Veci­nos de un blo­que de vivien­das de Iru­ñea logran parar el pro­yec­to del TAV- AHT Gel­di­tu! Elkarlana

Una comu­ni­dad de veci­nos del barrio de San­du­ze­lai, en Iru­ñea, ha con­se­gui­do para­li­zar el pro­yec­to del TAV. Esta­ba pro­yec­ta­do que el tra­za­do del tren pasa­ra jus­to por el lugar en que se encuen­tra el blo­que de vivien­das, ocu­pa­do por nue­ve fami­lias, que han con­se­gui­do para­li­zar el pro­yec­to por la vía judicial.

En un prin­ci­pio, el pro­yec­to cons­truc­ti­vo del tren que atra­vie­sa Iru­ñe­rria no reco­gía que el tra­za­do pasa­ra por el lugar don­de se encuen­tra dicha vivien­da. Cuan­do se ela­bo­ró un nue­vo pro­yec­to, el 18 de enero, se acla­ró el tra­za­do exac­to. Así las cosas, los veci­nos no tuvie­ron oca­sión de pre­sen­tar sus ale­ga­cio­nes al pro­yec­to, por lo que deci­die­ron recu­rrir a los tri­bu­na­les. Aho­ra, un juez de la Audien­cia Pro­vin­cial de Nafa­rroa ha orde­na­do para­li­zar cau­te­lar­men­te el proyecto.

Sus­pen­sión cautelar 

El Con­ten­cio­so Admi­nis­tra­ti­vo ha sus­pen­di­do de for­ma cau­te­lar el pro­ce­so de pla­ni­fi­ca­ción por­que las deman­dan­tes, las her­ma­nas Tere­sa, Pilar, Mari­bel y Asun Améz­que­ta Izco, no pudie­ron par­ti­ci­par en el pro­ce­so de ale­ga­cio­nes como otros par­ti­cu­la­res ya que su vivien­da no apa­re­cía ini­cial­men­te afec­ta­da por el plan sec­to­rial. Según el abo­ga­do de la fami­lia deman­dan­te, Ser­gio Gómez, fue en la apro­ba­ción defi­ni­ti­va del plan, pro­mo­vi­do por el depar­ta­men­to de Obras Públi­cas y apro­ba­do por el Gobierno foral el pasa­do 18 de enero, “cuan­do se inclu­yó el des­pla­za­mien­to de un vial de carre­te­ra que, según el plano, pasa por enci­ma de la vivien­da”. De esta for­ma, la fin­ca pasó a estar afec­ta­da por el plan sin que sus pro­pie­ta­rias hubie­ran podi­do ser par­te del pro­ce­so. De hecho, se ente­ra­ron gra­cias a que el plan ini­cial sí afec­ta­ba a otra par­ce­la suya, una huer­ta, y lo esta­ban siguiendo.

Según los pla­nos, no es la vía del tren la que atra­ve­sa­ría la fin­ca, sino un vial de carre­te­ra que se ha des­pla­za­do con moti­vo de la cer­ca­nía de la nue­va red ferro­via­ria. Se tra­ta de un vial que corres­pon­de al tér­mino muni­ci­pal de Pam­plo­na y que se ha inclui­do en el plan del Nue­va Esta­ción del TAV jun­to a una roton­da. Dicha carre­te­ra atra­ve­sa­ría la par­te occi­den­tal de la casa, lo que hace nece­sa­rio su derri­bo. En el edi­fi­cio viven hoy nue­ve miem­bros de la fami­lia Améz­que­ta Izco, algu­nos de cuyos hijos tie­nen sen­das ofi­ci­nas en la par­te baja.

En la deman­da inter­pues­ta, el abo­ga­do Ser­gio Gómez no sólo denun­cia la for­ma del asun­to, que según él pro­vo­có “la inde­fen­sión de sus clien­tes”, sino tam­bién el fon­do, ya que a su jui­cio el nue­vo vial y la roton­da “no deben ser inclui­dos den­tro de la actua­ción del PSIS de la Nue­va Esta­ción del TAV, pues­to que se tra­ta de un sis­te­ma gene­ral del pla­ne­mien­to de Pamplona”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *