Decla­ra­ción de apo­yo a Vene­zue­la – Red de Inte­lec­tua­les y Artis­tas en Defen­sa de la Humanidad

La Red de Inte­lec­tua­les y Artis­tas en Defen­sa de la Huma­ni­dad, com­pro­me­ti­da con la paz, la sobe­ra­nía de los pue­blos y la cons­truc­ción de una socie­dad de jus­ti­cia y de igual­dad, recha­za cate­gó­ri­ca­men­te la infun­da­da acu­sa­ción emi­ti­da el pasa­do 22 de Julio por el Emba­ja­dor de Colom­bia ante la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), Luis Alfon­so Hoyos, quien, en una pro­yec­ción inter­na­cio­nal de los ya acos­tum­bra­dos “fal­sos posi­ti­vos”, pre­ten­dió res­pon­sa­bi­li­zar a la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la de una situa­ción de con­flic­to estric­ta­men­te interno que afec­ta al pue­blo colom­biano des­de hace más de 60 años, que ha cobra­do la vida de dece­nas de miles de colom­bia­nos, así como el des­pla­za­mien­to y la emi­gra­ción de millo­nes de per­so­nas, y que se man­tie­ne has­ta aho­ra irresoluble.

Esta con­duc­ta, que se ins­cri­be cla­ra­men­te en una estra­te­gia de hos­ti­ga­mien­to con­tra la revo­lu­ción boli­va­ria­na y de que­bran­ta­mien­to de la uni­dad de los pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca, dise­ña­da y diri­gi­da des­de el Depar­ta­men­to de Esta­do y de la cual Álva­ro Uri­be Vélez se ha hecho su agen­te prin­ci­pal, no sólo ofen­de la dig­ni­dad y aten­ta con­tra la sobe­ra­nía de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, sino que tam­bién pone en peli­gro el bien­es­tar y la tran­qui­li­dad de los pue­blos del continente.

Ante tal arre­me­ti­da, res­pal­da­mos la deci­sión del Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, Hugo Chá­vez Frías, de rom­per rela­cio­nes con el actual Gobierno de Colom­bia, al tiem­po que lla­ma­mos a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal a jun­tar esfuer­zos para poner fin a esta esca­la­da de agre­sio­nes, así como a apo­yar los esfuer­zos por una solu­ción polí­ti­ca nego­cia­da del con­flic­to en Colom­bia, que pon­ga fin defi­ni­ti­va­men­te a la vio­len­cia y al sufri­mien­to del pue­blo colom­biano, de los cua­les el recien­te hallaz­go de 2000 cadá­ve­res en la mayor fosa común jamás encon­tra­da en nues­tra Amé­ri­ca, no es sino la últi­ma de sus expresiones.

Tal con­duc­ta mere­ce el recha­zo abso­lu­to de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal y obli­ga a los hom­bres y muje­res de con­cien­cia, así como a los gobier­nos libres del con­ti­nen­te y del mun­do a radi­ca­li­zar su com­pro­mi­so con la paz, la uni­dad y la defi­ni­ti­va eman­ci­pa­ción de los pue­blos res­pec­to a toda expre­sión de domi­nio imperial.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.