La debi­li­dad de un gobierno- Anto­nio Alvarez-Solis

No es fácil medir la debi­li­dad de un gobierno. La debi­li­dad cons­ti­tu­ye un défi­cit pri­mor­dial­men­te moral y, como toda expre­sión moral, es difí­cil cali­brar­la con datos numé­ri­cos y refe­ren­cias estric­ta­men­te mate­ria­les. Hay un dato, sin embar­go, que orien­ta sobre este asun­to: la dure­za en los com­por­ta­mien­tos guber­na­men­ta­les y el volu­men y per­fil de sus con­tra­dic­cio­nes. Los gobier­nos débi­les, es decir, de bajo nivel moral, sue­len exhi­bir una dure­za poco o nada estruc­tu­ra­da y, ade­más, extem­po­rá­nea. Por ejem­plo, la deci­sión del Gobierno de Madrid de mili­ta­ri­zar el ser­vi­cio del con­trol aéreo. Hay en esa mili­ta­ri­za­ción dos ras­gos que, ade­más, la con­de­nan polí­ti­ca­men­te: su pro­ce­der subrep­ti­cio y la for­ma sor­pre­si­va con que se quie­re realizar.

La mayo­ría de las mili­ta­ri­za­cio­nes sue­len rea­li­zar­se cuan­do la capa­ci­dad polí­ti­ca está en rui­nas; cuan­do el gobierno se ve inca­paz de manio­brar con herra­mien­tas civi­les. Espa­ña ha sido pró­di­ga en mili­ta­ri­za­cio­nes, sobre todo en ser­vi­cios de gran eco popu­lar, como los trans­por­tes y comu­ni­ca­cio­nes. Podrían recor­dar­se nume­ro­sas y vio­len­tas inter­ven­cio­nes guber­na­men­ta­les en los ferro­ca­rri­les para hacer fren­te a situa­cio­nes que desem­bo­ca­ron al fin en suce­sos sangrientos.

Cuan­do el con­flic­to, nor­mal­men­te una huel­ga, se pro­du­ce en ámbi­tos deno­mi­na­dos estra­té­gi­cos por su reper­cu­sión en la vida coti­dia­na de la ciu­da­da­nía, algu­nos gobier­nos acu­san su debi­li­dad polí­ti­ca con expre­sio­nes agu­das de mie­do ante la res­pues­ta de la calle. Ése es el momen­to en que esos gobier­nos se aco­gen a la fuer­za mili­tar. Y es el empleo de esa fuer­za la que aca­ba pre­ci­sa­men­te por des­mo­ro­nar­los. El recur­so a la mili­ta­ri­za­ción trans­mi­te debi­li­dad polí­ti­ca, sobre todo en pue­blos que no han ges­ta­do la demo­cra­cia en cual­quie­ra de sus mani­fes­ta­cio­nes históricas.

No hemos de olvi­dar, lle­ga­dos a este pun­to, que Espa­ña ha vivi­do la casi tota­li­dad de su his­to­ria en un recin­to dic­ta­to­rial, lo que la inva­li­dó para toda moder­ni­dad social y malo­gró el audaz expe­ri­men­to de las dos repú­bli­cas. El pue­blo espa­ñol se mue­ve, pues, por emo­cio­nes muy inma­du­ras que le impi­den una refle­xión orde­na­da sobre los pro­ce­di­mien­tos polí­ti­cos a emplear en cada momen­to. Se bam­bo­lea entre un cau­di­lla­je faná­ti­co que le evi­te el tra­ba­jo com­ple­jo del pen­sa­mien­to y una anar­quía pri­ma­ria y des­me­du­la­da, sin la noble­za de todo con­te­ni­do ideo­ló­gi­co sóli­do y opues­ta para­dó­ji­ca­men­te a ese cau­di­lla­je. El espa­ñol no ha ela­bo­ra­do un sen­ti­do efec­ti­vo de la colec­ti­vi­dad como suje­to de dere­chos y obligaciones.

Esto, repi­to, sus­ten­ta des­or­de­na­da­men­te gobier­nos que osci­lan entre el hala­go con­tra­dic­to­rio a las masas efer­ves­cen­tes y con­fu­sas y la repre­sión final de esas masas cuan­do al fin se enfren­tan al poder vacío. El uso de la fuer­za mili­tar o de la actua­ción foren­se sin ton ni son fes­to­nea estos perio­dos de des­or­den gubernamental.

El mun­do está vivien­do una épo­ca de dure­za guber­na­men­tal ‑en algu­nos paí­ses de occi­den­te ate­nua­da por el fun­cio­na­mien­to al menos facial de la demo­cra­cia- y como con­se­cuen­cia la bre­cha exis­ten­te entre la cla­se gober­nan­te y la ciu­da­da­nía se va amplian­do de modo muy sensible.

En Espa­ña ese dis­tan­cia­mien­to alcan­za ya cum­bres escan­da­lo­sas. El Gobierno socia­lis­ta se cuar­tea sin saber cómo sal­var su pro­pio enun­cia­do ideo­ló­gi­co y, a la vez, cómo ser­vir con la máxi­ma efi­ca­cia a la cla­se domi­nan­te. Pro­duc­to de esta incer­ti­dum­bre posi­cio­nal es la actua­ción mul­ti­di­rec­cio­nal de su pre­si­den­te, Sr. Zapa­te­ro, que ha de hacer escan­da­lo­sos, por inú­ti­les sobre todo, equi­li­brios entre el jaco­bi­nis­mo nacio­na­lis­ta espa­ñol y los nacio­na­lis­mos cata­lán y vas­co que bus­can la sobe­ra­nía de sus ciu­da­da­nos. Por aho­ra este balan­ceo entre los tres nacio­na­lis­mos ha pro­du­ci­do un robus­te­ci­mien­to pasio­nal de ele­men­tal nacio­na­lis­mo espa­ñol ‑que se ha endu­re­ci­do fren­te al Gabi­ne­te Zapa­te­ro- y un cre­ci­mien­to muy visi­ble en los nacio­na­lis­mos sobe­ra­nis­tas vas­co y cata­lán, que está des­pe­jan­do de paso el doble jue­go de los nacio­na­lis­tas con­ser­va­do­res de Cata­lun­ya y Euskadi.

El cuar­tea­mien­to polí­ti­co del Esta­do no pue­de rever­tir, por tan­to, más que en un endu­re­ci­mien­to del poder cen­tral que afec­ta a las liber­ta­des fun­da­men­ta­les y a los dere­chos huma­nos y cívi­cos de la ciu­da­da­nía. Para­do­jal­men­te, el sis­te­ma car­ce­la­rio, de tipo mate­rial o psi­co­ló­gi­co, en que ha deve­ni­do el Esta­do espa­ñol actúa como gri­lle­te sobre sus mis­mos diri­gen­tes, ya que les impi­de la prác­ti­ca de la razón y del nor­mal con­ve­nio en torno a los gra­ví­si­mos pro­ble­mas exis­ten­tes. La debi­li­dad del meca­nis­mo polí­ti­co espa­ñol se acen­túa por momen­tos y aumen­ta­rá la des­truc­ción del apa­ra­to ins­ti­tu­cio­nal, sos­te­ni­do sim­ple­men­te sobre una pura y dis­pa­ra­ta­da retó­ri­ca que denun­cia, con la con­tra­po­si­ción de los hechos, su ansie­dad por la pura supervivencia.

Aho­ra bien, cabe pedir que cada cual se lla­me a la res­pon­sa­bi­li­dad que entra­ña esta des­com­po­si­ción polí­ti­ca, tan­to en Espa­ña como en Cata­lun­ya y Eus­ka­di. Entre los que se recla­man de nacio­na­lis­tas vas­cos o cata­la­nes que­da por ver si son capa­ces de apro­ve­char la situa­ción para con­cen­trar y radi­ca­li­zar sus fuer­zas para con­du­cir a ambas nacio­nes hacia la sobe­ra­nía que les corres­pon­de como tales enti­da­des nacio­na­les. La hora no es para ama­sar una pas­ta sos­pe­cho­sa y que­bra­di­za, sino para fabri­car un pan que hue­la a horno casero.

Com­pren­de cual­quier ana­lis­ta serio la irri­ta­ción con que los sobe­ra­nis­tas con­tem­plan las manio­bras tor­tuo­sas con que los nacio­na­lis­tas de fra­se y nego­cio pro­ce­den en su mer­ca­do subur­bial al inter­cam­bio de la ideo­lo­gía sóli­da por con­ce­sio­nes cuya mate­ria se alcan­za­rían sin mayor esfuer­zo en el mar­co de una polí­ti­ca sobe­ra­na. Entien­do que el aber­tza­lis­mo pro­gre­sis­ta y de izquier­da plan­tee con len­gua­je cada vez más cla­ro la iden­ti­dad que exis­te entre liber­tad nacio­nal y el ver­da­de­ro pro­gre­so de Eus­ka­di o Cata­lun­ya. En esta últi­ma los par­ti­da­rios del sobe­ra­nis­mo están asis­tien­do a un preo­cu­pan­te vai­vén de orga­ni­za­cio­nes como Esque­rra y el con­glo­me­ra­do eco­co­mu­nis­ta, que mani­fies­tan en el ámbi­to cata­lán lo que lue­go embo­rro­nan con su com­por­ta­mien­to en el Par­la­men­to espa­ñol. Lo mis­mo cabe decir del peneu­vis­mo que se mane­ja en la Cáma­ra de Madrid. Hay una rara som­bra de espa­ño­li­dad incier­ta capaz de redu­cir la luz soberanista.

Lo que pare­ce evi­den­te es que la dure­za legis­la­ti­va y eje­cu­ti­va del Gobierno del Sr. Zapa­te­ro infic­cio­na la demo­cra­cia y arrui­na las liber­ta­des. Su huí­da per­ma­nen­te hacia la cir­cun­va­la­ción de los pro­ble­mas le va recor­tan­do su espa­cio polí­ti­co, como le ha suce­di­do aho­ra con su nega­ti­va a reu­nir­se con la mine­ría socia­lis­ta de Astu­rias y León en Rodiez­mo. Ya no tie­ne nada que decir­les a quie­nes ha enga­ña­do sis­te­má­ti­ca­men­te sobre el man­te­ni­mien­to de los dere­chos socia­les que has­ta aho­ra nutrían el difun­to esta­do del bienestar.

Madrid y sus coad­ju­to­res en Cata­lun­ya y Eus­ka­di están jugan­do una par­ti­da sim­plo­na en don­de cla­man con­tra la intran­si­gen­cia mien­tras, al mis­mo tiem­po, van agu­sa­nan­do las pocas herra­mien­tas auto­nó­mi­cas que que­dan uti­li­za­bles. Gober­nar con las fuer­zas de orden públi­co, los jue­ces y la orga­ni­za­ción mili­tar no es gober­nar. Y esto lo saben tan­to en Madrid como en Lakua. Si no se recu­pe­ra la fle­xi­bi­li­dad que es tri­bu­ta­ria de la razón, el cho­que social con­ti­nua­rá pre­va­le­cien­do en tie­rras cata­la­nas y vas­cas. Fren­te a ello ya no vale, en bue­na aspi­ra­ción a lo polí­ti­co, con­vo­yar con leyes situa­cio­na­les las agre­sio­nes que se pro­du­cen a los dos pue­blos. Lo que qui­zá escan­da­li­ce segu­ra­men­te más a la ciu­da­da­nía es que esta rigi­dez por par­te del Gobierno cen­tral ven­ga enva­sa­da en una dure­za que quie­re apa­ren­tar pul­so fir­me y defen­sa de los valo­res fun­da­men­ta­les de la con­vi­ven­cia. Terri­ble debilidad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.