¡56!- Hugo Cha­vez

I
A lo lar­go de toda esta sema­na, hemos esta­do com­ba­tien­do acti­va­men­te por la paz. Nos hemos fija­do un obje­ti­vo supre­mo: dete­ner la locu­ra gue­rre­ris­ta que se ha apo­de­ra­do de la Casa de Nari­ño, impe­dir que el Gobierno laca­yo de Uri­be, ya de sali­da, per­pe­tre su últi­mo y más nefan­do cri­men: arras­trar a un con­flic­to béli­co a dos pue­blos que se saben y se sien­ten her­ma­nos en Bolí­var.

Esta­mos rei­vin­di­can­do para el pue­blo colom­biano el mis­mo dere­cho que rei­vin­di­ca­mos para nues­tro pue­blo y para todos los pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca: el dere­cho de vivir en paz, al que le can­ta­ra con tan­ta fuer­za y tan­ta belle­za el gran tro­va­dor chi­leno Víc­tor Jara.

Lamen­ta­ble­men­te, el horri­ble sal­do que deja el indigno inqui­lino de la Casa de Nari­ño no es otro que este: la exa­cer­ba­ción de la vio­len­cia que duran­te más de 60 años ha defi­ni­do el dolo­ro­so deve­nir his­tó­ri­co de Colom­bia. Deve­nir dolo­ro­so y trá­gi­co que sin­te­ti­zan estas pala­bras del gran pen­sa­dor colom­biano Renán Vega Can­tor: “Si se hicie­ra un minu­to de silen­cio por cada uno de los muer­tos, tor­tu­ra­dos y des­apa­re­ci­dos en los últi­mos 60 años en Colom­bia, ten­dría­mos que per­ma­ne­cer calla­dos 2 años con­ti­nuos”.

Sir­van estas refle­xio­nes, enton­ces, para enten­der la gra­ve­dad de lo que está acon­te­cien­do entre Vene­zue­la y Colom­bia y para poner en tin­ta fir­me nues­tra resuel­ta volun­tad polí­ti­ca. El dile­ma está entre las pala­bras o los pro­yec­ti­les, es decir, entre lle­var a la mesa de diá­lo­go de los pue­blos del Sur el ejer­ci­cio volun­ta­rio­so por la paz o man­te­ner en la región un ambien­te de con­fron­ta­ción con una ele­va­da peli­gro­si­dad béli­ca.

No se tra­ta ni siquie­ra de la vie­ja con­tro­ver­sia dis­cri­mi­na­to­ria del siglo XIX, que opo­nía civi­li­za­ción y bar­ba­rie. Se tra­ta, en esta coyun­tu­ra, de otro tipo de pola­ri­dad: sen­sa­tez y pru­den­cia polí­ti­cas ver­sus irra­cio­na­li­dad y vio­len­cia mili­ta­ris­tas. Ya sabe­mos, ante esta dis­yun­ti­va, de qué lado ha esta­do el Gobierno de Colom­bia en los últi­mos ocho años.

No sólo bas­ta cons­ta­tar los altos índi­ces de vio­len­cia que pade­ce el noble pue­blo colom­biano, pro­duc­to de una cri­sis inter­na de la cual sólo el Gobierno de Uri­be Vélez es res­pon­sa­ble; tam­bién hemos podi­do corro­bo­rar, a tra­vés de los medios, el carác­ter pan­di­llis­ta de la ges­tua­li­dad y las infle­xio­nes ver­ba­les, por no hablar de los con­te­ni­dos men­ti­ro­sos, de los repre­sen­tan­tes uri­bis­tas en la are­na diplo­má­ti­ca inter­na­cio­nal. Ambos aspec­tos son, sin duda, con­se­cuen­cia de una idén­ti­ca cau­sa: su apues­ta a la agre­sión per­ma­nen­te como estra­te­gia de Esta­do para resol­ver los pro­ble­mas que aque­jan a la socie­dad colom­bia­na.

Debe enten­der el pue­blo colom­biano, que en la Vene­zue­la boli­va­ria­na no tene­mos ni sin­di­ca­lis­tas ase­si­na­dos, ni des­pla­za­dos, ni fuer­zas insur­gen­tes a lo lar­go y ancho del país; no tene­mos gru­pos para­mi­li­ta­res, ni impor­tan­tes exten­sio­nes de tie­rra al ser­vi­cio de la pro­duc­ción de dro­gas, ni bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses, ni fosas comu­nes ahí­tas de cadá­ve­res. Nadie pue­de igno­rar que estos sí son ele­men­tos defi­ni­to­rios de la reali­dad colom­bia­na.

