Esta­do de excep­ción en Iru­ña- Angel Arria­ran

Ésa es la sen­sa­ción que ten­go, des­pués de ver los acon­te­ci­mien­tos ocu­rri­dos duran­te los últi­mos meses en nues­tra ciu­dad. Si duran­te el año no se pue­den sacar los olen­tze­ros de los barrios por­que el Ayun­ta­mien­to dice que son actos de enal­te­ci­mien­to del terro­ris­mo; si no se pue­den hacer cal­de­re­tes por­que hay dos veci­nos que se que­jan, aun­que se reco­jan más de 300 fir­mas que ava­lan y apo­yan este acto; si cuan­do se orga­ni­zan las fies­tas de los barrios, en vez de reci­bir apo­yo del Ayun­ta­mien­to, se reci­ben mul­tas, tra­bas y dene­ga­ción de per­mi­sos.

En defi­ni­ti­va si duran­te el año cual­quier ini­cia­ti­va popu­lar es ana­li­za­da con lupa por el Exce­len­tí­si­mo, lo acon­te­ci­do los pasa­dos San­fer­mi­nes es el col­mo de los col­mos: No se pue­de lle­var la iku­rri­ña, el día 6 al txu­pi­na­zo, sin que te apa­leen y te abran la cabe­za por par­te de la Poli­cía Muni­ci­pal (¿quié­nes son los vio­len­tos?). No pue­des ir a la pro­ce­sión a gri­tar (que no insul­tar) a la seño­ra alcal­de­sa sin que te empu­jen y te ame­na­cen los muni­ci­pa­les (¿quié­nes son los vio­len­tos?). Una peña no pue­de pasar por la Pla­za del Cas­ti­llo, el día 7, a la hora del par­ti­do sin que sea agre­di­da (¿quié­nes son los vio­len­tos?). No pue­des dis­fru­tar de los actos que orga­ni­za Gora Iru­ña (inclui­dos actos infan­ti­les) por­que la mayo­ría son en eus­ke­ra y dice el Ayun­ta­mien­to que no apor­tan nada a la fies­ta (¿qúe apor­tan Los del Río y Ber­tín Osbor­ne?). No pue­des bai­lar al son del txis­tu y la gai­ta por la retrans­mi­sión de dos par­ti­dos de fút­bol, cuan­do es el Ayun­ta­mien­to el que orga­ni­za los bai­les regio­na­les.

Ellos pasan delan­te de las peñas, mien­tras meren­da­mos, con toda su para­fer­na­lia de cami­se­tas, bufan­das, etc. y al gri­to de ¡viva Espa­ña! (per­so­na­je arma­do inclui­do) y noso­tros no pode­mos pasar por la Pla­za del Cas­ti­llo para evi­tar alter­ca­dos y con­fron­ta­cio­nes (¿quié­nes son los vio­len­tos?). Ante todo esto, lo úni­co que nos fal­ta por aguan­tar, a una gran par­te de la ciu­da­da­nía de Iru­ña, que no tene­mos la ideo­lo­gía del Ayun­ta­mien­to es que nos pon­gan el toque de que­da y no poda­mos salir de nues­tras casas a par­tir de las 10 de la noche, o si no serás arres­ta­do por la Poli­cía Muni­ci­pal, con el Sr. San­ta­ma­ría a la cabe­za. Y siguien­do el rit­mo de los acon­te­ci­mien­tos, no va a tar­dar mucho en que esto se haga reali­dad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *