Uri­be, Chá­vez y San­tos, patas arri­ba en la línea edi­to­rial de El País – Ter­ce­ra Infor­ma­ción

César Pérez Nava­rro

Cuan­do se tra­ta del gobierno vene­zo­lano, El País no duda en men­tir des­ca­ra­da­men­te des­de su línea edi­to­rial, como vie­ne demos­trán­do­nos des­de hace años. La últi­ma mani­pu­la­ción inclu­ye nume­ro­sas omi­sio­nes y algu­na fal­se­dad inten­cio­na­da, y la pudi­mos leer el pasa­do 24/​07/​10 -”Uri­be, Chá­vez, San­tos”-. Este edi­to­rial, tras­la­da al lec­tor que el empeo­ra­mien­to de las rela­cio­nes entre Colom­bia y Vene­zue­la es res­pon­sa­bi­li­dad exclu­si­va del gobierno vene­zo­lano, pues­to que la úni­ca razón que men­cio­na El País para ese empeo­ra­mien­to es la siguien­te;

“(…) [las rela­cio­nes] han ido empeo­ran­do a medi­da que Bogo­tá adqui­ría la cer­te­za del apo­yo, ple­na­men­te docu­men­ta­do, del popu­lis­ta líder vene­zo­lano a las muy debi­li­ta­das gue­rri­llas de las FARC (…)”.

Empe­zan­do por que es fal­so que dicho apo­yo esté “ple­na­men­te docu­men­ta­do” (1), el gobierno vene­zo­lano ha con­de­na­do las accio­nes de las FARC [“uste­des se han con­ver­ti­do en una excu­sa del impe­rio para ame­na­zar­nos a todos noso­tros”], hecho del cual no nos infor­ma el edi­to­rial. Tam­po­co nos tras­la­da otros fac­to­res deci­si­vos que han con­tri­bui­do al empeo­ra­mien­to de esas rela­cio­nes, tales como que Colom­bia y Esta­dos Uni­dos fir­ma­ron en Octu­bre de 2009 un preo­cu­pan­te acuer­do mili­tar que auto­ri­zó a Washing­ton la ocu­pa­ción de sie­te bases mili­ta­res y la auto­ri­za­ción para hacer uso de ese espa­cio aéreo. En un docu­men­to de la Fuer­za Aérea de Esta­dos Uni­dos se seña­la abier­ta­men­te la base de Palan­que­ro como nece­sa­ria para “con­du­cir ope­ra­cio­nes mili­ta­res de amplio espec­tro” por todo el con­ti­nen­te y para com­ba­tir “la ame­na­za de gobier­nos anti-esta­dou­ni­den­ses”. En la “Estra­te­gia de Movi­li­dad Glo­bal del Coman­do de Movi­li­dad Aéreo”, publi­ca­da en febre­ro 2009 por el Pen­tá­gono se dice tex­tual­men­te que “des­de este lugar [Palan­que­ro], casi la mitad del con­ti­nen­te pue­de ser alcan­za­do por un C‑17 sin tener que reabas­te­cer”. Tam­po­co recuer­da el edi­to­rial la cap­tu­ra de más de cien para­mi­li­ta­res colom­bia­nos en 2004, en la fin­ca Dak­ta­ri, ubi­ca­da en el esta­do de Miran­da, pro­pie­dad de Robert Alon­so, cubano con resi­den­cia en Mia­mi, quie­nes pre­su­mi­ble­men­te pre­ten­dían ase­si­nar al pre­si­den­te vene­zo­lano. Ima­gi­nen el escán­da­lo inter­na­cio­nal si se cap­tu­ra­sen más de cien para­mi­li­ta­res vene­zo­la­nos a las afue­ras de Bogo­tá.

Todos estos hechos pro­vo­ca­dos por el gobierno colom­biano no pare­cen ser moti­vo de empeo­ra­mien­to de las rela­cio­nes entre ambos paí­ses para El País. Muy al con­tra­rio, el edi­to­rial nos acla­ra ense­gui­da cuá­les son las inten­cio­nes de San­tos: “(…) inten­tar nor­ma­li­zar las rela­cio­nes con Cara­cas, entre otras razo­nes para obte­ner al menos neu­tra­li­dad fren­te a la gue­rri­lla (…)”.

Y para “nor­ma­li­zar rela­cio­nes”, des­de Colom­bia se acu­sa al gobierno vene­zo­lano -en una sesión espe­cial de la OEA- de res­pal­dar las ope­ra­cio­nes de las FARC des­de cam­pos en el inte­rior de Vene­zue­la. Para exi­mir al del­fín de Uri­be de estas pro­vo­ca­cio­nes, y en un ejer­ci­cio de exa­ge­ra­do cinis­mo, el edi­to­rial sepa­ra las accio­nes del ante­rior pre­si­den­te de San­tos, a quién lla­ma, sin embar­go, “con­ti­nuis­ta”. San­tos es un con­ti­nuis­ta, pero Uri­be actúa por su cuen­ta y al mar­gen de su anti­guo minis­tro de Defen­sa;

“(…) Sería un error por su par­te pen­sar que esa cir­cuns­tan­cia le auto­ri­za a soca­var las polí­ti­cas recon­ci­lia­do­ras de su suce­sor (…)”.

Para rema­tar la juga­da, la indig­na­ción del gobierno vene­zo­lano ante esas acu­sa­cio­nes debe ser inter­pre­ta­da como que Chá­vez “(…) inten­ta con­tra­pe­sar su decre­cien­te popu­la­ri­dad con gol­pes de efec­to (…)”, cuan­do la popu­la­ri­dad de Chá­vez no ha hecho sino cre­cer en los últi­mos meses, y más del 80% de los vene­zo­la­nos aprue­ba su ges­tión (2) en la actua­li­dad.

La estra­te­gia edi­to­rial, en esta oca­sión, pare­ce la inver­sión del papel que ambos paí­ses jue­gan en la región, de mane­ra que el pro­vo­ca­dor se trans­mu­ta en recon­ci­lia­dor. Cual­quie­ra que lea El País sin con­tras­tar la infor­ma­ción con medios inde­pen­dien­tes pen­sa­rá que Vene­zue­la pre­ten­de avi­var un con­flic­to béli­co con­tra Colom­bia, cuan­do lo que está ocu­rrien­do es, pre­ci­sa­men­te, jus­to lo con­tra­rio.

-

(1) Otro titu­lar de El País del mis­mo día -”EEUU pide una inves­ti­ga­ción inter­na­cio­nal sobre la pre­sen­cia de las FARC en Vene­zue­la”- da a enten­der que el asun­to ni tan siquie­ra se ha inves­ti­ga­do de mane­ra inde­pen­dien­te. En todo caso, las “prue­bas” pre­sen­ta­das por el gobierno colom­biano apun­tan a la pre­sen­cia de las FARC en Vene­zue­la, pero en nin­gún momen­to se demues­tra nin­gún “apo­yo” por par­te del gobierno vene­zo­lano. Evi­den­te­men­te, la pre­sen­cia de la gue­rri­lla de las FARC en la sel­va vene­zo­la­na no impli­ca­ría nece­sa­ria­men­te un apo­yo del gobierno vene­zo­lano ¿aca­so la pre­sen­cia de ETA en Fran­cia pue­de inter­pre­tar­se como un res­pal­do del gobierno fran­cés al gru­po terro­ris­ta?

(2) Según la últi­ma encues­ta del IVAD sobre el pre­si­den­te de Vene­zue­la, el 80,1% de los encues­ta­dos expre­só que la ges­tión del pre­si­den­te Chá­vez en el gobierno está sien­do bue­na o muy bue­na, fren­te al 18,1% que la con­si­de­ró mala o muy mala.

http://​www​.correo​de​lo​ri​no​co​.gob​.ve/…

http://​www​.radio​mun​dial​.com​.ve/​y​vke…

Fuen­te: http://​labo​ra​to​rio​de​no​ti​cias​.es/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​107

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *