Afga­nis­tán, crí­me­nes de lesa huma­ni­dad- La Jornada

En pleno escán­da­lo por el des­cu­bri­mien­to de los esfuer­zos de los man­dos de la ocu­pa­ción mili­tar occi­den­tal para ocul­tar atro­ci­da­des come­ti­das con­tra la pobla­ción civil de Afga­nis­tán, el gober­nan­te de ese país, Hamid Kar­zai, infor­mó de la muer­te de 52 per­so­nas no com­ba­tien­tes –inclui­dos muje­res y niños– en la pobla­ción de Hel­mand, a con­se­cuen­cia de dis­pa­ros de misi­les des­de heli­cóp­te­ros de los ocupantes.

Este hecho, atroz pero de nin­gu­na mane­ra excep­cio­nal, se ins­cri­be en una pau­ta sos­te­ni­da de mor­tí­fe­ros ata­ques con­tra gru­pos de civi­les por las fuer­zas aéreas y la arti­lle­ría de Esta­dos Uni­dos, Ale­ma­nia y Fran­cia, y se agre­ga a com­por­ta­mien­tos bár­ba­ros docu­men­ta­dos por el sitio Wiki­leaks, que hizo públi­cos unos 90.000 docu­men­tos secre­tos de la coa­li­ción inva­so­ra: ata­ques con bom­bas de una tone­la­da a vivien­das reple­tas, ase­si­na­tos de indi­vi­duos aje­nos al con­flic­to –inclu­so dis­ca­pa­ci­ta­dos– por tiros de sol­da­dos ner­vio­sos, ocul­ta­mien­to regu­lar –por sol­da­dos de la coa­li­ción– de bajas civi­les, y pifias mayús­cu­las del espio­na­je occi­den­tal –que bus­ca des­de hace nue­ve años a Osa­ma Bin Laden, cabe­ci­lla de Al Qae­da, en exten­sas regio­nes del país ocu­pa­do – , de la admi­nis­tra­ción extran­je­ra –que en la pro­vin­cia de Farrah nom­bró jefe de poli­cía a un noto­rio cri­mi­nal– y de los esfuer­zos de las tro­pas esta­du­ni­den­ses por ganar­se, pese a todo, los cora­zo­nes y las men­tes de los afganos.

Por si hicie­ra fal­ta, los hechos refe­ri­dos refuer­zan la cer­te­za de que la gue­rra en Afga­nis­tán se encuen­tra en un calle­jón sin sali­da tan san­grien­to como con­tra­pro­du­cen­te para todas las par­tes, excep­to para los accio­nis­tas de la indus­tria mili­tar esta­du­ni­den­se y euro­pea: la pobla­ción afga­na está sien­do diez­ma­da por ata­ques con sis­te­mas de armas inte­li­gen­tes y de alta tec­no­lo­gía, el régi­men de Kar­zai nau­fra­ga en su pro­pia corrup­ción, su debi­li­dad y sus víncu­los inocul­ta­bles con la pro­duc­ción de dro­gas ilí­ci­tas, y la admi­nis­tra­ción de Barack Oba­ma enfren­ta, por deci­sión pro­pia, un con­flic­to externo de pers­pec­ti­vas incier­tas y cos­tos polí­ti­cos crecientes.

Si en 2001 las fuer­zas occi­den­ta­les lide­ra­das por Washing­ton inva­die­ron, ocu­pa­ron y some­tie­ron a su con­trol la casi tota­li­dad del terri­to­rio afgano, con un esfuer­zo mili­tar mode­ra­do y bajas que podían pare­cer jus­ti­fi­ca­bles, nue­ve años más tar­de la situa­ción ha empeo­ra­do de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va: no exis­te un gobierno nacio­nal pro­pia­men­te dicho, la des­com­po­si­ción y el nar­co­trá­fi­co cam­pean por sus fue­ros, el exten­so sur del país ha vuel­to a ser domi­na­do por el tali­bán, mien­tras otras zonas se encuen­tran bajo el man­do de seño­res de hor­ca y cuchi­llo aje­nos a cual­quier noción de lega­li­dad y, para col­mo, la situa­ción de las muje­res no ha mejo­ra­do de for­ma apreciable.

El pre­si­den­te Oba­ma enfren­ta en Afga­nis­tán una dis­yun­ti­va nada envi­dia­ble: per­sis­tir en la ocu­pa­ción de Afga­nis­tán le impli­ca un gra­ve des­gas­te y la pers­pec­ti­va de con­ver­tir a su gobierno en res­pon­sa­ble de crí­me­nes de lesa huma­ni­dad tan con­de­na­bles como los que per­pe­tró su ante­ce­sor en Iraq; orde­nar la reti­ra­da le sig­ni­fi­ca­ría un inme­dia­to lin­cha­mien­to polí­ti­co por los hal­co­nes de Washing­ton –repu­bli­ca­nos y demó­cra­tas– y por el exten­di­do cho­vi­nis­mo social que per­sis­te en Esta­dos Uni­dos. La éti­ca ele­men­tal, sin embar­go, hace reco­men­da­ble, y aun impe­rio­so, poner fin a una gue­rra que no tie­ne posi­bi­li­da­des de ganar­se y en la que se esta­ble­ce una rela­ción cau­sal direc­ta e inocul­ta­ble entre el sufri­mien­to de la pobla­ción afga­na y los divi­den­dos de la indus­tria bélica.

Fuen­te: http://​www​.jor​na​da​.unam​.mx/​2​0​1​0​/​0​7​/​2​7​/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​s​e​c​t​i​o​n​=​o​p​i​n​i​o​n​&​a​r​t​i​c​l​e​=​0​0​2​a​1​edi

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.