¿Quién ayu­da a la «judei­za­ción» de Pales­ti­na? – Rebe­lion

Des­de 1860, cuan­do el mag­na­te judío esta­dou­ni­den­se Judah Tou­ro donó 60.000 dóla­res –una for­tu­na en esa épo­ca– para la cons­truc­ción del pri­mer asen­ta­mien­to judío fue­ra de las anti­guas mura­llas de Jeru­sa­lén, fon­dos públi­cos y pri­va­dos de EE.UU. han ayu­da­do a la crea­ción y a la expan­sión terri­to­rial de Israel. Israel es actual­men­te el prin­ci­pal recep­tor de ayu­da de EE.UU. Según un docu­men­to de con­sul­ta de USAID, Israel reci­bió entre 1946 y 2008 más ayu­da que Rusia, India, Egip­to e Iraq. De hecho, EE.UU. ha gas­ta­do más dine­ro en Israel que en el Plan Marshall para la recons­truc­ción de Euro­pa des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Sin embar­go, un recien­te artícu­lo del New York Times agre­ga una nue­va dimen­sión a la his­to­ria. El Times infor­mó el 5 de julio de que duran­te la últi­ma déca­da más de 40 gru­pos esta­dou­ni­den­ses han reco­lec­ta­do más de 200 millo­nes de dóla­res en rega­los dedu­ci­bles de impues­tos para asen­ta­mien­tos judíos en Cis­jor­da­nia y Jeru­sa­lén Orien­tal ocu­pa­dos, indi­can­do que el Teso­ro de EE.UU. ayu­da efec­ti­va­men­te y apo­ya la expan­sión ile­gal de asen­ta­mien­tos y la judei­za­ción de Jeru­sa­lén.

El New York Times se con­cen­tra en cómo un órgano del gobierno de EE.UU. faci­li­ta la cana­li­za­ción de fon­dos pri­va­dos a acti­vi­da­des y obje­ti­vos que se opo­nen a la polí­ti­ca ofi­cial de EE.UU., y por sig­ni­fi­ca­ti­vo que esto sea, el artícu­lo no men­cio­na que la can­ti­dad de “dona­cio­nes” pri­va­das dedu­ci­bles de impues­tos pare­cen peque­ñas en com­pa­ra­ción con los fon­dos públi­cos que Washing­ton ha inver­ti­do con­ti­nua­men­te en el pro­yec­to sio­nis­ta. Por ejem­plo, el pre­su­pues­to fede­ral de EE.UU. para 2011 ha asig­na­do 3.000 millo­nes de dóla­res en ayu­da para Israel, o sea un 42% del mon­to total de ayu­da des­ti­na­do al así lla­ma­do Orien­te Pró­xi­mo para ese año. Tam­bién es intere­san­te obser­var que las polí­ti­cas de USAID, un ins­tru­men­to uti­li­za­do por el Depar­ta­men­to de Esta­do para impul­sar los obje­ti­vos de EE.UU. en el extran­je­ro, tam­bién entran en con­flic­to con las posi­cio­nes ofi­cia­les de Washing­ton. Los pro­gra­mas de USAID para los pales­ti­nos exclu­yen efec­ti­va­men­te Jeru­sa­lén Orien­tal. Sus docu­men­tos de con­sul­ta y otros infor­mes y decla­ra­cio­nes ofi­cia­les men­cio­nan fre­cuen­te­men­te “Cis­jor­da­nia y Gaza” como títu­los para sus acti­vi­da­des, pero hay pocas refe­ren­cias a Jeru­sa­lén Orien­tal. Es como si, para USAID, Jeru­sa­lén Orien­tal no fue­ra una par­te indi­vi­si­ble de los terri­to­rios ocu­pa­dos, a pesar del reco­no­ci­mien­to ofi­cial de Washing­ton de que lo es y a pesar de la inclu­sión de Jeru­sa­lén Orien­tal entre los temas de esta­tus final en el pro­ce­so de nego­cia­ción inter­me­dia­do por EE.UU. entre la Auto­ri­dad Pales­ti­na (AP) e Israel, la poten­cia ocu­pan­te. No se pue­de dejar de sos­pe­char que USAID –y por exten­sión el Depar­ta­men­to de Esta­do– per­pe­tran un cier­to enga­ño cal­cu­la­do median­te su omi­sión deli­be­ra­da y sis­te­má­ti­ca de Jeru­sa­lén Orien­tal en sus pro­gra­mas y docu­men­tos.

Fun­cio­na­rios de la AP en Rama­la expre­sa­ron indig­na­ción ante las ven­ta­jas tri­bu­ta­rias para dona­cio­nes pri­va­das esta­dou­ni­den­ses para finan­ciar la expan­sión de asen­ta­mien­tos judíos en los terri­to­rios ocu­pa­dos. Uno sos­pe­cha que el sen­ti­mien­to fue orien­ta­do pri­mor­dial­men­te para el con­su­mo local, por­que se apre­su­ra­ron a sub­ra­yar que los pales­ti­nos no son des­agra­de­ci­dos hacia EE.UU. e ins­ta­ron a USAID a man­te­ner sus esfuer­zos. “EE.UU. es el prin­ci­pal pro­vee­dor de ayu­da eco­nó­mi­ca y al desa­rro­llo bila­te­ral a los pales­ti­nos, ya que ha sumi­nis­tra­do más de 2.900 millo­nes de dóla­res des­de 1994”, escri­bió la Agen­cia Pales­ti­na de Pro­mo­ción de Inver­sio­nes (PIPA, en sus siglas en inglés) en su sitio en Inter­net en mayo. “EE.UU. ayu­da a faci­li­tar el movi­mien­to de per­so­nas y bie­nes pales­ti­nos, mien­tras mejo­ra la segu­ri­dad de Israel”, agre­gó, aun­que esa y otras agen­cias pales­ti­nas esta­ban de cier­to modo dis­tan­cia­das de los “esfuer­zos” de USAID y de las polí­ti­cas que ayu­da a imple­men­tar. USAID ha des­ti­na­do 550.400 millo­nes de dóla­res a la AP en su pre­su­pues­to del pró­xi­mo año. La con­ti­nua­ción de esa ayu­da está supe­di­ta­da a la con­ti­nua­ción de la dispu­ta pales­ti­na entre Fatah y Hamás y del blo­queo. Nada ha sido des­ti­na­do a Jeru­sa­lén Orien­tal y la mayor par­te de los fon­dos debe ser gas­ta­da “en pro­gra­mas de lucha con­tra la dro­ga, del man­te­ni­mien­to del orden y la segu­ri­dad”.

Sin embar­go, la refe­ren­cia a “faci­li­tar el movi­mien­to” es aún más sos­pe­cho­sa, y requie­re mayor escla­re­ci­mien­to a la luz de la par­te que dicha ayu­da tie­ne en la con­so­li­da­ción de la ocu­pa­ción, el arrai­ga­mien­to de los asen­ta­mien­tos judíos en los terri­to­rios ocu­pa­dos y la pro­mo­ción de la judei­za­ción de Jeru­sa­lén Orien­tal. Suce­si­vos gobier­nos de EE.UU. y las innu­me­ra­bles visi­tas de sus envia­dos y emi­sa­rios no han logra­do levan­tar las barre­ras mili­ta­res que Israel impo­ne en Cis­jor­da­nia y alre­de­dor de Jeru­sa­lén, abrir un “corre­dor segu­ro” entre Cis­jor­da­nia y Gaza, o abrir los cru­ces hacia Gaza inclu­so para el paso de ayu­da huma­ni­ta­ria. Pero han teni­do un éxi­to con­si­de­ra­ble en la cons­truc­ción de carre­te­ras “alter­na­ti­vas”. Son las carre­te­ras de cir­cun­va­la­ción pla­ni­fi­ca­das por las auto­ri­da­des de ocu­pa­ción para vin­cu­lar asen­ta­mien­tos judíos que aho­ra con­tro­lan un 42% del área de Cis­jor­da­nia, lo que no inclu­ye el área de terri­to­rio ocu­pa­do que Israel ane­xó a la muni­ci­pa­li­dad de Jeru­sa­lén, según el cen­tro por los dere­chos huma­nos BTse­lem. Las carre­te­ras de cir­cun­va­la­ción tam­bién sir­ven para divi­dir el res­to de Cis­jor­da­nia en can­to­nes den­sa­men­te pobla­dos por pales­ti­nos.

El Ins­ti­tu­to Jeru­sa­lén de Inves­ti­ga­ción Apli­ca­da (ARIJ) infor­ma que USAID finan­ció un 23% de la red de carre­te­ras de cir­cun­va­la­ción cons­trui­das por las auto­ri­da­des de ocu­pa­ción en 2004. La mayor par­te de esas obras están ubi­ca­das en las áreas B y C, que inclu­yen más de un 80% del área de Cis­jor­da­nia y caen bajo el con­trol de la ocu­pa­ción israe­lí, que super­vi­sa todas las obras de via­li­dad. Los paí­ses donan­tes que super­vi­san y finan­cian el “pro­ce­so de paz” han apro­ba­do la cons­truc­ción de 500 kiló­me­tros de seme­jan­tes carre­te­ras a un cos­te de 200 millo­nes de dóla­res, 114 millo­nes de los cua­les fue­ron finan­cia­dos por USAID. Se pla­ni­fi­ca la ter­mi­na­ción de otros 120 kiló­me­tros has­ta fines de este año. La mayor par­te de este seg­men­to pasa­rá alre­de­dor de los asen­ta­mien­tos judíos en Gran Jeru­sa­lén, crean­do un muro de carre­te­ra pavi­men­ta­da para for­ta­le­cer el muro de barre­ra que sepa­ra Cis­jor­da­nia de Jeru­sa­lén y para refor­zar la incli­na­ción de la balan­za demo­grá­fi­ca en Gran Jeru­sa­lén a favor de colo­nos judíos y con­tra los pales­ti­nos indí­ge­nas.

El res­to de las obras de via­li­dad, que ser­pen­tea por los valles, sobre los cerros y den­tro de los barran­cos de Cis­jor­da­nia, es salu­da­do como un “logro” por el gobierno de Salam Fay­yad en Rama­la. Por cier­to, Fay­yad va más lejos y alar­dea de esas carre­te­ras como pro­yec­tos pales­ti­nos que “pene­tran” las áreas B y C y, por ello, “desa­fían” las sepa­ra­cio­nes de segu­ri­dad de Cis­jor­da­nia, tal como son defi­ni­das por los Acuer­dos de Oslo. En los hechos, tam­po­co pue­de USAID pre­ten­der que esas carre­te­ras sean uno de sus “logros” para faci­li­tar el movi­mien­to de pales­ti­nos bajo la ocu­pa­ción, ni pue­de rei­vin­di­car­los la AP como una vic­to­ria sutil. Como expli­ca Suhail Kha­li­liey, jefe del Depar­ta­men­to de Moni­to­reo de la Urba­ni­za­ción de ARIJ: “Lo que suce­de es que USAID pre­sen­ta este paque­te de pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ra a la AP y dice esen­cial­men­te “Tómen­lo o déjen­lo”. Por lo tan­to la AP es bási­ca­men­te obli­ga­da a acep­tar carre­te­ras pla­ni­fi­ca­das por los israe­líes que no quie­re.”

Ingrid Jara­dat Gass­ner, direc­to­ra del Cen­tro Badil de Recur­sos para la Resi­den­cia y los Dere­chos de los Refu­gia­dos Pales­ti­nos, lo dice de modo más con­mo­ve­dor: “Es una lás­ti­ma que la AP esté ayu­dan­do a cons­truir sus pro­pios can­to­nes mien­tras los colo­nos con­tro­lan las carre­te­ras prin­ci­pa­les”.

El mes pasa­do, Fay­yad publi­có una decla­ra­ción negan­do que la AP haya con­tri­bui­do a la cons­truc­ción de una red de carre­te­ras pro­pues­ta por la poten­cia ocu­pan­te. Gha­san Al-Kha­tib, por­ta­voz del gobierno de Fay­yad, agre­gó que la AP hace todo lo posi­ble por impe­dir la apa­ri­ción de un “sis­te­ma de apartheid” en Cis­jor­da­nia. Lamen­ta­ble­men­te, las reali­da­des en el terreno con­tra­di­cen esos des­men­ti­dos y afir­ma­cio­nes.

Nico­la Nas­ser

………

Nico­la Nas­ser es un vete­rano perio­dis­ta ára­be que vive en Bir Zeit, Cis­jor­da­nia, terri­to­rios pales­ti­nos ocu­pa­dos. http://​nico​la​nas​ser​.news​vi​ne​.com/

© Copy­right Al-Ahram Weekly. All rights reser­ved

http://​weekly​.ahram​.org​.eg/​2​0​1​0​/​1​0​0​8​/​o​p​4​1​.​htm

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *