La debi­li­dad de un gobierno- Anto­nio Alva­rez-Solis

No es fácil medir la debi­li­dad de un gobierno. La debi­li­dad cons­ti­tu­ye un défi­cit pri­mor­dial­men­te moral y, como toda expre­sión moral, es difí­cil cali­brar­la con datos numé­ri­cos y refe­ren­cias estric­ta­men­te mate­ria­les. Hay un dato, sin embar­go, que orien­ta sobre este asun­to: la dure­za en los com­por­ta­mien­tos guber­na­men­ta­les y el volu­men y per­fil de sus con­tra­dic­cio­nes. Los gobier­nos débi­les, es decir, de bajo nivel moral, sue­len exhi­bir una dure­za poco o nada estruc­tu­ra­da y, ade­más, extem­po­rá­nea. Por ejem­plo, la deci­sión del Gobierno de Madrid de mili­ta­ri­zar el ser­vi­cio del con­trol aéreo. Hay en esa mili­ta­ri­za­ción dos ras­gos que, ade­más, la con­de­nan polí­ti­ca­men­te: su pro­ce­der subrep­ti­cio y la for­ma sor­pre­si­va con que se quie­re rea­li­zar.

La mayo­ría de las mili­ta­ri­za­cio­nes sue­len rea­li­zar­se cuan­do la capa­ci­dad polí­ti­ca está en rui­nas; cuan­do el gobierno se ve inca­paz de manio­brar con herra­mien­tas civi­les. Espa­ña ha sido pró­di­ga en mili­ta­ri­za­cio­nes, sobre todo en ser­vi­cios de gran eco popu­lar, como los trans­por­tes y comu­ni­ca­cio­nes. Podrían recor­dar­se nume­ro­sas y vio­len­tas inter­ven­cio­nes guber­na­men­ta­les en los ferro­ca­rri­les para hacer fren­te a situa­cio­nes que desem­bo­ca­ron al fin en suce­sos san­grien­tos.

Cuan­do el con­flic­to, nor­mal­men­te una huel­ga, se pro­du­ce en ámbi­tos deno­mi­na­dos estra­té­gi­cos por su reper­cu­sión en la vida coti­dia­na de la ciu­da­da­nía, algu­nos gobier­nos acu­san su debi­li­dad polí­ti­ca con expre­sio­nes agu­das de mie­do ante la res­pues­ta de la calle. Ése es el momen­to en que esos gobier­nos se aco­gen a la fuer­za mili­tar. Y es el empleo de esa fuer­za la que aca­ba pre­ci­sa­men­te por des­mo­ro­nar­los. El recur­so a la mili­ta­ri­za­ción trans­mi­te debi­li­dad polí­ti­ca, sobre todo en pue­blos que no han ges­ta­do la demo­cra­cia en cual­quie­ra de sus mani­fes­ta­cio­nes his­tó­ri­cas.

No hemos de olvi­dar, lle­ga­dos a este pun­to, que Espa­ña ha vivi­do la casi tota­li­dad de su his­to­ria en un recin­to dic­ta­to­rial, lo que la inva­li­dó para toda moder­ni­dad social y malo­gró el audaz expe­ri­men­to de las dos repú­bli­cas. El pue­blo espa­ñol se mue­ve, pues, por emo­cio­nes muy inma­du­ras que le impi­den una refle­xión orde­na­da sobre los pro­ce­di­mien­tos polí­ti­cos a emplear en cada momen­to. Se bam­bo­lea entre un cau­di­lla­je faná­ti­co que le evi­te el tra­ba­jo com­ple­jo del pen­sa­mien­to y una anar­quía pri­ma­ria y des­me­du­la­da, sin la noble­za de todo con­te­ni­do ideo­ló­gi­co sóli­do y opues­ta para­dó­ji­ca­men­te a ese cau­di­lla­je. El espa­ñol no ha ela­bo­ra­do un sen­ti­do efec­ti­vo de la colec­ti­vi­dad como suje­to de dere­chos y obli­ga­cio­nes.

Esto, repi­to, sus­ten­ta des­or­de­na­da­men­te gobier­nos que osci­lan entre el hala­go con­tra­dic­to­rio a las masas efer­ves­cen­tes y con­fu­sas y la repre­sión final de esas masas cuan­do al fin se enfren­tan al poder vacío. El uso de la fuer­za mili­tar o de la actua­ción foren­se sin ton ni son fes­to­nea estos perio­dos de des­or­den guber­na­men­tal.

El mun­do está vivien­do una épo­ca de dure­za guber­na­men­tal ‑en algu­nos paí­ses de occi­den­te ate­nua­da por el fun­cio­na­mien­to al menos facial de la demo­cra­cia- y como con­se­cuen­cia la bre­cha exis­ten­te entre la cla­se gober­nan­te y la ciu­da­da­nía se va amplian­do de modo muy sen­si­ble.

En Espa­ña ese dis­tan­cia­mien­to alcan­za ya cum­bres escan­da­lo­sas. El Gobierno socia­lis­ta se cuar­tea sin saber cómo sal­var su pro­pio enun­cia­do ideo­ló­gi­co y, a la vez, cómo ser­vir con la máxi­ma efi­ca­cia a la cla­se domi­nan­te. Pro­duc­to de esta incer­ti­dum­bre posi­cio­nal es la actua­ción mul­ti­di­rec­cio­nal de su pre­si­den­te, Sr. Zapa­te­ro, que ha de hacer escan­da­lo­sos, por inú­ti­les sobre todo, equi­li­brios entre el jaco­bi­nis­mo nacio­na­lis­ta espa­ñol y los nacio­na­lis­mos cata­lán y vas­co que bus­can la sobe­ra­nía de sus ciu­da­da­nos. Por aho­ra este balan­ceo entre los tres nacio­na­lis­mos ha pro­du­ci­do un robus­te­ci­mien­to pasio­nal de ele­men­tal nacio­na­lis­mo espa­ñol ‑que se ha endu­re­ci­do fren­te al Gabi­ne­te Zapa­te­ro- y un cre­ci­mien­to muy visi­ble en los nacio­na­lis­mos sobe­ra­nis­tas vas­co y cata­lán, que está des­pe­jan­do de paso el doble jue­go de los nacio­na­lis­tas con­ser­va­do­res de Cata­lun­ya y Eus­ka­di.

El cuar­tea­mien­to polí­ti­co del Esta­do no pue­de rever­tir, por tan­to, más que en un endu­re­ci­mien­to del poder cen­tral que afec­ta a las liber­ta­des fun­da­men­ta­les y a los dere­chos huma­nos y cívi­cos de la ciu­da­da­nía. Para­do­jal­men­te, el sis­te­ma car­ce­la­rio, de tipo mate­rial o psi­co­ló­gi­co, en que ha deve­ni­do el Esta­do espa­ñol actúa como gri­lle­te sobre sus mis­mos diri­gen­tes, ya que les impi­de la prác­ti­ca de la razón y del nor­mal con­ve­nio en torno a los gra­ví­si­mos pro­ble­mas exis­ten­tes. La debi­li­dad del meca­nis­mo polí­ti­co espa­ñol se acen­túa por momen­tos y aumen­ta­rá la des­truc­ción del apa­ra­to ins­ti­tu­cio­nal, sos­te­ni­do sim­ple­men­te sobre una pura y dis­pa­ra­ta­da retó­ri­ca que denun­cia, con la con­tra­po­si­ción de los hechos, su ansie­dad por la pura super­vi­ven­cia.

Aho­ra bien, cabe pedir que cada cual se lla­me a la res­pon­sa­bi­li­dad que entra­ña esta des­com­po­si­ción polí­ti­ca, tan­to en Espa­ña como en Cata­lun­ya y Eus­ka­di. Entre los que se recla­man de nacio­na­lis­tas vas­cos o cata­la­nes que­da por ver si son capa­ces de apro­ve­char la situa­ción para con­cen­trar y radi­ca­li­zar sus fuer­zas para con­du­cir a ambas nacio­nes hacia la sobe­ra­nía que les corres­pon­de como tales enti­da­des nacio­na­les. La hora no es para ama­sar una pas­ta sos­pe­cho­sa y que­bra­di­za, sino para fabri­car un pan que hue­la a horno case­ro.

Com­pren­de cual­quier ana­lis­ta serio la irri­ta­ción con que los sobe­ra­nis­tas con­tem­plan las manio­bras tor­tuo­sas con que los nacio­na­lis­tas de fra­se y nego­cio pro­ce­den en su mer­ca­do subur­bial al inter­cam­bio de la ideo­lo­gía sóli­da por con­ce­sio­nes cuya mate­ria se alcan­za­rían sin mayor esfuer­zo en el mar­co de una polí­ti­ca sobe­ra­na. Entien­do que el aber­tza­lis­mo pro­gre­sis­ta y de izquier­da plan­tee con len­gua­je cada vez más cla­ro la iden­ti­dad que exis­te entre liber­tad nacio­nal y el ver­da­de­ro pro­gre­so de Eus­ka­di o Cata­lun­ya. En esta últi­ma los par­ti­da­rios del sobe­ra­nis­mo están asis­tien­do a un preo­cu­pan­te vai­vén de orga­ni­za­cio­nes como Esque­rra y el con­glo­me­ra­do eco­co­mu­nis­ta, que mani­fies­tan en el ámbi­to cata­lán lo que lue­go embo­rro­nan con su com­por­ta­mien­to en el Par­la­men­to espa­ñol. Lo mis­mo cabe decir del peneu­vis­mo que se mane­ja en la Cáma­ra de Madrid. Hay una rara som­bra de espa­ño­li­dad incier­ta capaz de redu­cir la luz sobe­ra­nis­ta.

Lo que pare­ce evi­den­te es que la dure­za legis­la­ti­va y eje­cu­ti­va del Gobierno del Sr. Zapa­te­ro infic­cio­na la demo­cra­cia y arrui­na las liber­ta­des. Su huí­da per­ma­nen­te hacia la cir­cun­va­la­ción de los pro­ble­mas le va recor­tan­do su espa­cio polí­ti­co, como le ha suce­di­do aho­ra con su nega­ti­va a reu­nir­se con la mine­ría socia­lis­ta de Astu­rias y León en Rodiez­mo. Ya no tie­ne nada que decir­les a quie­nes ha enga­ña­do sis­te­má­ti­ca­men­te sobre el man­te­ni­mien­to de los dere­chos socia­les que has­ta aho­ra nutrían el difun­to esta­do del bien­es­tar.

Madrid y sus coad­ju­to­res en Cata­lun­ya y Eus­ka­di están jugan­do una par­ti­da sim­plo­na en don­de cla­man con­tra la intran­si­gen­cia mien­tras, al mis­mo tiem­po, van agu­sa­nan­do las pocas herra­mien­tas auto­nó­mi­cas que que­dan uti­li­za­bles. Gober­nar con las fuer­zas de orden públi­co, los jue­ces y la orga­ni­za­ción mili­tar no es gober­nar. Y esto lo saben tan­to en Madrid como en Lakua. Si no se recu­pe­ra la fle­xi­bi­li­dad que es tri­bu­ta­ria de la razón, el cho­que social con­ti­nua­rá pre­va­le­cien­do en tie­rras cata­la­nas y vas­cas. Fren­te a ello ya no vale, en bue­na aspi­ra­ción a lo polí­ti­co, con­vo­yar con leyes situa­cio­na­les las agre­sio­nes que se pro­du­cen a los dos pue­blos. Lo que qui­zá escan­da­li­ce segu­ra­men­te más a la ciu­da­da­nía es que esta rigi­dez por par­te del Gobierno cen­tral ven­ga enva­sa­da en una dure­za que quie­re apa­ren­tar pul­so fir­me y defen­sa de los valo­res fun­da­men­ta­les de la con­vi­ven­cia. Terri­ble debi­li­dad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *