Decla­ra­ción del Con­se­jo Nacio­nal de Uni­dad del Pue­blo (Cana­rias)

En las últi­mas sema­nas, la excu­sa de la cri­sis eco­nó­mi­ca y sus funes­tas con­se­cuen­cias tan­to en el terreno labo­ral como eco­nó­mi­co ha ser­vi­do de cober­tu­ra para que des­de el neo­li­be­ra­lis­mo triun­fan­te se exi­jan mayo­res sacri­fi­cios a la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Hablan de ajus­te uti­li­zan­do su pia­do­so len­gua­je pero de lo que se tra­ta es de que la mayo­ría de los trabajadores/​as, que no se bene­fi­ció de las suce­si­vas bur­bu­jas finan­cie­ras, ten­ga que ape­chu­gar con las con­se­cuen­cias de los exce­sos. De momen­to ya se esta vien­do la cru­de­za de esos ajus­tes en for­ma de incre­men­to desor­bi­ta­do del paro, que ya supera la cifra de tres­cien­tas mil per­so­nas en nues­tro país.
De este modo, nos encon­tra­mos con la pro­pues­ta de retra­sar la edad de jubi­la­ción has­ta los 67 años, el aumen­to del perio­do de cálcu­lo de las pen­sio­nes, un recor­te del gas­to públi­co por impor­te de 50.000 millo­nes de euros y una refor­ma labo­ral cuyo cala­do no se aca­ba de per­fi­lar pero que indu­da­ble­men­te supon­drá un recor­te en los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res.
En la pro­pues­ta sobre las pen­sio­nes se han ale­ga­do una serie de moti­vos demo­grá­fi­cos y de sos­te­ni­bi­li­dad del sis­te­ma que son bas­tan­te dis­cu­ti­bles tenien­do en cuen­ta has­ta hace esca­sas fechas, des­de el gobierno se nos ase­gu­ra­ba la gran for­ta­le­za del sis­te­ma de Segu­ri­dad Social (supe­rá­vit, Fon­do de Reser­va…) que garan­ti­za­ba las pen­sio­nes. Estos ban­da­zos dan a enten­der cla­ra­men­te que a los ciu­da­da­nos se les mien­te según con­vie­ne y no se le apor­tan los datos que les per­mi­tan tener un jui­cio ade­cua­do sobre cues­tio­nes impor­tan­tes para sus vidas. Evi­den­te­men­te se debe ase­gu­rar el sos­te­ni­mien­to del sis­te­ma de pen­sio­nes actual basa­do en la soli­da­ri­dad inter­ge­ne­ra­cio­nal y es pro­ba­ble que haya que ajus­tar­lo a las nue­vas expec­ta­ti­vas en cuan­to a espe­ran­za de vida o evo­lu­ción de la pobla­ción acti­va pero tam­bién hay que apun­tar que las pen­sio­nes pue­den ser finan­cia­das por otras vías que no sean las coti­za­cio­nes socia­les.
Por otra par­te, detrás de este cues­tio­na­mien­to del sis­te­ma públi­co sub­ya­ce el pro­pó­si­to nada ocul­to de fomen­tar los fon­dos pri­va­dos de pen­sio­nes con los que los mer­ca­dos finan­cie­ros engra­san su maqui­na­ria espe­cu­la­ti­va con resul­ta­dos nefas­tos en muchas oca­sio­nes para los ciu­da­da­nos que los con­tra­tan.
En cuan­to a la refor­ma labo­ral, ya hemos apun­ta­do que des­pi­dos y bene­fi­cios, que esta expre­sión es la for­ma ama­ble de lla­mar al aba­ra­ta­mien­to del des­pi­do y al recor­te de dere­chos labo­ra­les. Con la glo­ba­li­za­ción, es suma­men­te fácil para muchas empre­sas tras­la­dar su pro­duc­ción a los paí­ses más dis­pues­tos a reba­jar los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res y el uso de esa pre­sión les faci­li­ta la con­se­cu­ción de mayo­res bene­fi­cios a cos­ta de la reduc­ción de los sala­rios. Por lo que se refie­re a los recor­tes en el gas­to públi­co, es cla­ro que des­de las Admi­nis­tra­cio­nes Públi­cas se debe ejem­pli­fi­car y pro­ce­der con la mayor aus­te­ri­dad y rigor pero todo ello tenien­do en cuen­ta que el gas­to social es en este momen­to más nece­sa­rio que nun­ca.
No hay que olvi­dar las posi­bi­li­da­des de aumen­tar los ingre­sos públi­cos median­te un sis­te­ma tri­bu­ta­rio ver­da­de­ra­men­te pro­gre­si­vo y un deci­di­do esfuer­zo para com­ba­tir de for­ma efec­ti­va el frau­de fis­cal.
Des­pués del anun­cio de estas medi­das, se ha levan­ta­do una nota­ble opo­si­ción tan­to polí­ti­ca como social y el gobierno, apa­ren­te­men­te, ha comen­za­do a titu­bear. Pero los ciu­da­da­nos no pode­mos dejar­nos enga­ñar. Al igual que ame­na­za­ron con el colap­so finan­cie­ro si no se apor­ta­ba dine­ro públi­co a los ban­cos, aho­ra toca pro­fe­ti­zar terri­bles desas­tres si no se recor­tan los dere­chos socia­les. Para ello se sir­ven de nume­ro­sos “exper­tos” que des­de sus tri­bu­nas ilus­tran y jus­ti­fi­can sus exi­gen­cias. Todo ello es eje­cu­ta­do por unos gobier­nos inca­pa­ces de man­te­ner las con­vic­cio­nes por las que han sido ele­gi­dos por los ciu­da­da­nos.
En el caso de Espa­ña, nos encon­tra­mos con un gobierno «socia­lis­ta» que, pre­ten­dien­do ser de izquier­das, no duda en eje­cu­tar polí­ti­cas neo­li­be­ra­les como lo hizo en su día el Par­ti­do Popu­lar.
El chan­ta­je es per­ma­nen­te en el sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Si los trabajadores/​as, asus­ta­dos, segui­mos dan­do pasos para atrás en la defen­sa de nues­tros dere­chos ter­mi­na­re­mos cayen­do al pre­ci­pi­cio. No debe­mos de pen­sar de modo egoís­ta bus­can­do solu­cio­nes indi­vi­dua­les a cos­ta de la des­gra­cia de los otros. Esta­re­mos hacien­do el jue­go al sis­te­ma y los que pien­sen que se han libra­do ter­mi­na­ran sien­do igual­men­te víc­ti­mas de la exclu­sión social.
Des­de UNIDAD DEL PUEBLO, pen­sa­mos que esta cri­sis nos da la opor­tu­ni­dad de ele­gir, de salir de unas diná­mi­cas per­ver­sas cuyos efec­tos esta­mos vivien­do día a día en nues­tra fami­lia, nues­tros ami­gos, nues­tros veci­nos… No pode­mos per­mi­tir que nues­tro futu­ro se deci­da en las mesas de unos pode­ro­sos a los que no hemos ele­gi­do. Este sis­te­ma está ago­ta­do y es cada vez más cruel con los más débi­les; demos un paso al fren­te en direc­ción a otro futu­ro más jus­to, más libre y más soli­da­rio: Una Cana­rias Libre y Socia­lis­ta.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *