayo­res ni meno­res trans­fe­ren­cias, ni mayo­res ó meno­res com­pe­ten­cias en mar­cos polí­ti­cos ago­ta­dos; para hacer fren­te a la con­cul­ca­ción sis­te­má­ti­ca de los más ele­men­ta­les dere­chos no bas­tan las bue­nas pala­bras, no vale decir que no se está de acuer­do con esas leyes til­dán­do­las de inacep­ta­bles, para a con­ti­nua­ción, apli­car dicha Ley pun­to por pun­to. De nada vale ela­bo­rar pri­me­ros, segun­dos, ter­ce­ros o vein­te Pla­nes de inmi­gra­ción vas­cos cuan­do es de sobra cono­ci­do, por los par­ti­dos polí­ti­cos que se eri­gen defen­so­res y por­ta­vo­ces de nues­tros veci­nos y veci­nas, que las com­pe­ten­cias sobe­ra­nas sobre este tema corres­pon­den por com­ple­to a los esta­dos, que son los que tie­nen potes­tad para deter­mi­nar qué con­di­cio­nes debe­mos cum­plir los unos y los otros para poder acce­der a los dere­chos de nacio­na­li­dad y ciu­da­da­nía. Son los mis­mos par­ti­dos polí­ti­cos que han uti­li­za­do el actual mar­co jurí­di­co polí­ti­co para legi­ti­mar y apli­car esas leyes y direc­ti­vas extran­je­ras en nues­tro Pue­blo.

Par­ti­dos polí­ti­cos como PNV, EA, EB, Ara­lar, que ante el cie­rre del ser­vi­cio de asis­ten­cia jurí­di­ca se lle­nan la boca denun­cian­do esa deci­sión uni­la­te­ral por el actual, ile­gí­ti­mo Gobierno vas­co, han esta­do calla­dos ante el dere­cho inalie­na­ble que a Eus­kal Herria le asis­te para defi­nir, ges­tio­nar y garan­ti­zar la resi­den­cia y nacio­na­li­dad de todas las per­so­nas que al mar­gen de nues­tro ori­gen, vivi­mos en élla.
Han acep­ta­do y legi­ti­ma­do las situa­cio­nes de pre­ca­rie­dad social y de des­pro­tec­ción e inse­gu­ri­dad jurí­di­ca de dece­nas de miles de per­so­nas cum­plien­do lo que los esta­dos espa­ñol y fran­cés han impues­to en nues­tro Pue­blo, que han legi­ti­mi­dad y dado por bueno una foto­gra­fía no real del fenó­meno de la migra­ción en este país, una foto­gra­fía asis­ten­cia­lis­ta, esta­ta­lis­ta, no trans­ver­sal, incom­ple­ta y sin visión de que Eus­kal Herria es una nación. Los mis­mos que duran­te estos años y des­de una par­te de nues­tro terri­to­rio no han impul­sa­do ni una sola acción que se opon­ga a esas Leyes y sus con­se­cuen­cias .

Ten­dien­do en cuen­ta todo lo ante­rior, es impor­tan­te sub­ra­yar- y denun­ciar alto y cla­ro-:

1 La pre­po­ten­cia ins­ti­tu­cio­nal de la Con­se­je­ría de Ser­vi­cios Socia­les y empleo del ile­gí­ti­mo Gobierno Vas­co: el “yo man­do y ordeno” .

2 La fal­ta de res­pe­to para con los ayun­ta­mien­tos, téc­ni­cos muni­ci­pa­les y ciu­da­da­nía (y para con los y las tra­ba­ja­ja­do­ras de Hel­du) que seen­te­ran de esa deci­sión uni­la­te­ral por la pren­sa.

3 La poca serie­dad del actual Vice­con­se­je­ro de Ser­vi­cios Socia­les, que es el mis­mo que ase­so­ró en su día al ante­rior Tri­par­ti­to en los pro­ce­di­mien­tos a seguir, tan­to en el mode­lo de Ser­vi­cios Socia­les del que depen­de y depen­día las diná­mi­cas de esa Direc­ción de Inmi­gra­ción. De esos barros, estos lodos. A sabien­das de la cons­ta­ta­ción polí­ti­ca que de que no exis­te POLITICA VASCA NI VASCONGADA DE INMIGRACION, aun­que así ven­ga retra­ta­da en los preám­bu­los que die­ron ori­gen a la redac­ción y apro­ba­ción del pri­me­ro, Segun­do Pla­nes de Inmi­gra­ción, cre­yén­do­se sus pro­pias men­ti­ras sobre “estra­te­gias ver­sus polí­ti­cas de inmi­gra­ción”. A pesar del dise­ño de Orde­nes, decre­tos a tra­vés de los cua­les, a los ayun­ta­mien­tos se les ha obli­ga­do a dise­ñar y apro­bar Pla­nes loca­les de inmi­gra­ción “extra­co­mu­ni­ta­ria”, que no refle­jan la foto­gra­fía real del fenó­meno de la migra­ción en nues­tros pue­blos y en Eus­kal Herria, ni de las nece­si­da­des y dere­chos de las per­so­nas de ori­gen dife­ren­te que con­for­man y con­for­ma­mos los mis­mos.

4 La hipo­cre­sía de quie­nes hoy en día están uti­li­zan­do el cie­rre del Ser­vi­cio de Asis­ten­cia Jurí­di­ca Hel­du, limi­tán­do­se a rei­vin­di­car el dise­ño del III Plan Vas­co de Inmi­gra­ción Extra­co­mu­ni­ta­ria, como si éste fue­ra el que resol­vie­ra el nudo gor­diano de las con­se­cuen­cias que ema­nan del actual mar­co jurí­di­co-polí­ti­co ago­ta­do: la fal­ta de sobe­ra­nía y la con­cul­ca­ción de dere­chos que a Eus­kal Heria le corres­pon­de como Nación y el ejer­ci­cio de todos los dere­chos de todas las per­so­nas en toda Eus­kal Herria.

5 Una visión reduc­cio­nis­ta y limi­ta­da de la per­so­na, a la que este mar­co jurí­di­co ins­tru­men­ta­li­za y rele­ga exclu­si­va­men­te al ámbi­to labo­ral, sin tener en cuen­ta su situa­ción fami­liar, social, cul­tu­ral, iden­ti­ta­rio, sus dere­chos civi­les, polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos, lin­güís­ti­cos, etc.

6 La uti­li­za­ción en cla­ve de ren­ta­bi­li­dad par­ti­di­tas tan­to por unos como por otros de esta tema, y la esca­sa refle­xión sobre el fon­do y las con­se­cuen­cias sobre “otro tra­je” que están con­fec­cio­nan­do des­de el qui­po de Patxi López y que nos quie­ren obli­gar a ves­tir.

Por todo éllo, nues­tra inter­ven­ción está y esta­rá orien­ta­da a supe­rar las diná­mi­cas que los esta­dos espa­ñol y fran­cés nos están impo­nien­do, que esta­mos cons­tru­yen­do nues­tro muni­ci­pio y Eus­kal Herria con una polí­ti­ca de migra­ción y diver­si­dad al ser­vi­cio de nues­tro pue­blo y de toda la ciu­da­da­nía que en ella vivi­mos. Des­de la res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca mani­fes­ta­mos que no vamos a hacer deja­ción ni dele­gar en ter­ce­ros nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad públi­ca, que esta­mos hacien­do un aná­li­sis exhaus­ti­vo de la deman­da de nues­tros veci­nos y veci­nas más vul­ne­ra­bles en todo el pro­ce­di­mien­to jurí­ri­di­co que se le está dan­do a los expe­dien­tes, de su efec­ti­vi­dad y res­pues­ta; y tras este perío­do de aná­li­sis, segui­mien­to y diag­nós­ti­co que reali­ce­mos, res­pon­de­re­mos ade­cua­da­men­te, sin hacer deja­ción de la defen­sa al acce­so y al ejer­ci­cio de los dere­chos que a todas per­so­nas les asis­te, y siem­pre des­de la UNICA PUERTA que este ayun­ta­mien­to tie­ne para toda la ciu­da­da­nía. Cons­tru­yen­do redes, cons­tru­yen­do alian­zas estra­té­gi­cas entre todos los suje­tos para garan­ti­zar todos los dere­chos de todas las per­so­nas en toda Eus­kal Herria.

Obdu Loren­zo, Pasaia­ko uda­le­ko hau­tetsi inde­pen­den­tis­ta

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *