Uri­bis­mo y pen­ta­go­nis­mo nue­va­men­te se dan la mano- Wla­di­mir Ruiz Tira­do

De la mano del pen­tá­gono y del gobierno de Álva­ro Uri­be en Colom­bia se tra­za la estra­te­gia del gobierno de Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, y del pre­si­den­te Barak Oba­ma, para divi­dir a Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be en su afán por reco­brar la hege­mo­nía per­di­da en los últi­mos años en nues­tra región.

Ilu­sos quie­nes pen­sa­ron que con Oba­ma iba a cam­biar la polí­ti­ca exte­rior nor­te­ame­ri­ca­na. Son innu­me­ra­bles los argu­men­tos que des­mien­ten tal apre­cia­ción. El pri­me­ro de ellos es muy sim­ple: nin­gún pre­si­den­te ame­ri­cano pue­de gober­nar con­tra el “Esta­do Pro­fun­do”, Oba­ma es pri­sio­ne­ro de una lógi­ca que le impi­de tomar deci­sio­nes en for­ma inde­pen­dien­te, la reali­dad de un gobierno “de fac­to” detrás de la pre­si­den­cia hace que su capa­ci­dad de manio­bra polí­ti­ca sea poco menos que un reme­do. Dicho por Chomsky: “bajo el con­trol del Pen­tá­gono, no hay reglas, todo es váli­do”.

En lo que res­pec­ta al “pen­ta­go­nis­mo”, tér­mino acu­ña­do por Juan Bosch, pre­si­den­te domi­ni­cano derro­ca­do por la inter­ven­ción mili­tar esta­dou­ni­den­se de 1965, para desig­nar el con­te­ni­do de las agre­sio­nes y gol­pes mili­ta­res con­tra gobier­nos demo­crá­ti­cos en Amé­ri­ca Lati­na des­de ese enton­ces, pode­mos decir que pare­ce reco­brar nue­va vida con el gobierno de Barak Oba­ma y su secre­ta­rio de Defen­sa Robert Gates.

Que­dan pocas dudas, o casi nin­gu­na, de la cre­cien­te y sos­te­ni­da esca­la­da mili­ta­ris­ta de EEUU en Amé­ri­ca Lati­na. Ya no se tra­ta de las clá­si­cas inter­ven­cio­nes mili­ta­res, que ser­vían de apo­yo a fuer­zas loca­les para el derro­ca­mien­to de gobier­nos aje­nos a los intere­ses del impe­rio, gene­ral­men­te hechas des­de afue­ra de sus terri­to­rios o tute­la­das para tal fin; aho­ra, el plan es pose­sio­nar­se de paí­ses (Colom­bia y pue­den ser otros), de terri­to­rios y de bases ya exis­ten­tes para tener una fuer­za mili­tar acti­va, con gran capa­ci­dad ope­ra­ti­va y de inte­li­gen­cia, apo­ya­da con los más avan­za­dos equi­pos y tec­no­lo­gía mili­tar. Cla­ro está que lo ante­rior supo­ne unas sobe­ra­nías alqui­la­das o, sen­ci­lla­men­te, entre­ga­das al más vil de los desig­nios.

El “Uri­bis­mo”, como lo defi­ne el perio­dis­ta vene­zo­lano José Vicen­te Ran­gel, es abso­lu­ta­men­te com­pa­ti­ble con las polí­ti­cas del impe­rio. “No hay que sub­es­ti­mar a Álva­ro Uri­be y a quie­nes están detrás de él. El uri­bis­mo, como expre­sión de una polí­ti­ca no sólo para Colom­bia y la región andi­na, sino para toda Lati­noa­mé­ri­ca, requie­re de un aná­li­sis menos vela­do por el inme­dia­tis­mo o movi­do por la emo­ti­vi­dad. Por la urgen­cia de dar res­pues­ta a deter­mi­na­dos hechos. Si algu­na polí­ti­ca demues­tra cohe­ren­cia, sopor­te ideo­ló­gi­co y capa­ci­dad para ope­rar, es la que diri­ge el pre­si­den­te colom­biano”

De lo ante­rior­men­te expues­to que­dan pocas dudas, o casi nin­gu­na, de la cre­cien­te y sos­te­ni­da esca­la­da mili­ta­ris­ta de EEUU en Amé­ri­ca Lati­na. Ya no se tra­ta de las clá­si­cas inter­ven­cio­nes mili­ta­res, que ser­vían de apo­yo a fuer­zas loca­les para el derro­ca­mien­to de gobier­nos aje­nos a los intere­ses del impe­rio, gene­ral­men­te hechas des­de afue­ra de sus terri­to­rios o tute­la­das para tal fin; aho­ra, el plan es pose­sio­nar­se de paí­ses (Colom­bia y pue­den ser otros), de terri­to­rios y de bases ya exis­ten­tes para tener una fuer­za mili­tar acti­va, con gran capa­ci­dad ope­ra­ti­va y de inte­li­gen­cia, apo­ya­da con los más avan­za­dos equi­pos y tec­no­lo­gía mili­tar. Cla­ro está que lo ante­rior supo­ne unas sobe­ra­nías alqui­la­das o, sen­ci­lla­men­te, entre­ga­das al más vil de los desig­nios.

Vene­zue­la está en el ojo del hura­cán. Por un lado, por­que ha sido pun­te­ra en asu­mir posi­cio­nes sobe­ra­nas en la defen­sa y desa­rro­llo de sus fuen­tes de ener­gía, como lo rese­ña la Agen­cia Boli­va­ria­na de Noti­cias, la cual seña­la que: “Con la recien­te cul­mi­na­ción de la fase de cuan­ti­fi­ca­ción del blo­que Junín 7 de la Faja Petro­lí­fe­ra del Orino (FPO), don­de los cálcu­los de Petró­leo Ori­gi­nal en Sitio (POES) arro­jan unos 30,4 mil millo­nes de barri­les, Vene­zue­la, a tra­vés del Pro­yec­to Ori­no­co Mag­na Reser­va, avan­za con mayor fuer­za para alcan­zar los 314 mil millo­nes de barri­les nece­sa­rios para ocu­par el pri­mer lugar en reser­vas pro­ba­das de petró­leo a nivel mun­dial” Y, por el otro, por­que la deci­sión de los gobier­nos de Colom­bia y de EEUU de asen­tar bases mili­ta­res de este últi­mo país en terri­to­rio neo­gra­na­dino con­cuer­da con la visión de que éste es un esce­na­rio de gue­rra.

Es en esta lógi­ca don­de pode­mos ubi­car la más recien­te agre­sión con­tra el Esta­do y el gobierno de Vene­zue­la. Pri­me­ro fue el ata­que con­tra el terri­to­rio sobe­rano de Ecua­dor, lue­go la ins­ta­la­ción de las sie­te bases mili­ta­res en terri­to­rio colom­biano y, aho­ra, en las pos­tri­me­rías del gobierno de Uri­be, se inten­ta revi­vir el bodrio polí­ti­co-mediá­ti­co de la pre­sen­cia de las FARC en Vene­zue­la.

De allí que la rup­tu­ra de nues­tras rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con el gobierno de Colom­bia son una con­se­cuen­cia deri­va­da de un con­ti­nuo plan de aco­so y pro­vo­ca­cio­nes, mon­ta­das para divi­dir­nos, gol­pear los avan­ces de la revo­lu­ción boli­va­ria­na y las con­quis­ta popu­la­res y demo­crá­ti­cas en la región en la región.

Nues­tra can­ci­lle­ría ha soli­ci­ta­do con carác­ter de urgen­cia una reu­nión de la UNASUR para tra­tar este tema. Hay que salir­le al paso a esta nue­va ini­cia­ti­va agre­so­ra del gobierno colom­biano que podría alte­rar la cul­tu­ra de paz que ha pre­va­le­ci­do por mucho tiem­po en Sur Amé­ri­ca.

* Wla­di­mir Ruiz Tira­do es Encar­ga­do de Nego­cios de la emba­ja­da de Vene­zue­la en El Sal­va­dor.
San Sal­va­dor, 2010-07-23
wladimiruiz_​[email protected]​hotmail.​com
Dia­rio Cola­tino

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *