El eus­ke­ra, el latín del paleo­lí­ti­co euro­peo- Aitzol Altu­na

“La raza de Cro­mag­non esta­ba exten­di­da y el arte rupes­tre fran­co-can­tá­bri­co, tie­nen un área bas­tan­te pare­ci­da. Y es un área que coin­ci­de en cier­to modo con la máxi­ma expan­sión del eus­ke­ra, la len­gua vas­ca. Exis­ten, en efec­to, mapas que hace el lin­güis­ta, el que hace el pre­his­to­ria­dor y el que hace el bió­lo­go con res­pec­to al tipo humano, que resul­ta que se super­po­nen y coin­ci­den bas­tan­te bien en este sen­ti­do” Jesús Altu­na, his­to­ria­dor y antro­pó­lo­go, (en el libro “La pelo­ta vas­ca”).

Es evi­den­te, por las más de 150 cue­vas halla­das, que en Bas­ko­nia –entre los ríos Garo­na y el Ebro- duran­te el Paleo­lí­ti­co supe­rior (30.000 al 10.000 a. C.), se dio una cul­tu­ra don­de se desa­rro­lló la pin­tu­ra, al arte orna­men­tal (como hue­sos alar­ga­dos y pla­nos de caba­llos con dos ori­fi­cios de sus­pen­sión para col­gár­se­los que se encuen­tran en todo el Piri­neo has­ta Picos de Euro­pa y que datan del mag­da­le­nien­se), la escul­tu­ra (peque­ñas Venus, falos, y otros ele­men­tos orna­men­ta­les) y la músi­ca (hue­so con tres agu­je­ros encon­tra­do en Istu­ritz –Baja Navarra‑, de la épo­ca auri­ña­cien­se de entre 20.000 y 40.000 años de anti­güe­dad ya men­cio­na­do). Serían los ves­ti­gios artís­ti­cos más anti­guos de la huma­ni­dad des­pués de los encon­tra­dos a los abo­rí­ge­nes aus­tra­lia­nos.

En Euro­pa estas artes, en el Paleo­lí­ti­co supe­rior, se die­ron exclu­si­va­men­te en Bas­ko­nia y cor­ni­sa can­tá­bri­ca. Sin embar­go el arte orna­men­tal y las famo­sas Venus sí se dan al Este de ese terri­to­rio, pero las data­cio­nes de los res­tos halla­dos son más recien­tes que las encon­tra­das en Bas­ko­nia (en el País Vas­co actual sólo se han encon­tra­do en Gipuz­koa, Deba, Prai­le Aitz I, en gran can­ti­dad y de gran belle­za).

Lo mis­mo ocu­rre con el arte rupes­tre, en Euro­pa sólo apa­re­ce al sur de Bas­ko­nia y en la cor­ni­sa can­tá­bri­ca, con data­cio­nes mucho más recien­tes siem­pre, es el cono­ci­do arte levan­tino (7.000 al 1.500 a. C.).

“Lo que cabe duda es que la región de nues­tro cere­bro don­de resi­den la capa­ci­da­des artís­ti­cas y crea­ti­vas y el sim­bo­lis­mo y adqui­rie­ron hace unos 30.000 años una com­ple­ji­dad simi­lar a la que posee­mos en la actua­li­dad” (José María Ber­mú­dez De Cas­tro, Direc­tor del Cen­tro Nacio­nal de Inves­ti­ga­ción sobre Evo­lu­ción Huma­na, Bur­gos).

Pare­ce lógi­co pen­sar que hubo una expan­sión del arte orna­men­tal y de las escul­tu­ras venu­sia­nas des­de Bas­ko­nia hacia el Este (nor­mal­men­te siguien­do las cuen­cas de los gran­des ríos) y del arte rupes­tre hacia el Sur, en este caso mez­cla­do con nue­vas gen­tes doli­co­cé­fa­las (de cabe­zas alar­ga­das) veni­das pro­ba­ble­men­te del nor­te de Áfri­ca: los cap­sien­ses, que tam­bién ocu­pa­ron zonas de Ita­lia, Sici­lia y que por Cata­lun­ya lle­ga­ron a Fran­cia, con los cua­les toman con­tac­to con los pue­blos pre­bas­ko­nes que se había expan­sio­na­do hacia el Sur en bus­ca de un cli­ma más benigno; los cap­sien­ses vie­nen a Euro­pa tras el ini­cio de la dese­ca­ción del Saha­ra pro­du­ci­da en esos siglos. De hecho, en el nor­te de Áfri­ca pre­ci­sa­men­te (cuan­do el Saha­ra era un ver­gel como lo demues­tran las pin­tu­ras pre­his­tó­ri­cas), se han encon­tra­do nume­ro­sas cue­vas con este arte rupes­tre, cuya data­ción es pos­te­rior a las del levan­te y por tan­to a las encon­tra­das en Bas­ko­nia y la cor­ni­sa can­tá­bri­ca.

Esos vas­cos o pre­bas­ko­nes lle­va­rían con­si­go ade­más su idio­ma: el eus­ke­ra (pro­to­eus­ke­ra), lo que deja­ría su ves­ti­gio en los idio­mas con los que man­tu­vie­ron con­tac­to.

Las regio­nes del mun­do don­de sólo se vivía de la caza y la reco­lec­ción de fru­tos sil­ves­tres (como era el caso de Euro­pa y del nor­te del Áfri­ca mag­da­le­nien­se, hace más de 10.000 años), las len­guas eran pocas y muy exten­di­das, al con­tra­rio de lo que ocu­rría don­de la agri­cul­tu­ra esta­ba intro­du­ci­da. La agri­cul­tu­ra nació, como es sabi­do, entre el Tigris y el Eufra­tes en el III mile­nio a. C., en Meso­po­ta­mia (o “Tie­rra Media” tie­rra entre el Tigris y el Eúfra­tes), Asia, lue­go se expan­dió hacia Egip­to, Chi­na y la India, y muy poco a poco por todo el mun­do.

Se cree que en éstas épo­cas de caza­do­res, no pasa­rían de 300 los idio­mas del mun­do (fren­te a los 6.700 actua­les, de los cua­les sólo el 3% se hablan en Euro­pa). Idio­mas de un terri­to­rio redu­ci­do que vería mul­ti­pli­ca­da el área de influen­cia a tra­vés de inmi­gra­cio­nes de sus hablan­tes en bus­ca de caza, debi­do a lo poco pobla­do de los nue­vos terri­to­rios.

El endu­re­ci­mien­to del cli­ma podría expli­car esta bús­que­da de nue­vos terri­to­rios. Se sabe, por los ani­ma­les que se caza­ban en la épo­ca del arte rupes­tre pre­bas­kón, que el cli­ma era este­pa­rio y de tun­dra en otras épo­cas, sin embar­go, los pin­ta­dos en el arte levan­tino corres­pon­den a ani­ma­les afri­ca­nos actua­les. Se pue­de dedu­cir de ello que un cam­bio de cli­ma y super­po­bla­ción pro­pi­ció que algu­nos caza­do­res bus­ca­ran luga­res más cáli­dos al Sur y que otros siguie­ran a los ani­ma­les que esta­ban acos­tum­bra­dos a cazar hacia Nores­te, al inte­rior euro­peo, los demás se que­da­rían en Bas­ko­nia y la cor­ni­sa can­tá­bri­ca.

Los estu­dios actua­les van aún más lejos, como se reco­ge en este artícu­lo del 20 de noviem­bre del 2002 del perió­di­co “El Correo”: “El ADN es el sopor­te mole­cu­lar del patri­mo­nio gené­ti­co y el mito­con­drial se carac­te­ri­za por ser trans­mi­ti­do exclu­si­va­men­te por las muje­res. Los equi­pos de Mar­tin Richards, de la Uni­ver­si­dad ingle­sa de Hud­ders­field, de Anto­nio Torro­ni, de la de Pavia, y de Hans Jür­gen Ban­delt, de la de Ham­bur­go, entre otros, han par­ti­ci­pa­do en un gran cen­so del ADN mito­con­drial a tra­vés de toda Euro­pa.

La épo­ca en que apa­re­cie­ron las diver­sas muta­cio­nes detec­ta­das y el repar­to actual de los ADN mito­con­dria­les han per­mi­ti­do esta­ble­cer los gran­des flu­jos migra­to­rios en el pobla­mien­to pre­his­tó­ri­co del Vie­jo Con­ti­nen­te. Esta base docu­men­tal ha ser­vi­do de mar­co de refe­ren­cia al estu­dio de Peter Fors­ter, espe­cia­lis­ta en gené­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge, y Eli­sa­beth Hamel, que tra­ba­ja des­de hace cua­tro años en estas cues­tio­nes.

Su apor­ta­ción ha con­sis­ti­do en ana­li­zar los ADN mito­con­dria­les actua­les de una mues­tra alea­to­ria de 10.000 euro­peos y en recons­truir su árbol genea­ló­gi­co. Los resul­ta­dos mues­tran que el 75% de los indi­vi­duos estu­dia­dos poseen hue­llas de un ADN mito­con­drial de tipo bas­kón. «Con­clui­mos que los habi­tan­tes de Euro­pa serían los des­cen­dien­tes de un gru­po rela­ti­va­men­te loca­li­za­do de hom­bres y muje­res que habrían habi­ta­do en la región que envuel­ve el actual País Vas­co, hace unos 20.000 años apro­xi­ma­da­men­te».

Esa data­ción corres­pon­de a la últi­ma gran gla­cia­ción (Würm, 10.000 antes de nues­tra Era). Para esca­par del frío, un gru­po de hom­bres de Cro­ma­ñón se refu­gió Bas­ko­nia. Cuan­do el cli­ma vol­vió a ser benigno, a par­tir de hace 15.000 años, «los pue­blos (pre)baskones se fue­ron del País Vas­co (sic) para vol­ver a los terri­to­rios aban­do­na­dos» y des­ha­bi­ta­dos, expo­nen. Gor­ka San Mar­tín habla del «Efec­to Föhen», rela­cio­na­do con el vien­to sur tras­ver­sal que hace que lo que sería la Bas­ko­nia Con­ti­nen­tal aumen­ta­ra la tem­pe­ra­tu­ra has­ta 12 gra­dos, sobre todo en oto­ño e invierno que es cuan­do se pro­du­ci­ría este fenó­meno más a menu­do.

Fors­ter y Hamel afir­man que sus estu­dios gené­ti­cos «mues­tran que estos hom­bres y muje­res se des­ple­ga­ron a par­tir del País Vas­co y se exten­die­ron por toda Euro­pa». «Su ADN mito­con­drial es el más fre­cuen­te en el País Vas­co, pero se encuen­tra tam­bién, según una espe­cie de “degra­da­ción” (con una fre­cuen­cia en dis­mi­nu­ción), en Ale­ma­nia, en Ita­lia o en Espa­ña», seña­lan. Una ter­ce­ra ola migra­to­ria se pro­du­jo hace menos de 10.000 años, «úni­ca­men­te cuan­do los hie­los se reti­ra­ron del nor­te de Escan­di­na­via», aña­den.

La pis­ta gené­ti­ca de estas migra­cio­nes se pue­de seguir median­te las muta­cio­nes del ADN de tipo bas­kón al cabo de los mile­nios. La pri­me­ra, deno­mi­na­da “pre‑V”, se pro­du­jo hace más de 20.000 años y, aun­que rela­ti­va­men­te rara, está pre­sen­te en un cier­to núme­ro de focos ais­la­dos en Sici­lia, Marrue­cos, Espa­ña, Ser­bia y Ucra­nia.

La segun­da muta­ción -“V”, sur­gi­da hace poco más de 15.000 años, en el perío­do gla­cial- se encuen­tra en toda Euro­pa, inclu­so en el nor­te de Áfri­ca, y su foco emer­gen­te está cen­tra­do en el País Vas­co. La últi­ma varian­te apa­re­ció hace menos de 10.000 años y está muy con­cen­tra­da en Escan­di­na­via, don­de los hom­bres que la por­ta­ban se esta­ble­cie­ron muy tar­día­men­te tras la reti­ra­da de los hie­los”.

Según se des­cri­be en un artícu­lo del Dia­rio Vas­co del 13 de octu­bre del 2003: “Hace diez mil años, poco des­pués de la últi­ma gla­cia­ción, las poco más de 3.000 fami­lias que habi­ta­ban las ver­tien­tes mon­ta­ño­sas más pró­xi­mas al Can­tá­bri­co tra­ta­ban de sobre­vi­vir cazan­do renos, cier­vos, bison­tes y caba­llos. Reco­lec­ta­ban fru­tos y bayas y, cuan­do lle­ga­ba la tem­po­ra­da, espe­ra­ban la migra­ción de los sal­mo­nes para dar­se el gran atra­cón. Ves­tían tra­jes de pie­les cur­ti­das, cal­za­ban botas del mis­mo mate­rial y usa­ban arpo­nes con pun­ta de hue­so y sofis­ti­ca­das hachas de sílex. Era tiem­po de frío, de refu­giar­se en caba­ñas de tron­cos y techos de paja y de vivir en caver­nas como la de San­ti­ma­mi­ñe o Are­na­za. (…) Los vas­cos de la épo­ca habla­rían un pre­ce­den­te muy pri­mi­ti­vo del eus­ke­ra y se agru­pa­rían en tri­bus y cla­nes fami­lia­res. (…) Pero, tal vez, lo más rele­van­te de la inves­ti­ga­ción es com­pro­bar de qué modo se fue­ron expan­dien­do aque­llos pri­me­ros pobla­do­res que vivían cer­ca del mar. Duran­te las gla­cia­cio­nes, y debi­do a lo extre­mo del cli­ma, las tie­rras al sur de los mon­tes Gor­bea, Anbo­to, Aitz­go­rri, Ara­lar y de los Piri­neos esta­ban des­po­bla­das. Cuan­do remi­te el frío, los ante­pa­sa­dos de los vas­cos empie­zan a colo­ni­zar nue­vos terri­to­rios”. En San­ti­ma­mi­ñe se cree que de con­ti­nuo vivi­rían entre 15 – 30 per­so­nas sien­do la habi­tual entre 15 y 40 en todas las cue­vas vas­cas de la épo­ca mag­da­le­nien­se.

Esta teo­ría bas­tan­te desa­rro­lla­da y empí­ri­ca, podría expli­car la rela­ción del eus­ke­ra con el íbe­ro, el bere­ber o con el geor­giano o el cir­ca­siano, y los topó­ni­mos del nor­te y sur de Ita­lia (con cue­vas de arte rupes­tre pos­te­rio­res a la de la zona pro­to­vas­ca), pues en esa hui­da hacia el Este muy posi­ble­men­te lle­ga­ron esas gen­tes a los Alpes y al Cáu­ca­so; lo abrup­to de sus mon­ta­ñas per­mi­tió la super­vi­ven­cia de esos idio­mas, empa­ren­ta­dos con el eus­ke­ra, de inva­sio­nes pos­te­rio­res. Y tam­bién expli­ca­ría los topó­ni­mos vas­cos en sitios tan ale­ja­dos como Sici­lia, Esco­cia o Irlan­da (el Canal de la Man­cha esta­ba con­ge­la­do), lo que deja­ría algu­na hue­lla en muchos idio­mas de inva­sio­nes pos­te­rio­res sin que ello sig­ni­fi­que que el eus­ke­ra sea raíz de aque­llos o que estén empa­ren­ta­dos, lo cual está lejos de estar pro­ba­do.

Los sitios don­de se han encon­tra­do pin­tu­ras rupes­tres y arte orna­men­tal son: sobre todo Bas­ko­nia, don­de está la man­cha más oscu­ra y cen­tro de expan­sión, y des­pués, a tra­vés de los gran­des ríos lle­ga­rían a las cor­di­lle­ras mon­ta­ño­sas: cuen­cas del Tajo, Ebro, Gua­dia­na, Ródano, Tíber, Po, Rin, Danu­bio, Sie­rra Neva­da, zona de Gan­día –Alicante‑, Alpes, sur de Ita­lia, zona de Fog­gia, nor­te de Sici­lia y los Cár­pa­tos.

Estos terri­to­rios coin­ci­den ade­más con las áreas de expan­sión del hom­bre de Cro-Mag­non.

Los ele­men­tos vas­cos en el bere­ber se debe­rían a con­tac­tos de los «pro­to­bas­ko­nes» del levan­te y aun a irrup­cio­nes de algu­nos caza­do­res pro­to­bas­ko­nes en el nor­te afri­cano. Habrían ocu­rri­do en las pos­tri­me­rías del paleo­lí­ti­co supe­rior en con­so­nan­cia con la fecha dada por Swa­desh («Tras la hue­lla lin­güís­ti­ca de la pre­his­to­ria» publi­ca­do por la uni­ver­si­dad de Méxi­co) y los tes­ti­mo­nios de la arqueo­lo­gía (pin­tu­ras rupes­tres de Par­pa­lló).

El bere­ber habría here­da­do ese «pro­to­vas­co» de su ante­ce­sor el líbi­co, que sería la gen­te con la que se habría pro­du­ci­do el con­tac­to, pues los bere­be­res recaen en el nor­te de Áfri­ca en épo­ca tar­día, ya roma­na, asen­tán­do­se en terri­to­rio de los ante­rio­res mau­ri­ta­nos, que habrían deja­do en el bere­ber las pala­bras que posee éste idio­ma en sus dife­ren­tes dia­lec­tos y que no pro­vie­nen del cad­mi­to-semí­ti­co, la base del bere­ber. El con­tac­to inclu­so podría haber teni­do lugar des­de la zona itá­li­co-cala­bre­sa don­de se han des­cu­bier­to pin­tu­ras de fac­tu­ra pro­to­vas­ca de fina­les del paleo­lí­ti­co, pero las dis­tan­cias son mayo­res y pare­ce menos pro­ba­ble.

El con­tac­to entre los cau­cá­si­cos, en par­ti­cu­lar con el geor­giano y con el cir­ca­siano, se debe­ría a la irrup­ción de los pro­to­bas­ko­nes paleo­lí­ti­cos por el cen­tro euro­peo hacia el medio orien­te que hemos comen­ta­do y como con­fir­ma el estu­dio léxi­co esta­dís­ti­co de Swa­desh.

La situa­ción cen­tral del eus­ke­ra paleo­lí­ti­co expan­sio­nán­do­se por toda Euro­pa expli­ca las rela­cio­nes dis­tin­tas y suce­si­vas con pue­blos tan dis­tan­tes como los cau­cá­si­cos y los bere­be­res; que el eus­ke­ra esté empa­ren­ta­do con el geor­giano y con el bere­ber según Swa­desh pero no estos entre sí con­vier­ten al eus­ke­ra en un idio­ma puen­te entre ellos.

El pro­to­vas­co, o pro­to­eus­ke­ra, sería el núcleo de irra­dia­ción lin­güís­ti­co-cul­tu­ral en lugar de un recep­tácu­lo. El pro­to­eus­ke­ra habría sido en su épo­ca de esplen­dor una espe­cie de latín de su mun­do paleo­lí­ti­co.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *