La fil­tra­ción de infor­mes secre­tos deja en evi­den­cia el desas­tre de la gue­rra afga­na- Gara

Más de 90.000 docu­men­tos fil­tra­dos a una web de inves­ti­ga­ción, que a su vez los sumi­nis­tró a tres impor­tan­tes publi­ca­cio­nes (de EEUU, Gran Bre­ta­ña y Ale­ma­nia), vie­ron la luz el domin­go. Más allá de las reve­la­cio­nes con­cre­tas ‑entre ellas la de que los tali­bán cuen­tan entre su arse­nal con los misi­les tie­rra-aire Stin­ger que EEUU sumi­nis­tró a los afga­nos con­tra los soviéticos‑, el con­jun­to de las fil­tra­cio­nes dibu­jan el esce­na­rio de una gue­rra prác­ti­ca­men­te per­di­da.

p002_f01_250x148.jpg

GARA | WASHINGTON

La fil­tra­ción de 92.201 docu­men­tos secre­tos sobre la gue­rra de Afga­nis­tán supo­ne un duro gol­pe para la Admi­nis­tra­ción Oba­ma, ade­más de dejar en evi­den­cia la deri­va de una aven­tu­ra mili­tar que here­dó de Bush y que lle­va camino de con­ver­tir­se en una nue­va derro­ta para la pri­me­ra poten­cia mun­dial.

Los docu­men­tos con­fi­den­cia­les fue­ron col­ga­dos por la orga­ni­za­ción Wiki­leaks en su pági­na web (wiki​leaks​.org) des­pués de que se los faci­li­ta­ra ‑pro­ba­ble­men­te hace sema­nas- a «The New York Times», «The Guar­dian» y «Der Spie­gel». Fue­ron publi­ca­dos simul­tá­nea­men­te el pasa­do domin­go.

Wiki­leaks (leaks sig­ni­fi­ca fil­tra­ción en inglés) es un sitio web de inves­ti­ga­ción y aná­li­sis polí­ti­co, fun­da­do en 2006 por el perio­dis­ta y acti­vis­ta de inter­net aus­tra­liano Julian Assan­ge.

La web se hizo famo­sa al divul­gar en abril un vídeo fecha­do el 12 de julio de 2007 en el que se ve cómo un heli­cóp­te­ro esta­dou­ni­den­se dis­pa­ra y mata a varios civi­les, entre ellos a dos perio­dis­tas de la agen­cia Reuters.

Un sol­da­do esta­dou­ni­den­se, Brad­ley Man­ning, está dete­ni­do en una base nor­te­ame­ri­ca­na en Kuwait impu­tado por vio­lar el regla­men­to mili­tar des­pués de haber «trans­fe­ri­do datos con­fi­den­cia­les a su orde­na­dor» y por infrac­cio­nes al Códi­go Penal de EEUU, entre ellas «la divul­ga­ción de infor­ma­cio­nes con­fi­den­cia­les rela­ti­vas a la defen­sa nacio­nal». Man­ning, pre­sen­ta­do a su vez como ana­lis­ta de inte­li­gen­cia, fue acu­sa­do por un pira­ta infor­má­ti­co, Adrian Lamo, de pre­su­mir que habría des­car­ga­do 260.000 docu­men­tos cla­si­fi­ca­dos que habría envia­do a la web Wiki­leaks.

Los infor­mes secre­tos publi­ca­dos el domin­go, reco­gi­dos entre enero de 2004 y diciem­bre de 2009, supo­nen, a jui­cio del jefe de la sec­ción de Inves­ti­ga­ción del bri­tá­ni­co «The Guar­dian», David Leigh, «lo que podría ser la mayor fil­tra­ción en la his­to­ria de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia».

Pero, más allá de lo cuan­ti­ta­ti­vo de la fil­tra­ción y de los datos suel­tos ‑la mayor par­te son secre­tos a voces o ver­sio­nes intere­sa­das de par­te, en este caso de EEUU‑, el con­jun­to de los docu­men­tos dibu­ja, en pala­bras otra vez de «The Guar­dian», «un esce­na­rio devas­ta­dor de una gue­rra que se enca­mi­na hacia la derro­ta» de EEUU y de sus alia­dos occi­den­ta­les.

Des­de otro ángu­lo, «The New York Times» es igual­men­te devas­ta­dor al seña­lar que estos archi­vos ilus­tran «con pro­fu­sión de deta­lles las razo­nes por las que, des­pués de que EEUU ha gas­ta­do cer­ca de 300.000 millo­nes de dóla­res en esta gue­rra, los tali­bán son más fuer­tes que nun­ca des­de 2001», fecha del ini­cio de la inva­sión del país.

Con­de­na de la Casa Blan­ca

El ase­sor de Segu­ri­dad del pre­si­den­te Oba­ma, James Jones, cali­fi­có la publi­ca­ción de esta cata­ra­ta de docu­men­tos como un acto «irres­pon­sa­ble» y sus­cep­ti­ble de «poner en peli­gro» la segu­ri­dad de las ope­ra­cio­nes y del país. Jones cri­ti­có que «Wiki­leaks no ha hecho el menor esfuer­zo por poner­se en con­tac­to pre­via­men­te con noso­tros».

Un fun­cio­na­rio de la Casa Blan­ca que se res­guar­dó en el ano­ni­ma­to fue más allá al ase­gu­rar que Wiki­leaks «no es una web de infor­ma­ción obje­ti­va sino más bien una orga­ni­za­ción que se opo­ne a la polí­ti­ca (sic) ame­ri­ca­na en Afga­nis­tán».

No extra­ña dema­sia­do la reac­ción del Gobierno esta­dou­ni­den­se. Y es que, como seña­ló «The New York Times», nin­gu­na de las fuen­tes que con­sul­tó ese dia­rio puso en duda la vera­ci­dad de la infor­ma­ción.

Tam­po­co el gene­ral Jones lo hizo en su com­pa­re­cen­cia. Tra­tó, eso sí, de vin­cu­lar el con­te­ni­do de esos infor­mes a la ante­rior era Bush recor­dan­do que cubren el perío­do de enero de 2004 a diciem­bre de 2009, mes este últi­mo en el que el actual pre­si­den­te, Barack Oba­ma, «anun­ció una nue­va estra­te­gia» para Afga­nis­tán.

Irán y Pakis­tán

Difí­cil pirue­ta, cuan­do estos infor­mes reco­gen cues­tio­nes que afec­tan a la actua­li­dad de la gue­rra, y que en algu­nos casos han sido pro­fu­sa­men­te airea­das por la actual Admi­nis­tra­ción. Entre ellas des­ta­ca la supues­ta y «cre­cien­te influen­cia de Irán» en Afga­nis­tán, don­de esta­ría, siem­pre según estos docu­men­tos, apo­yan­do con dine­ro, armas y entre­na­mien­to a los tali­bán, sus enemi­gos his­tó­ri­cos.

Los infor­mes con­fir­man lo que es un secre­to a voces, el apo­yo direc­to de los ser­vi­cios secre­tos paquis­ta­níes (ISI) a la insur­gen­cia tali­bán. Fue pre­ci­sa­men­te el ISI el que apo­yó el levan­ta­mien­to de los tali­bán en 1995 y su con­quis­ta del poder en Kabul tras una gue­rra relám­pa­go que puso en fuga a los «seño­res de la gue­rra» afga­nos.

El ase­sor de Segu­ri­dad de Oba­ma no men­cio­nó a Irán pero se apre­su­ró a anun­ciar que estas fil­tra­cio­nes «no ten­drán reper­cu­sión algu­na en nues­tra rela­ción con Pakis­tán».

El por­ta­voz del Minis­te­rio paquis­ta­ní de Exte­rio­res, Abdul Basit, til­dó las infor­ma­cio­nes de «retor­ci­das y cogi­das por los pelos» e insis­tió en que «evi­den­te­men­te, no tie­nen nada que ver con la reali­dad».

Los infor­mes, pro­ce­den­tes casi en su tota­li­dad de la emba­ja­da de EEUU en Kabul, dan cuen­ta de 144 «inci­den­tes» regis­tra­dos en los que resul­ta­ron muer­tos por fue­go ocu­pan­te 199 civi­les, cifra ésta que, según «The Guar­dian», «es pro­ba­ble que esté sub­es­ti­ma­da por­que muchos inci­den­tes dudo­sos se omi­ten». La mayor par­te se rela­cio­nan con el ner­vio­sis­mo de los sol­da­dos en los pues­tos de con­trol, aun­que no fal­tan narra­cio­nes como la que deta­lla la muer­te a tiros de un sor­do­mu­do cuan­do inten­ta­ba huir de un coman­do de la CIA que iba a dete­ner­lo.

De igual modo, reve­lan la exis­ten­cia de uni­da­des secre­tas cono­ci­das como Fuer­za de Inter­ven­ción 373, un gru­po de ope­ra­cio­nes espe­cia­les con una lis­ta de per­so­nas a cap­tu­rar «vivas o muer­tas» y entre las que se encon­tra­rían 70 altos coman­dan­tes de la resis­ten­cia tali­bán.

Sus misio­nes «han aumen­ta­do en núme­ro bajo la Admi­nis­tra­ción Oba­ma, con un éxi­to nota­ble», ase­gu­ra uno de los docu­men­tos, que aler­ta no obs­tan­te de las bajas civi­les pro­vo­ca­das por estos ope­ra­ti­vos.

Asi­mis­mo, los infor­mes deta­llan que los tali­bán han lle­ga­do a emplear misi­les por­tá­ti­les infra­rro­jos mode­lo Stin­ger con­tra avio­nes de com­ba­te, la mis­ma arma que con­tri­bu­yó a que los muyahi­din afga­nos derro­ta­ran al Ejér­ci­to Rojo en los ochen­ta. Para­dó­ji­ca­men­te, fue EEUU el que sumi­nis­tró con este tipo de misi­les a los muyahi­din, lo que dio un giro a la gue­rra y con­tri­bu­yó a la derro­ta sovié­ti­ca.

Con­cre­ta­men­te, un heli­cóp­te­ro de trans­por­te de tro­pas CH-47 fue aba­ti­do el 30 de mayo de 2007 en la pro­vin­cia de Hel­mand por uno de esos misi­les . Murie­ron cin­co sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses, un bri­tá­ni­co y un cana­dien­se. Enton­ces, un por­ta­voz de la OTAN se limi­tó a seña­lar que «no es impo­si­ble que el heli­cóp­te­ro haya sido aba­ti­do con armas cor­tas».

«Resis­ten­tes y astu­tos»

En esta línea, los docu­men­tos ponen en duda el cre­cien­te uso de avio­nes no tri­pu­la­dos «que se estre­llan o cho­can entre sí, lo que desem­bo­ca en misio­nes enor­me­men­te arries­ga­das» para recu­pe­rar sus res­tos antes de que el arma­men­to cai­ga en manos tali­bán, y des­cri­ben a una gue­rri­lla afga­na «resis­ten­te y astu­ta», que está desan­gran­do a las fuer­zas ocu­pan­tes en una gue­rra de des­gas­te.

Pese a que, por lo gene­ral, los infor­mes no con­tra­di­cen las ver­sio­nes ofi­cia­les, sí con­tie­nen infor­ma­ción que reve­la que la polí­ti­ca infor­ma­ti­va sobre el con­flic­to por par­te de la Casa Blan­ca y el Ejér­ci­to ha ali­men­ta­do la con­fu­sión sobre el desa­rro­llo real de la gue­rra.

El ase­sor de Segu­ri­dad Nacio­nal para Comu­ni­ca­cio­nes Estra­té­gi­cas, Ben­ja­min Rho­des, fue tajan­te al ase­gu­rar que «el pre­si­den­te [Oba­ma] ha sido muy cla­ro a la hora de hablar al pue­blo esta­dou­ni­den­se sobre los desa­fíos a los que nos enfren­ta­mos». «Si per­mi­ti­mos que Afga­nis­tán vaya cues­ta aba­jo, vol­ve­re­mos a enfren­tar­nos de nue­vo a ame­na­zas de gru­pos extre­mis­tas como Al-Qae­da», seña­ló, evo­can­do el fan­tas­ma del 11‑S. Del ata­que al cora­zón de EEUU que movió a la pri­me­ra poten­cia del Pla­ne­ta a cas­ti­gar a Afga­nis­tán y a embar­car­se en una gue­rra de 10 años que ya es una pesa­di­lla.

MASACRE

El Gobierno títe­re afgano ha pedi­do una inves­ti­ga­ción sobre la muer­te de has­ta medio cen­te­nar de civi­les en un ata­que des­de heli­cóp­te­ros con­tra una vivien­da en la pro­vin­cia sure­ña de Hel­mand, el pasa­do vier­nes.

15.000

Wiki­leaks ase­gu­ró que, ade­más de los 92.201 docu­men­tos publi­ca­dos, se ha reser­va­do otros 15.000 a peti­ción de su fuen­te, aun­que anun­cia que los publi­ca­rá tras ocul­tar datos que pue­dan ser «per­ju­di­cia­les».

El fun­da­dor de Wiki­leaks ase­gu­ra que esta­mos ante «crí­me­nes de gue­rra»

El fun­da­dor de la web Wiki­leaks defen­dió la publi­ca­ción de los miles de docu­men­tos con­fi­den­cia­les y recor­dó que des­ta­pan crí­me­nes de gue­rra come­ti­dos por los ocu­pan­tes.

«Corres­pon­de a un tri­bu­nal dic­ta­mi­nar­lo, pero a pri­me­ra vis­ta, pare­ce que hay prue­bas de crí­me­nes de gue­rra en estos docu­men­tos», seña­ló Julian Assan­ge, quien recor­dó que los casos se cuen­tan por miles.

En su opi­nión, estas infor­ma­cio­nes «per­mi­ten com­pren­der lo que ha sido esa gue­rra en los últi­mos seis años» y demues­tran «que el cur­so de la gue­rra tie­ne que cam­biar», seña­ló en una com­pa­re­cen­cia en Lon­dres.

Res­pec­to a la denun­cia de EEUU, que ape­la a cues­tio­nes que ame­na­za­rían a su segu­ri­dad nacio­nal, Assan­ge seña­la que «esta­mos habi­tua­dos a que cuan­do denun­cia­mos los abu­sos inten­tan des­acre­di­tar­nos». Sobre la natu­ra­le­za de sus fuen­tes, aña­de que «no tene­mos nin­gu­na razón para dudar de la fia­bi­li­dad de estos docu­men­tos».

El fun­da­dor de la web, que se recla­ma como «la pri­me­ra agen­cia de infor­ma­ción del pue­blo» y que rei­vin­di­ca que se finan­cia con con­tri­bu­yen­tes anó­ni­mos, insis­te en que «el papel del perio­dis­mo es pre­ci­sa­men­te vigi­lar a los pode­ro­sos». Wiki­leaks se dio a cono­cer en 2009 al publi­car docu­men­tos inter­nos de la mul­ti­na­cio­nal Tra­fi­gu­ra, impli­ca­da en un ver­ti­do cri­mi­nal en Cos­ta de Mar­fil. Assan­ge ase­gu­ra que el sitio fun­cio­na a par­tir de ser­vi­do­res en Sue­cia y Bél­gi­ca, paí­ses con legis­la­cio­nes que defien­den la pro­tec­ción de las fuen­tes. Emplea a media doce­na de volun­ta­rios a jor­na­da com­ple­ta y con­sul­ta regu­lar­men­te a exper­tos.

En mayo pasa­do, a Assan­ge le con­fis­ca­ron bre­ve­men­te el pasa­por­te en Aus­tra­lia y sus abo­ga­dos le acon­se­ja­ron no via­jar a EEUU.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *