¡Gran­de Boli­var! – Hugo Cha­ves Frías

Pro­duc­ti­vas, y por demás copio­sas, fue­ron las acti­vi­da­des de esta sema­na que ter­mi­na y har­to difí­cil será refe­rir­me a todas con la aten­ción debi­da que mere­cen. Haré el máxi­mo esfuer­zo de síntesis.

Bien lo decía el Padre Bolí­var: “El mejor sis­te­ma de Gobierno será aquel que le pro­por­cio­ne a su pue­blo la mayor suma de segu­ri­dad social, la mayor suma de esta­bi­li­dad polí­ti­ca, y la mayor suma de feli­ci­dad posi­ble”. Segu­ri­dad social, tal es nues­tro come­ti­do, por­que son sagra­dos man­da­tos que Bolí­var nos lega­ra. En tal sen­ti­do, en un acto espe­cial este lunes 19 de julio, hon­ra­mos tal com­pro­mi­so entre­gan­do sus libre­tas a nue­vos pen­sio­na­dos y pen­sio­na­das del Ins­ti­tu­to Vene­zo­lano de los Segu­ros Socia­les, aten­dien­do a lo dis­pues­to en el decre­to 7.401. Hemos plan­tea­do la incor­po­ra­ción al bene­fi­cio de pen­sio­nes de todas aque­llas per­so­nas que no com­ple­ta­ron el requi­si­to de 750 cotizaciones.

El mar­tes 20 asis­tí a la gra­dua­ción de la II Pro­mo­ción de la Poli­cía Nacio­nal Boli­va­ria­na: son 1 mil 474 ofi­cia­les de poli­cía al ser­vi­cio del pue­blo y cuya guía es la éti­ca socia­lis­ta. Orga­ni­za­ción para la segu­ri­dad, la lucha con­tra la impu­ni­dad, la pre­ven­ción de las con­duc­tas des­via­das y un coti­diano ejer­ci­cio fun­da­do en la razón y el sen­ti­mien­to y, por supues­to, en el res­pe­to a la dig­ni­dad huma­na a la hora de usar la fuer­za, son las carac­te­rís­ti­cas que, des­de ya, cons­ti­tu­yen el blin­da­je de nues­tro noví­si­mo cuer­po policial.

Duran­te la fra­ter­na visi­ta que nos brin­da­ra este miér­co­les 21 de julio el Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Coope­ra­ti­va de Guya­na, ese buen ami­go lla­ma­do Bha­rrat Jag­deo. Guya­na se está inte­gran­do con noso­tros al con­ti­nen­te sur­ame­ri­cano, y no solo ya a la facha­da cari­be­ña. Lejos debe que­dar aque­lla visión que le tenía asig­na­da a Guya­na un rol extra­con­ti­nen­tal, extra sur­ame­ri­cano, como si nun­ca hubie­se esta­do encla­va­da en la espe­su­ra nor­te de nues­tra Ama­zo­nía. Este es un com­pro­mi­so que adqui­ri­mos para, pre­ci­sa­men­te, for­ta­le­cer nues­tra UNASUR y alcan­zar una ver­da­de­ra inte­gra­ción regio­nal. En este pre­ci­so sen­ti­do, pron­to Guya­na reci­bi­rá la secre­ta­ría pro tém­po­re de Una­sur de manos del Ecuador.

El jue­ves 22 reci­bí la gra­ta visi­ta de ese gran ami­go nues­tro­ame­ri­cano, el gran Die­go Arman­do Mara­do­na. Aquí vino con la fren­te en alto, como siem­pre, el hom­bre que le ha dado las más gran­des satis­fac­cio­nes y ale­grías a su ama­da Argen­ti­na. Así lo reco­no­ció la pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner recien­te­men­te cuan­do la selec­ción regre­só de Sudá­fri­ca y reci­bía los ata­ques de la cana­lla mediá­ti­ca, apá­tri­da en todos los sen­ti­dos. Igual­men­te, ha lle­na­do de glo­ria a nues­tro con­ti­nen­te, hacién­do­lo res­pe­tar en todos los esce­na­rios, por­que Mara­do­na es Argen­ti­na en la mis­ma medi­da en que es América.

Jun­to a ese gran astro de nues­tro fút­bol, asis­ti­mos a la gra­dua­ción de los 326 egre­sa­dos de la Uni­ver­si­dad Depor­ti­va del Sur en San Car­los, Coje­des, quie­nes reci­bie­ron el títu­lo que los acre­di­ta como licen­cia­dos espe­cia­lis­tas en Depor­te para con­ver­tir­se en luz del mun­do y sal de la tie­rra. Luz para ilu­mi­nar de cono­ci­mien­to a los pue­blos y sal para luchar con­tra la corrup­ción de los valo­res. Lo reite­ro: estos mucha­chos y mucha­chas, son y tie­nen que ser los for­ja­do­res de la nue­va patria, del huma­nis­mo, de los valo­res del socia­lis­mo y, por supues­to, de la Revo­lu­ción depor­ti­va que está en mar­cha en Venezuela.

Tam­bién jun­to a Mara­do­na, esa maña­na del jue­ves, quie­ro recor­dar­lo, ante tan­tas pro­vo­ca­cio­nes y tan­tas agre­sio­nes por par­te de quien es el admi­nis­tra­dor de los intere­ses esta­dou­ni­den­ses en Colom­bia, no nos que­dó más alter­na­ti­va, por dig­ni­dad, que rom­per total­men­te las rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con su gobierno. Fue un anun­cio que hice con una lágri­ma cru­zán­do­me en el cora­zón. Con­fío en que la Colom­bia boli­va­ria­na, la Colom­bia que pien­sa y ama, la Colom­bia pro­fun­da que encar­na su pue­blo, la Colom­bia de sus gran­des inte­lec­tua­les y sus ver­da­de­ros líde­res polí­ti­cos, haga sen­tir la fuer­za de su voz con­tra quie­nes quie­ren con­ver­tir­la en la pla­ta­for­ma de una inter­ven­ción mili­tar esta­dou­ni­den­se en Venezuela.

Tene­mos que reci­bir seña­les cla­ras e ine­quí­vo­cas de que hay una volun­tad polí­ti­ca real en el nue­vo gobierno de Colom­bia, para reem­pren­der el camino del diá­lo­go, sin tram­pas, y sin obviar que Uri­be deja tie­rra arra­sa­da detrás de sí y todos los puen­tes rotos. Esperaremos.

II

Quie­ro recor­dar con­ti­go, com­pa­trio­ta que me lees, a un gran his­to­ria­dor colom­biano, Inda­le­cio Lié­vano Agui­rre, cuan­do en su for­mi­da­ble obra Boli­va­ris­mo y Mon­roís­mo expre­sa­ba: “Nun­ca como en la pri­me­ra mitad del siglo XIX ame­ri­cano fue tan ver­dad para el lide­raz­go polí­ti­co esta­dou­ni­den­se la máxi­ma aque­lla de “divi­de y rei­na­rás”. La preo­cu­pa­ción de Esta­dos Uni­dos era visi­ble en rela­ción a la con­so­li­da­ción o la cons­ti­tu­ción del cuer­po anfic­tió­ni­co o Asam­blea de Ple­ni­po­ten­cia­rios, y fue­ron gira­das ins­truc­cio­nes a los agen­tes diplo­má­ti­cos en His­pa­no­amé­ri­ca para que a toda cos­ta lo impi­die­ran y evi­ta­ran se con­su­ma­ran los idea­les boli­va­ria­nos. Para su jue­go uti­li­za­ron la difa­ma­ción polí­ti­ca, y como víc­ti­ma al hom­bre que impul­sa­ba con mayor fuer­za la cau­sa unio­nis­ta his­pa­no­ame­ri­ca­na: Simón Bolí­var.”

Hoy 24 de julio al cele­brar su natalicio‑y con­me­mo­ran­do, tam­bién, la Bata­lla Naval del Lago de Mara­cai­bo y Día de nues­tra Arma­da Boli­va­ria­na-no he deja­do de pen­sar en el Padre Liber­ta­dor y en esa lla­ma­ra­da que se ha des­pren­di­do y dis­pa­ra­do de sus hue­sos glo­rio­sos: cuán­tas pasio­nes se han des­bor­da­do en todos estos días.

Por un lado, cuán­to odio y egoís­mo, cuán­ta bur­la ras­tre­ra y envi­dia realen­ga en ese sec­tor que es here­de­ro de la oli­gar­quía pae­cis­ta y san­tan­de­ris­ta en Colom­bia y en Vene­zue­la. Es como si el espí­ri­tu de Bolí­var les estu­vie­ra hur­gan­do en la lla­ga apá­tri­da: los here­de­ros de San­tan­der, secun­da­dos por los here­de­ros de Páez, reac­ti­va­ron con mal de rabia y espu­ma­ra­jos en sus bocas, su con­tu­maz anta­go­nis­mo con­tra la anfic­tio­nía y unión ame­ri­ca­na pro­pues­ta por Bolí­var; a ambos no los guía sino la difa­ma­ción con­tra nues­tro Liber­ta­dor y con­tra todo lo que rezu­ma su espí­ri­tu y glo­ria; su solo nom­bre los perturba.

Pero, por otro lado, cuán­to amor des­ata­do, cuán­to ale­gría, cuán­tos ros­tros ilu­mi­na­dos de todas esas muje­res y niñas, hom­bres y mucha­chos, quie­nes al com­pás de las pun­ta­das de sus cora­zo­nes fue­ron zur­cien­do el pabe­llón patrio; el tri­co­lor que hoy va a cubrir sus hue­sos como expre­sión de lo que él siem­pre qui­so mere­cer y mere­ce: las ben­di­cio­nes de nues­tro Pue­blo y de todos los Pue­blos que lo siguen amando.

Año 1783: “En ese año mis­mo el rey Car­los IV de Espa­ña, uni­do por el pac­to de fami­lia con el sobe­rano de Fran­cia, obli­gó a Ingla­te­rra a reco­no­cer la inde­pen­den­cia de las colo­nias de Nor­te­amé­ri­ca. Aca­ba­ba de nacer el que habría de arre­ba­tar­le tam­bién las suyas”, nos dice magis­tral­men­te Feli­pe Larra­zá­bal en su obra Simón Bolí­var. Vida y escri­tos del Liber­ta­dor. Y es que, sin duda, Bolí­var nace den­tro de un con­tex­to his­tó­ri­co que deja­ría una pro­fun­da impron­ta en él: la inde­pen­den­cia de los Esta­dos Uni­dos, la Revo­lu­ción indus­trial, la Revo­lu­ción fran­ce­sa y la inde­pen­den­cia de Haití.

Este 24 de julio le hemos entre­ga­do a Su Exce­len­cia El Liber­ta­dor en el Pan­teón Nacio­nal, la ban­de­ra que, des­de siem­pre, mere­cía: una ban­de­ra que es hechu­ra popu­lar; que ha sali­do de las manos mis­mas del Pue­blo ‑en espe­cial de las manos de las muje­res que lo encar­nan- con el más gran­de amor, con la mayor devo­ción. Es una ban­de­ra que es expre­sión genui­na del sen­ti­mien­to colec­ti­vo, de la con­cien­cia colec­ti­va para la que el boli­va­ria­nis­mo se ha con­ver­ti­do en cimien­to de nues­tra iden­ti­dad, de nues­tra dig­ni­dad y de nues­tra deci­sión de luchar has­ta ven­cer: has­ta con­quis­tar nues­tra Inde­pen­den­cia definitiva.

Nun­ca, como en este 24 de julio de 2010, el Pan­teón se ha ilu­mi­na­do con tal fer­vor patrio y tal devo­ción popu­lar. Así lo sen­tí con el mayor de los estre­me­ci­mien­tos. Bolí­var ha regre­sa­do defi­ni­ti­va­men­te en el amor del pue­blo y vive, como fue­go sagra­do, en él.

Quie­ro vol­ver a evo­car las her­mo­sas pala­bras con las que el gran pen­sa­dor uru­gua­yo José Enri­que Rodó abre su ensa­yo sobre nues­tro Padre de la Patria: Gran­de en el pen­sa­mien­to, gran­de en la acción, gran­de en la glo­ria, gran­de en el infor­tu­nio, gran­de para mag­ni­fi­car la par­te impu­ra que cabe en el alma de los gran­des, y gran­de para sobre­lle­var, en el aban­dono y en la muer­te, la trá­gi­ca expia­ción de la gran­de­za. Muchas vidas huma­nas hay que com­po­nen más per­fec­ta armo­nía, orden moral o esté­ti­co más puro; pocas ofre­cen tan cons­tan­te carác­ter de gran­de­za y fuer­za; pocas sub­yu­gan con tan vio­len­to impe­rio las sim­pa­tías de la ima­gi­na­ción heroica.

Sigá­mos­lo, enton­ces, por el camino de la gran­de­za. Sea­mos dig­nos del Liber­ta­dor dan­do nues­tro mayor esfuer­zo para hacer­nos, cada día, un pue­blo gran­de por su heroís­mo, por su sabi­du­ría y por su amor.

¡¡Que Viva Bolívar!!

¡Patria, Socia­lis­ta o Muerte!

¡Ven­ce­re­mos!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.