Eso que lla­man “Perio­dis­mo» – Fer­nan­do Buen Abad

periodismo.jpg

Cada día más medio­cre, más corrup­to y más ser­vil eso que lla­man “perio­dis­mo”, en las empre­sas mer­can­ti­li­za­do­ras de “noti­cias” o “infor­ma­ción”, cons­ti­tu­ye hoy una de las maqui­na­rias de gue­rra ideo­ló­gi­ca capi­ta­lis­tas más dege­ne­ra­das… Su dege­ne­ra­ción es su fra­ca­so y al mis­mo tiem­po su dela­ción. Se dela­ta su defi­ni­ción a par­tir de su fun­ción dis­tor­si­va y lo que debie­ra ser­vir para orien­tar a la socie­dad es, en reali­dad, un nego­cio para des­orien­tar. 

No es lo mis­mo “perio­dis­mo” que mer­ca­deo de noti­cias. Aun­que se ha ins­ta­la­do la idea per­ver­sa de que sólo lo que ven­de dia­rios es infor­ma­ción, y con ello se han crea­do cáte­dras, carre­ras, pos­gra­dos y espe­cia­li­da­des… aun­que reine en la cabe­za de muchos la idea de que “perio­dis­mo” es el arte mer­ce­na­rio de ven­der la plu­ma al mejor pos­tor… aun­que impe­re el cri­te­rio pere­grino de que un perio­dis­ta es mer­ca­der de con­fia­bi­li­dad… y, aun­que se macha­que con la fala­cia de que el perio­dis­mo es el arte dema­gó­gi­co la “obje­ti­vi­dad” bur­gue­sa… lo cier­to es que lo que lla­man y prac­ti­can como “perio­dis­mo” en las empre­sas de perió­di­cos es una mer­can­cía más some­ti­da a las peo­res leyes del capi­ta­lis­mo. Lo saben bien los tra­ba­ja­do­res. 

Los hechos que gene­ra la vida social, eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos, artís­ti­cos, cul­tu­ra­les… a par­tir de su motor his­tó­ri­co que es la lucha de cla­ses, no pue­den ser pri­va­ti­za­dos por manio­bra comer­cial algu­na aun­que esta sea capaz de con­ver­tir­los, según sus intere­ses, en “infor­ma­ción” o “noti­cia”. Los hechos coti­dia­nos (ocu­rran cuan­do ocu­rran) pro­duc­to de las rela­cio­nes socia­les, has­ta hoy divi­di­das en cla­ses, ade­más de reque­rir regis­tros y aná­li­sis cien­tí­fi­cos, exi­gen capa­ci­dad de rela­to cla­ri­fi­can­te, crea­ti­vo y eman­ci­pa­dor, para con­tri­buir a ele­var el nivel de la con­cien­cia colec­ti­va inclu­so en la reso­lu­ción de pro­ble­mas indi­vi­dua­les. La tarea de pro­du­cir aná­li­sis e infor­ma­ción perio­dís­ti­ca ade­más de ser par­xis éti­ca coti­dia­na, debe ser tra­ba­jo orga­ni­za­dor para la trans­for­ma­ción del mun­do. Así lo ejer­ció el pro­pio John Reed. 

En las empre­sas que han hecho de la infor­ma­ción una mer­can­cía capri­cho­sa y des­leal con la ver­dad, el tra­ba­jo de los “perio­dis­tas” ha sido defor­ma­do has­ta la igno­mi­nia de la escla­vi­tud del pen­sa­mien­to y la explo­ta­ción de per­so­nas obli­ga­das a trai­cio­nar la con­cien­cia (indi­vi­dual y colec­ti­va) sobre la reali­dad. Se vive dia­ria­men­te un des­fal­co infor­ma­ti­vo en con­tra de todo sen­ti­do común y se humi­lla la inte­li­gen­cia de los tra­ba­ja­do­res de la infor­ma­ción some­tién­do­los a prin­ci­pios y fines empre­sa­ria­les cada día más medio­cres, corrup­tos y mafio­sos. La Socie­dad Inter­ame­ri­ca­na de Pren­sa cono­ce bien esta his­to­ria. 

En las escue­las hay no pocas ten­den­cias empe­ña­das en “for­mar” mano de obra bara­ta, man­sa y a‑crítica dis­pues­ta a tra­gar­se, con dis­fraz aca­de­mi­cis­ta, las con­di­cio­nes labo­ra­les más abe­rran­tes a cam­bio de ilu­sio­nes de fama bur­gue­sa, pres­ti­gio de mer­ca­chi­fles y, des­de lue­go, ren­ta­bi­li­dad de cóm­pli­ces muy crea­ti­vos a la hora de inivi­si­bi­li­zar las ver­da­des más duras, cri­mi­na­li­zar a quie­nes luchan por eman­ci­par­se y ase­gu­rar las ven­tas de los “infor­ma­ti­vos”. Títu­los uni­ver­si­ta­rios de “perio­dis­ta” aman­ce­ba­dos con el capi­ta­lis­mo y sus odios, así sea nece­sa­rio men­tir, calum­niar o matar. Así sea nece­sa­rio aus­pi­ciar gol­pes de esta­do o mag­ni­ci­dios. Los hemos vis­to y los vemos a dia­rio. Para la tele, para la web, para la radio… para los impre­sos. 

Dig­ni­fi­car el tra­ba­jo del “perio­dis­ta” es un reto social enor­me que no se resuel­ve sólo de mane­ra “gre­mia­lis­ta”, ni sólo con “edu­ca­ción de exce­len­cia”, ni sólo con “bue­na volun­tad”. Se tra­ta de una pro­fe­sión, un ofi­cio y una tarea polí­ti­ca… atas­ca­da en el pan­tano de la gue­rra ideo­ló­gi­ca y la gue­rra mediá­ti­ca bur­gue­sa. Dig­ni­fi­car la defi­ni­ción y la fun­ción de perio­dis­ta com­pren­de fac­to­res muy diver­sos que par­ten de la base con­cre­ta de luchar con­tra el tra­ba­jo alie­na­do y con­tra las con­di­cio­nes de insa­lu­bri­dad ideo­ló­gi­ca extre­ma en que, bajo el capi­ta­lis­mo, se desa­rro­lla. Dig­ni­fi­car el tra­ba­jo perio­dís­ti­co impli­ca empren­der, a dia­rio, una revo­lu­ción de con­cien­cia y acción que devuel­van a la pro­duc­ción infor­ma­ti­va su alma socia­lis­ta y su poder como herra­mien­ta eman­ci­pa­do­ra de con­cien­cias… impli­ca pues devol­ver al “perio­dis­mo” sus brú­ju­las y sus res­pon­sa­bi­li­da­des en el camino de la revo­lu­ción. 

Eso impli­ca exi­gen­cias pro­gra­má­ti­cas, orga­ni­za­ti­vas y dis­ci­pli­na­rias cuya base es la lucha de cla­ses y cuya pra­xis debe andar al lado de las luchas eman­ci­pa­do­ras de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Ya bas­ta de que cual­quier paya­so capaz de publi­car, bajo cual­quier méto­do y medio, sus cana­lla­das se haga lla­mar “perio­dis­ta” a cos­ta de dege­ne­rar la ver­dad que es de todos. Fre­nar­los en seco impli­ca desa­rro­llo cien­tí­fi­co y polí­ti­co para con­quis­tar un poder pro­fe­sio­nal y mili­tan­te capaz de poner­se al ser­vi­cio de la cla­se que eman­ci­pa­rá a la huma­ni­dad. Ese es su lugar mejor. Eso impli­ca impul­sar escue­las nue­vas, esti­los nue­vos, sin­ta­xis, comu­ni­ca­ción y con­cien­cia revo­lu­cio­na­rios. Eso impli­ca impul­sar gene­ra­cio­nes nue­vas de tra­ba­ja­do­res del perio­dis­mo eman­ci­pa­dos de la lógi­ca del mer­ca­do infor­ma­ti­vo. Nada menos. 

Aho­ra que esta­mos asquea­dos por la des­fa­cha­tez y la impu­ni­dad con que exhi­ben sus cana­lla­das omni­pre­sen­te­men­te los amos y sus sier­vos “perio­dís­ti­cos”, hay que for­ta­le­cer­nos para com­ba­tir­los. Aho­ra que la náu­sea nos sacu­de y la irra­cio­na­li­dad del mer­ca­do infor­ma­ti­vo se vuel­ve coman­do gol­pis­ta y mag­ni­ci­da, en todo el mun­do, es pre­ci­so orga­ni­zar­nos de mane­ra demo­crá­ti­ca, plu­ral y com­ba­ti­va. Aho­ra que se des­plie­gan las aco­me­ti­das más fero­ces de las mafias comer­cia­les que ven­den “dia­rios” con­tra la ver­dad de los pue­blos en lucha y con­tra sus logros más caros… noso­tros reque­ri­mos la uni­dad y la acción orga­ni­za­da y des­de aba­jo como cau­sa éti­ca supre­ma. Aho­ra que se alían las mafias mediá­ti­cas y for­man su ejér­ci­to de “perio­dis­tas” para bom­bar­dear­nos con misi­les de inju­rias y men­ti­ra… noso­tros debe­mos hacer del “perio­dis­mo” un fren­te rigu­ro­so en sus prin­ci­pios y adap­ta­ble en su orga­ni­za­ción para sumar­nos abier­ta­men­te a todas las fuer­zas de la comu­ni­ca­ción eman­ci­pa­do­ra don­de se pro­pi­cie cola­bo­ra­ción revo­lu­cio­na­ria irres­tric­ta. Al menos. Así, eso que lla­man “perio­dis­mo” deja­rá de ser, muy pron­to, reduc­to de far­san­tes mer­ce­na­rios enfer­mos con­sue­tu­di­na­rios de la men­ti­ra para con­ver­tir­se, de una vez por todas, en herra­mien­ta crea­ti­va de la ver­dad al ser­vi­cio de la Revo­lu­ción. Y ya hay muchos tra­ba­ja­do­res que avan­zan en esa ruta. A dia­rio. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *