“Sólo uni­dos ven­ce­re­mos”- Raul Castro

DISCURSO DE CLAUSURA DEL PRESIDENTE DE LOS CONSEJOS DE ESTADO Y DE MINISTROS, GENERAL DE EJERCITO RAÚL CASTRO RUZ, EN LA I CUMBRE PRESIDENCIAL CUBA-VENEZUELA.

Que­ri­dos y esti­ma­dos vice­pre­si­den­tes y minis­tros vene­zo­la­nos y cubanos;

Dele­ga­dos:

Hemos asis­ti­do a la cele­bra­ción del 57 Ani­ver­sa­rio de las accio­nes del 26 de julio. No podía haber mejor esce­na­rio para esta reunión.

Con­clui­mos la pri­me­ra Cum­bre Pre­si­den­cial Cuba‑Venezuela, con la cual se abre una nue­va eta­pa en nues­tras rela­cio­nes, lue­go de andar un lar­go e inten­so camino, duran­te el cual los víncu­los entre nues­tros pue­blos han ido for­ta­le­cién­do­se, guia­dos por prin­ci­pios de amis­tad, coope­ra­ción y solidaridad.

Vamos cum­plien­do los com­pro­mi­sos alcan­za­dos entre ambas par­tes en abril pasa­do, oca­sión en que acor­da­mos cele­brar perió­di­ca­men­te estas reunio­nes para dar­les un ade­cua­do y sis­te­má­ti­co seguimiento.

Tan­to en el pro­ce­so pre­pa­ra­to­rio ­-en el cual par­ti­ci­pó direc­ta­men­te el Pre­si­den­te Chávez‑, como en este encuen­tro, hemos exa­mi­na­do, de mane­ra rigu­ro­sa, la mar­cha de nues­tros inter­cam­bios en el orden eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro, áreas en las que hemos incre­men­ta­do la coope­ra­ción y pro­fun­di­za­do la com­ple­men­ta­rie­dad. Aho­ra se requie­re un cons­tan­te moni­to­reo y eva­lua­ción para que se cum­pla todo lo acor­da­do y se garan­ti­ce, en la mayor medi­da posi­ble, el desa­rro­llo de nues­tras eco­no­mías, de mane­ra que se satis­fa­gan las nece­si­da­des mate­ria­les y espi­ri­tua­les de nues­tros pueblos.

Muchos com­pa­ñe­ros han tra­ba­ja­do inten­sa­men­te duran­te los últi­mos días en las reunio­nes pre­pa­ra­to­rias téc­ni­cas de alto nivel. Los resul­ta­dos de las mesas de tra­ba­jo que nos pre­ce­die­ron, evi­den­cian las posi­bi­li­da­des que tene­mos para con­ti­nuar avan­zan­do en la inte­gra­ción eco­nó­mi­ca. Hemos iden­ti­fi­ca­do 139 pro­yec­tos con poten­cia­li­da­des para su esta­ble­ci­mien­to en el mediano pla­zo, de los cua­les un núme­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo pode­mos imple­men­tar­los de inme­dia­to. Tam­bién fue­ron revi­sa­dos otros, como seña­la­ra el vice­pre­si­den­te Ramí­rez, has­ta lle­gar a 370, que podrán ser eva­lua­dos más adelante.

La jerar­qui­za­ción que hemos logra­do de estos pro­yec­tos y su con­cen­tra­ción en sec­to­res estra­té­gi­cos, tales como: ener­gía, ali­men­ta­ción, salud, mine­ría e indus­tria lige­ra, nos per­mi­te dar la debi­da prio­ri­dad y con­cen­trar los esfuer­zos y recur­sos en aque­llos que resul­ten estra­té­gi­cos para el desa­rro­llo de nues­tras nacio­nes y que garan­ti­cen la sos­te­ni­bi­li­dad y for­ta­le­za de nues­tros sis­te­mas polí­ti­cos y socio-económicos.

Es nues­tro deber tra­ba­jar de con­jun­to y rea­li­zar el máxi­mo esfuer­zo para imple­men­tar estos acuer­dos en los pla­zos que han sido con­ve­ni­dos, con el rigor y cali­dad nece­sa­rios, opti­mi­zan­do los recur­sos, logran­do resul­ta­dos tan­gi­bles, con­tra­rres­tan­do a tiem­po los fac­to­res que pue­dan poner en peli­gro el cum­pli­mien­to de estas metas.

Este es el esfuer­zo que deman­dan de noso­tros nues­tros pue­blos, es nues­tra con­tri­bu­ción al for­ta­le­ci­mien­to de los lazos de her­man­dad que hemos for­ja­do, que tie­nen sus raí­ces en una his­to­ria común, en el espí­ri­tu, pen­sa­mien­to y obra de Bolí­var y Mar­tí y bajo la per­ma­nen­te ins­pi­ra­ción de Fidel y Chávez.

Nos enca­mi­na­mos a la Unión Eco­nó­mi­ca entre Cuba y Vene­zue­la. Cons­ti­tu­ye este un nue­vo tipo de rela­ción, que per­mi­ti­rá un mayor orde­na­mien­to de los pro­yec­tos con­jun­tos y es, al mis­mo tiem­po, un impor­tan­te paso hacia el obje­ti­vo de lograr una ver­da­de­ra com­ple­men­ta­rie­dad eco­nó­mi­ca, basa­da en el apro­ve­cha­mien­to ópti­mo de la infra­es­truc­tu­ra, el cono­ci­mien­to y los recur­sos exis­ten­tes en ambos paí­ses y, sobre todo, en la volun­tad polí­ti­ca de nues­tros gobiernos.

Nue­va­men­te, hemos rati­fi­ca­do nues­tra volun­tad de for­ta­le­cer cada vez más la cola­bo­ra­ción con otros pue­blos, sobre la base del abso­lu­to res­pe­to al camino esco­gi­do por cada país y cons­cien­tes de que sólo uni­dos ven­ce­re­mos. Así lo demues­tran los avan­ces que hemos logra­do jun­tos cuba­nos y vene­zo­la­nos, quie­nes tene­mos el deber de com­par­tir lo alcan­za­do con nues­tros her­ma­nos del ALBA y con otras naciones.

Que­ri­dos compañeros:

Es par­ti­cu­lar­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo y espe­ran­za­dor, que nues­tros víncu­los eco­nó­mi­cos se con­so­li­den y crez­can, inclu­so en medio de la cri­sis eco­nó­mi­ca global.

Vivi­mos en una coyun­tu­ra inter­na­cio­nal difí­cil, en la que, a la ines­ta­bi­li­dad polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y el dete­rio­ro del medio ambien­te, se suma el peli­gro de nue­vas aven­tu­ras béli­cas en dife­ren­tes luga­res del mun­do, que de una for­ma u otra nos afec­tan a todos.

En nues­tra región, el des­plie­gue de bases mili­ta­res de los Esta­dos Uni­dos en Colom­bia pone en ries­go la esta­bi­li­dad regio­nal y la sobe­ra­nía de Esta­dos veci­nos. Res­pal­da­mos el dere­cho de Vene­zue­la a defen­der­se de ame­na­zas y provocaciones.

Lucha­mos por la paz y la armo­nía entre nues­tros pue­blos her­ma­nos, y nues­tras ges­tio­nes siem­pre ten­drán ese obje­ti­vo; pero en caso de cual­quier pro­ble­ma, que nadie ten­ga la menor duda del lado de quién esta­rá Cuba.

A 200 años del ini­cio de nues­tras gue­rras de inde­pen­den­cia y des­de mucho antes, la expe­rien­cia his­tó­ri­ca nos ense­ña que “Nues­tra Amé­ri­ca” sólo tie­ne una alter­na­ti­va: unir­se, luchar y vencer.

¡Glo­ria a Bolí­var y a Martí!

¡Viva la amis­tad entre los pue­blos de Cuba y Venezuela!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.