Eso que lla­man “Perio­dis­mo» – Fer­nan­do Buen Abad

periodismo.jpg

Cada día más medio­cre, más corrup­to y más ser­vil eso que lla­man “perio­dis­mo”, en las empre­sas mer­can­ti­li­za­do­ras de “noti­cias” o “infor­ma­ción”, cons­ti­tu­ye hoy una de las maqui­na­rias de gue­rra ideo­ló­gi­ca capi­ta­lis­tas más dege­ne­ra­das… Su dege­ne­ra­ción es su fra­ca­so y al mis­mo tiem­po su dela­ción. Se dela­ta su defi­ni­ción a par­tir de su fun­ción dis­tor­si­va y lo que debie­ra ser­vir para orien­tar a la socie­dad es, en reali­dad, un nego­cio para desorientar. 

No es lo mis­mo “perio­dis­mo” que mer­ca­deo de noti­cias. Aun­que se ha ins­ta­la­do la idea per­ver­sa de que sólo lo que ven­de dia­rios es infor­ma­ción, y con ello se han crea­do cáte­dras, carre­ras, pos­gra­dos y espe­cia­li­da­des… aun­que reine en la cabe­za de muchos la idea de que “perio­dis­mo” es el arte mer­ce­na­rio de ven­der la plu­ma al mejor pos­tor… aun­que impe­re el cri­te­rio pere­grino de que un perio­dis­ta es mer­ca­der de con­fia­bi­li­dad… y, aun­que se macha­que con la fala­cia de que el perio­dis­mo es el arte dema­gó­gi­co la “obje­ti­vi­dad” bur­gue­sa… lo cier­to es que lo que lla­man y prac­ti­can como “perio­dis­mo” en las empre­sas de perió­di­cos es una mer­can­cía más some­ti­da a las peo­res leyes del capi­ta­lis­mo. Lo saben bien los trabajadores. 

Los hechos que gene­ra la vida social, eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos, artís­ti­cos, cul­tu­ra­les… a par­tir de su motor his­tó­ri­co que es la lucha de cla­ses, no pue­den ser pri­va­ti­za­dos por manio­bra comer­cial algu­na aun­que esta sea capaz de con­ver­tir­los, según sus intere­ses, en “infor­ma­ción” o “noti­cia”. Los hechos coti­dia­nos (ocu­rran cuan­do ocu­rran) pro­duc­to de las rela­cio­nes socia­les, has­ta hoy divi­di­das en cla­ses, ade­más de reque­rir regis­tros y aná­li­sis cien­tí­fi­cos, exi­gen capa­ci­dad de rela­to cla­ri­fi­can­te, crea­ti­vo y eman­ci­pa­dor, para con­tri­buir a ele­var el nivel de la con­cien­cia colec­ti­va inclu­so en la reso­lu­ción de pro­ble­mas indi­vi­dua­les. La tarea de pro­du­cir aná­li­sis e infor­ma­ción perio­dís­ti­ca ade­más de ser par­xis éti­ca coti­dia­na, debe ser tra­ba­jo orga­ni­za­dor para la trans­for­ma­ción del mun­do. Así lo ejer­ció el pro­pio John Reed. 

En las empre­sas que han hecho de la infor­ma­ción una mer­can­cía capri­cho­sa y des­leal con la ver­dad, el tra­ba­jo de los “perio­dis­tas” ha sido defor­ma­do has­ta la igno­mi­nia de la escla­vi­tud del pen­sa­mien­to y la explo­ta­ción de per­so­nas obli­ga­das a trai­cio­nar la con­cien­cia (indi­vi­dual y colec­ti­va) sobre la reali­dad. Se vive dia­ria­men­te un des­fal­co infor­ma­ti­vo en con­tra de todo sen­ti­do común y se humi­lla la inte­li­gen­cia de los tra­ba­ja­do­res de la infor­ma­ción some­tién­do­los a prin­ci­pios y fines empre­sa­ria­les cada día más medio­cres, corrup­tos y mafio­sos. La Socie­dad Inter­ame­ri­ca­na de Pren­sa cono­ce bien esta historia. 

En las escue­las hay no pocas ten­den­cias empe­ña­das en “for­mar” mano de obra bara­ta, man­sa y a‑crítica dis­pues­ta a tra­gar­se, con dis­fraz aca­de­mi­cis­ta, las con­di­cio­nes labo­ra­les más abe­rran­tes a cam­bio de ilu­sio­nes de fama bur­gue­sa, pres­ti­gio de mer­ca­chi­fles y, des­de lue­go, ren­ta­bi­li­dad de cóm­pli­ces muy crea­ti­vos a la hora de inivi­si­bi­li­zar las ver­da­des más duras, cri­mi­na­li­zar a quie­nes luchan por eman­ci­par­se y ase­gu­rar las ven­tas de los “infor­ma­ti­vos”. Títu­los uni­ver­si­ta­rios de “perio­dis­ta” aman­ce­ba­dos con el capi­ta­lis­mo y sus odios, así sea nece­sa­rio men­tir, calum­niar o matar. Así sea nece­sa­rio aus­pi­ciar gol­pes de esta­do o mag­ni­ci­dios. Los hemos vis­to y los vemos a dia­rio. Para la tele, para la web, para la radio… para los impresos. 

Dig­ni­fi­car el tra­ba­jo del “perio­dis­ta” es un reto social enor­me que no se resuel­ve sólo de mane­ra “gre­mia­lis­ta”, ni sólo con “edu­ca­ción de exce­len­cia”, ni sólo con “bue­na volun­tad”. Se tra­ta de una pro­fe­sión, un ofi­cio y una tarea polí­ti­ca… atas­ca­da en el pan­tano de la gue­rra ideo­ló­gi­ca y la gue­rra mediá­ti­ca bur­gue­sa. Dig­ni­fi­car la defi­ni­ción y la fun­ción de perio­dis­ta com­pren­de fac­to­res muy diver­sos que par­ten de la base con­cre­ta de luchar con­tra el tra­ba­jo alie­na­do y con­tra las con­di­cio­nes de insa­lu­bri­dad ideo­ló­gi­ca extre­ma en que, bajo el capi­ta­lis­mo, se desa­rro­lla. Dig­ni­fi­car el tra­ba­jo perio­dís­ti­co impli­ca empren­der, a dia­rio, una revo­lu­ción de con­cien­cia y acción que devuel­van a la pro­duc­ción infor­ma­ti­va su alma socia­lis­ta y su poder como herra­mien­ta eman­ci­pa­do­ra de con­cien­cias… impli­ca pues devol­ver al “perio­dis­mo” sus brú­ju­las y sus res­pon­sa­bi­li­da­des en el camino de la revolución. 

Eso impli­ca exi­gen­cias pro­gra­má­ti­cas, orga­ni­za­ti­vas y dis­ci­pli­na­rias cuya base es la lucha de cla­ses y cuya pra­xis debe andar al lado de las luchas eman­ci­pa­do­ras de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Ya bas­ta de que cual­quier paya­so capaz de publi­car, bajo cual­quier méto­do y medio, sus cana­lla­das se haga lla­mar “perio­dis­ta” a cos­ta de dege­ne­rar la ver­dad que es de todos. Fre­nar­los en seco impli­ca desa­rro­llo cien­tí­fi­co y polí­ti­co para con­quis­tar un poder pro­fe­sio­nal y mili­tan­te capaz de poner­se al ser­vi­cio de la cla­se que eman­ci­pa­rá a la huma­ni­dad. Ese es su lugar mejor. Eso impli­ca impul­sar escue­las nue­vas, esti­los nue­vos, sin­ta­xis, comu­ni­ca­ción y con­cien­cia revo­lu­cio­na­rios. Eso impli­ca impul­sar gene­ra­cio­nes nue­vas de tra­ba­ja­do­res del perio­dis­mo eman­ci­pa­dos de la lógi­ca del mer­ca­do infor­ma­ti­vo. Nada menos. 

Aho­ra que esta­mos asquea­dos por la des­fa­cha­tez y la impu­ni­dad con que exhi­ben sus cana­lla­das omni­pre­sen­te­men­te los amos y sus sier­vos “perio­dís­ti­cos”, hay que for­ta­le­cer­nos para com­ba­tir­los. Aho­ra que la náu­sea nos sacu­de y la irra­cio­na­li­dad del mer­ca­do infor­ma­ti­vo se vuel­ve coman­do gol­pis­ta y mag­ni­ci­da, en todo el mun­do, es pre­ci­so orga­ni­zar­nos de mane­ra demo­crá­ti­ca, plu­ral y com­ba­ti­va. Aho­ra que se des­plie­gan las aco­me­ti­das más fero­ces de las mafias comer­cia­les que ven­den “dia­rios” con­tra la ver­dad de los pue­blos en lucha y con­tra sus logros más caros… noso­tros reque­ri­mos la uni­dad y la acción orga­ni­za­da y des­de aba­jo como cau­sa éti­ca supre­ma. Aho­ra que se alían las mafias mediá­ti­cas y for­man su ejér­ci­to de “perio­dis­tas” para bom­bar­dear­nos con misi­les de inju­rias y men­ti­ra… noso­tros debe­mos hacer del “perio­dis­mo” un fren­te rigu­ro­so en sus prin­ci­pios y adap­ta­ble en su orga­ni­za­ción para sumar­nos abier­ta­men­te a todas las fuer­zas de la comu­ni­ca­ción eman­ci­pa­do­ra don­de se pro­pi­cie cola­bo­ra­ción revo­lu­cio­na­ria irres­tric­ta. Al menos. Así, eso que lla­man “perio­dis­mo” deja­rá de ser, muy pron­to, reduc­to de far­san­tes mer­ce­na­rios enfer­mos con­sue­tu­di­na­rios de la men­ti­ra para con­ver­tir­se, de una vez por todas, en herra­mien­ta crea­ti­va de la ver­dad al ser­vi­cio de la Revo­lu­ción. Y ya hay muchos tra­ba­ja­do­res que avan­zan en esa ruta. A diario. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.