¿Quién ayu­da a la «judei­za­ción» de Pales­ti­na? – Rebelion

Des­de 1860, cuan­do el mag­na­te judío esta­dou­ni­den­se Judah Tou­ro donó 60.000 dóla­res –una for­tu­na en esa épo­ca– para la cons­truc­ción del pri­mer asen­ta­mien­to judío fue­ra de las anti­guas mura­llas de Jeru­sa­lén, fon­dos públi­cos y pri­va­dos de EE.UU. han ayu­da­do a la crea­ción y a la expan­sión terri­to­rial de Israel. Israel es actual­men­te el prin­ci­pal recep­tor de ayu­da de EE.UU. Según un docu­men­to de con­sul­ta de USAID, Israel reci­bió entre 1946 y 2008 más ayu­da que Rusia, India, Egip­to e Iraq. De hecho, EE.UU. ha gas­ta­do más dine­ro en Israel que en el Plan Marshall para la recons­truc­ción de Euro­pa des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Sin embar­go, un recien­te artícu­lo del New York Times agre­ga una nue­va dimen­sión a la his­to­ria. El Times infor­mó el 5 de julio de que duran­te la últi­ma déca­da más de 40 gru­pos esta­dou­ni­den­ses han reco­lec­ta­do más de 200 millo­nes de dóla­res en rega­los dedu­ci­bles de impues­tos para asen­ta­mien­tos judíos en Cis­jor­da­nia y Jeru­sa­lén Orien­tal ocu­pa­dos, indi­can­do que el Teso­ro de EE.UU. ayu­da efec­ti­va­men­te y apo­ya la expan­sión ile­gal de asen­ta­mien­tos y la judei­za­ción de Jerusalén.

El New York Times se con­cen­tra en cómo un órgano del gobierno de EE.UU. faci­li­ta la cana­li­za­ción de fon­dos pri­va­dos a acti­vi­da­des y obje­ti­vos que se opo­nen a la polí­ti­ca ofi­cial de EE.UU., y por sig­ni­fi­ca­ti­vo que esto sea, el artícu­lo no men­cio­na que la can­ti­dad de “dona­cio­nes” pri­va­das dedu­ci­bles de impues­tos pare­cen peque­ñas en com­pa­ra­ción con los fon­dos públi­cos que Washing­ton ha inver­ti­do con­ti­nua­men­te en el pro­yec­to sio­nis­ta. Por ejem­plo, el pre­su­pues­to fede­ral de EE.UU. para 2011 ha asig­na­do 3.000 millo­nes de dóla­res en ayu­da para Israel, o sea un 42% del mon­to total de ayu­da des­ti­na­do al así lla­ma­do Orien­te Pró­xi­mo para ese año. Tam­bién es intere­san­te obser­var que las polí­ti­cas de USAID, un ins­tru­men­to uti­li­za­do por el Depar­ta­men­to de Esta­do para impul­sar los obje­ti­vos de EE.UU. en el extran­je­ro, tam­bién entran en con­flic­to con las posi­cio­nes ofi­cia­les de Washing­ton. Los pro­gra­mas de USAID para los pales­ti­nos exclu­yen efec­ti­va­men­te Jeru­sa­lén Orien­tal. Sus docu­men­tos de con­sul­ta y otros infor­mes y decla­ra­cio­nes ofi­cia­les men­cio­nan fre­cuen­te­men­te “Cis­jor­da­nia y Gaza” como títu­los para sus acti­vi­da­des, pero hay pocas refe­ren­cias a Jeru­sa­lén Orien­tal. Es como si, para USAID, Jeru­sa­lén Orien­tal no fue­ra una par­te indi­vi­si­ble de los terri­to­rios ocu­pa­dos, a pesar del reco­no­ci­mien­to ofi­cial de Washing­ton de que lo es y a pesar de la inclu­sión de Jeru­sa­lén Orien­tal entre los temas de esta­tus final en el pro­ce­so de nego­cia­ción inter­me­dia­do por EE.UU. entre la Auto­ri­dad Pales­ti­na (AP) e Israel, la poten­cia ocu­pan­te. No se pue­de dejar de sos­pe­char que USAID –y por exten­sión el Depar­ta­men­to de Esta­do– per­pe­tran un cier­to enga­ño cal­cu­la­do median­te su omi­sión deli­be­ra­da y sis­te­má­ti­ca de Jeru­sa­lén Orien­tal en sus pro­gra­mas y documentos.

