Inde­pen­den­cia y socia­lis­mo- Martxe­lo Diaz

La sen­ten­cia de la Cor­te Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia (CIJ) decla­ran­do la legi­ti­mi­dad de la inde­pen­den­cia de Koso­vo ha sido aco­gi­da favo­ra­ble­men­te entre muchos de quie­nes defien­den la legi­ti­mi­dad de Eus­kal Herria a dis­po­ner de un Esta­do propio.

Es cier­to que el hecho de que un terri­to­rio como Koso­vo, que no esta­ba con­si­de­ra­do como repú­bli­ca en Yugos­la­via, acce­da a la inde­pen­den­cia abre pers­pec­ti­vas de que otras nacio­nes a las que has­ta aho­ra no se les ha per­mi­ti­do ejer­cer el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción pue­dan hacer­lo. Dicho de otro modo, si se per­mi­te a Koso­vo ser inde­pen­dien­te no exis­te legi­ti­mi­dad para impe­dir que Eus­kal Herria, Paï­sos Cata­lans, Cor­si­ca, Flan­des o Esco­cia pue­dan con­for­mar un Esta­do pro­pio si sus ciu­da­da­nos así lo deci­den. El Gobierno espa­ñol pue­de decir misa y sub­ra­yar que los Bal­ca­nes no se pare­cen en nada a Eus­kal Herria, pero lo cier­to es que, des­de la pers­pec­ti­va de Madrid, es un mal pre­ce­den­te. Malísimo.

Pero el mode­lo de acce­so a la inde­pen­den­cia que ha teni­do Koso­vo es recha­za­ble des­de un pun­to de vis­ta de izquier­das. Su mayor vale­dor ha sido la OTAN, que diri­gi­da por Javier Sola­na, no dudó en bom­bar­dear obje­ti­vos civi­les, como la sede de la tele­vi­sión públi­ca ser­bia RTS en Bel­gra­do, cau­san­do la muer­te de 16 per­so­nas, la mayo­ría de ellos téc­ni­cos. Por accio­nes simi­la­res se han rea­li­za­do jui­cios por crí­me­nes de gue­rra. Pero la OTAN es la OTAN.

Las mul­ti­na­cio­na­les ya han empe­za­do a pre­pa­rar­se para explo­tar los recur­sos mine­ra­les de Koso­vo. Y es que cuan­do se reci­be el apo­yo del Capi­tal, éste siem­pre se cobra sus cuentas.

Muchas de las inde­pen­den­cias que se han regis­tra­do en Euro­pa pre­sen­tan un pano­ra­ma deso­la­dor des­de el pun­to de vis­ta social. Esto­nia, Litua­nia y Leto­nia, anti­guas repú­bli­cas sovié­ti­cas, han caí­do en el más sal­va­je neo­li­be­ra­lis­mo y las ayu­das socia­les son un recuer­do del pasa­do, mien­tras se prohí­be el sím­bo­lo de la hoz y el mar­ti­llo. Croa­cia es la reser­va espi­ri­tual del ultra­ca­to­li­cis­mo más ran­cio y Bos­nia-Her­ze­go­vi­na es un esta­do falli­do. Un mal ejemplo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *