Car­ta abier­ta de un inter­na­cio­na­lis­ta al pre­si­den­te vene­zo­lano Hugo Chá­vez.- Percy Fran­cis­co Alva­ra­do

Ciu­dad de la Haba­na, 26 de julio de 2010.

Esti­ma­do com­pa­ñe­ro Hugo Chá­vez Frías,

Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la.

Con gran indig­na­ción el mun­do ha cono­ci­do sobre la pre­pa­ra­ción, en el más abso­lu­to secre­to, de un vas­to plan que con­tem­pla una posi­ble agre­sión arma­da des­de Colom­bia con­tra la her­ma­na nación vene­zo­la­na, direc­ta­men­te pro­mo­vi­do, orga­ni­za­do y finan­cia­do por las éli­tes del poder de la ultra­de­re­cha nor­te­ame­ri­ca­na, en con­tu­ber­nio con la con­tra­rre­vo­lu­ción anti boli­va­ria­na y sus laca­yos del uri­bis­mo con­ti­nuis­ta. Este maca­bro plan, en el que se inclu­yen el mag­ni­ci­dio con­tra su per­so­na, las pro­vo­ca­cio­nes hos­ti­les des­de terri­to­rio colom­biano, la infil­tra­ción de para­mi­li­ta­res y mer­ce­na­rios para sabo­tear las pró­xi­mas elec­cio­nes del 26 de sep­tiem­bre, la más enco­na­da gue­rra mediá­ti­ca y, de mane­ra par­ti­cu­lar, en el empleo de todo el poten­cial mili­tar de las bases yan­quis dise­mi­na­das en la pro­pia Colom­bia, Cos­ta Rica, Aru­ba, Cura­zao y otros paí­ses de la región, con el com­pla­cien­te con­tu­ber­nio de las OEA, repre­sen­ta una cla­ra y evi­den­te ame­na­za con­tra la esta­bi­li­dad de Lati­noa­mé­ri­ca.

Muchos se han suma­do al injus­to inten­to de sata­ni­zar­le a usted y a todo aque­llos que luchan sin tre­gua por cam­biar para siem­pre el sta­tus quo impe­ran­te en Vene­zue­la y que cons­ti­tu­yó por casi dos siglos una afren­ta a la sagra­da memo­ria de Simón Bolí­var y Fran­cis­co de Miran­da. Ese corri­llo dema­gó­gi­co y vene­no­so, que se mue­ve bajo la batu­ta de Washing­ton, lo inte­gran las fuer­zas de dere­cha, su con­glo­me­ra­do mediá­ti­co y las voces genu­fle­xas de varios pre­si­den­tes lati­no­ame­ri­ca­nos. El mun­do, por ple­na con­vic­ción, no pue­de per­mi­tir esta nue­va esca­la­da de agre­sio­nes. Hoy, más que nun­ca, se jue­ga con­tra Vene­zue­la, el des­tino de nues­tra gran nación lati­no­ame­ri­ca­na.

Sepa usted, sin temor a la menor duda, que este hom­bre que hoy le escri­be, naci­do en Gua­te­ma­la y que sir­vió a Cuba duran­te déca­das en la anó­ni­ma trin­che­ra que engran­de­cie­ron mis Cin­co Her­ma­nos, pri­sio­ne­ros hoy injus­ta­men­te en las cár­ce­les nor­te­ame­ri­ca­nas, no per­do­na­rá tal afren­ta, ni se que­da­rá de manos cru­za­das.

Entien­do que Cuba, tam­bién mi Patria ama­da, sabrá enten­der que, si ante el peli­gro que hoy ame­na­za a Vene­zue­la, le soli­ci­to me per­mi­ta mar­char jun­to a usted a ocu­par una de las trin­che­ras en defen­sa de su Patria, que es tam­bién la patria de todos los hom­bres bue­nos, jus­tos y hones­tos de nues­tro tiem­po. Estoy segu­ro, que con la mis­ma con­vic­ción que he defen­di­do a Vene­zue­la en cada uno de mis artícu­los, des­nu­dan­do patra­ñas y sucias cons­pi­ra­cio­nes, sabré pelear jun­to al vene­zo­lano humil­de, con un fusil en la mano, solo sabe­dor de la tris­te­za de que debe­ré enfren­tar­me a los hijos humil­des y valio­sos de los ama­dos pue­blos colom­biano y nor­te­ame­ri­cano, envia­dos como car­ne de cañón por las ape­ten­cias impe­ria­les de sus líde­res. Ten­ga en cuen­ta, pues, a este lucha­dor inter­na­cio­na­lis­ta en la nómi­na de los sol­da­dos soli­da­rios que defen­de­rán con sus vidas a Vene­zue­la, con la segu­ra satis­fac­ción de que este ges­to será imi­ta­do, sin lugar a dudas, por cien­tos de inter­na­cio­na­lis­tas de todo el mun­do.

Coman­dan­te, ¡Espe­ro de inme­dia­to cual­quier orden suya!

¡Has­ta la Vic­to­ria siem­pre!

(*) Escri­tor, perio­dis­ta y lucha­dor internacionalista.(Fraile)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *