Cla­se social, lucha, repre­sión y auge del poder del nar­co­trá­fi­co- James Petras

    «Esta­mos enfren­tan­do a un mons­truo; una fuer­za que se ríe, se bur­la y nos quie­re aplastar.»

    Miguel Ángel Iba­rra, miem­bro del Sin­di­ca­to Mexi­cano de Elec­tri­cis­tas (SME), al cum­plir 80 días en huel­ga de ham­bre. (La Jor­na­da, 18 de julio de 2010). 

Exis­te rela­ción direc­ta entre el auge de las ban­das delic­ti­vas, la pro­fun­di­za­ción del neo­li­be­ra­lis­mo y la repre­sión de los movi­mien­tos socia­les y los sindicatos.

El des­pi­do lle­va­do a cabo por el Pre­si­den­te Cal­de­rón de más de 44.000 elec­tri­cis­tas sin­di­ca­dos es el últi­mo de una serie de actos de repre­sión que ha hecho peda­zos el teji­do social. La nega­ción de un pues­to de tra­ba­jo cohe­ren­te y bien remu­ne­ra­do y la cri­mi­na­li­za­ción de orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les legí­ti­mas como el Sin­di­ca­to Mexi­cano de Elec­tri­cis­tas (SME) han desem­bo­ca­do en emi­gra­ción masi­va y en un incre­men­to del núme­ro de jóve­nes que se incor­po­ran a ban­das dedi­ca­das al nar­co­trá­fi­co. La repre­sión esta­tal y la corrup­ción elec­to­ral han impe­di­do que los tra­ba­ja­do­res mexi­ca­nos cana­li­cen sus que­jas por vías lega­les y han con­tri­bui­do y fomen­ta­do la apa­ri­ción de un nar­co-Esta­do para­le­lo que con­tro­la gran­des regio­nes del país y reclu­ta a los hom­bres y muje­res jóve­nes que pre­ten­den huir de la pobreza.

En los últi­mos 25 años, Méxi­co ha retro­ce­di­do des­de el pun­to de vis­ta social, eco­nó­mi­co y polí­ti­co como con­se­cuen­cia de la ofen­si­va neo­li­be­ral ini­cia­da con las elec­cio­nes frau­du­len­tas de 1988, en las que Car­los Sali­nas arre­ba­tó la pre­si­den­cia a Chuah­te­moc Cár­de­nas. A con­ti­nua­ción, Sali­nas sus­cri­bió el tra­ta­do de libre comer­cio, el NAFTA, que lle­vó a la quie­bra a más de 10 millo­nes de agri­cul­to­res, cam­pe­si­nos y peque­ños comer­cian­tes mexi­ca­nos, lo que impul­só a muchos de ellos a emi­grar, a otros a unir­se a movi­mien­tos socia­les y, a algu­nos, a rebe­lar­se, como suce­dió con el Ejér­ci­to Zapa­tis­ta de Libe­ra­ción Nacio­nal (EZLN). Des­de la fir­ma del NAFTA han emi­gra­do más de 10 millo­nes de mexicanos.

La repre­sión esta­tal y el ais­la­mien­to for­zo­so del EZLN, en Chia­pas, y de otros movi­mien­tos de ámbi­to rural en Gue­rre­ro, Michoa­cán y otras zonas, y la dene­ga­ción de jus­ti­cia agra­ria obli­ga­ron a muchos cam­pe­si­nos a huir a subur­bios urba­nos don­de final­men­te algu­nos ingre­sa­ron en las ban­das emer­gen­tes dedi­ca­das al narcotráfico.

A prin­ci­pios del nue­vo mile­nio, el expe­ri­men­to de Méxi­co con las «refor­mas» neo­li­be­ra­les agra­vó las cri­sis sis­té­mi­cas: las des­igual­da­des se agu­di­za­ron, la eco­no­mía se estan­có y la pobre­za aumen­tó. En con­se­cuen­cia, millo­nes de mexi­ca­nos huye­ron cru­zan­do la fron­te­ra para pene­trar en Nor­te­amé­ri­ca o se unie­ron a movi­mien­tos popu­la­res que pre­ten­dían trans­for­mar el sistema.

Sur­gie­ron dos movi­mien­tos socia­les y polí­ti­cos pode­ro­sos que tra­ta­ron de inver­tir el des­li­za­mien­to de Méxi­co hacia la des­com­po­si­ción polí­ti­ca y la desin­te­gra­ción social. En el fren­te polí­ti­co, Andrés Manuel López Obra­dor, el can­di­da­to pre­si­den­cial de una amplia coa­li­ción ciu­da­da­na, con­du­jo a millo­nes de ellos a una vic­to­ria elec­to­ral en el año 2006, que le nega­ron median­te el frau­de elec­to­ral masi­vo per­pe­tra­do por los par­ti­da­rios de Cal­de­rón. El segun­do movi­mien­to, una coa­li­ción de sin­di­ca­tos y movi­mien­tos socia­les lide­ra­da por el SME, luchó para pre­ser­var el sis­te­ma públi­co de segu­ri­dad social y evi­tar la pri­va­ti­za­ción y explo­ta­ción de la red eléc­tri­ca de la voraz depre­da­ción de la cla­se capi­ta­lis­ta nacio­nal y extranjera.

En Ciu­dad de Méxi­co y en todas las demás pro­vin­cias hubo movi­li­za­cio­nes masi­vas en las que se mani­fes­ta­ron miles de per­so­nas, mien­tras millo­nes de con­su­mi­do­res expre­sa­ban su soli­da­ri­dad, como hicie­ron todos los prin­ci­pa­les sin­di­ca­tos de Euro­pa, Amé­ri­ca Lati­na y otras regiones.

Lo que esta­ba en jue­go no era sólo el empleo de los tra­ba­ja­do­res sin­di­ca­dos del sec­tor eléc­tri­co y el sis­te­ma de segu­ri­dad social, sino uno de los movi­mien­tos socia­les más efi­ca­ces a la hora de defen­der una red de pro­tec­ción social para la cla­se trabajadora.

Al ata­car al SME y al sis­te­ma de segu­ri­dad social, una de las últi­mas gran­des ins­ti­tu­cio­nes socia­les que pro­por­cio­na cohe­sión social, Cal­de­rón y el sis­te­ma judi­cial esta­ban negan­do ade­más a los mexi­ca­nos ins­tru­men­tos socia­les y polí­ti­cos lega­les median­te los cua­les pudie­ran aspi­rar a defen­der su nivel de vida.

Al des­ba­ra­tar la red social a tra­vés de la pri­va­ti­za­ción de pro­gra­mas e ins­ti­tu­cio­nes públi­cos median­te la repre­sión de movi­mien­tos socia­les esen­cia­les como el de los zapa­tis­tas de Chia­pas, los maes­tros y sin­di­ca­tos de Oaxa­ca o el SME de Ciu­dad de Méxi­co, el Esta­do mexi­cano está negan­do de hecho las espe­ran­zas de mejo­ra a tra­vés de pro­ce­sos polí­ti­cos democráticos.

El estan­ca­mien­to neo­li­be­ral, la repre­sión que sufren los movi­mien­tos popu­la­res demo­crá­ti­cos a manos del Esta­do y el robo reite­ra­do de vic­to­rias elec­to­ra­les obte­ni­das por movi­mien­tos popu­la­res en 1987 y 2006 se ha tra­du­ci­do, como siem­pre, en un des­en­can­to pro­fun­do y gene­ra­li­za­do hacia la polí­ti­ca. Y lo que resul­ta aún más ame­na­za­dor: ha con­ver­ti­do a miles de jóve­nes mexi­ca­nos en enemi­gos del Esta­do y los ha impul­sa­do a inte­grar­se en las nume­ro­sas ban­das vio­len­tas dedi­ca­das al trá­fi­co de dro­ga. El recha­zo de los esta­dos de Méxi­co a los cam­bios elec­to­ra­les pací­fi­cos, su insis­ten­cia en repri­mir­los y la nega­ción de los dere­chos de los movi­mien­tos socia­les como el SME han deja­do pocas sali­das a la frus­tra­ción gene­ra­li­za­da que se fil­tra bajo la super­fi­cie de la sociedad.

En los últi­mos cua­tro años han sido ase­si­na­dos en el con­jun­to de las regio­nes del país más de 25.000 poli­cías, sol­da­dos, civi­les y nar­co­tra­fi­can­tes. Pese a la mili­ta­ri­za­ción impues­ta por Cal­de­rón en todo el terri­to­rio nacio­nal, los 40.000 sol­da­dos pre­sen­tes en las calles no han logra­do impe­dir la esca­la­da de vio­len­cia, lo que demues­tra con cla­ri­dad el fra­ca­so de la opción repre­so­ra para poner fin a la vio­len­cia e impe­dir en Méxi­co una des­mem­bra­ción que lo con­vier­ta en «Esta­do fallido».

La recu­pe­ra­ción y recons­truc­ción de Méxi­co pasa por el for­ta­le­ci­mien­to del teji­do social mexi­cano: la pro­mo­ción de los movi­mien­tos socia­les y urba­nos y, con­cre­ta­men­te, de los sin­di­ca­tos demo­crá­ti­cos de masas como el SME.

Estos movi­mien­tos y sin­di­ca­tos son los ladri­llos fun­da­men­ta­les para la trans­for­ma­ción de la socie­dad mexi­ca­na: el fin del neo­li­be­ra­lis­mo, la anu­la­ción del NAFTA y la recons­truc­ción de un sec­tor públi­co pujan­te bajo el con­trol de los tra­ba­ja­do­res. Para com­ba­tir los males geme­los que repre­sen­tan el Esta­do neo­li­be­ral corrup­to y mili­ta­ri­za­do y su ver­sión para­le­la, el nar­co-Esta­do vio­len­to que esta­lla de for­ma recu­rren­te y ate­rro­ri­za al país, se debe aglu­ti­nar un nue­vo movi­mien­to polí­ti­co y social de masas que aúne la soli­da­ri­dad con los sin­di­ca­tos como el SME y el caris­ma popu­lar de líde­res polí­ti­cos como López Obra­dor para pre­sen­tar un pro­gra­ma radi­cal de recons­truc­ción nacio­nal y jus­ti­cia social. La alter­na­ti­va es una desin­te­gra­ción mayor del Esta­do mexi­cano y una degra­da­ción que deje sumi­do al país en una situa­ción de vio­len­cia gene­ra­li­za­da e inter­mi­na­ble, don­de los ricos vivan en for­ta­le­zas arma­das y los pobres que­den some­ti­dos a la depre­da­ción vio­len­ta del Ejér­ci­to y de los narco-terroristas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *