¿Liber­tad de expre­sión…? – Fer­nín Con­ge­ta

La emo­ción del reci­bi­mien­to a una pre­sa polí­ti­ca vas­ca, un acto tan pací­fi­co y habi­tual en Eus­kal Herria, se ve trun­ca­da por la inter­ven­ción vio­len­ta de ertzai­nas enca­pu­cha­dos. Ésa y otras expe­rien­cias vivi­das por el autor del artícu­lo ori­gi­nan esta refle­xión sobre la liber­tad de expre­sión. Asi­mis­mo, advier­te de que el poder, para domi­nar, ade­más de la vio­len­cia, nece­si­ta jus­ti­fi­car su pro­ce­der, y la jus­ti­fi­ca­ción más habi­tual es la de que el poder actúa así por el bien del domi­na­do.

No éra­mos muchos. Aun­que en reali­dad no se tra­ta­ra de una mul­ti­tud, está­ba­mos más de qui­nien­tos. Y para el peque­ño pue­blo, den­tro de nues­tra Eus­kal Herria, era como si se tra­ta­ra de una muche­dum­bre, una marea huma­na. Está­ba­mos todos.

Yo me encon­tra­ba jun­to a su madre. «No me suel­tes», me había dicho. Y mi mano se afe­rra­ba a su bra­zo. Era un pri­vi­le­gio vivir­lo y sen­tir has­ta las pal­pi­ta­cio­nes de su cora­zón.

A ella, a su hija, la acer­ca­ron en coche. Apa­re­ció radian­te, con expre­sión de ple­na feli­ci­dad, y sobre todo de la gran­de­za que supo­nía vol­ver a encon­trar­se entre los suyos, y que todos, sin excep­ción, hubié­ra­mos ido a reci­bir­la. ¿Su nom­bre? Pre­sa polí­ti­ca vas­ca.

Gri­ta­mos exal­ta­dos. La acla­ma­mos y aplau­di­mos. Era nues­tro ges­to del reco­no­ci­mien­to de su vida entre­ga­da a la lucha por la liber­tad.

De mane­ra súbi­ta, aun­que no por eso menos espe­ra­da, apa­re­cie­ron ellos, los otros. Tres fur­go­ne­tas reple­tas de gen­te enca­pu­cha­da. Lle­va­ban la cara tapa­da. Me recor­da­ron al Ku Klux Klan. El de Eus­kal Herria.

Nos dis­per­sa­ron a gol­pes de porra, y se lle­va­ron dete­ni­dos a más de ocho. Para el pue­blo, sabía­mos que empe­za­ba un nue­vo tor­men­to. Nos lla­ma­ron terro­ris­tas. Noso­tros no hacía­mos sino expre­sar nues­tra ale­gría por encon­trar a una ami­ga que de nue­vo vol­vía a casa. Nin­guno había gri­ta­do a favor de ETA, ni de la lucha arma­da, ni con­tra la Poli­cía. Pero ellos nos lla­ma­ron terro­ris­tas.

-¡Ni liber­tad de expre­sión ni mier­das! ‑gri­tó uno de los enca­pu­cha­dos, posi­ble­men­te sin saber a qué se refe­ría.

Yo sé por las pelí­cu­las que anti­gua­men­te se enca­pu­cha­ban los ver­du­gos. Con toda pro­ba­bi­li­dad, éstos tam­bién eran de su gre­mio. Un ofi­cio muy anti­guo en la huma­ni­dad.

A mí, lue­go, me vino a la memo­ria algo que había leí­do de Noam Chomsky, el nor­te­ame­ri­cano: «En USA, lo mis­mo que en Euro­pa, la liber­tad de expre­sión está defi­ni­da de mane­ra muy res­trin­gi­da… En mi opi­nión la cues­tión esen­cial es ¿tie­ne el Esta­do dere­chos a deter­mi­nar lo que cons­ti­tu­ye una ver­dad his­tó­ri­ca y cas­ti­gar a quien se des­vía? El prin­ci­pio de la liber­tad de expre­sión es algo dema­sia­do ele­men­tal: o se defien­de en los casos de opi­nio­nes que se detes­tan o no se la defien­de en abso­lu­to».

En Eus­kal Herria las cosas se suce­den con rapi­dez. Pocos días des­pués fue lo de la huel­ga gene­ral, la del 29 de junio. Hubo pique­tes de infor­ma­ción. ¡Cla­ro que los pique­tes pue­den vio­len­tar algo a los pusi­lá­ni­mes, para que cie­rren sus nego­cios, aun­que estén tam­bién en cri­sis! Para eso actúan, para defen­der­se, dete­nien­do su acti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Pero ¿tam­bién eso es terro­ris­mo? Sí. Tam­bién eso está prohi­bi­do a los ciu­da­da­nos. Úni­ca­men­te quie­nes están en el poder se atri­bu­yen el dere­cho de parar la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca y enviar­nos al paro, hacien­do pasar ham­bre a miles, a millo­nes de per­so­nas.

Tras la mani­fes­ta­ción de los sin­di­ca­tos aber­tza­les, vol­ví a encon­trar­me con ellos, los de la cara tapa­da. Esta­ban en los alre­de­do­res del camino por don­de había trans­cu­rri­do la mani­fes­ta­ción. Fui a tomar del sue­lo uno de los pape­les de color naran­ja que se habían echa­do por la calle. Que­ría leer lo que ponía. Se me acer­có uno de los de la cara cubier­ta, que lle­va­ba porra y pis­to­la.

-A voso­tros os ponía yo a lim­piar las calles, ¡cer­dos!

No hizo más comen­ta­rio. Los demás se que­da­ron al lado de las fur­go­ne­tas. Sin mover­se. Lue­go supe que tam­bién por esta mani­fes­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res detu­vie­ron a algu­nos. Y que tam­bién les lla­ma­ron terro­ris­tas.

Tal vez los más alle­ga­dos, com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo o de sin­di­ca­to, sepan qué ha sido de ellos. Los demás des­co­no­ce­mos su para­de­ro. Inten­tar ente­rar­se y saber dón­de están o qué ha sido de ellos pue­de ser toma­do tam­bién como acto de terro­ris­mo.

Yes que ¡qué pocas cosas han cam­bia­do en Eus­kal Herria en estos sesen­ta y ocho años de los que direc­ta­men­te pue­do dar fe! Los dia­rios, los perió­di­cos, no han hecho nin­gún comen­ta­rio. Es la ley del silen­cio, omer­tá del poder.

Expre­sión es reci­bir a un pre­so polí­ti­co en el pue­blo. Expre­sión es mani­fes­tar públi­ca­men­te el des­acuer­do con la polí­ti­ca ultra­li­be­ral del gobierno. Expre­sión es lan­zar en un dia­rio las opi­nio­nes de un gru­po de opo­si­to­res a la acción del gobierno y a su nefas­ta ideo­lo­gía. Eso es expre­sión. Y liber­tad de expre­sión es mani­fes­tar­se sin mie­do, sin temor, como algo tan natu­ral como el ejer­ci­cio de la ciu­da­da­nía.

Al poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co no le bas­ta la vio­len­cia para domi­nar. Nece­si­tan de pis­to­las, de porras, de jue­ces, pri­sio­nes, car­ce­le­ros y poli­cías. Es el gre­mio al com­ple­to. Pero ade­más de todo eso, el poder nece­si­ta, cada vez más, jus­ti­fi­car sus accio­nes dán­do­les aspec­to de racio­na­li­dad, de huma­ni­dad y civis­mo. Y la jus­ti­fi­ca­ción más exten­di­da es la de que el domi­nio-opre­sión lo ejer­ce el poder por el bien del domi­na­do, del aplas­ta­do. Toda una iro­nía.

El sába­do 10 de julio hubo en Donos­tia una mani­fes­ta­ción glo­rio­sa por el inde­pen­den­tis­mo y afir­ma­ción de la uni­dad de algu­nas fuer­zas aber­tza­les. Úni­ca­men­te un dia­rio, la nom­bró con glo­ria y gallar­día: «Demos­tra­ción de fuer­za mili­tan­te del inde­pen­den­tis­mo». El res­to de los dia­rios…

Ellos saben que la mejor mane­ra de que no exis­ta la reali­dad es ter­gi­ver­sar­la, mini­mi­zar­la o silen­ciar­la. Es lo que hicie­ron.

Cla­ro que lue­go, cuan­do se acu­sa a algu­nos perio­dis­tas de man­te­ner­se siem­pre del lado del poder, mani­fies­tan: «nadie me pre­sio­na; yo escri­bo lo que quie­ro». Y es cier­to. Con un peque­ño matiz, y es que, si toma­ran posi­cio­nes con­tra­rias a las nor­mas domi­nan­tes de la direc­ción, con toda pro­ba­bi­li­dad, per­de­rían sus empleos. Como anun­ció Sha­kes­pea­re, las malas noti­cias son fata­les para quien las anun­cia. Ya que «nadie ama al men­sa­je­ro por­ta­voz de malas noti­cias» (Antí­go­na).

El Gobierno espa­ñol en su lucha con­tra la ver­dad de los pue­blos uti­li­za la fór­mu­la de des­truir sus men­sa­je­ros, como «Egin», Egin Irra­tia, «Ardi Bel­tza», «Egun­ka­ria»… o de silen­ciar­los. Son capa­ces de hacer­lo, y lo hacen. El poder se ale­ja de la ver­dad. Los repre­sa­lia­dos, el paro de la eco­no­mía, la exi­gen­cia del dere­cho a la inde­pen­den­cia, todo debe ser borra­do, ani­qui­la­do, des­trui­do, nega­da su exis­ten­cia. Por eso, toda expre­sión con­tra el poder esta­ble­ci­do tie­ne más car­ga de ver­dad fren­te al abu­so de poder y el défi­cit demo­crá­ti­co. (Noam Chomsky).

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *