Chi­na y el futu­ro geo­po­lí­ti­vo de Kir­guis­tán- F. William Engdahl.

¿Quién se bene­fi­cia con la revo­lu­ción de Kirguistán?

JPEG - 23.1 KB
El pri­mer minis­tro chino Wen Jia­bao (a la dere­cha) y el enton­ces pri­mer minis­tro de Kir­guis­tán Igor V. Chu­di­nov se estre­chan las manos en la cere­mo­nia de inau­gu­ra­ción de la cum­bre de la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do de Coope­ra­ción de Shan­gai, cele­bra­da en Pekín, el 14 de octu­bre de 2009. El pri­mer minis­tro chino reci­bió con todos los hono­res a Chu­di­nov, úni­co pri­mer minis­tro de Kir­guis­tán que ha visi­ta­do Chi­na en los últi­mos 16 años.
(Foto Pool/​Getty Images) 

El for­ta­le­ci­mien­to de los víncu­los eco­nó­mi­cos entre Chi­na y el régi­men del ex pre­si­den­te de Kir­guis­tán Askar Aka­yev es la prin­ci­pal razón que lle­vó a Washing­ton a aban­do­nar a su ex alia­do Aka­yev, lue­go de haber­le pres­ta­do su apo­yo duran­te 10 años. En junio de 2001, Chi­na, Rusia, Uzbe­kis­tán, Kazajs­tán, Tayi­kis­tán y Kir­guis­tán fir­ma­ban el acta de naci­mien­to de la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do de Coope­ra­ción de Shanghai. Tres días más tar­de, Pekín ofi­cia­li­za­ba un impor­tan­te prés­ta­mo des­ti­na­do a Kir­guis­tán para la com­pra de mate­rial mili­tar [1].

Des­pués del 11 de sep­tiem­bre de 2001, el Pen­tá­gono daba ini­cio a lo que se ha con­si­de­ra­do como la más impor­tan­te modi­fi­ca­ción del des­plie­gue mili­tar esta­dou­ni­den­se fue­ra de fron­te­ras des­de el fin de la Segun­da Gue­rra Mun­dial. El obje­ti­vo era posi­cio­nar las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses en fun­ción de un «arco de ines­ta­bi­li­dad», a lo lar­go del Medi­te­rrá­neo, Áfri­ca, el Medio Orien­te, el Cáu­ca­so así como el cen­tro y el sur de Asia [2].

En aquel momen­to, Aka­yev pro­pu­so la cesión al Pen­tá­gono de su mayor base mili­tar en la región, la de Manas. Aque­llo cau­só la alar­ma de Chi­na, que tie­ne fron­te­ras con Kir­guis­tán. En coor­di­na­ción con Rusia, Chi­na lle­vó a la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do de Coope­ra­ción de Shan­gai a expre­sar su opo­si­ción y lan­zó un lla­ma­do al reti­ro de las tro­pas pre­sen­tes en las bases esta­dou­ni­den­ses del Asia central.

Según el Wall Street Jour­nal, en aquel momen­to Chi­na empren­dió tam­bién nego­cia­cio­nes secre­tas con vis­tas a la aper­tu­ra de su pro­pia base en Kir­guis­tán y a la modi­fi­ca­ción de la fron­te­ra, dan­do así lugar a una tem­pes­tad polí­ti­ca con­tra Aka­yev en mar­zo de 2002.

Phi­lip Shish­kin, del Wall Street Jour­nal, seña­la­ba: «Recu­rrien­do a una “diplo­ma­cia de la Ruta de la seda” y bus­can­do la supre­sión de las gue­rri­llas uigu­res –cuyo cata­li­za­dor se encon­tra­ba prin­ci­pal­men­te en la urgen­te nece­si­dad de fon­dos para dete­ner la caí­da libre de la eco­no­mía inter­na– las tomas de posi­ción de Aka­yev para ali­near a su país con Pekín exas­pe­ra­ron a Washing­ton, que veía en Chi­na un obs­tácu­lo para su pro­gra­ma de expan­sión estra­té­gi­ca.» [3].

Shish­kin agre­ga­ba: «El pun­to de vis­ta esta­dou­ni­den­se sobre esa peli­gro­sa situa­ción podía resu­mir­se de la siguien­te mane­ra: “debi­do a la lar­ga fron­te­ra de 1 100 kiló­me­tros que sepa­ra a Chi­na y Kir­guis­tán –y la pre­sen­cia esta­dou­ni­den­se, ya con­si­de­ra­ble en los veci­nos Uzbe­kis­tán y Tayi­kis­tán– la caí­da del gobierno pro­chino del pre­si­den­te Aka­yev, caí­do en des­gra­cia, sería una vic­to­ria nada des­pre­cia­ble para la polí­ti­ca de con­ten­ción”.» [4].

A par­tir de aquel momen­to, Washing­ton lan­zó un masi­vo finan­cia­mien­to a tra­vés de la Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy (NED) y uti­li­zó como arma la ayu­da de la Albert Eins­tein Ins­ti­tu­tion y de la Free­dom Hou­se, e inclu­so la del Depar­ta­men­to de Esta­do y el FMI, para final­men­te derro­car, duran­te la revo­lu­ción de los tuli­pa­nes de 2005, el régi­men de Aka­yev, que ya no le ins­pi­ra­ba con­fian­za [5] [Sobre las orga­ni­za­cio­nes ante­rior­men­te men­cio­na­das, ver «La NED, nébu­leu­se de l’ingérence «démo­cra­ti­que»», «L’Albert Eins­tein Ins­ti­tu­tion: la non-vio­len­ce ver­sion CIA» y «Free­dom Hou­se: quand la liber­té n’est qu’un slo­gan», Réseau Vol­tai­re, 22 de enero de 2004, 4 de junio de 2007 y 7 de sep­tiem­bre de 2004.]].

Hoy en día, pare­ce lógi­co que Chi­na sea la poten­cia más intere­sa­da en el futu­ro polí­ti­co de Kir­guis­tán. Unos 850 kiló­me­tros de la fron­te­ra entre Kir­guis­tán y Chi­na colin­dan con la sen­si­ble pro­vin­cia de Xin­jiang. Fue pre­ci­sa­men­te en esa pro­vin­cia que esta­lla­ron, en junio de 2009, los inci­den­tes pro­vo­ca­dos por los uigu­res [6], que con­ta­ron con el apo­yo del Con­gre­so Mun­dial Uigur –orga­ni­za­ción finan­cia­da por Esta­dos Uni­dos y diri­gi­da por «la ex lavan­de­ra» Rebi­ya Kadir– así como el de la «ONG» de la Casa Blan­ca que se encar­ga de los cam­bios de régi­men, la Natio­nal Endow­ment for Democracy.

Tam­bién fron­te­ri­za con la ines­ta­ble región autó­no­ma del Tíbet, la región de Xin­jiang cons­ti­tu­ye una vital encru­ci­ja­da para la red de tube­rías que tras­la­dan los recur­sos ener­gé­ti­cos hacia Chi­na, des­de Kazajs­tán y, final­men­te, des­de Rusia. La región de Xin­jiang abri­ga ade­más impor­tan­tes reser­vas de petró­leo, indis­pen­sa­bles para el con­su­mo domés­ti­co de Chi­na [7].

JPEG - 21.8 KB
Una cone­xión del oleo­duc­to entre Chi­na y Kazajs­tán. Una nue­va ins­ta­la­ción de ese tipo se cons­tru­ye actual­men­te y ele­va­ría la capa­ci­dad de trans­por­te a 400 000 barri­les dia­rios. En 1997, Chi­na y Kazajs­tán acor­da­ron la crea­ción de una com­pa­ñía petro­le­ra con­jun­ta, fru­to de la cola­bo­ra­ción entre la Chi­na Petro­leum Cor­po­ra­tion (CNPC) y Kaz­Mu­nai­Gas. El obje­ti­vo con­jun­to anun­cia­do por las par­tes con­sis­te en conec­tar el Mar Cas­pio con la región de Xin­jiang median­te un oleoducto. 

La fron­te­ra entre Kir­guis­tán y Chi­na es poro­sa y un con­si­de­ra­ble flu­jo de per­so­nas cir­cu­la entre la región chi­na de Xin­jiang y el terri­to­rio de Kir­guis­tán. El núme­ro de chi­nos, entre ellos uigu­res, que viven en Kir­guis­tán está esti­ma­do en 30 000. Cer­ca de 100 000 kir­gui­zios viven en Xinjiang.

En pocas pala­bras, los pues­tos avan­za­dos esta­dou­ni­den­ses en Kir­guis­tán tie­nen más con­se­cuen­cias para la segu­ri­dad nacio­nal chi­na que los modes­tos refuer­zos envia­dos a las zonas de com­ba­te en Afga­nis­tán. Para las agen­cias de inte­li­gen­cia de Esta­dos Uni­dos y para el Pen­tá­gono, se tra­ta de un terreno ideal para la rea­li­za­ción de ope­ra­cio­nes clan­des­ti­nas de des­es­ta­bi­li­za­ción en la región de Xin­jiang, pro­vin­cia polí­ti­ca­men­te frá­gil y tre­men­da­men­te vital para la estra­te­gia chi­na. La cir­cu­la­ción a tra­vés de la fron­te­ra ofre­ce una cober­tu­ra per­fec­ta para las acti­vi­da­des de espio­na­je esta­dou­ni­den­ses y para la posi­ble rea­li­za­ción de sabo­ta­jes [8].

Según el ex emba­ja­dor indio K. Gajen­dra Singh, quien se encuen­tra actual­men­te jubi­la­do de sus fun­cio­nes como diplo­má­ti­co y diri­ge la Fun­da­ción de Estu­dios Indo-tur­cos de Nue­va Delhi, al per­mi­tir que las fuer­zas mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses uti­li­cen la base aérea de Manas y al pro­veer­las, entre otras cosas, de equi­pa­mien­to elec­tró­ni­co de alta tec­no­lo­gía, el régi­men de Bakiev les faci­li­ta la vigi­lan­cia sobre las bases mili­ta­res y los prin­ci­pa­les empla­za­mien­tos des­ti­na­dos al lan­za­mien­to de misi­les en la región chi­na de Xin­jiang [9].

Recien­te­men­te crea­da por el Pen­tá­gono, ofi­cial­men­te con el fin de abas­te­cer las zonas de com­ba­te afga­nas, la red de dis­tri­bu­ción del Nor­te (NDN, Northern Dis­tri­bu­tion Net­work) se agre­ga a las preo­cu­pa­cio­nes de Pekín cuan­do se abor­da el tema de las ope­ra­cio­nes esta­dou­ni­den­ses en Kirguistán.

La red de dis­tri­bu­ción del nor­te atra­vie­sa Tayi­kis­tán, Uzbe­kis­tán y Kir­guis­tán. Muchos de los miem­bros de la Orga­ni­za­ción de Coope­ra­ción de Shan­gai sos­pe­chan que el Pen­tá­gono quie­re uti­li­zar esa red para gene­rar ata­ques simul­tá­neos por par­te de gru­púscu­los como el «Movi­mien­to Islá­mi­co de Uzbe­kis­tán» o la «Unión de la Yihad Islá­mi­ca» y el oscu­ro movi­mien­to Hizb ut-Tahir, resi­den­tes todos en el valle de Fer­ga­na, que se extien­de sobre los tres Esta­dos que abar­ca la NDN [10].

Pekín no obser­va pasi­va­men­te lo que suce­de en Kir­guis­tán. Es evi­den­te que Chi­na se pre­pa­ra para jugar su mejor car­ta, la eco­nó­mi­ca, para garan­ti­zar rela­cio­nes estre­chas y más amis­to­sas con el nue­vo gobierno de Kir­guis­tán, sea cual sea.

En junio de 2009, en el mar­co de una asam­blea de la Orga­ni­za­ción de Coope­ra­ción de Shan­gai rea­li­za­da en Eka­te­rim­bur­go (Rusia), el pre­si­den­te chino Hu Jin­tao pro­me­tió un fon­do de 10 000 millo­nes de dóla­res para un futu­ro pro­gra­ma de ayu­da des­ti­na­do a los paí­ses miem­bros: Kazajs­tán, Tayi­kis­tán, Uzbe­kis­tán y Kir­guis­tán. Nada de lo pro­me­ti­do por Washing­ton a Kir­guis­tán se apro­xi­ma ni tan siquie­ra un poco a esa suma.

En una de sus pri­me­ras decla­ra­cio­nes, el voce­ro del par­la­men­to pro­vi­sio­nal de Kir­guis­tán, Omur­bek Teke­ba­yev, afir­mó ante los medios de pren­sa rusos que su país con­si­de­ra a Chi­na como uno de sus alia­dos estra­té­gi­cos: «Nues­tra polí­ti­ca exte­rior va a cam­biar… Rusia, Kazajs­tán y nues­tros demás veci­nos, inclu­yen­do Chi­na, segui­rán sien­do nues­tros alia­dos estra­té­gi­cos.» [11].

Exis­te ade­más un pro­yec­to que Chi­na segu­ra­men­te que­rrá ace­le­rar para favo­re­cer el esta­ble­ci­mien­to de rela­cio­nes más estre­chas. En efec­to, Pekín anun­ció ya la cons­truc­ción de una exten­sa vía férrea de gran velo­ci­dad a tra­vés de Eurasia.

JPEG - 21.4 KB
Ya se cons­tru­ye la auto­pis­ta que atra­ve­sa­rá Kazajs­tán. Se tra­ta de uno de los pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ras des­ti­na­do a conec­tar el occi­den­te de Euro­pa con el occi­den­te de Chi­na. La entra­da en ser­vi­cio de esa vía de cir­cu­la­ción terres­tre faci­li­ta­rá el flu­jo de mer­can­cías chi­nas hacia Euro­pa así como el envío de mate­rial des­ti­na­do a con­cre­tar los pro­yec­tos sino-kaza­jos des­de Europa. 

El minis­tro chino de Trans­por­te Ferro­via­rio dio a cono­cer uno de los pro­yec­tos más ambi­cio­sos del mun­do con­tem­po­rá­neo. A tra­vés de Kir­guis­tán, las líneas ferro­via­rias se exten­de­rán des­de la pro­vin­cia de Xin­jiang has­ta Ale­ma­nia, e inclu­so has­ta Lon­dres hacia el año 2025. El pro­yec­to inclu­ye la posi­bi­li­dad de que la red ferro­via­ria Chi­na-Kir­guis­tán-Uzbe­kis­tán se conec­te al nudo ferro­via­rio euro­asiá­ti­co de líneas de alta velocidad.

Chi­na está cons­tru­yen­do tam­bién 12 nue­vas auto­pis­tas que harán las eco­no­mías de Kir­guis­tán y sus veci­nos más depen­dien­tes de la moder­na red de carre­te­ras conec­ta­da con la pro­vin­cia de Xin­jiang. En cier­ta medi­da, la mili­ta­ri­za­ción esta­dou­ni­den­se de Kir­guis­tán se con­vier­te en una ame­na­za muy real para la segu­ri­dad nacio­nal chi­na. Pero la res­pues­ta eco­nó­mi­ca de Chi­na ten­dien­te a refor­zar su pre­sen­cia en ese país ya está con­cre­tán­do­se [12].

Como para expre­sar más aun las preo­cu­pa­cio­nes chi­nas en cuan­to a la esta­bi­li­dad de sus veci­nos, Pekín ha refor­za­do recien­te­men­te sus acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas en Afganistán.

JPEG - 37.6 KB
El pre­si­den­te chino Hu Jin­tao con­ver­sa con el pre­si­den­te afgano Hamid Kar­zai des­pués de la fir­ma de un acuer­do en Pekín, el 24 de mar­zo de 2010. Chi­na anun­ció nue­vas inver­sio­nes en Afga­nis­tán y se com­pro­me­tió a pro­lon­gar su apo­yo al tra­ba­jo de recons­truc­ción en el vecino país, devas­ta­do por la guerra. 
[Wu Zhiyi/​Chi­na Daily] 

Mien­tras que las ten­sio­nes entre el pre­si­den­te afgano Hamid Kar­zai y la admi­nis­tra­ción Oba­ma se hacen cada vez más visi­bles, las rela­cio­nes entre Kar­zai y Pekín son cada vez más cáli­das. El 24 de mar­zo pasa­do, Kar­zai y el pre­si­den­te chino Hu Jin­tao fir­ma­ron en Pekín nue­vos acuer­dos de inter­cam­bio e inver­sio­nes y deci­die­ron for­ta­le­cer la coope­ra­ción trian­gu­lar con Pakis­tán, tra­di­cio­nal alia­do de China.

Los acuer­dos del 24 mar­zo pare­cen estar vin­cu­la­dos con las inver­sio­nes chi­nas en Afga­nis­tán en sec­to­res como la ener­gía hidráu­li­ca, la mine­ría y el trans­por­te ferro­via­rio, obras públi­cas y otros pro­yec­tos vin­cu­la­dos con el sec­tor de la energía.

Chi­na es ya el pri­mer inver­sio­nis­ta de la eco­no­mía afga­na. En 2007, la Meta­llur­gi­cal Group Cor­po­ra­tion, una de las gran­des empre­sas públi­cas chi­nas, obtu­vo un con­tra­to de inver­sio­nes por 3 500 millo­nes de dóla­res para la explo­ta­ción de la mina de cobre de Aynak, en Afga­nis­tán. En uno de los yaci­mien­tos más impor­tan­tes del mun­do [13].

Las empre­sas chi­nas tam­bién están intere­sa­das en la posi­bi­li­dad de explo­tar las reser­vas de afga­nas de hidro­car­bu­ros, esti­ma­das en 1 600 millo­nes de barri­les de petró­leo y 400 000 millo­nes de metros cúbi­cos de gas, así como los yaci­mien­tos afga­nos de diver­sos meta­les, entre los que se encuen­tran el oro y el hie­rro [14].

Afga­nis­tán y Pakis­tán cons­ti­tu­yen para Chi­na dos ele­men­tos vita­les en su red de dis­tri­bu­ción y de inter­cam­bios hacia Irán. Pekín ter­mi­nó recien­te­men­te la cons­truc­ción de infra­es­truc­tu­ras por­tua­rias en Gwa­dar, Pakis­tán, que garan­ti­za­rán el trán­si­to del 60% de sus impor­ta­cio­nes de petró­leo pro­ve­nien­tes del Medio Orien­te. Chi­na pro­yec­ta ade­más conec­tar el puer­to de Gwa­dar con la pro­vin­cia de Xin­jiang a tra­vés de Afga­nis­tán para garan­ti­zar así el abas­te­ci­mien­to en recur­sos ener­gé­ti­cos nece­sa­rios para su eco­no­mía, en ple­na expan­sión. En ese con­tex­to glo­bal, la esta­bi­li­dad polí­ti­ca de Kir­guis­tán resul­ta esen­cial para Chi­na [15].

En la pró­xi­ma par­te de este tra­ba­jo exa­mi­na­re­mos la impor­tan­cia capi­tal que revis­ta Kir­guis­tán para Rusia en el plano geo­po­lí­ti­co. Rusia es el segun­do juga­dor en esta nue­va par­ti­da de aje­drez tri­par­ti­to por el con­trol del con­ti­nen­te euro­asiá­ti­co y de su por­ve­nir polí­ti­co y económico.

vol​tai​re​net​.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.