Uri­be, Chá­vez y San­tos, patas arri­ba en la línea edi­to­rial de El País – Ter­ce­ra Información

César Pérez Navarro

Cuan­do se tra­ta del gobierno vene­zo­lano, El País no duda en men­tir des­ca­ra­da­men­te des­de su línea edi­to­rial, como vie­ne demos­trán­do­nos des­de hace años. La últi­ma mani­pu­la­ción inclu­ye nume­ro­sas omi­sio­nes y algu­na fal­se­dad inten­cio­na­da, y la pudi­mos leer el pasa­do 24/​07/​10 -”Uri­be, Chá­vez, San­tos”-. Este edi­to­rial, tras­la­da al lec­tor que el empeo­ra­mien­to de las rela­cio­nes entre Colom­bia y Vene­zue­la es res­pon­sa­bi­li­dad exclu­si­va del gobierno vene­zo­lano, pues­to que la úni­ca razón que men­cio­na El País para ese empeo­ra­mien­to es la siguiente;

“(…) [las rela­cio­nes] han ido empeo­ran­do a medi­da que Bogo­tá adqui­ría la cer­te­za del apo­yo, ple­na­men­te docu­men­ta­do, del popu­lis­ta líder vene­zo­lano a las muy debi­li­ta­das gue­rri­llas de las FARC (…)”.

Empe­zan­do por que es fal­so que dicho apo­yo esté “ple­na­men­te docu­men­ta­do” (1), el gobierno vene­zo­lano ha con­de­na­do las accio­nes de las FARC [“uste­des se han con­ver­ti­do en una excu­sa del impe­rio para ame­na­zar­nos a todos noso­tros”], hecho del cual no nos infor­ma el edi­to­rial. Tam­po­co nos tras­la­da otros fac­to­res deci­si­vos que han con­tri­bui­do al empeo­ra­mien­to de esas rela­cio­nes, tales como que Colom­bia y Esta­dos Uni­dos fir­ma­ron en Octu­bre de 2009 un preo­cu­pan­te acuer­do mili­tar que auto­ri­zó a Washing­ton la ocu­pa­ción de sie­te bases mili­ta­res y la auto­ri­za­ción para hacer uso de ese espa­cio aéreo. En un docu­men­to de la Fuer­za Aérea de Esta­dos Uni­dos se seña­la abier­ta­men­te la base de Palan­que­ro como nece­sa­ria para “con­du­cir ope­ra­cio­nes mili­ta­res de amplio espec­tro” por todo el con­ti­nen­te y para com­ba­tir “la ame­na­za de gobier­nos anti-esta­dou­ni­den­ses”. En la “Estra­te­gia de Movi­li­dad Glo­bal del Coman­do de Movi­li­dad Aéreo”, publi­ca­da en febre­ro 2009 por el Pen­tá­gono se dice tex­tual­men­te que “des­de este lugar [Palan­que­ro], casi la mitad del con­ti­nen­te pue­de ser alcan­za­do por un C‑17 sin tener que reabas­te­cer”. Tam­po­co recuer­da el edi­to­rial la cap­tu­ra de más de cien para­mi­li­ta­res colom­bia­nos en 2004, en la fin­ca Dak­ta­ri, ubi­ca­da en el esta­do de Miran­da, pro­pie­dad de Robert Alon­so, cubano con resi­den­cia en Mia­mi, quie­nes pre­su­mi­ble­men­te pre­ten­dían ase­si­nar al pre­si­den­te vene­zo­lano. Ima­gi­nen el escán­da­lo inter­na­cio­nal si se cap­tu­ra­sen más de cien para­mi­li­ta­res vene­zo­la­nos a las afue­ras de Bogotá.

Todos estos hechos pro­vo­ca­dos por el gobierno colom­biano no pare­cen ser moti­vo de empeo­ra­mien­to de las rela­cio­nes entre ambos paí­ses para El País. Muy al con­tra­rio, el edi­to­rial nos acla­ra ense­gui­da cuá­les son las inten­cio­nes de San­tos: “(…) inten­tar nor­ma­li­zar las rela­cio­nes con Cara­cas, entre otras razo­nes para obte­ner al menos neu­tra­li­dad fren­te a la guerrilla (…)”.

Y para “nor­ma­li­zar rela­cio­nes”, des­de Colom­bia se acu­sa al gobierno vene­zo­lano -en una sesión espe­cial de la OEA- de res­pal­dar las ope­ra­cio­nes de las FARC des­de cam­pos en el inte­rior de Vene­zue­la. Para exi­mir al del­fín de Uri­be de estas pro­vo­ca­cio­nes, y en un ejer­ci­cio de exa­ge­ra­do cinis­mo, el edi­to­rial sepa­ra las accio­nes del ante­rior pre­si­den­te de San­tos, a quién lla­ma, sin embar­go, “con­ti­nuis­ta”. San­tos es un con­ti­nuis­ta, pero Uri­be actúa por su cuen­ta y al mar­gen de su anti­guo minis­tro de Defensa;

“(…) Sería un error por su par­te pen­sar que esa cir­cuns­tan­cia le auto­ri­za a soca­var las polí­ti­cas recon­ci­lia­do­ras de su sucesor (…)”.

Para rema­tar la juga­da, la indig­na­ción del gobierno vene­zo­lano ante esas acu­sa­cio­nes debe ser inter­pre­ta­da como que Chá­vez “(…) inten­ta con­tra­pe­sar su decre­cien­te popu­la­ri­dad con gol­pes de efec­to (…)”, cuan­do la popu­la­ri­dad de Chá­vez no ha hecho sino cre­cer en los últi­mos meses, y más del 80% de los vene­zo­la­nos aprue­ba su ges­tión (2) en la actualidad.

La estra­te­gia edi­to­rial, en esta oca­sión, pare­ce la inver­sión del papel que ambos paí­ses jue­gan en la región, de mane­ra que el pro­vo­ca­dor se trans­mu­ta en recon­ci­lia­dor. Cual­quie­ra que lea El País sin con­tras­tar la infor­ma­ción con medios inde­pen­dien­tes pen­sa­rá que Vene­zue­la pre­ten­de avi­var un con­flic­to béli­co con­tra Colom­bia, cuan­do lo que está ocu­rrien­do es, pre­ci­sa­men­te, jus­to lo contrario.

-

(1) Otro titu­lar de El País del mis­mo día -”EEUU pide una inves­ti­ga­ción inter­na­cio­nal sobre la pre­sen­cia de las FARC en Vene­zue­la”- da a enten­der que el asun­to ni tan siquie­ra se ha inves­ti­ga­do de mane­ra inde­pen­dien­te. En todo caso, las “prue­bas” pre­sen­ta­das por el gobierno colom­biano apun­tan a la pre­sen­cia de las FARC en Vene­zue­la, pero en nin­gún momen­to se demues­tra nin­gún “apo­yo” por par­te del gobierno vene­zo­lano. Evi­den­te­men­te, la pre­sen­cia de la gue­rri­lla de las FARC en la sel­va vene­zo­la­na no impli­ca­ría nece­sa­ria­men­te un apo­yo del gobierno vene­zo­lano ¿aca­so la pre­sen­cia de ETA en Fran­cia pue­de inter­pre­tar­se como un res­pal­do del gobierno fran­cés al gru­po terrorista?

(2) Según la últi­ma encues­ta del IVAD sobre el pre­si­den­te de Vene­zue­la, el 80,1% de los encues­ta­dos expre­só que la ges­tión del pre­si­den­te Chá­vez en el gobierno está sien­do bue­na o muy bue­na, fren­te al 18,1% que la con­si­de­ró mala o muy mala.

http://​www​.correo​de​lo​ri​no​co​.gob​.ve/…

http://​www​.radio​mun​dial​.com​.ve/​y​vke…

Fuen­te: http://​labo​ra​to​rio​de​no​ti​cias​.es/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​107

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.