Veci­nos de un blo­que de vivien­das de Iru­ñea logran parar el pro­yec­to del TAV- AHT Gel­di­tu! Elkarlana

Una comu­ni­dad de veci­nos del barrio de San­du­ze­lai, en Iru­ñea, ha con­se­gui­do para­li­zar el pro­yec­to del TAV. Esta­ba pro­yec­ta­do que el tra­za­do del tren pasa­ra jus­to por el lugar en que se encuen­tra el blo­que de vivien­das, ocu­pa­do por nue­ve fami­lias, que han con­se­gui­do para­li­zar el pro­yec­to por la vía judicial.

En un prin­ci­pio, el pro­yec­to cons­truc­ti­vo del tren que atra­vie­sa Iru­ñe­rria no reco­gía que el tra­za­do pasa­ra por el lugar don­de se encuen­tra dicha vivien­da. Cuan­do se ela­bo­ró un nue­vo pro­yec­to, el 18 de enero, se acla­ró el tra­za­do exac­to. Así las cosas, los veci­nos no tuvie­ron oca­sión de pre­sen­tar sus ale­ga­cio­nes al pro­yec­to, por lo que deci­die­ron recu­rrir a los tri­bu­na­les. Aho­ra, un juez de la Audien­cia Pro­vin­cial de Nafa­rroa ha orde­na­do para­li­zar cau­te­lar­men­te el proyecto.

Sus­pen­sión cautelar 

El Con­ten­cio­so Admi­nis­tra­ti­vo ha sus­pen­di­do de for­ma cau­te­lar el pro­ce­so de pla­ni­fi­ca­ción por­que las deman­dan­tes, las her­ma­nas Tere­sa, Pilar, Mari­bel y Asun Améz­que­ta Izco, no pudie­ron par­ti­ci­par en el pro­ce­so de ale­ga­cio­nes como otros par­ti­cu­la­res ya que su vivien­da no apa­re­cía ini­cial­men­te afec­ta­da por el plan sec­to­rial. Según el abo­ga­do de la fami­lia deman­dan­te, Ser­gio Gómez, fue en la apro­ba­ción defi­ni­ti­va del plan, pro­mo­vi­do por el depar­ta­men­to de Obras Públi­cas y apro­ba­do por el Gobierno foral el pasa­do 18 de enero, “cuan­do se inclu­yó el des­pla­za­mien­to de un vial de carre­te­ra que, según el plano, pasa por enci­ma de la vivien­da”. De esta for­ma, la fin­ca pasó a estar afec­ta­da por el plan sin que sus pro­pie­ta­rias hubie­ran podi­do ser par­te del pro­ce­so. De hecho, se ente­ra­ron gra­cias a que el plan ini­cial sí afec­ta­ba a otra par­ce­la suya, una huer­ta, y lo esta­ban siguiendo.

Según los pla­nos, no es la vía del tren la que atra­ve­sa­ría la fin­ca, sino un vial de carre­te­ra que se ha des­pla­za­do con moti­vo de la cer­ca­nía de la nue­va red ferro­via­ria. Se tra­ta de un vial que corres­pon­de al tér­mino muni­ci­pal de Pam­plo­na y que se ha inclui­do en el plan del Nue­va Esta­ción del TAV jun­to a una roton­da. Dicha carre­te­ra atra­ve­sa­ría la par­te occi­den­tal de la casa, lo que hace nece­sa­rio su derri­bo. En el edi­fi­cio viven hoy nue­ve miem­bros de la fami­lia Améz­que­ta Izco, algu­nos de cuyos hijos tie­nen sen­das ofi­ci­nas en la par­te baja.

En la deman­da inter­pues­ta, el abo­ga­do Ser­gio Gómez no sólo denun­cia la for­ma del asun­to, que según él pro­vo­có “la inde­fen­sión de sus clien­tes”, sino tam­bién el fon­do, ya que a su jui­cio el nue­vo vial y la roton­da “no deben ser inclui­dos den­tro de la actua­ción del PSIS de la Nue­va Esta­ción del TAV, pues­to que se tra­ta de un sis­te­ma gene­ral del pla­ne­mien­to de Pamplona”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.