Decla­ra­ción de apo­yo a Vene­zue­la – Red de Inte­lec­tua­les y Artis­tas en Defen­sa de la Huma­ni­dad

La Red de Inte­lec­tua­les y Artis­tas en Defen­sa de la Huma­ni­dad, com­pro­me­ti­da con la paz, la sobe­ra­nía de los pue­blos y la cons­truc­ción de una socie­dad de jus­ti­cia y de igual­dad, recha­za cate­gó­ri­ca­men­te la infun­da­da acu­sa­ción emi­ti­da el pasa­do 22 de Julio por el Emba­ja­dor de Colom­bia ante la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), Luis Alfon­so Hoyos, quien, en una pro­yec­ción inter­na­cio­nal de los ya acos­tum­bra­dos “fal­sos posi­ti­vos”, pre­ten­dió res­pon­sa­bi­li­zar a la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la de una situa­ción de con­flic­to estric­ta­men­te interno que afec­ta al pue­blo colom­biano des­de hace más de 60 años, que ha cobra­do la vida de dece­nas de miles de colom­bia­nos, así como el des­pla­za­mien­to y la emi­gra­ción de millo­nes de per­so­nas, y que se man­tie­ne has­ta aho­ra irre­so­lu­ble.

Esta con­duc­ta, que se ins­cri­be cla­ra­men­te en una estra­te­gia de hos­ti­ga­mien­to con­tra la revo­lu­ción boli­va­ria­na y de que­bran­ta­mien­to de la uni­dad de los pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca, dise­ña­da y diri­gi­da des­de el Depar­ta­men­to de Esta­do y de la cual Álva­ro Uri­be Vélez se ha hecho su agen­te prin­ci­pal, no sólo ofen­de la dig­ni­dad y aten­ta con­tra la sobe­ra­nía de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, sino que tam­bién pone en peli­gro el bien­es­tar y la tran­qui­li­dad de los pue­blos del con­ti­nen­te.

Ante tal arre­me­ti­da, res­pal­da­mos la deci­sión del Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, Hugo Chá­vez Frías, de rom­per rela­cio­nes con el actual Gobierno de Colom­bia, al tiem­po que lla­ma­mos a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal a jun­tar esfuer­zos para poner fin a esta esca­la­da de agre­sio­nes, así como a apo­yar los esfuer­zos por una solu­ción polí­ti­ca nego­cia­da del con­flic­to en Colom­bia, que pon­ga fin defi­ni­ti­va­men­te a la vio­len­cia y al sufri­mien­to del pue­blo colom­biano, de los cua­les el recien­te hallaz­go de 2000 cadá­ve­res en la mayor fosa común jamás encon­tra­da en nues­tra Amé­ri­ca, no es sino la últi­ma de sus expre­sio­nes.

Tal con­duc­ta mere­ce el recha­zo abso­lu­to de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal y obli­ga a los hom­bres y muje­res de con­cien­cia, así como a los gobier­nos libres del con­ti­nen­te y del mun­do a radi­ca­li­zar su com­pro­mi­so con la paz, la uni­dad y la defi­ni­ti­va eman­ci­pa­ción de los pue­blos res­pec­to a toda expre­sión de domi­nio impe­rial.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *