San­tu­cho: con­cien­cia y pasión (Home­na­je a 34 años de su caí­da en com­ba­te)- Resu­men Latinoamericano

santucho.jpg

Hace 34 años, un 19 de julio de 1976, caía en com­ba­te Roby San­tu­cho, coman­dan­te del PRT-ERP y una de las figu­ras más impor­tan­tes de la lucha revo­lu­cio­na­ria argen­ti­na de los años 70.

Miulti­mo diacon San­tu­cho

El 18 de julio de 1976 ‚un domin­go que pre­ce­dio a lo que seria el nefas­to lunes 19, esta­ba­mos reu­ni­dos el res­to del Buro Poli­ti­co del PRT,en el depar­ta­men­to del Grin­go Mena, en un cuar­to piso de la calle Vene­zue­la, en Villa Mar­te­lli, fren­te al cru­ce del Acce­so Nor­te con la Ave­ni­da Gene­ral Paz: Mario Rober­to San­tu­cho, Domin­go Mena, Beni­to Urtea­ga y yo.

San­tu­cho se despedia.

Al dia siguien­te, des­pues de la reunion de cons­ti­tu­cion de la OLA (Orga­ni­za­cion para la Libe­ra­cion de Argen­ti­na, el muy ori­gi­nal nom­bre que pro­pu­so Fir­me­nich para la uni­dad entre PRT, Mon­to­ne­ros y Poder Obre­ro), sal­dria para La Haba­na. Ya le habian hecho algu­nos reto­ques para enmas­ca­rar su ros­tro, enru­la­do un tan­to el pelo y con algun mati­za­dor que sua­vi­za­ba su tono renegrido.

Pasa­jes y pasa­por­tes, todo lis­to. Sal­dria mas o menos a las cin­co de la tar­de jun­to con Lilia­na. Los espe­ra­ba un intrin­ca­do iti­ne­ra­rio has­ta lle­gar a Cuba.

Se ins­ta­la­ria en La Haba­na mas o menos un par de años y cada dos meses via­ja­ria uno de noso­tros para man­te­ner el vincu­lo direc­to con el Buro Poli­ti­co. Beni­to Urtea­ga seria el titu­lar inte­ri­no del orga­nis­mo duran­te su ausencia.

San­tu­cho no iria, pre­ci­sa­men­te, de des­can­so. En Cuba esta­ble­ce­ria un plan de acti­vi­da­des que abar­ca­ba todo el glo­bo terres­tre, prin­ci­pal­men­tees­tre­chan­do vincu­los con el cam­po socia­lis­ta y el ter­cer mun­do. La mision fun­da­men­tal era con­se­guir entre­na­mien­to a nivel de ofi­cia­les para­un cen­te­nar de cua­dros del PRT-ERP

Aun­que me resul­te extra­ño aho­ra, al recor­dar­lo, el ambien­te en esa des­pe­di­da era de gran opti­mis­mo. Creia­mos que habia­mos pasa­do lo peor, que habia­mos apren­di­do mucho con los seve­ros gol­pes reci­bi­dos. Enten­dia­mos que la nue­va poli­ti­ca del PRT de replie­gue hacia el movi­mien­to de masas, para con­so­li­dar­se y estar en con­di­cio­nes de diri­gir­la pro­xi­ma ofen­si­va del movi­mien­to popu­lar, impli­ca­ba una enor­me madu­ra­cion politica.

Ese domin­go trans­cu­rria entre reunion for­mal del orga­nis­mo y char­las infor­ma­les entre ami­gos. Una pica­da, algu­nos brin­dis, reco­men­da­cio­nes y mas reco­men­da­cio­nes de Roby. Ante todo cui­dar, la uni­dad del par­ti­do, elfun­cio­na­mien­to acei­ta­do de sus orga­nis­mos, la regu­la­ri­dad de la prensa,el incre­men­to de la pene­tra­cion en el movi­mien­to obre­ro y la dosi­fi­ca­cion de las ope­ra­cio­nes arma­das ‚en hos­ti­ga­mien­to per­ma­nen­te a la dic­ta­du­ra, pero sin arries­gar gran­des fuer­zas has­ta tan­to no empe­za­rael nue­vo auge de masas cal­cu­la­do en un par de años.

.

El cre­puscu­lo esta cayendo.

Des­de la semi­pe­nun­bra de este cuar­to piso, vemos el tran­si­to de la Pan­ame­ri­ca­na, mien­tras man­te­ne­mos la que será,y lo igno­ra­mos„ la ulti­ma­con­ver­sa­cion de este grupo.

El Grin­go Men­na ha sali­do, como siem­pre, como un ven­ta­rron. Beni­to pre­pa­ra sus cosas can­tu­rrean­do tan­gos de la Rinal­di por lo bajo. Roby y yo que­da­mos hablan­do de su mision en La Haba­na, de Fidel, de Ochoa y de Piñey­ro, de como tra­tar con cada uno de estos hom­bres cla­ves en Cuba. Dis­cu­ti­mos tam­bien la com­po­si­cion del Buro Poli­ti­co. Yo sos­ten­go que el mejor cua­dro para cubrir la vacan­te es Eduar­do Mer­bilha (quien fun­cio­na como ads­cri­to, sin ser miem­bro pleno). Roby insis­te con Julio Oro­pel, uno­bre­ro de Cor­do­ba, para man­te­ner «el peso de cla­se», que se ha debi­li­ta­do mucho con las caidas.

Yo esta­ba par­ti­ci­pan­do ‚¡y lo igno­ra­ba en ese momen­to! de la ulti­ma con­ver­sa­cion con Roby, el Coman­dan­te, el hom­bre a quien ape­nas seis año­sa­tras habia escu­cha­do, por pri­me­ra vez y enmas­ca­ra­do, en un depar­ta­men­to del Barrio Norte.

«… Julio Oro­pel», «es impor­tan­te el peso de cla­se, Luisito…»

Pala­bras mas, pala­bras menos ‚has­ta don­de me es fiel la memo­ria, me revi­si­tan cada tan­to, al tras­luz de ese cre­puscu­lo final de Villa Martelli.

Por la noche Beni­to y yo nos reti­ra­mos, con­vi­nien­do en que nos encon­tra­ria­mos al dia siguien­te, des­pues del medio­dia, cuan­do se supo­nia­ter­mi­na­da la entre­vis­ta de San­tu­cho con Fir­me­nich. Un encuen­tro bre­ve, tan solo para infor­mar­nos del resul­ta­do de la reunion y dar­le a Roby el abra­zo de despedida.

En el depar­ta­men­to que­da­ron San­tu­cho, Lilia­na, Mena, su com­pa­ñe­ra Aniy el peque­ño Rami­ro, hijo de Mena. Un piso mas aba­jo vivia Eduar­do Mer­bilha con su mujer y sus hijos.

En la casa no habia guar­dia y no mas armas que una pis­to­la Brow­ning de alza y mira espe­cial, que los cuba­nos le habian rega­la­do a Roby, las Brow­ning comu­nes, que uti­li­za­ba­mos cada uno para auto­de­fen­sa, y un pesa­do Mag­num, orgu­llo del Grin­go Mena, que mane­ja­ba a dos manos.

Al dia siguien­te, 19 de julio de 1976, San­tu­cho no salio de la casa como esta­ba pre­vis­to por­que la reunion con Fir­me­nich abor­to. Enri­que Gelh­ter, secre­ta­rio de San­tu­cho, fue a la cita pre­via con el dele­ga­do delos Mon­to­ne­ros y no apa­re­cio nadie. Esas cosas solian suce­der y no cau­so dema­sia­da alarma.

A media maña­na, segun pare­ce, habria regre­sa­do Beni­to Urtea­ga con su peque­ño hijo. Mien­tras tan­to, los due­ños de casa, el Grin­go y Ani, con­ti­nua­ban con citas y otras acti­vi­da­des. En uno de esos encuen­tros habria sido dete­ni­do Mena, en la esta­cion Lisan­dro de la Torre, muy cer­ca de alli.

Entre las dos y la tres de la tar­de de ese dia, salia yo de una de las casas de recam­bio para el Buro Poli­ti­co ubi­ca­da en Mar­ti­nez. Iba acom­pa­ña­do por Gui­ller­mo, con inten­cion de dejar­lo en la Pan­ame­ri­ca­na y diri­gir­me a la casa.

Me detu­ve en una esta­cion de ser­vi­cio y lla­me al depar­ta­men­to de Mena­dan­do mi san­to y seña, para acti­var la señal de peli­gro, es decir la medi­da de pre­cau­cion que toma­ba­mos siem­pre antes de ir a una casa. En este caso era el tele­fono y la pala­bra «Flo­res».

Hola, habla Flores.

Del otro lado de la linea, una voz des­co­no­ci­da y muy suel­ta de cuer­po­me res­pon­dio mas o menos asi:

¡Flo­res? ¿Que dice, Flo­res, como anda? Lo esta­mos esperando.

Por una de esas juga­rre­tas de la men­te, pen­se que los tele­fo­nos se habian liga­do. Insis­ti un minu­to mas y des­pues col­gue por­que tenia­mos lain­for­ma­cion de que la Poli­cia Fede­ral podia lle­gar a cual­quier tele­fo­noen menos de diez minutos.

De inme­dia­to ins­trui a Gui­ller­mo que sus­pen­die­ra toda acti­vi­dad y se con­cen­tra­ra a la espe­ra de orde­nes, y me diri­gi a cam­biar de cen­tral tele­fo­ni­ca para vol­ver a llamar.

Al acer­car­me a la Ave­ni­da Gene­ral Paz por la Pan­ame­ri­ca­na, mire hacia­la ven­ta­na del cuar­to piso y la vi total­men­te abier­ta, con una luz encen­di­da. No nece­si­ta­ba mas.

Pero, de todos modos, bus­que otro tele­fono en el barrio de Saavedra.

Hola, habla Don Luis.

Y otra voz, tam­bien des­co­no­ci­da, me res­pon­dio. La catas­tro­fe se confirmo.

Des­pues supi­mos que una patru­lla del Ejer­ci­to, al man­do del Capi­tan Leo­net­ti, habia asal­ta­do el depar­ta­men­to y que en el tiro­teo murie­ron elpro­pio capi­tan y caye­ron heri­dos de muer­te Beni­to Urtea­ga y Mario Rober­to San­tu­cho. Lilia­na Del­fino, Domi­go Mena y Lilia­na Lan­ci­lo­to, su com­pa­ñe­ra, inte­gran la lar­ga lis­ta de dete­ni­dos-des­apa­re­ci­dos. En otro extre­mo de la region, por la tar­de, era secues­tra­do Enri­que Gelther, tam­bien des­ti­na­do a la nefas­ta lista.

Se me ha pre­gun­ta­do muchas veces que sen­ti en ese momen­to. No me es posi­ble res­pon­der. Mis sen­ti­mien­tos que­da­ron anu­la­dos, escon­di­dos por laur­gen­cia de la accion inme­dia­ta. Fue como si la arti­lle­ria enemi­ga hubie­ra hecho blan­co en el Esta­do Mayor y las trin­che­ra hubie­ran cedido.

Asu­mi el man­do, auto­ma­ti­ca­men­te, y me dedi­que a cerrar las brechas.

Yo era un cere­bro que pen­sa­ba y un cuer­po que actuaba.

La sen­sa­cion de que el enemi­go habia lle­ga­do tar­de es el uni­co sen­ti­mien­to que regis­tro de aque­llos dias sub­si­guien­tes, reor­ga­ni­zan­do la direc­cion con Eduar­do Mer­bilha y otros com­pa­ñe­ros. Asi lo escri­bi, inclu­so, en el pri­mer edi­to­rial de nues­tro perio­di­co El Com­ba­tien­te refe­ri­do alos hechos: «El enemi­go lle­go tar­de con su gol­pe mor­ti­fe­ro por­que el Coman­dan­te San­tu­cho habia logra­do for­mar un cuer­po colec­ti­vo que era su heren­cia «. (cito de memoria).

Se que hoy pue­den sonar gran­di­lo­cuen­tes o pate­ti­cas estas pala­bras, pero enton­ces eran la expre­sion de un legi­ti­mo sen­ti­mien­to consciente.

Y, si nos sali­mos de la vision lineal de «vic­to­ria» o «derro­ta» mas aun, «exito» o «fra­ca­so», o de otros posi­bles des­en­la­ces, no me equi­vo­ca­ba. Todos los demas diri­gen­tes, y yo mis­mo, seguia­mos sien­do como he dicho en otra par­te hom­bres y muje­res con mayo­res o meno­res talen­tos. San­tu­cho seguia sien­do diferente.

Des­de lue­go, tam­bien como el, habia­mos apren­di­do mucho y acu­mu­la­do expe­rien­cia, y asi la dis­tan­cia con Roby se habia ido dilu­yen­do en un espi­ri­tu colec­ti­vo que lo exce­dia y que tras­cen­dia la epoca.

Se ha dicho mas de una vez que la ascen­den­cia de Roby esta­ba dada por­que el era la sin­te­sis de la con­cien­cia colec­ti­va del PRT por enci­ma de la diver­si­dad de sus componentes.

Sin embar­go, creo que aun sien­do lo ante­rior­men­te dicho par­te de la ver­dad es al menos insu­fi­cien­te hablar solo de «con­cien­cia».

Por­que Mario Rober­to San­tu­cho ‚el suce­sor del Che en Argen­ti­na, mas que la con­cien­cia, era la encar­na­cion del deseo, la pasion colec­ti­va incons­cien­te que, por medio de una prac­ti­ca pecu­liar en este caso y por las cir­cuns­tan­cias, la lucha arma­da pug­na­ba por trans­for­mar­se en pen­sa­mien­to cons­cien­te, en for­ma de con­cien­cia social que deman­da a cada­ge­ne­ra­cion ser fiel a su epoca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.