Fun­cio­na­rios de la AP en Rama­la expre­sa­ron indig­na­ción ante las ven­ta­jas tri­bu­ta­rias para dona­cio­nes pri­va­das esta­dou­ni­den­ses para finan­ciar la expan­sión de asen­ta­mien­tos judíos en los terri­to­rios ocu­pa­dos. Uno sos­pe­cha que el sen­ti­mien­to fue orien­ta­do pri­mor­dial­men­te para el con­su­mo local, por­que se apre­su­ra­ron a sub­ra­yar que los pales­ti­nos no son des­agra­de­ci­dos hacia EE.UU. e ins­ta­ron a USAID a man­te­ner sus esfuer­zos. “EE.UU. es el prin­ci­pal pro­vee­dor de ayu­da eco­nó­mi­ca y al desa­rro­llo bila­te­ral a los pales­ti­nos, ya que ha sumi­nis­tra­do más de 2.900 millo­nes de dóla­res des­de 1994”, escri­bió la Agen­cia Pales­ti­na de Pro­mo­ción de Inver­sio­nes (PIPA, en sus siglas en inglés) en su sitio en Inter­net en mayo. “EE.UU. ayu­da a faci­li­tar el movi­mien­to de per­so­nas y bie­nes pales­ti­nos, mien­tras mejo­ra la segu­ri­dad de Israel”, agre­gó, aun­que esa y otras agen­cias pales­ti­nas esta­ban de cier­to modo dis­tan­cia­das de los “esfuer­zos” de USAID y de las polí­ti­cas que ayu­da a imple­men­tar. USAID ha des­ti­na­do 550.400 millo­nes de dóla­res a la AP en su pre­su­pues­to del pró­xi­mo año. La con­ti­nua­ción de esa ayu­da está supe­di­ta­da a la con­ti­nua­ción de la dispu­ta pales­ti­na entre Fatah y Hamás y del blo­queo. Nada ha sido des­ti­na­do a Jeru­sa­lén Orien­tal y la mayor par­te de los fon­dos debe ser gas­ta­da “en pro­gra­mas de lucha con­tra la dro­ga, del man­te­ni­mien­to del orden y la seguridad”.

Sin embar­go, la refe­ren­cia a “faci­li­tar el movi­mien­to” es aún más sos­pe­cho­sa, y requie­re mayor escla­re­ci­mien­to a la luz de la par­te que dicha ayu­da tie­ne en la con­so­li­da­ción de la ocu­pa­ción, el arrai­ga­mien­to de los asen­ta­mien­tos judíos en los terri­to­rios ocu­pa­dos y la pro­mo­ción de la judei­za­ción de Jeru­sa­lén Orien­tal. Suce­si­vos gobier­nos de EE.UU. y las innu­me­ra­bles visi­tas de sus envia­dos y emi­sa­rios no han logra­do levan­tar las barre­ras mili­ta­res que Israel impo­ne en Cis­jor­da­nia y alre­de­dor de Jeru­sa­lén, abrir un “corre­dor segu­ro” entre Cis­jor­da­nia y Gaza, o abrir los cru­ces hacia Gaza inclu­so para el paso de ayu­da huma­ni­ta­ria. Pero han teni­do un éxi­to con­si­de­ra­ble en la cons­truc­ción de carre­te­ras “alter­na­ti­vas”. Son las carre­te­ras de cir­cun­va­la­ción pla­ni­fi­ca­das por las auto­ri­da­des de ocu­pa­ción para vin­cu­lar asen­ta­mien­tos judíos que aho­ra con­tro­lan un 42% del área de Cis­jor­da­nia, lo que no inclu­ye el área de terri­to­rio ocu­pa­do que Israel ane­xó a la muni­ci­pa­li­dad de Jeru­sa­lén, según el cen­tro por los dere­chos huma­nos BTse­lem. Las carre­te­ras de cir­cun­va­la­ción tam­bién sir­ven para divi­dir el res­to de Cis­jor­da­nia en can­to­nes den­sa­men­te pobla­dos por palestinos.

El Ins­ti­tu­to Jeru­sa­lén de Inves­ti­ga­ción Apli­ca­da (ARIJ) infor­ma que USAID finan­ció un 23% de la red de carre­te­ras de cir­cun­va­la­ción cons­trui­das por las auto­ri­da­des de ocu­pa­ción en 2004. La mayor par­te de esas obras están ubi­ca­das en las áreas B y C, que inclu­yen más de un 80% del área de Cis­jor­da­nia y caen bajo el con­trol de la ocu­pa­ción israe­lí, que super­vi­sa todas las obras de via­li­dad. Los paí­ses donan­tes que super­vi­san y finan­cian el “pro­ce­so de paz” han apro­ba­do la cons­truc­ción de 500 kiló­me­tros de seme­jan­tes carre­te­ras a un cos­te de 200 millo­nes de dóla­res, 114 millo­nes de los cua­les fue­ron finan­cia­dos por USAID. Se pla­ni­fi­ca la ter­mi­na­ción de otros 120 kiló­me­tros has­ta fines de este año. La mayor par­te de este seg­men­to pasa­rá alre­de­dor de los asen­ta­mien­tos judíos en Gran Jeru­sa­lén, crean­do un muro de carre­te­ra pavi­men­ta­da para for­ta­le­cer el muro de barre­ra que sepa­ra Cis­jor­da­nia de Jeru­sa­lén y para refor­zar la incli­na­ción de la balan­za demo­grá­fi­ca en Gran Jeru­sa­lén a favor de colo­nos judíos y con­tra los pales­ti­nos indígenas.

El res­to de las obras de via­li­dad, que ser­pen­tea por los valles, sobre los cerros y den­tro de los barran­cos de Cis­jor­da­nia, es salu­da­do como un “logro” por el gobierno de Salam Fay­yad en Rama­la. Por cier­to, Fay­yad va más lejos y alar­dea de esas carre­te­ras como pro­yec­tos pales­ti­nos que “pene­tran” las áreas B y C y, por ello, “desa­fían” las sepa­ra­cio­nes de segu­ri­dad de Cis­jor­da­nia, tal como son defi­ni­das por los Acuer­dos de Oslo. En los hechos, tam­po­co pue­de USAID pre­ten­der que esas carre­te­ras sean uno de sus “logros” para faci­li­tar el movi­mien­to de pales­ti­nos bajo la ocu­pa­ción, ni pue­de rei­vin­di­car­los la AP como una vic­to­ria sutil. Como expli­ca Suhail Kha­li­liey, jefe del Depar­ta­men­to de Moni­to­reo de la Urba­ni­za­ción de ARIJ: “Lo que suce­de es que USAID pre­sen­ta este paque­te de pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ra a la AP y dice esen­cial­men­te “Tómen­lo o déjen­lo”. Por lo tan­to la AP es bási­ca­men­te obli­ga­da a acep­tar carre­te­ras pla­ni­fi­ca­das por los israe­líes que no quiere.”

Ingrid Jara­dat Gass­ner, direc­to­ra del Cen­tro Badil de Recur­sos para la Resi­den­cia y los Dere­chos de los Refu­gia­dos Pales­ti­nos, lo dice de modo más con­mo­ve­dor: “Es una lás­ti­ma que la AP esté ayu­dan­do a cons­truir sus pro­pios can­to­nes mien­tras los colo­nos con­tro­lan las carre­te­ras principales”.

El mes pasa­do, Fay­yad publi­có una decla­ra­ción negan­do que la AP haya con­tri­bui­do a la cons­truc­ción de una red de carre­te­ras pro­pues­ta por la poten­cia ocu­pan­te. Gha­san Al-Kha­tib, por­ta­voz del gobierno de Fay­yad, agre­gó que la AP hace todo lo posi­ble por impe­dir la apa­ri­ción de un “sis­te­ma de apartheid” en Cis­jor­da­nia. Lamen­ta­ble­men­te, las reali­da­des en el terreno con­tra­di­cen esos des­men­ti­dos y afirmaciones.

Nico­la Nasser

………

Nico­la Nas­ser es un vete­rano perio­dis­ta ára­be que vive en Bir Zeit, Cis­jor­da­nia, terri­to­rios pales­ti­nos ocu­pa­dos. http://​nico​la​nas​ser​.news​vi​ne​.com/

© Copy­right Al-Ahram Weekly. All rights reserved

http://​weekly​.ahram​.org​.eg/​2​0​1​0​/​1​0​0​8​/​o​p​4​1​.​htm

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.