¡56!- Hugo Chavez

I
A lo lar­go de toda esta sema­na, hemos esta­do com­ba­tien­do acti­va­men­te por la paz. Nos hemos fija­do un obje­ti­vo supre­mo: dete­ner la locu­ra gue­rre­ris­ta que se ha apo­de­ra­do de la Casa de Nari­ño, impe­dir que el Gobierno laca­yo de Uri­be, ya de sali­da, per­pe­tre su últi­mo y más nefan­do cri­men: arras­trar a un con­flic­to béli­co a dos pue­blos que se saben y se sien­ten her­ma­nos en Bolívar.

Esta­mos rei­vin­di­can­do para el pue­blo colom­biano el mis­mo dere­cho que rei­vin­di­ca­mos para nues­tro pue­blo y para todos los pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca: el dere­cho de vivir en paz, al que le can­ta­ra con tan­ta fuer­za y tan­ta belle­za el gran tro­va­dor chi­leno Víc­tor Jara.

Lamen­ta­ble­men­te, el horri­ble sal­do que deja el indigno inqui­lino de la Casa de Nari­ño no es otro que este: la exa­cer­ba­ción de la vio­len­cia que duran­te más de 60 años ha defi­ni­do el dolo­ro­so deve­nir his­tó­ri­co de Colom­bia. Deve­nir dolo­ro­so y trá­gi­co que sin­te­ti­zan estas pala­bras del gran pen­sa­dor colom­biano Renán Vega Can­tor: “Si se hicie­ra un minu­to de silen­cio por cada uno de los muer­tos, tor­tu­ra­dos y des­apa­re­ci­dos en los últi­mos 60 años en Colom­bia, ten­dría­mos que per­ma­ne­cer calla­dos 2 años continuos”.

Sir­van estas refle­xio­nes, enton­ces, para enten­der la gra­ve­dad de lo que está acon­te­cien­do entre Vene­zue­la y Colom­bia y para poner en tin­ta fir­me nues­tra resuel­ta volun­tad polí­ti­ca. El dile­ma está entre las pala­bras o los pro­yec­ti­les, es decir, entre lle­var a la mesa de diá­lo­go de los pue­blos del Sur el ejer­ci­cio volun­ta­rio­so por la paz o man­te­ner en la región un ambien­te de con­fron­ta­ción con una ele­va­da peli­gro­si­dad bélica.

No se tra­ta ni siquie­ra de la vie­ja con­tro­ver­sia dis­cri­mi­na­to­ria del siglo XIX, que opo­nía civi­li­za­ción y bar­ba­rie. Se tra­ta, en esta coyun­tu­ra, de otro tipo de pola­ri­dad: sen­sa­tez y pru­den­cia polí­ti­cas ver­sus irra­cio­na­li­dad y vio­len­cia mili­ta­ris­tas. Ya sabe­mos, ante esta dis­yun­ti­va, de qué lado ha esta­do el Gobierno de Colom­bia en los últi­mos ocho años.

No sólo bas­ta cons­ta­tar los altos índi­ces de vio­len­cia que pade­ce el noble pue­blo colom­biano, pro­duc­to de una cri­sis inter­na de la cual sólo el Gobierno de Uri­be Vélez es res­pon­sa­ble; tam­bién hemos podi­do corro­bo­rar, a tra­vés de los medios, el carác­ter pan­di­llis­ta de la ges­tua­li­dad y las infle­xio­nes ver­ba­les, por no hablar de los con­te­ni­dos men­ti­ro­sos, de los repre­sen­tan­tes uri­bis­tas en la are­na diplo­má­ti­ca inter­na­cio­nal. Ambos aspec­tos son, sin duda, con­se­cuen­cia de una idén­ti­ca cau­sa: su apues­ta a la agre­sión per­ma­nen­te como estra­te­gia de Esta­do para resol­ver los pro­ble­mas que aque­jan a la socie­dad colombiana.

Debe enten­der el pue­blo colom­biano, que en la Vene­zue­la boli­va­ria­na no tene­mos ni sin­di­ca­lis­tas ase­si­na­dos, ni des­pla­za­dos, ni fuer­zas insur­gen­tes a lo lar­go y ancho del país; no tene­mos gru­pos para­mi­li­ta­res, ni impor­tan­tes exten­sio­nes de tie­rra al ser­vi­cio de la pro­duc­ción de dro­gas, ni bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses, ni fosas comu­nes ahí­tas de cadá­ve­res. Nadie pue­de igno­rar que estos sí son ele­men­tos defi­ni­to­rios de la reali­dad colombiana.

El camino que tran­si­ta Vene­zue­la es otro bien dis­tin­to, aún en medio de las difi­cul­ta­des y de lo que toda­vía nos res­ta con­quis­tar. Aquí esta­mos avan­zan­do hacia una socie­dad más jus­ta, más igua­li­ta­ria y más inclu­yen­te en paz y ape­ga­dos al espí­ri­tu y a la letra de nues­tra Constitución.

Nos preo­cu­pa la com­par­sa de Uri­be bai­lan­do los últi­mos com­pa­ses de una músi­ca que sue­na des­de el Nor­te, pero, más allá de la preo­cu­pa­ción, lo que no pode­mos per­mi­tir los sobe­ra­nos y dig­nos paí­ses que com­par­ti­mos este lado del mun­do, bajo nin­gún res­pec­to, es esta nue­va esca­la­da que pre­ten­de exten­der el Plan Colom­bia fue­ra del terri­to­rio colom­biano. No olvi­de­mos que así fue con­ce­bi­do por el Impe­rio, con­tan­do con el ser­vi­lis­mo de la Casa de Nariño.

Pacien­tes, inten­sos y labo­rio­sos han sido nues­tros esfuer­zos en levan­tar, en todo este esce­na­rio, las ban­de­ras de la paz. Ese ha sido el pro­pó­si­to de la gira sur­ame­ri­ca­na de nues­tro dig­ní­si­mo can­ci­ller Nico­lás Madu­ro esta sema­na y el de nues­tra com­pa­re­cen­cia el jue­ves pasa­do en Qui­to, a la Cum­bre de Can­ci­lle­res de Una­sur, reu­ni­da, con­vie­ne recor­dar­lo, a soli­ci­tud de Vene­zue­la. A esta Cum­bre asis­ti­mos, como lo hemos hecho siem­pre, a fomen­tar el diá­lo­go, el enten­di­mien­to y la con­vi­ven­cia pacífica.

No des­ma­ya­re­mos en nues­tro empe­ño por con­quis­tar unas rela­cio­nes decen­tes y res­pe­tuo­sas, por más que del otro lado de la fron­te­ra nos sigan ten­dien­do cela­das. Nos acom­pa­ña nues­tro gran­de y admi­ra­ble pue­blo, que ha esta­do movi­li­zán­do­se duran­te todos estos días en apo­yo a la Revolución.

Decía el Após­tol José Mar­tí con su rai­gal sen­ci­llez: “El por­ve­nir es de la paz”. Irre­me­dia­ble­men­te, la suer­te de Colom­bia, de tan­to amor que le tene­mos, nos due­le a todos y todos ten­dría­mos que sumar la mejor de nues­tras volun­ta­des para que halle defi­ni­ti­va­men­te una paz dura­de­ra y con­fia­ble. Espe­ra­mos que el nue­vo Gobierno de Colom­bia entien­da que no nos ani­ma otro inte­rés ni otro deseo.

Hoy quie­ro reite­rar el lla­ma­do que, des­de hace ya algún tiem­po, le he hecho a las fuer­zas insur­gen­tes de Colom­bia de bus­car las sen­das hacia la paz. Sé que son sen­das com­ple­jas y difí­ci­les pero valen la pena: se tra­ta de una ges­ta por la vida y la dig­ni­dad de las colom­bia­nas y los colombianos.

Voy a recor­dar, una vez más, el ver­bo del padre Liber­ta­dor como fuen­te de ins­pi­ra­ción: “La paz será mi puer­to, mi glo­ria, mi recom­pen­sa, mi espe­ran­za, mi dicha y cuan­to me es pre­cio­so en este mundo”.

II
Comien­za el mes de agos­to: el miér­co­les 25 arran­ca­rá la cam­pa­ña elec­to­ral, rum­bo a las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias del 26 de sep­tiem­bre. Esta­mos ante una bata­lla polí­ti­ca tan tras­cen­den­tal como deci­si­va para la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na. De los esfuer­zos que haga­mos, des­de ya, depen­de­rá la vic­to­ria que nece­si­ta­mos: una vic­to­ria que debe ser aplas­tan­te por­que está en jue­go la suer­te de nues­tra Revo­lu­ción y la vida mis­ma de la Patria.

A par­tir de la rup­tu­ra total de rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con el Gobierno de Uri­be Vélez, esa cosa que lla­man “opo­si­ción” ha vuel­to a demos­trar su ver­da­de­ra cara, esto es, su con­se­cuen­te fal­ta de patrio­tis­mo. Vene­zue­la ha sido agre­di­da y todos sus voce­ros hacen cau­sa común con el agre­sor des­de sus cloa­cas mediá­ti­cas. Con las dig­nas excep­cio­nes del gober­na­dor de Nue­va Espar­ta, Morel Rodrí­guez, y de Leo­pol­do Puchi, la “opo­si­ción” ha demos­tra­do cuán pres­ta está a trai­cio­nar a la Patria. Por eso mis­mo, a esta cana­lla hay que cerrar­le el paso hacia la Asam­blea Nacio­nal. Más aún: hay que barrer­la el 26 de sep­tiem­bre de 2010.

Ya nues­tras fuer­zas se están des­ple­gan­do para la bata­lla, siguien­do las ins­truc­cio­nes del Coman­do Bolí­var 200: las 35 mil 500 patru­llas del PSUV esta­rán reu­ni­das este fin de sema­na en igual núme­ro de asam­bleas para pro­ce­der a la dis­tri­bu­ción de las elec­to­ras y elec­to­ras por cada mesa de votación.

Des­de el pun­to de vis­ta estra­té­gi­co, cada patru­lle­ro debe tra­ba­jar a 10 elec­to­res: una estra­te­gia que ya fun­cio­nó, con rotun­do éxi­to, en el refe­ren­do que de revo­ca­to­rio se con­vir­tió en reafir­ma­to­rio el 15 de agos­to de 2004.

Entre el 2 y el 14 de agos­to va a ini­ciar­se pro­pia­men­te el des­plie­gue, a tra­vés de una diná­mi­ca de con­tac­to direc­to: hom­bre a hom­bre, mujer a mujer. Toca a cada patru­lle­ro desa­rro­llar al máxi­mo su capa­ci­dad de per­sua­sión para gene­rar con­cien­cia: per­sua­dien­do, argu­men­ta­do, pro­pi­cian­do el pro­pio con­ven­ci­mien­to de cada elec­tor y electora.

Hago un nue­vo lla­ma­do a la uni­dad, a la más per­fec­ta, de cara a esta bata­lla deci­si­va: aban­do­ne­mos, den­tro y fue­ra del PSUV, cual­quier dife­ren­cia adje­ti­va y con­cen­tre­mos toda nues­tra inte­li­gen­cia y nues­tros esfuer­zos para triun­far el 26 de sep­tiem­bre, con­quis­tan­do el pun­to de par­ti­da para el ejer­ci­cio del pue­blo legislador.

III
La Gene­ra­ción de Oro ha vuel­to a col­mar de glo­ria a Vene­zue­la: el pasa­do jue­ves bati­mos nues­tro pro­pio récord his­tó­ri­co en los Jue­gos Cen­tro­ame­ri­ca­nos y del Cari­be. El triun­fo de Régu­lo Car­mo­na en las ani­llas den­tro de la com­pe­ten­cia de gim­na­sia, nos dio la pre­sea dora­da 109 en Maya­güez, dejan­do atrás la cose­cha de 108 obte­ni­da en San Sal­va­dor 2002.

Vene­zue­la se ha posi­cio­na­do fir­me­men­te en el segun­do lugar. Sin embar­go, inde­pen­dien­te­men­te de cómo ter­mi­ne el cua­dro final de esta edi­ción de los Cen­tro­ame­ri­ca­nos, la Gene­ra­ción de Oro, la Gene­ra­ción Bicen­te­na­ria, ha demos­tra­do de lo que es capaz; son las hijas y los hijos de Bolí­var encar­nan­do su lega­do de grandeza.

Mien­tras tan­to, entre bata­lla y bata­lla, cum­plí 56 años. Quie­ro agra­de­cer cuán­tos men­sa­jes de tan­ta gen­te que­ri­da. Entre la her­mo­sa ava­lan­cha que me estre­me­ce de humil­dad, com­par­to con uste­des estas subli­mes líneas de mi María Boni­ta: “Los días segui­rán pasan­do, y con ellos los años. Noso­tros segui­re­mos luchan­do, y nues­tros cora­zo­nes pal­pi­tan­do, y nues­tros ojos miran­do. Y cami­nan­do, cami­nan­do, siem­pre, siem­pre soñan­do, y eter­na­men­te bata­llan­do, vamos a seguir ganando.

Hoy, deseo que todas las estre­llas del uni­ver­so bri­llen para ti, y que sigas cum­plien­do y vivien­do tus años, y regan­do con tu amor y con tu luz, todo a tu paso.

Yo, como siem­pre y des­de siem­pre, aquí, allá, en cual­quier rin­cón y en todo ins­tan­te, de tu alma de gigan­te, me sigo enamorando.”

¡Ay mi Dios, ay mi niña, ay mis niños!
Gra­cias por tan­to amor…
Gra­cias por tan­ta vida…

Digo con el poe­ta: ¡Con­fie­so que he vivido!
Can­to con la cantora:
“Gra­cias a la vida
que me ha dado tanto
me ha dado la risa
y me ha dado el llanto.”

Sí, mi niña: “Vamos a seguir ganando.”
¡Gana­re­mos, pues!
¡¡Ven­ce­re­mos, por nues­tros hijos, por nues­tras hijas!!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.