Opo­si­cio­nes polí­ti­cas y desa­fíos de Evo Mora­les- Eduar­do Paz Rada

Lue­go de las trans­for­ma­cio­nes polí­ti­cas y socia­les rea­li­za­das por el gobierno de Evo Mora­les Ayma con el apo­yo masi­vo, mayo­ri­ta­rio y acti­vo de los sec­to­res popu­la­res de Boli­via que se movi­li­za­ron por sus rei­vin­di­ca­cio­nes des­de el 2000, el mapa polí­ti­co ha cam­bia­do radi­cal­men­te en los últi­mos cin­co años, gene­ran­do una nue­va com­po­si­ción de las fuer­zas polí­ti­cas que pug­nan por con­tro­lar las ins­tan­cias de deci­sión nacio­nal y regio­nal y los apa­ra­tos del Esta­do.

La nue­va ges­tión del Pre­si­den­te y su par­ti­do, el Movi­mien­to al Socia­lis­mo (MAS), ini­cia­da en enero últi­mo (2010−2015), par­tió con la gran ven­ta­ja de su triun­fo elec­to­ral del 54 por cien­to de vota­ción que le asig­na el con­trol mayo­ri­ta­rio de la Asam­blea Legis­la­ti­va y sobre­to­do con la defi­ni­ti­va derro­ta de los par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes con­ser­va­do­res y neo­li­be­ra­les. Esta situa­ción, sin embar­go, ha pro­vo­ca­do la emer­gen­cia de nue­vas fuer­zas y for­mas de acción polí­ti­ca den­tro y fue­ra del esque­ma ofi­cial.

La pre­sión a tra­vés de nue­vas for­mas de acción polí­ti­ca y social, la fal­ta de una estra­te­gia nacio­nal y los des­acier­tos y pér­di­da de con­trol del gobierno, jun­to a las deman­das que pro­li­fe­ran de diver­sas regio­nes y sec­to­res, des­ta­can como nue­vos ele­men­tos en un pano­ra­ma que comien­za a vis­lum­brar pro­ble­mas de mayor inten­si­dad pro­vo­ca­dos inclu­si­ve por sec­to­res cer­ca­nos al gobierno.

LAS NUEVAS OPOSICIONES

La opo­si­ción se mani­fies­ta en dos gran­des blo­ques:

El de los Gober­na­do­res de San­ta Cruz, Tari­ja y Beni, los Alcal­des de seis de las nue­ve capi­ta­les y los dipu­tados y sena­do­res con­ser­va­do­res, que repre­sen­tan a los sec­to­res oli­gár­qui­cos y tra­di­cio­na­les, con una pro­pues­ta de enfren­ta­mien­to radi­cal al gobierno y sus deci­sio­nes, al que cali­fi­ca de tota­li­ta­rio, y la rei­vin­di­ca­ción de la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va y la liber­tad eco­nó­mi­ca, por una par­te.

El de algu­nos movi­mien­tos socia­les e indí­ge­nas, orga­ni­za­cio­nes comu­ni­ta­rias, sin­di­ca­tos, Fede­ra­cio­nes veci­na­les, gre­mios diver­sos, ex alia­dos como el Movi­mien­to Sin Mie­do (MSM) y disi­den­tes del MAS y gru­pos que deman­dan aten­ción a sus rei­vin­di­ca­cio­nes par­ti­cu­la­res y con­si­de­ran que el gobierno ya no los repre­sen­ta, por otra par­te.

En esta pers­pec­ti­va emer­gió, con File­món Esco­bar (ex diri­gen­te mine­ro y ex Sena­dor del MAS), Román Loay­za (ex Sena­dor, ex Eje­cu­ti­vo de la Con­fe­de­ra­ción de Cam­pe­si­nos de Boli­via y ex Jefe de Asam­bleís­tas del MAS), Lino Vill­ca (ex Sena­dor del MAS) y Feli­pe Quis­pe Huan­ca (ex Eje­cu­ti­vo de la Con­fe­de­ra­ción de Cam­pe­si­nos de Boli­via y ex Dipu­tado del Movi­mien­to Indio Pacha­cu­ti) a la cabe­za, una nue­va fuer­za polí­ti­ca de opo­si­ción a Evo Mora­les “res­ca­tan­do el pro­ce­so de trans­for­ma­ción y a sus lide­res ori­gi­na­les”.

Esco­bar, quien fue con­si­de­ra­do men­tor de Evo Mora­les, mani­fes­tó que la nue­va éli­te que rodea al Pre­si­den­te está for­ma­da por minis­tros kha­ras (blan­cos) enca­be­za­dos por el Vice­pre­si­den­te Alva­ro Gar­cia Line­ra, los que, según él, han dis­tor­sio­na­do el pro­yec­to de los movi­mien­tos socia­les.

EL PROCESO INCONCLUSO

Des­de el año 2000, las fuer­zas popu­la­res de Boli­via se movi­li­za­ron en con­tra de las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les y los par­ti­dos tra­di­cio­na­les y el 2003 se pro­du­jo el mayor levan­ta­mien­to popu­lar (la deno­mi­na­da “Gue­rra del Gas”) que des­tru­yó el sis­te­ma de par­ti­dos polí­ti­cos, expul­só vio­len­ta­men­te al ex Pre­si­den­te Gon­za­lo San­chez de Loza­da y per­mi­tió pro­yec­tar el lide­raz­go de Evo Mora­les con un pro­gra­ma de nacio­na­li­za­ción de los hidro­car­bu­ros, Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te y lucha con­tra la corrup­ción.

La nacio­na­li­za­ción de los hidro­car­bu­ros, del 1 de mayo de 2006, se con­vir­tió en la reade­cua­ción de con­tra­tos con las trans­na­cio­na­les petro­le­ras, las que, enca­be­za­das por PETROBRAS, orien­tan la polí­ti­ca petro­le­ra del gobierno des­de 2007. La ren­ta del gas expor­ta­do ha per­mi­ti­do al gobierno la apli­ca­ción de bonos y accio­nes de res­pal­do a sec­to­res vul­ne­ra­bles de la socie­dad boli­via­na, que­dan­do reza­ga­dos los pro­yec­tos de indus­tria­li­za­ción y con­su­mo masi­vo de ener­gía bara­ta.

A su vez, la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te per­mi­tió avan­zar en la ela­bo­ra­ción de una Nue­va Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal, inclu­yen­do las Auto­no­mías Depar­ta­men­ta­les, Regio­na­les, Indí­ge­nas y Muni­ci­pa­les, las que han gene­ra­do una expec­ta­ti­va des­me­di­da en todo el terri­to­rio nacio­nal des­bor­dan­do al pro­pio gobierno. El reco­no­ci­mien­to a 36 fic­ti­cias nacio­nes indí­ge­na ori­gi­na­rio cam­pe­si­nas, impul­sa­do por Orga­ni­za­cio­nes No Guber­na­men­ta­les y Fun­da­cio­nes euro­peas que ase­so­ra­ron a la Cons­ti­tu­yen­te, no sola­men­te ha amplia­do estas expec­ta­ti­vas, sino ha gene­ra­do el peli­gro de la desin­te­gra­ción nacio­nal.

ANTIIMPERIALISMO Y CAPITAL TRANSNACIONAL

Esta ten­den­cia pro­du­ce un cor­to­cir­cui­to con los pro­yec­tos inte­gra­cio­nis­tas boli­va­ria­nos de la uni­dad de la Patria Gran­de, pues­to que en lugar de impul­sar acer­ca­mien­to y for­ta­le­ci­mien­to común entre los pue­blos, tien­de a poten­ciar las fuer­zas dis­gre­ga­do­ras que frag­men­ten el terri­to­rio bajo la con­sig­na de admi­nis­trar “terri­to­rios libres”.

Evo Mora­les ha par­ti­ci­pa­do acti­va­men­te en la Alter­na­ti­va Boli­va­ria­na de las Amé­ri­cas (ALBA) y la Unión de Nacio­nes Sud­ame­ri­ca­nas (UNASUR) con fuer­tes dis­cur­sos anti­im­pe­ria­lis­tas, jun­to a Hugo Cha­vez, Rafael Correa y Raúl Cas­tro.

Las alian­zas regio­na­les lati­no­ame­ri­ca­nas y sud­ame­ri­ca­nas y la defen­sa de la hoja de coca, impor­tan­te sec­tor agrí­co­la de Boli­via, fren­te a la polí­ti­ca inter­ven­cio­nis­ta de Esta­dos Uni­dos, han radi­ca­li­za­do las posi­cio­nes del gobierno que, en la cri­sis sepa­ra­tis­ta de 2008, deter­mi­nó una fuer­te cri­sis diplo­má­ti­ca y la expul­sión del Emba­ja­dor de Washing­ton, Phi­lip Gol­berg, has­ta aho­ra no apla­ca­da. En los últi­mos meses, fren­te a la Mar­cha de Indí­ge­nas de la Con­fe­de­ra­ción Indí­ge­na del Orien­te Boli­viano (CIDOB), las auto­ri­da­des nacio­na­les ame­na­za­ron a USAID de Esta­dos Uni­dos de expul­sar­la por apo­yar ONGs que res­pal­dan la mar­cha.

Sin embar­go, los capi­ta­les finan­cie­ros, ban­ca­rios y agro­in­dus­tria­les y las trans­na­cio­na­les petro­le­ras y mine­ras se han man­te­ni­do en Boli­via y con­si­guen impor­tan­tes ganan­cias explo­tan­do los recur­sos natu­ra­les, expor­tán­do­los como mate­rias pri­mas, mono­po­li­zan­do la tie­rra y con­tro­lan­do los aho­rros y recur­sos eco­nó­mi­cos del país.

LOS PERFILES DEL GOBIERNO

Varios inte­rro­gan­tes se han abier­to sobre el con­te­ni­do y la estra­te­gia del gobierno, sobre la carac­te­ri­za­ción del pro­ce­so y sobre las prio­ri­da­des y obje­ti­vos eco­nó­mi­cos, socia­les y polí­ti­cos, abrien­do algu­nos espa­cios de con­tro­ver­sia, a pesar del silen­cio que mues­tra el jefe de esta­do al res­pec­to.

Las ten­den­cias den­tro y fue­ra del gobierno han gene­ra­do un deba­te ideo­ló­gi­co en torno a las carac­te­rís­ti­cas del pro­ce­so, des­de aque­llas que con­si­de­ran que se man­tie­ne el pro­yec­to eco­nó­mi­co y polí­ti­co libe­ral, has­ta aque­llas que fun­da­men­tan que se tra­ta de uno de carác­ter comu­ni­ta­rio. Algu­nos pro­po­nen un ideal socia­lis­ta del siglo XXI y otros plan­tean el capi­ta­lis­mo del esta­do como fase pre­via de con­so­li­da­ción de la uni­dad nacio­nal.

Por otra par­te, el nacio­na­lis­mo, el popu­lis­mo, el lati­no­ame­ri­ca­nis­mo y el indi­ge­nis­mo son los cali­fi­ca­ti­vos que se plan­tean para defi­nir el régi­men de Evo Mora­les, quien com­bi­na su fuer­te lide­raz­go con el apo­yo de deter­mi­na­dos sec­to­res socia­les como los coca­le­ros, colo­ni­za­do­res, cam­pe­si­nos, muje­res y jun­tas veci­na­les, aun­que las deci­sio­nes más impor­tan­tes son adop­ta­das en su gabi­ne­te y equi­po más estre­cho de cola­bo­ra­do­res.

Otro deba­te se ha abier­to entre los deno­mi­na­dos indus­tria­lis­tas que con­si­de­ran impres­cin­di­ble avan­zar en la trans­for­ma­ción pro­duc­ti­va del país, en base a la indus­tria­li­za­ción de los recur­sos natu­ra­les, espe­cial­men­te petro­le­ros, mine­ros y fores­ta­les, y la inte­gra­ción carre­te­ra de todas las regio­nes, y los con­ser­va­cio­nis­tas, quie­nes sos­tie­nen que se debe man­te­ner una posi­ción de defen­sa de las reser­vas eco­ló­gi­cas bajo la admi­nis­tra­ción de las auto­no­mías indí­ge­nas. Esto ha pro­vo­ca­do una con­fron­ta­ción de ONGs y gru­pos inter­na­cio­na­les que cues­tio­nan al gobierno, como ocu­rrió en Cocha­bam­ba en opor­tu­ni­dad de la rea­li­za­ción de la Cum­bre Mun­dial de los Pue­blos en Defen­sa de la Madre Tie­rra.

LOS DESAFIOS EMERGENTES

En este pano­ra­ma el gobierno tie­ne retos de alta impor­tan­cia, en una coyun­tu­ra en que se ha redu­ci­do el apo­yo popu­lar y las debi­li­da­des se mani­fies­tan con las con­ce­sio­nes al capi­tal forá­neo, el retra­so de pro­yec­tos de cohe­sión nacio­nal y la ausen­cia de un pro­yec­to his­tó­ri­co inte­gral.

A pesar de tener una base social de apo­yo en los sec­to­res indí­ge­nas y cam­pe­si­nos, las polí­ti­cas de desa­rro­llo agrí­co­la y de auto­su­fi­cien­cia y sobe­ra­nía ali­men­ta­rias están ausen­tes, en medio de un freno a una refor­ma agra­ria que afec­te a los gran­des terra­te­nien­tes y redis­tri­bu­ya la tie­rra. Por otra par­te, los pro­yec­tos de indus­tria­li­za­ción de las impor­tan­tes reser­vas de gas, litio, hie­rro y otros mine­ra­les han que­da­do retra­sa­dos, en tan­to que trans­na­cio­na­les de esos rubros con­ti­núan ope­ran­do y nego­cian otros con­tra­tos, en el mar­co del tra­di­cio­nal mode­lo de expor­ta­ción de mate­rias pri­mas.

Los cam­bios y refor­mas en las estruc­tu­ras socia­les, jurí­di­cas y cul­tu­ra­les son evi­den­tes y de alta impor­tan­cia, sin embar­go, los rela­cio­na­dos a la eco­no­mía y a la subor­di­na­da inser­ción inter­na­cio­nal están ausen­tes y se con­vier­ten, pau­la­ti­na­men­te, en el talón de Aqui­les de Evo Mora­les.

Anec­dó­ti­ca­men­te se sos­tie­ne que el moder­ní­si­mo avión com­pra­do por el Pre­si­den­te no cuen­ta con un pilo­to exper­to, lo mis­mo que ocu­rre con la estra­te­gia eco­nó­mi­ca que no cuen­ta con un con­duc­tor efi­cien­te.

La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *