Inter­ven­ción del repre­sen­tan­te Per­ma­nen­te del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via, en la Asam­blea Gene­ral de Nacio­nes Uni­das «La ONU decla­ra al agua y al sanea­mien­to dere­cho humano esen­cial» – Alai

La Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das apro­bó el 28 de julio, en su sexa­gé­si­mo cuar­to perío­do de sesio­nes, una reso­lu­ción que reco­no­ce al agua pota­ble y al sanea­mien­to bási­co como dere­cho humano esen­cial para el pleno dis­fru­te de la vida y de todos los dere­chos huma­nos.

La reso­lu­ción fue adop­ta­da a ini­cia­ti­va de Boli­via, tras 15 años de deba­tes, con el voto favo­ra­ble de 122 paí­ses y 44 abs­ten­cio­nes. La Asam­blea de las Nacio­nes Uni­das se mos­tró “pro­fun­da­men­te preo­cu­pa­da por­que apro­xi­ma­da­men­te 884 millo­nes de per­so­nas care­cen de acce­so al agua pota­ble y más de 2.600 millo­nes de per­so­nas no tie­nen acce­so al sanea­mien­to bási­co, y alar­ma­da por­que cada año falle­cen apro­xi­ma­da­men­te 1,5 millo­nes de niños meno­res de 5 años y se pier­den 443 millo­nes de días lec­ti­vos a con­se­cuen­cia de enfer­me­da­des rela­cio­na­das con el agua y el sanea­mien­to”.

La adop­ción de esta reso­lu­ción estu­vo pre­ce­di­da de una acti­va cam­pa­ña lide­ra­da por el pre­si­den­te del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via, Evo Mora­les Ayma. A con­ti­nua­ción pre­sen­ta­mos la inter­ven­ción de Pablo Solón, repre­sen­tan­te Per­ma­nen­te del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via, en la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das.

“Dere­cho Humano al Agua y Sanea­mien­to”

Señor Pre­si­den­te

Per­mí­tan­me empe­zar la pre­sen­ta­ción de esta Reso­lu­ción recor­dan­do que “Los seres huma­nos somos esen­cial­men­te agua”. Alre­de­dor de dos ter­ce­ras par­tes de nues­tro orga­nis­mo están com­pues­tas de agua. Un 75% de nues­tro cere­bro está cons­ti­tui­do por agua, y el agua es el prin­ci­pal vehícu­lo de las trans­mi­sio­nes elec­tro­quí­mi­cas de nues­tro orga­nis­mo.

Nues­tra san­gre cir­cu­la como un enjam­bre de ríos en nues­tro cuer­po. El agua en la san­gre ayu­da a trans­por­tar nutrien­tes y ener­gía a nues­tro orga­nis­mo. El agua tam­bién ale­ja de nues­tras célu­las los pro­duc­tos de dese­cho para su excre­ción. El agua ayu­da a regu­lar la tem­pe­ra­tu­ra de nues­tro cuer­po.

La pér­di­da de un 20% de agua del cuer­po pue­de cau­sar la muer­te. Es posi­ble sobre­vi­vir varias sema­nas sin ali­men­to pero no es posi­ble sobre­vi­vir más de algu­nos días sin agua. “El agua, sin duda algu­na, es vida”.

Por eso hoy pre­sen­ta­mos esta his­tó­ri­ca reso­lu­ción a con­si­de­ra­ción del ple­na­rio de la Asam­blea Gene­ral los Esta­dos copa­tro­ci­na­do­res de:

Ango­la, Anti­gua y Bar­bu­da, Ara­bia Sau­di­ta, Azer­bai­jan, Bah­rein, Ban­gla­desh, Benin, Eri­trea, el Esta­do Plu­ri­na­tio­nal de Boli­via, Burun­di, Con­go, Cuba, Domi­ni­ca, Ecua­dor, El Sal­va­dor, Fiji, Geor­gia, Gui­nea, Hai­tí, Islas Salo­món, Mada­gas­car, Mal­di­vas, Mau­ri­cio, Nica­ra­gua, Nige­ria, Para­guay, Repú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na, Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, Samoa, San Vicen­te y las Gra­na­di­nas, San­ta Lucía, Ser­bia, Sey­che­lles, Sri Lan­ka, Tuva­lu, Uru­guay, Vanua­tu, la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, y Yemen.

El dere­cho a la salud fue ori­gi­nal­men­te reco­no­ci­do en 1946 por la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud. En 1948 la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos decla­ró entre otros el “dere­cho a la vida”, el “dere­cho a la edu­ca­ción” y el “dere­cho al tra­ba­jo”. En 1966 se avan­zó en el Pac­to Inter­na­cio­nal de Dere­chos Eco­nó­mi­cos Socia­les y Cul­tu­ra­les con el reco­no­ci­mien­to entre varios otros del “dere­cho a la segu­ri­dad social”, y “el dere­cho a un nivel de vida ade­cua­do” que inclu­ye una ali­men­ta­ción, ves­ti­do y vivien­da ade­cua­dos.

Sin embar­go el “dere­cho humano al agua” ha segui­do sin ser reco­no­ci­do ple­na­men­te aun­que exis­ten cla­ras refe­ren­cias en varios ins­tru­men­tos inter­na­cio­na­les como: la Con­ven­ción sobre la Eli­mi­na­ción de todas las For­mas de Dis­cri­mi­na­ción Racial, la Con­ven­ción sobre la Eli­mi­na­ción de todas las For­mas de Dis­cri­mi­na­ción con­tra la Mujer, la Con­ven­ción sobre los Dere­chos del Niño y la Con­ven­ción sobre los Dere­chos de las Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad.

Por eso los copa­tro­ci­na­do­res pre­sen­ta­mos esta reso­lu­ción para que se reco­noz­ca el dere­cho humano al agua y al sanea­mien­to en momen­tos en los cua­les las enfer­me­da­des pro­vo­ca­das por fal­ta de agua pota­ble y sanea­mien­to pro­vo­can más muer­tes que cual­quie­ra de las gue­rras.

Cada año más de 3 millo­nes y medio de per­so­nas mue­ren por enfer­me­da­des trans­mi­ti­das por agua con­ta­mi­na­da.

La dia­rrea es la segun­da cau­sa más impor­tan­te de muer­tes de niños por deba­jo de los 5 años. La fal­ta de acce­so a agua pota­ble mata más niños que el SIDA, la mala­ria y la virue­la jun­tos.

A nivel mun­dial apro­xi­ma­da­men­te una de cada 8 per­so­nas no tie­ne agua pota­ble.

En solo un día más de 200 millo­nes de horas del tiem­po de las muje­res se con­su­men en reco­lec­tar y trans­por­tar agua para sus hoga­res.

La situa­ción de la fal­ta de sanea­mien­to es aún mucho peor por­que afec­ta a 2.600 millo­nes de per­so­nas que equi­va­len a un 40% de la pobla­ción mun­dial.

Según el Infor­me de la Exper­ta Inde­pen­dien­te sobre sanea­mien­to que ha sido un impor­tan­te apor­te para esta reso­lu­ción y que con­tri­bui­rá aun mas a su imple­men­ta­ción:

“El sanea­mien­to, más que muchos otras cues­tio­nes de dere­chos huma­nos, evo­ca el con­cep­to de la dig­ni­dad huma­na; se debe con­si­de­rar la vul­ne­ra­bi­li­dad y la ver­güen­za que tan­tas per­so­nas expe­ri­men­tan cada día cuan­do, una vez más, se ven obli­ga­das a defe­car al aire libre, en un cubo o una bol­sa de plás­ti­co. Es lo indigno de esta situa­ción lo que cau­sa ver­güen­za.”

La gran mayo­ría de enfer­me­da­des en el mun­do son cau­sa­dos por mate­ria fecal. Se esti­ma que el sanea­mien­to podría redu­cir en más de un ter­cio las muer­tes niños por dia­rrea.

En todo momen­to la mitad de las camas de los hos­pi­ta­les de todo el mun­do están ocu­pa­das por pacien­tes que pade­cen enfer­me­da­des aso­cia­das con la fal­ta de acce­so al agua pota­ble y la fal­ta de sanea­mien­to.

Señor Pre­si­den­te

Los dere­chos huma­nos no nacie­ron como con­cep­tos total­men­te desa­rro­lla­dos, son fru­to de una cons­truc­ción dada por la reali­dad y la expe­rien­cia. Por ejem­plo el dere­cho humano a la edu­ca­ción y al tra­ba­jo que están en la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos se fue­ron cons­tru­yen­do y pre­ci­san­do en el tiem­po, con el Pac­to Inter­na­cio­nal sobre Dere­chos Eco­nó­mi­cos, Socia­les y Cul­tu­ra­les y en otros ins­tru­men­tos inter­na­cio­na­les tales como la Decla­ra­ción sobre los Dere­chos de los Pue­blos Indí­ge­nas. Lo mis­mo ocu­rri­rá con el dere­cho humano al agua y al sanea­mien­to.

Por eso salu­da­mos y alen­ta­mos en el ter­cer párra­fo ope­ra­ti­vo de esta reso­lu­ción a que la exper­ta inde­pen­dien­te siga tra­ba­jan­do en todos los aspec­tos de su man­da­to y pre­sen­te a la Asam­blea Gene­ral las prin­ci­pa­les difi­cul­ta­des rela­cio­na­das con la rea­li­za­ción del dere­cho humano al agua pota­ble y al sanea­mien­to, y el efec­to de éstas en la con­se­cu­ción de los Obje­ti­vos de Desa­rro­llo del Mile­nio.

La Cum­bre Mun­dial sobre los Obje­ti­vos de Desa­rro­llo del Mile­nio está muy pró­xi­ma y es nece­sa­rio dar una señal muy cla­ra al mun­do de que el agua pota­ble y el sanea­mien­to son un dere­cho humano, y que vamos a hacer todo lo posi­ble para avan­zar en la con­se­cu­ción de esta meta para la cual ape­nas nos que­dan 5 años.

Por eso la impor­tan­cia del segun­do párra­fo ope­ra­ti­vo de la reso­lu­ción que exhor­ta a los Esta­dos y las orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les a que pro­por­cio­nen recur­sos finan­cie­ros y pro­pi­cien el aumen­to de la capa­ci­dad y la trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía por medio de la asis­ten­cia y la coope­ra­ción inter­na­cio­na­les, en par­ti­cu­lar a los paí­ses en desa­rro­llo, a fin de inten­si­fi­car los esfuer­zos por pro­por­cio­nar a toda la pobla­ción un acce­so eco­nó­mi­co al agua pota­ble y el sanea­mien­to.

Toda reso­lu­ción tie­ne un cora­zón. Y el cora­zón de esta reso­lu­ción está en su pri­mer párra­fo ope­ra­ti­vo. A lo lar­go de varias con­sul­tas infor­ma­les hemos bus­ca­do aco­mo­dar las dife­ren­tes preo­cu­pa­cio­nes de los Esta­dos Miem­bros, dejan­do de lado las cues­tio­nes que no son pro­pias de esta reso­lu­ción y bus­can­do siem­pre el equi­li­brio sin per­der la esen­cia de esta reso­lu­ción.

El dere­cho al agua pota­ble y al sanea­mien­to es un dere­cho humano esen­cial para el dis­fru­te pleno de la vida.

El agua pota­ble y el sanea­mien­to no son sola­men­te ele­men­tos o com­po­nen­tes prin­ci­pa­les de otros dere­chos como “el dere­cho a un nivel de vida ade­cua­do”. El dere­cho al agua pota­ble y al sanea­mien­to son dere­chos inde­pen­dien­tes que como tal deben ser reco­no­ci­dos. No es sufi­cien­te exhor­tar a los Esta­dos a que cum­plan con sus obli­ga­cio­nes de dere­chos huma­nos rela­ti­vas al acce­so al agua pota­ble y al sanea­mien­to. Es nece­sa­rio con­vo­car a los Esta­dos a pro­mo­ver y pro­te­ger el dere­cho humano al agua pota­ble y al sanea­mien­to.

Señor Pre­si­den­te,

Nue­va­men­te y siguien­do el camino trans­pa­ren­te de bus­car siem­pre un amplio enten­di­mien­to y sin que se pier­da la pers­pec­ti­va sobre la esen­cia mis­ma de este pro­yec­to de reso­lu­ción, a nom­bre de los copa­tro­ci­na­do­res que­re­mos pro­po­ner una enmien­da oral al pri­mer párra­fo de la par­te reso­lu­ti­va para reem­pla­zar el ter­mino “decla­rar” por la expre­sión “reco­no­cer.”

Señor Pre­si­den­te

Antes de pasar a con­si­de­rar esta reso­lu­ción quie­ro traer a la men­te de todas dele­ga­cio­nes que, según el repor­te del 2009 de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud y de UNICEF que lle­va por títu­lo “Dia­rrea: Por qué los niños siguen murien­do y qué se pue­de hacer”: cada día, 24.000 niños mue­ren en los paí­ses en desa­rro­llo por cau­sas que se pue­den pre­ve­nir como la dia­rrea pro­duc­to de agua con­ta­mi­na­da. Esto sig­ni­fi­ca que mue­re un niño cada tres segun­dos.

Uno, dos, tres…

Como dice mi pue­blo “Aho­ra es cuan­do”

Muchas gra­cias

Fuen­te: http://​alai​net​.org/​a​c​t​i​v​e​/​3​9​863

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *