Opo­si­cio­nes polí­ti­cas y desa­fíos de Evo Mora­les- Eduar­do Paz Rada

Lue­go de las trans­for­ma­cio­nes polí­ti­cas y socia­les rea­li­za­das por el gobierno de Evo Mora­les Ayma con el apo­yo masi­vo, mayo­ri­ta­rio y acti­vo de los sec­to­res popu­la­res de Boli­via que se movi­li­za­ron por sus rei­vin­di­ca­cio­nes des­de el 2000, el mapa polí­ti­co ha cam­bia­do radi­cal­men­te en los últi­mos cin­co años, gene­ran­do una nue­va com­po­si­ción de las fuer­zas polí­ti­cas que pug­nan por con­tro­lar las ins­tan­cias de deci­sión nacio­nal y regio­nal y los apa­ra­tos del Estado.

La nue­va ges­tión del Pre­si­den­te y su par­ti­do, el Movi­mien­to al Socia­lis­mo (MAS), ini­cia­da en enero últi­mo (2010−2015), par­tió con la gran ven­ta­ja de su triun­fo elec­to­ral del 54 por cien­to de vota­ción que le asig­na el con­trol mayo­ri­ta­rio de la Asam­blea Legis­la­ti­va y sobre­to­do con la defi­ni­ti­va derro­ta de los par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes con­ser­va­do­res y neo­li­be­ra­les. Esta situa­ción, sin embar­go, ha pro­vo­ca­do la emer­gen­cia de nue­vas fuer­zas y for­mas de acción polí­ti­ca den­tro y fue­ra del esque­ma oficial.

La pre­sión a tra­vés de nue­vas for­mas de acción polí­ti­ca y social, la fal­ta de una estra­te­gia nacio­nal y los des­acier­tos y pér­di­da de con­trol del gobierno, jun­to a las deman­das que pro­li­fe­ran de diver­sas regio­nes y sec­to­res, des­ta­can como nue­vos ele­men­tos en un pano­ra­ma que comien­za a vis­lum­brar pro­ble­mas de mayor inten­si­dad pro­vo­ca­dos inclu­si­ve por sec­to­res cer­ca­nos al gobierno.

LAS NUEVAS OPOSICIONES

La opo­si­ción se mani­fies­ta en dos gran­des bloques:

El de los Gober­na­do­res de San­ta Cruz, Tari­ja y Beni, los Alcal­des de seis de las nue­ve capi­ta­les y los dipu­tados y sena­do­res con­ser­va­do­res, que repre­sen­tan a los sec­to­res oli­gár­qui­cos y tra­di­cio­na­les, con una pro­pues­ta de enfren­ta­mien­to radi­cal al gobierno y sus deci­sio­nes, al que cali­fi­ca de tota­li­ta­rio, y la rei­vin­di­ca­ción de la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va y la liber­tad eco­nó­mi­ca, por una parte.

El de algu­nos movi­mien­tos socia­les e indí­ge­nas, orga­ni­za­cio­nes comu­ni­ta­rias, sin­di­ca­tos, Fede­ra­cio­nes veci­na­les, gre­mios diver­sos, ex alia­dos como el Movi­mien­to Sin Mie­do (MSM) y disi­den­tes del MAS y gru­pos que deman­dan aten­ción a sus rei­vin­di­ca­cio­nes par­ti­cu­la­res y con­si­de­ran que el gobierno ya no los repre­sen­ta, por otra parte.

En esta pers­pec­ti­va emer­gió, con File­món Esco­bar (ex diri­gen­te mine­ro y ex Sena­dor del MAS), Román Loay­za (ex Sena­dor, ex Eje­cu­ti­vo de la Con­fe­de­ra­ción de Cam­pe­si­nos de Boli­via y ex Jefe de Asam­bleís­tas del MAS), Lino Vill­ca (ex Sena­dor del MAS) y Feli­pe Quis­pe Huan­ca (ex Eje­cu­ti­vo de la Con­fe­de­ra­ción de Cam­pe­si­nos de Boli­via y ex Dipu­tado del Movi­mien­to Indio Pacha­cu­ti) a la cabe­za, una nue­va fuer­za polí­ti­ca de opo­si­ción a Evo Mora­les “res­ca­tan­do el pro­ce­so de trans­for­ma­ción y a sus lide­res originales”.

Esco­bar, quien fue con­si­de­ra­do men­tor de Evo Mora­les, mani­fes­tó que la nue­va éli­te que rodea al Pre­si­den­te está for­ma­da por minis­tros kha­ras (blan­cos) enca­be­za­dos por el Vice­pre­si­den­te Alva­ro Gar­cia Line­ra, los que, según él, han dis­tor­sio­na­do el pro­yec­to de los movi­mien­tos sociales.

EL PROCESO INCONCLUSO

Des­de el año 2000, las fuer­zas popu­la­res de Boli­via se movi­li­za­ron en con­tra de las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les y los par­ti­dos tra­di­cio­na­les y el 2003 se pro­du­jo el mayor levan­ta­mien­to popu­lar (la deno­mi­na­da “Gue­rra del Gas”) que des­tru­yó el sis­te­ma de par­ti­dos polí­ti­cos, expul­só vio­len­ta­men­te al ex Pre­si­den­te Gon­za­lo San­chez de Loza­da y per­mi­tió pro­yec­tar el lide­raz­go de Evo Mora­les con un pro­gra­ma de nacio­na­li­za­ción de los hidro­car­bu­ros, Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te y lucha con­tra la corrupción.

La nacio­na­li­za­ción de los hidro­car­bu­ros, del 1 de mayo de 2006, se con­vir­tió en la reade­cua­ción de con­tra­tos con las trans­na­cio­na­les petro­le­ras, las que, enca­be­za­das por PETROBRAS, orien­tan la polí­ti­ca petro­le­ra del gobierno des­de 2007. La ren­ta del gas expor­ta­do ha per­mi­ti­do al gobierno la apli­ca­ción de bonos y accio­nes de res­pal­do a sec­to­res vul­ne­ra­bles de la socie­dad boli­via­na, que­dan­do reza­ga­dos los pro­yec­tos de indus­tria­li­za­ción y con­su­mo masi­vo de ener­gía barata.

A su vez, la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te per­mi­tió avan­zar en la ela­bo­ra­ción de una Nue­va Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal, inclu­yen­do las Auto­no­mías Depar­ta­men­ta­les, Regio­na­les, Indí­ge­nas y Muni­ci­pa­les, las que han gene­ra­do una expec­ta­ti­va des­me­di­da en todo el terri­to­rio nacio­nal des­bor­dan­do al pro­pio gobierno. El reco­no­ci­mien­to a 36 fic­ti­cias nacio­nes indí­ge­na ori­gi­na­rio cam­pe­si­nas, impul­sa­do por Orga­ni­za­cio­nes No Guber­na­men­ta­les y Fun­da­cio­nes euro­peas que ase­so­ra­ron a la Cons­ti­tu­yen­te, no sola­men­te ha amplia­do estas expec­ta­ti­vas, sino ha gene­ra­do el peli­gro de la desin­te­gra­ción nacional.

ANTIIMPERIALISMO Y CAPITAL TRANSNACIONAL

Esta ten­den­cia pro­du­ce un cor­to­cir­cui­to con los pro­yec­tos inte­gra­cio­nis­tas boli­va­ria­nos de la uni­dad de la Patria Gran­de, pues­to que en lugar de impul­sar acer­ca­mien­to y for­ta­le­ci­mien­to común entre los pue­blos, tien­de a poten­ciar las fuer­zas dis­gre­ga­do­ras que frag­men­ten el terri­to­rio bajo la con­sig­na de admi­nis­trar “terri­to­rios libres”.

Evo Mora­les ha par­ti­ci­pa­do acti­va­men­te en la Alter­na­ti­va Boli­va­ria­na de las Amé­ri­cas (ALBA) y la Unión de Nacio­nes Sud­ame­ri­ca­nas (UNASUR) con fuer­tes dis­cur­sos anti­im­pe­ria­lis­tas, jun­to a Hugo Cha­vez, Rafael Correa y Raúl Castro.

Las alian­zas regio­na­les lati­no­ame­ri­ca­nas y sud­ame­ri­ca­nas y la defen­sa de la hoja de coca, impor­tan­te sec­tor agrí­co­la de Boli­via, fren­te a la polí­ti­ca inter­ven­cio­nis­ta de Esta­dos Uni­dos, han radi­ca­li­za­do las posi­cio­nes del gobierno que, en la cri­sis sepa­ra­tis­ta de 2008, deter­mi­nó una fuer­te cri­sis diplo­má­ti­ca y la expul­sión del Emba­ja­dor de Washing­ton, Phi­lip Gol­berg, has­ta aho­ra no apla­ca­da. En los últi­mos meses, fren­te a la Mar­cha de Indí­ge­nas de la Con­fe­de­ra­ción Indí­ge­na del Orien­te Boli­viano (CIDOB), las auto­ri­da­des nacio­na­les ame­na­za­ron a USAID de Esta­dos Uni­dos de expul­sar­la por apo­yar ONGs que res­pal­dan la marcha.

Sin embar­go, los capi­ta­les finan­cie­ros, ban­ca­rios y agro­in­dus­tria­les y las trans­na­cio­na­les petro­le­ras y mine­ras se han man­te­ni­do en Boli­via y con­si­guen impor­tan­tes ganan­cias explo­tan­do los recur­sos natu­ra­les, expor­tán­do­los como mate­rias pri­mas, mono­po­li­zan­do la tie­rra y con­tro­lan­do los aho­rros y recur­sos eco­nó­mi­cos del país.

LOS PERFILES DEL GOBIERNO

Varios inte­rro­gan­tes se han abier­to sobre el con­te­ni­do y la estra­te­gia del gobierno, sobre la carac­te­ri­za­ción del pro­ce­so y sobre las prio­ri­da­des y obje­ti­vos eco­nó­mi­cos, socia­les y polí­ti­cos, abrien­do algu­nos espa­cios de con­tro­ver­sia, a pesar del silen­cio que mues­tra el jefe de esta­do al respecto.

Las ten­den­cias den­tro y fue­ra del gobierno han gene­ra­do un deba­te ideo­ló­gi­co en torno a las carac­te­rís­ti­cas del pro­ce­so, des­de aque­llas que con­si­de­ran que se man­tie­ne el pro­yec­to eco­nó­mi­co y polí­ti­co libe­ral, has­ta aque­llas que fun­da­men­tan que se tra­ta de uno de carác­ter comu­ni­ta­rio. Algu­nos pro­po­nen un ideal socia­lis­ta del siglo XXI y otros plan­tean el capi­ta­lis­mo del esta­do como fase pre­via de con­so­li­da­ción de la uni­dad nacional.

Por otra par­te, el nacio­na­lis­mo, el popu­lis­mo, el lati­no­ame­ri­ca­nis­mo y el indi­ge­nis­mo son los cali­fi­ca­ti­vos que se plan­tean para defi­nir el régi­men de Evo Mora­les, quien com­bi­na su fuer­te lide­raz­go con el apo­yo de deter­mi­na­dos sec­to­res socia­les como los coca­le­ros, colo­ni­za­do­res, cam­pe­si­nos, muje­res y jun­tas veci­na­les, aun­que las deci­sio­nes más impor­tan­tes son adop­ta­das en su gabi­ne­te y equi­po más estre­cho de colaboradores.

Otro deba­te se ha abier­to entre los deno­mi­na­dos indus­tria­lis­tas que con­si­de­ran impres­cin­di­ble avan­zar en la trans­for­ma­ción pro­duc­ti­va del país, en base a la indus­tria­li­za­ción de los recur­sos natu­ra­les, espe­cial­men­te petro­le­ros, mine­ros y fores­ta­les, y la inte­gra­ción carre­te­ra de todas las regio­nes, y los con­ser­va­cio­nis­tas, quie­nes sos­tie­nen que se debe man­te­ner una posi­ción de defen­sa de las reser­vas eco­ló­gi­cas bajo la admi­nis­tra­ción de las auto­no­mías indí­ge­nas. Esto ha pro­vo­ca­do una con­fron­ta­ción de ONGs y gru­pos inter­na­cio­na­les que cues­tio­nan al gobierno, como ocu­rrió en Cocha­bam­ba en opor­tu­ni­dad de la rea­li­za­ción de la Cum­bre Mun­dial de los Pue­blos en Defen­sa de la Madre Tierra.

LOS DESAFIOS EMERGENTES

En este pano­ra­ma el gobierno tie­ne retos de alta impor­tan­cia, en una coyun­tu­ra en que se ha redu­ci­do el apo­yo popu­lar y las debi­li­da­des se mani­fies­tan con las con­ce­sio­nes al capi­tal forá­neo, el retra­so de pro­yec­tos de cohe­sión nacio­nal y la ausen­cia de un pro­yec­to his­tó­ri­co integral.

A pesar de tener una base social de apo­yo en los sec­to­res indí­ge­nas y cam­pe­si­nos, las polí­ti­cas de desa­rro­llo agrí­co­la y de auto­su­fi­cien­cia y sobe­ra­nía ali­men­ta­rias están ausen­tes, en medio de un freno a una refor­ma agra­ria que afec­te a los gran­des terra­te­nien­tes y redis­tri­bu­ya la tie­rra. Por otra par­te, los pro­yec­tos de indus­tria­li­za­ción de las impor­tan­tes reser­vas de gas, litio, hie­rro y otros mine­ra­les han que­da­do retra­sa­dos, en tan­to que trans­na­cio­na­les de esos rubros con­ti­núan ope­ran­do y nego­cian otros con­tra­tos, en el mar­co del tra­di­cio­nal mode­lo de expor­ta­ción de mate­rias primas.

Los cam­bios y refor­mas en las estruc­tu­ras socia­les, jurí­di­cas y cul­tu­ra­les son evi­den­tes y de alta impor­tan­cia, sin embar­go, los rela­cio­na­dos a la eco­no­mía y a la subor­di­na­da inser­ción inter­na­cio­nal están ausen­tes y se con­vier­ten, pau­la­ti­na­men­te, en el talón de Aqui­les de Evo Morales.

Anec­dó­ti­ca­men­te se sos­tie­ne que el moder­ní­si­mo avión com­pra­do por el Pre­si­den­te no cuen­ta con un pilo­to exper­to, lo mis­mo que ocu­rre con la estra­te­gia eco­nó­mi­ca que no cuen­ta con un con­duc­tor eficiente.

La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.