“Sólo uni­dos ven­ce­re­mos”- Raul Cas­tro

DISCURSO DE CLAUSURA DEL PRESIDENTE DE LOS CONSEJOS DE ESTADO Y DE MINISTROS, GENERAL DE EJERCITO RAÚL CASTRO RUZ, EN LA I CUMBRE PRESIDENCIAL CUBA-VENEZUELA.

Que­ri­dos y esti­ma­dos vice­pre­si­den­tes y minis­tros vene­zo­la­nos y cuba­nos;

Dele­ga­dos:

Hemos asis­ti­do a la cele­bra­ción del 57 Ani­ver­sa­rio de las accio­nes del 26 de julio. No podía haber mejor esce­na­rio para esta reu­nión.

Con­clui­mos la pri­me­ra Cum­bre Pre­si­den­cial Cuba‑Venezuela, con la cual se abre una nue­va eta­pa en nues­tras rela­cio­nes, lue­go de andar un lar­go e inten­so camino, duran­te el cual los víncu­los entre nues­tros pue­blos han ido for­ta­le­cién­do­se, guia­dos por prin­ci­pios de amis­tad, coope­ra­ción y soli­da­ri­dad.

Vamos cum­plien­do los com­pro­mi­sos alcan­za­dos entre ambas par­tes en abril pasa­do, oca­sión en que acor­da­mos cele­brar perió­di­ca­men­te estas reunio­nes para dar­les un ade­cua­do y sis­te­má­ti­co segui­mien­to.

Tan­to en el pro­ce­so pre­pa­ra­to­rio ­-en el cual par­ti­ci­pó direc­ta­men­te el Pre­si­den­te Chávez‑, como en este encuen­tro, hemos exa­mi­na­do, de mane­ra rigu­ro­sa, la mar­cha de nues­tros inter­cam­bios en el orden eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro, áreas en las que hemos incre­men­ta­do la coope­ra­ción y pro­fun­di­za­do la com­ple­men­ta­rie­dad. Aho­ra se requie­re un cons­tan­te moni­to­reo y eva­lua­ción para que se cum­pla todo lo acor­da­do y se garan­ti­ce, en la mayor medi­da posi­ble, el desa­rro­llo de nues­tras eco­no­mías, de mane­ra que se satis­fa­gan las nece­si­da­des mate­ria­les y espi­ri­tua­les de nues­tros pue­blos.

Muchos com­pa­ñe­ros han tra­ba­ja­do inten­sa­men­te duran­te los últi­mos días en las reunio­nes pre­pa­ra­to­rias téc­ni­cas de alto nivel. Los resul­ta­dos de las mesas de tra­ba­jo que nos pre­ce­die­ron, evi­den­cian las posi­bi­li­da­des que tene­mos para con­ti­nuar avan­zan­do en la inte­gra­ción eco­nó­mi­ca. Hemos iden­ti­fi­ca­do 139 pro­yec­tos con poten­cia­li­da­des para su esta­ble­ci­mien­to en el mediano pla­zo, de los cua­les un núme­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo pode­mos imple­men­tar­los de inme­dia­to. Tam­bién fue­ron revi­sa­dos otros, como seña­la­ra el vice­pre­si­den­te Ramí­rez, has­ta lle­gar a 370, que podrán ser eva­lua­dos más ade­lan­te.

La jerar­qui­za­ción que hemos logra­do de estos pro­yec­tos y su con­cen­tra­ción en sec­to­res estra­té­gi­cos, tales como: ener­gía, ali­men­ta­ción, salud, mine­ría e indus­tria lige­ra, nos per­mi­te dar la debi­da prio­ri­dad y con­cen­trar los esfuer­zos y recur­sos en aque­llos que resul­ten estra­té­gi­cos para el desa­rro­llo de nues­tras nacio­nes y que garan­ti­cen la sos­te­ni­bi­li­dad y for­ta­le­za de nues­tros sis­te­mas polí­ti­cos y socio-eco­nó­mi­cos.

Es nues­tro deber tra­ba­jar de con­jun­to y rea­li­zar el máxi­mo esfuer­zo para imple­men­tar estos acuer­dos en los pla­zos que han sido con­ve­ni­dos, con el rigor y cali­dad nece­sa­rios, opti­mi­zan­do los recur­sos, logran­do resul­ta­dos tan­gi­bles, con­tra­rres­tan­do a tiem­po los fac­to­res que pue­dan poner en peli­gro el cum­pli­mien­to de estas metas.

Este es el esfuer­zo que deman­dan de noso­tros nues­tros pue­blos, es nues­tra con­tri­bu­ción al for­ta­le­ci­mien­to de los lazos de her­man­dad que hemos for­ja­do, que tie­nen sus raí­ces en una his­to­ria común, en el espí­ri­tu, pen­sa­mien­to y obra de Bolí­var y Mar­tí y bajo la per­ma­nen­te ins­pi­ra­ción de Fidel y Chá­vez.

Nos enca­mi­na­mos a la Unión Eco­nó­mi­ca entre Cuba y Vene­zue­la. Cons­ti­tu­ye este un nue­vo tipo de rela­ción, que per­mi­ti­rá un mayor orde­na­mien­to de los pro­yec­tos con­jun­tos y es, al mis­mo tiem­po, un impor­tan­te paso hacia el obje­ti­vo de lograr una ver­da­de­ra com­ple­men­ta­rie­dad eco­nó­mi­ca, basa­da en el apro­ve­cha­mien­to ópti­mo de la infra­es­truc­tu­ra, el cono­ci­mien­to y los recur­sos exis­ten­tes en ambos paí­ses y, sobre todo, en la volun­tad polí­ti­ca de nues­tros gobier­nos.

Nue­va­men­te, hemos rati­fi­ca­do nues­tra volun­tad de for­ta­le­cer cada vez más la cola­bo­ra­ción con otros pue­blos, sobre la base del abso­lu­to res­pe­to al camino esco­gi­do por cada país y cons­cien­tes de que sólo uni­dos ven­ce­re­mos. Así lo demues­tran los avan­ces que hemos logra­do jun­tos cuba­nos y vene­zo­la­nos, quie­nes tene­mos el deber de com­par­tir lo alcan­za­do con nues­tros her­ma­nos del ALBA y con otras nacio­nes.

Que­ri­dos com­pa­ñe­ros:

Es par­ti­cu­lar­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo y espe­ran­za­dor, que nues­tros víncu­los eco­nó­mi­cos se con­so­li­den y crez­can, inclu­so en medio de la cri­sis eco­nó­mi­ca glo­bal.

Vivi­mos en una coyun­tu­ra inter­na­cio­nal difí­cil, en la que, a la ines­ta­bi­li­dad polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y el dete­rio­ro del medio ambien­te, se suma el peli­gro de nue­vas aven­tu­ras béli­cas en dife­ren­tes luga­res del mun­do, que de una for­ma u otra nos afec­tan a todos.

En nues­tra región, el des­plie­gue de bases mili­ta­res de los Esta­dos Uni­dos en Colom­bia pone en ries­go la esta­bi­li­dad regio­nal y la sobe­ra­nía de Esta­dos veci­nos. Res­pal­da­mos el dere­cho de Vene­zue­la a defen­der­se de ame­na­zas y pro­vo­ca­cio­nes.

Lucha­mos por la paz y la armo­nía entre nues­tros pue­blos her­ma­nos, y nues­tras ges­tio­nes siem­pre ten­drán ese obje­ti­vo; pero en caso de cual­quier pro­ble­ma, que nadie ten­ga la menor duda del lado de quién esta­rá Cuba.

A 200 años del ini­cio de nues­tras gue­rras de inde­pen­den­cia y des­de mucho antes, la expe­rien­cia his­tó­ri­ca nos ense­ña que “Nues­tra Amé­ri­ca” sólo tie­ne una alter­na­ti­va: unir­se, luchar y ven­cer.

¡Glo­ria a Bolí­var y a Mar­tí!

¡Viva la amis­tad entre los pue­blos de Cuba y Vene­zue­la!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *