Inter­ven­ción del repre­sen­tan­te Per­ma­nen­te del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via, en la Asam­blea Gene­ral de Nacio­nes Uni­das «La ONU decla­ra al agua y al sanea­mien­to dere­cho humano esen­cial» – Alai

La Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das apro­bó el 28 de julio, en su sexa­gé­si­mo cuar­to perío­do de sesio­nes, una reso­lu­ción que reco­no­ce al agua pota­ble y al sanea­mien­to bási­co como dere­cho humano esen­cial para el pleno dis­fru­te de la vida y de todos los dere­chos humanos.

La reso­lu­ción fue adop­ta­da a ini­cia­ti­va de Boli­via, tras 15 años de deba­tes, con el voto favo­ra­ble de 122 paí­ses y 44 abs­ten­cio­nes. La Asam­blea de las Nacio­nes Uni­das se mos­tró “pro­fun­da­men­te preo­cu­pa­da por­que apro­xi­ma­da­men­te 884 millo­nes de per­so­nas care­cen de acce­so al agua pota­ble y más de 2.600 millo­nes de per­so­nas no tie­nen acce­so al sanea­mien­to bási­co, y alar­ma­da por­que cada año falle­cen apro­xi­ma­da­men­te 1,5 millo­nes de niños meno­res de 5 años y se pier­den 443 millo­nes de días lec­ti­vos a con­se­cuen­cia de enfer­me­da­des rela­cio­na­das con el agua y el saneamiento”.

La adop­ción de esta reso­lu­ción estu­vo pre­ce­di­da de una acti­va cam­pa­ña lide­ra­da por el pre­si­den­te del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via, Evo Mora­les Ayma. A con­ti­nua­ción pre­sen­ta­mos la inter­ven­ción de Pablo Solón, repre­sen­tan­te Per­ma­nen­te del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via, en la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Unidas.

“Dere­cho Humano al Agua y Saneamiento”

Señor Pre­si­den­te

Per­mí­tan­me empe­zar la pre­sen­ta­ción de esta Reso­lu­ción recor­dan­do que “Los seres huma­nos somos esen­cial­men­te agua”. Alre­de­dor de dos ter­ce­ras par­tes de nues­tro orga­nis­mo están com­pues­tas de agua. Un 75% de nues­tro cere­bro está cons­ti­tui­do por agua, y el agua es el prin­ci­pal vehícu­lo de las trans­mi­sio­nes elec­tro­quí­mi­cas de nues­tro organismo.

Nues­tra san­gre cir­cu­la como un enjam­bre de ríos en nues­tro cuer­po. El agua en la san­gre ayu­da a trans­por­tar nutrien­tes y ener­gía a nues­tro orga­nis­mo. El agua tam­bién ale­ja de nues­tras célu­las los pro­duc­tos de dese­cho para su excre­ción. El agua ayu­da a regu­lar la tem­pe­ra­tu­ra de nues­tro cuerpo.

La pér­di­da de un 20% de agua del cuer­po pue­de cau­sar la muer­te. Es posi­ble sobre­vi­vir varias sema­nas sin ali­men­to pero no es posi­ble sobre­vi­vir más de algu­nos días sin agua. “El agua, sin duda algu­na, es vida”.

Por eso hoy pre­sen­ta­mos esta his­tó­ri­ca reso­lu­ción a con­si­de­ra­ción del ple­na­rio de la Asam­blea Gene­ral los Esta­dos copa­tro­ci­na­do­res de:

Ango­la, Anti­gua y Bar­bu­da, Ara­bia Sau­di­ta, Azer­bai­jan, Bah­rein, Ban­gla­desh, Benin, Eri­trea, el Esta­do Plu­ri­na­tio­nal de Boli­via, Burun­di, Con­go, Cuba, Domi­ni­ca, Ecua­dor, El Sal­va­dor, Fiji, Geor­gia, Gui­nea, Hai­tí, Islas Salo­món, Mada­gas­car, Mal­di­vas, Mau­ri­cio, Nica­ra­gua, Nige­ria, Para­guay, Repú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na, Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, Samoa, San Vicen­te y las Gra­na­di­nas, San­ta Lucía, Ser­bia, Sey­che­lles, Sri Lan­ka, Tuva­lu, Uru­guay, Vanua­tu, la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, y Yemen.

El dere­cho a la salud fue ori­gi­nal­men­te reco­no­ci­do en 1946 por la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud. En 1948 la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos decla­ró entre otros el “dere­cho a la vida”, el “dere­cho a la edu­ca­ción” y el “dere­cho al tra­ba­jo”. En 1966 se avan­zó en el Pac­to Inter­na­cio­nal de Dere­chos Eco­nó­mi­cos Socia­les y Cul­tu­ra­les con el reco­no­ci­mien­to entre varios otros del “dere­cho a la segu­ri­dad social”, y “el dere­cho a un nivel de vida ade­cua­do” que inclu­ye una ali­men­ta­ción, ves­ti­do y vivien­da adecuados.

Sin embar­go el “dere­cho humano al agua” ha segui­do sin ser reco­no­ci­do ple­na­men­te aun­que exis­ten cla­ras refe­ren­cias en varios ins­tru­men­tos inter­na­cio­na­les como: la Con­ven­ción sobre la Eli­mi­na­ción de todas las For­mas de Dis­cri­mi­na­ción Racial, la Con­ven­ción sobre la Eli­mi­na­ción de todas las For­mas de Dis­cri­mi­na­ción con­tra la Mujer, la Con­ven­ción sobre los Dere­chos del Niño y la Con­ven­ción sobre los Dere­chos de las Per­so­nas con Discapacidad.

Por eso los copa­tro­ci­na­do­res pre­sen­ta­mos esta reso­lu­ción para que se reco­noz­ca el dere­cho humano al agua y al sanea­mien­to en momen­tos en los cua­les las enfer­me­da­des pro­vo­ca­das por fal­ta de agua pota­ble y sanea­mien­to pro­vo­can más muer­tes que cual­quie­ra de las guerras.

Cada año más de 3 millo­nes y medio de per­so­nas mue­ren por enfer­me­da­des trans­mi­ti­das por agua contaminada.

La dia­rrea es la segun­da cau­sa más impor­tan­te de muer­tes de niños por deba­jo de los 5 años. La fal­ta de acce­so a agua pota­ble mata más niños que el SIDA, la mala­ria y la virue­la juntos.

A nivel mun­dial apro­xi­ma­da­men­te una de cada 8 per­so­nas no tie­ne agua potable.

En solo un día más de 200 millo­nes de horas del tiem­po de las muje­res se con­su­men en reco­lec­tar y trans­por­tar agua para sus hogares.

La situa­ción de la fal­ta de sanea­mien­to es aún mucho peor por­que afec­ta a 2.600 millo­nes de per­so­nas que equi­va­len a un 40% de la pobla­ción mundial.

Según el Infor­me de la Exper­ta Inde­pen­dien­te sobre sanea­mien­to que ha sido un impor­tan­te apor­te para esta reso­lu­ción y que con­tri­bui­rá aun mas a su implementación:

“El sanea­mien­to, más que muchos otras cues­tio­nes de dere­chos huma­nos, evo­ca el con­cep­to de la dig­ni­dad huma­na; se debe con­si­de­rar la vul­ne­ra­bi­li­dad y la ver­güen­za que tan­tas per­so­nas expe­ri­men­tan cada día cuan­do, una vez más, se ven obli­ga­das a defe­car al aire libre, en un cubo o una bol­sa de plás­ti­co. Es lo indigno de esta situa­ción lo que cau­sa vergüenza.”

La gran mayo­ría de enfer­me­da­des en el mun­do son cau­sa­dos por mate­ria fecal. Se esti­ma que el sanea­mien­to podría redu­cir en más de un ter­cio las muer­tes niños por diarrea.

En todo momen­to la mitad de las camas de los hos­pi­ta­les de todo el mun­do están ocu­pa­das por pacien­tes que pade­cen enfer­me­da­des aso­cia­das con la fal­ta de acce­so al agua pota­ble y la fal­ta de saneamiento.

Señor Pre­si­den­te

Los dere­chos huma­nos no nacie­ron como con­cep­tos total­men­te desa­rro­lla­dos, son fru­to de una cons­truc­ción dada por la reali­dad y la expe­rien­cia. Por ejem­plo el dere­cho humano a la edu­ca­ción y al tra­ba­jo que están en la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos se fue­ron cons­tru­yen­do y pre­ci­san­do en el tiem­po, con el Pac­to Inter­na­cio­nal sobre Dere­chos Eco­nó­mi­cos, Socia­les y Cul­tu­ra­les y en otros ins­tru­men­tos inter­na­cio­na­les tales como la Decla­ra­ción sobre los Dere­chos de los Pue­blos Indí­ge­nas. Lo mis­mo ocu­rri­rá con el dere­cho humano al agua y al saneamiento.

Por eso salu­da­mos y alen­ta­mos en el ter­cer párra­fo ope­ra­ti­vo de esta reso­lu­ción a que la exper­ta inde­pen­dien­te siga tra­ba­jan­do en todos los aspec­tos de su man­da­to y pre­sen­te a la Asam­blea Gene­ral las prin­ci­pa­les difi­cul­ta­des rela­cio­na­das con la rea­li­za­ción del dere­cho humano al agua pota­ble y al sanea­mien­to, y el efec­to de éstas en la con­se­cu­ción de los Obje­ti­vos de Desa­rro­llo del Milenio.

La Cum­bre Mun­dial sobre los Obje­ti­vos de Desa­rro­llo del Mile­nio está muy pró­xi­ma y es nece­sa­rio dar una señal muy cla­ra al mun­do de que el agua pota­ble y el sanea­mien­to son un dere­cho humano, y que vamos a hacer todo lo posi­ble para avan­zar en la con­se­cu­ción de esta meta para la cual ape­nas nos que­dan 5 años.

Por eso la impor­tan­cia del segun­do párra­fo ope­ra­ti­vo de la reso­lu­ción que exhor­ta a los Esta­dos y las orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les a que pro­por­cio­nen recur­sos finan­cie­ros y pro­pi­cien el aumen­to de la capa­ci­dad y la trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía por medio de la asis­ten­cia y la coope­ra­ción inter­na­cio­na­les, en par­ti­cu­lar a los paí­ses en desa­rro­llo, a fin de inten­si­fi­car los esfuer­zos por pro­por­cio­nar a toda la pobla­ción un acce­so eco­nó­mi­co al agua pota­ble y el saneamiento.

Toda reso­lu­ción tie­ne un cora­zón. Y el cora­zón de esta reso­lu­ción está en su pri­mer párra­fo ope­ra­ti­vo. A lo lar­go de varias con­sul­tas infor­ma­les hemos bus­ca­do aco­mo­dar las dife­ren­tes preo­cu­pa­cio­nes de los Esta­dos Miem­bros, dejan­do de lado las cues­tio­nes que no son pro­pias de esta reso­lu­ción y bus­can­do siem­pre el equi­li­brio sin per­der la esen­cia de esta resolución.

El dere­cho al agua pota­ble y al sanea­mien­to es un dere­cho humano esen­cial para el dis­fru­te pleno de la vida.

El agua pota­ble y el sanea­mien­to no son sola­men­te ele­men­tos o com­po­nen­tes prin­ci­pa­les de otros dere­chos como “el dere­cho a un nivel de vida ade­cua­do”. El dere­cho al agua pota­ble y al sanea­mien­to son dere­chos inde­pen­dien­tes que como tal deben ser reco­no­ci­dos. No es sufi­cien­te exhor­tar a los Esta­dos a que cum­plan con sus obli­ga­cio­nes de dere­chos huma­nos rela­ti­vas al acce­so al agua pota­ble y al sanea­mien­to. Es nece­sa­rio con­vo­car a los Esta­dos a pro­mo­ver y pro­te­ger el dere­cho humano al agua pota­ble y al saneamiento.

Señor Pre­si­den­te,

Nue­va­men­te y siguien­do el camino trans­pa­ren­te de bus­car siem­pre un amplio enten­di­mien­to y sin que se pier­da la pers­pec­ti­va sobre la esen­cia mis­ma de este pro­yec­to de reso­lu­ción, a nom­bre de los copa­tro­ci­na­do­res que­re­mos pro­po­ner una enmien­da oral al pri­mer párra­fo de la par­te reso­lu­ti­va para reem­pla­zar el ter­mino “decla­rar” por la expre­sión “reco­no­cer.”

Señor Pre­si­den­te

Antes de pasar a con­si­de­rar esta reso­lu­ción quie­ro traer a la men­te de todas dele­ga­cio­nes que, según el repor­te del 2009 de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud y de UNICEF que lle­va por títu­lo “Dia­rrea: Por qué los niños siguen murien­do y qué se pue­de hacer”: cada día, 24.000 niños mue­ren en los paí­ses en desa­rro­llo por cau­sas que se pue­den pre­ve­nir como la dia­rrea pro­duc­to de agua con­ta­mi­na­da. Esto sig­ni­fi­ca que mue­re un niño cada tres segundos.

Uno, dos, tres…

Como dice mi pue­blo “Aho­ra es cuando”

Muchas gra­cias

Fuen­te: http://​alai​net​.org/​a​c​t​i​v​e​/​3​9​863

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.