El camino que tran­si­ta Vene­zue­la es otro bien dis­tin­to, aún en medio de las difi­cul­ta­des y de lo que toda­vía nos res­ta con­quis­tar. Aquí esta­mos avan­zan­do hacia una socie­dad más jus­ta, más igua­li­ta­ria y más inclu­yen­te en paz y ape­ga­dos al espí­ri­tu y a la letra de nues­tra Cons­ti­tu­ción.

Nos preo­cu­pa la com­par­sa de Uri­be bai­lan­do los últi­mos com­pa­ses de una músi­ca que sue­na des­de el Nor­te, pero, más allá de la preo­cu­pa­ción, lo que no pode­mos per­mi­tir los sobe­ra­nos y dig­nos paí­ses que com­par­ti­mos este lado del mun­do, bajo nin­gún res­pec­to, es esta nue­va esca­la­da que pre­ten­de exten­der el Plan Colom­bia fue­ra del terri­to­rio colom­biano. No olvi­de­mos que así fue con­ce­bi­do por el Impe­rio, con­tan­do con el ser­vi­lis­mo de la Casa de Nari­ño.

Pacien­tes, inten­sos y labo­rio­sos han sido nues­tros esfuer­zos en levan­tar, en todo este esce­na­rio, las ban­de­ras de la paz. Ese ha sido el pro­pó­si­to de la gira sur­ame­ri­ca­na de nues­tro dig­ní­si­mo can­ci­ller Nico­lás Madu­ro esta sema­na y el de nues­tra com­pa­re­cen­cia el jue­ves pasa­do en Qui­to, a la Cum­bre de Can­ci­lle­res de Una­sur, reu­ni­da, con­vie­ne recor­dar­lo, a soli­ci­tud de Vene­zue­la. A esta Cum­bre asis­ti­mos, como lo hemos hecho siem­pre, a fomen­tar el diá­lo­go, el enten­di­mien­to y la con­vi­ven­cia pací­fi­ca.

No des­ma­ya­re­mos en nues­tro empe­ño por con­quis­tar unas rela­cio­nes decen­tes y res­pe­tuo­sas, por más que del otro lado de la fron­te­ra nos sigan ten­dien­do cela­das. Nos acom­pa­ña nues­tro gran­de y admi­ra­ble pue­blo, que ha esta­do movi­li­zán­do­se duran­te todos estos días en apo­yo a la Revo­lu­ción.

Decía el Após­tol José Mar­tí con su rai­gal sen­ci­llez: “El por­ve­nir es de la paz”. Irre­me­dia­ble­men­te, la suer­te de Colom­bia, de tan­to amor que le tene­mos, nos due­le a todos y todos ten­dría­mos que sumar la mejor de nues­tras volun­ta­des para que halle defi­ni­ti­va­men­te una paz dura­de­ra y con­fia­ble. Espe­ra­mos que el nue­vo Gobierno de Colom­bia entien­da que no nos ani­ma otro inte­rés ni otro deseo.

Hoy quie­ro reite­rar el lla­ma­do que, des­de hace ya algún tiem­po, le he hecho a las fuer­zas insur­gen­tes de Colom­bia de bus­car las sen­das hacia la paz. Sé que son sen­das com­ple­jas y difí­ci­les pero valen la pena: se tra­ta de una ges­ta por la vida y la dig­ni­dad de las colom­bia­nas y los colom­bia­nos.

Voy a recor­dar, una vez más, el ver­bo del padre Liber­ta­dor como fuen­te de ins­pi­ra­ción: “La paz será mi puer­to, mi glo­ria, mi recom­pen­sa, mi espe­ran­za, mi dicha y cuan­to me es pre­cio­so en este mun­do”.

II
Comien­za el mes de agos­to: el miér­co­les 25 arran­ca­rá la cam­pa­ña elec­to­ral, rum­bo a las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias del 26 de sep­tiem­bre. Esta­mos ante una bata­lla polí­ti­ca tan tras­cen­den­tal como deci­si­va para la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na. De los esfuer­zos que haga­mos, des­de ya, depen­de­rá la vic­to­ria que nece­si­ta­mos: una vic­to­ria que debe ser aplas­tan­te por­que está en jue­go la suer­te de nues­tra Revo­lu­ción y la vida mis­ma de la Patria.

A par­tir de la rup­tu­ra total de rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con el Gobierno de Uri­be Vélez, esa cosa que lla­man “opo­si­ción” ha vuel­to a demos­trar su ver­da­de­ra cara, esto es, su con­se­cuen­te fal­ta de patrio­tis­mo. Vene­zue­la ha sido agre­di­da y todos sus voce­ros hacen cau­sa común con el agre­sor des­de sus cloa­cas mediá­ti­cas. Con las dig­nas excep­cio­nes del gober­na­dor de Nue­va Espar­ta, Morel Rodrí­guez, y de Leo­pol­do Puchi, la “opo­si­ción” ha demos­tra­do cuán pres­ta está a trai­cio­nar a la Patria. Por eso mis­mo, a esta cana­lla hay que cerrar­le el paso hacia la Asam­blea Nacio­nal. Más aún: hay que barrer­la el 26 de sep­tiem­bre de 2010.

Ya nues­tras fuer­zas se están des­ple­gan­do para la bata­lla, siguien­do las ins­truc­cio­nes del Coman­do Bolí­var 200: las 35 mil 500 patru­llas del PSUV esta­rán reu­ni­das este fin de sema­na en igual núme­ro de asam­bleas para pro­ce­der a la dis­tri­bu­ción de las elec­to­ras y elec­to­ras por cada mesa de vota­ción.

Des­de el pun­to de vis­ta estra­té­gi­co, cada patru­lle­ro debe tra­ba­jar a 10 elec­to­res: una estra­te­gia que ya fun­cio­nó, con rotun­do éxi­to, en el refe­ren­do que de revo­ca­to­rio se con­vir­tió en reafir­ma­to­rio el 15 de agos­to de 2004.

Entre el 2 y el 14 de agos­to va a ini­ciar­se pro­pia­men­te el des­plie­gue, a tra­vés de una diná­mi­ca de con­tac­to direc­to: hom­bre a hom­bre, mujer a mujer. Toca a cada patru­lle­ro desa­rro­llar al máxi­mo su capa­ci­dad de per­sua­sión para gene­rar con­cien­cia: per­sua­dien­do, argu­men­ta­do, pro­pi­cian­do el pro­pio con­ven­ci­mien­to de cada elec­tor y elec­to­ra.

Hago un nue­vo lla­ma­do a la uni­dad, a la más per­fec­ta, de cara a esta bata­lla deci­si­va: aban­do­ne­mos, den­tro y fue­ra del PSUV, cual­quier dife­ren­cia adje­ti­va y con­cen­tre­mos toda nues­tra inte­li­gen­cia y nues­tros esfuer­zos para triun­far el 26 de sep­tiem­bre, con­quis­tan­do el pun­to de par­ti­da para el ejer­ci­cio del pue­blo legis­la­dor.

III
La Gene­ra­ción de Oro ha vuel­to a col­mar de glo­ria a Vene­zue­la: el pasa­do jue­ves bati­mos nues­tro pro­pio récord his­tó­ri­co en los Jue­gos Cen­tro­ame­ri­ca­nos y del Cari­be. El triun­fo de Régu­lo Car­mo­na en las ani­llas den­tro de la com­pe­ten­cia de gim­na­sia, nos dio la pre­sea dora­da 109 en Maya­güez, dejan­do atrás la cose­cha de 108 obte­ni­da en San Sal­va­dor 2002.

Vene­zue­la se ha posi­cio­na­do fir­me­men­te en el segun­do lugar. Sin embar­go, inde­pen­dien­te­men­te de cómo ter­mi­ne el cua­dro final de esta edi­ción de los Cen­tro­ame­ri­ca­nos, la Gene­ra­ción de Oro, la Gene­ra­ción Bicen­te­na­ria, ha demos­tra­do de lo que es capaz; son las hijas y los hijos de Bolí­var encar­nan­do su lega­do de gran­de­za.

Mien­tras tan­to, entre bata­lla y bata­lla, cum­plí 56 años. Quie­ro agra­de­cer cuán­tos men­sa­jes de tan­ta gen­te que­ri­da. Entre la her­mo­sa ava­lan­cha que me estre­me­ce de humil­dad, com­par­to con uste­des estas subli­mes líneas de mi María Boni­ta: “Los días segui­rán pasan­do, y con ellos los años. Noso­tros segui­re­mos luchan­do, y nues­tros cora­zo­nes pal­pi­tan­do, y nues­tros ojos miran­do. Y cami­nan­do, cami­nan­do, siem­pre, siem­pre soñan­do, y eter­na­men­te bata­llan­do, vamos a seguir ganan­do.

Hoy, deseo que todas las estre­llas del uni­ver­so bri­llen para ti, y que sigas cum­plien­do y vivien­do tus años, y regan­do con tu amor y con tu luz, todo a tu paso.

Yo, como siem­pre y des­de siem­pre, aquí, allá, en cual­quier rin­cón y en todo ins­tan­te, de tu alma de gigan­te, me sigo ena­mo­ran­do.”

¡Ay mi Dios, ay mi niña, ay mis niños!
Gra­cias por tan­to amor…
Gra­cias por tan­ta vida…

Digo con el poe­ta: ¡Con­fie­so que he vivi­do!
Can­to con la can­to­ra:
“Gra­cias a la vida
que me ha dado tan­to
me ha dado la risa
y me ha dado el llan­to.”

Sí, mi niña: “Vamos a seguir ganan­do.”
¡Gana­re­mos, pues!
¡¡Ven­ce­re­mos, por nues­tros hijos, por nues­tras hijas!!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *