San­tu­cho: con­cien­cia y pasión (Home­na­je a 34 años de su caí­da en com­ba­te)- Resu­men Lati­no­ame­ri­cano

santucho.jpg

Hace 34 años, un 19 de julio de 1976, caía en com­ba­te Roby San­tu­cho, coman­dan­te del PRT-ERP y una de las figu­ras más impor­tan­tes de la lucha revo­lu­cio­na­ria argen­ti­na de los años 70.

Miulti­mo diacon San­tu­cho

El 18 de julio de 1976 ‚un domin­go que pre­ce­dio a lo que seria el nefas­to lunes 19, esta­ba­mos reu­ni­dos el res­to del Buro Poli­ti­co del PRT,en el depar­ta­men­to del Grin­go Mena, en un cuar­to piso de la calle Vene­zue­la, en Villa Mar­te­lli, fren­te al cru­ce del Acce­so Nor­te con la Ave­ni­da Gene­ral Paz: Mario Rober­to San­tu­cho, Domin­go Mena, Beni­to Urtea­ga y yo.

San­tu­cho se des­pe­dia.

Al dia siguien­te, des­pues de la reunion de cons­ti­tu­cion de la OLA (Orga­ni­za­cion para la Libe­ra­cion de Argen­ti­na, el muy ori­gi­nal nom­bre que pro­pu­so Fir­me­nich para la uni­dad entre PRT, Mon­to­ne­ros y Poder Obre­ro), sal­dria para La Haba­na. Ya le habian hecho algu­nos reto­ques para enmas­ca­rar su ros­tro, enru­la­do un tan­to el pelo y con algun mati­za­dor que sua­vi­za­ba su tono rene­gri­do.

Pasa­jes y pasa­por­tes, todo lis­to. Sal­dria mas o menos a las cin­co de la tar­de jun­to con Lilia­na. Los espe­ra­ba un intrin­ca­do iti­ne­ra­rio has­ta lle­gar a Cuba.

Se ins­ta­la­ria en La Haba­na mas o menos un par de años y cada dos meses via­ja­ria uno de noso­tros para man­te­ner el vincu­lo direc­to con el Buro Poli­ti­co. Beni­to Urtea­ga seria el titu­lar inte­ri­no del orga­nis­mo duran­te su ausen­cia.

San­tu­cho no iria, pre­ci­sa­men­te, de des­can­so. En Cuba esta­ble­ce­ria un plan de acti­vi­da­des que abar­ca­ba todo el glo­bo terres­tre, prin­ci­pal­men­tees­tre­chan­do vincu­los con el cam­po socia­lis­ta y el ter­cer mun­do. La mision fun­da­men­tal era con­se­guir entre­na­mien­to a nivel de ofi­cia­les para­un cen­te­nar de cua­dros del PRT-ERP

Aun­que me resul­te extra­ño aho­ra, al recor­dar­lo, el ambien­te en esa des­pe­di­da era de gran opti­mis­mo. Creia­mos que habia­mos pasa­do lo peor, que habia­mos apren­di­do mucho con los seve­ros gol­pes reci­bi­dos. Enten­dia­mos que la nue­va poli­ti­ca del PRT de replie­gue hacia el movi­mien­to de masas, para con­so­li­dar­se y estar en con­di­cio­nes de diri­gir­la pro­xi­ma ofen­si­va del movi­mien­to popu­lar, impli­ca­ba una enor­me madu­ra­cion poli­ti­ca.

Ese domin­go trans­cu­rria entre reunion for­mal del orga­nis­mo y char­las infor­ma­les entre ami­gos. Una pica­da, algu­nos brin­dis, reco­men­da­cio­nes y mas reco­men­da­cio­nes de Roby. Ante todo cui­dar, la uni­dad del par­ti­do, elfun­cio­na­mien­to acei­ta­do de sus orga­nis­mos, la regu­la­ri­dad de la prensa,el incre­men­to de la pene­tra­cion en el movi­mien­to obre­ro y la dosi­fi­ca­cion de las ope­ra­cio­nes arma­das ‚en hos­ti­ga­mien­to per­ma­nen­te a la dic­ta­du­ra, pero sin arries­gar gran­des fuer­zas has­ta tan­to no empe­za­rael nue­vo auge de masas cal­cu­la­do en un par de años.

.

El cre­puscu­lo esta cayen­do.

Des­de la semi­pe­nun­bra de este cuar­to piso, vemos el tran­si­to de la Pan­ame­ri­ca­na, mien­tras man­te­ne­mos la que será,y lo igno­ra­mos„ la ulti­ma­con­ver­sa­cion de este gru­po.

El Grin­go Men­na ha sali­do, como siem­pre, como un ven­ta­rron. Beni­to pre­pa­ra sus cosas can­tu­rrean­do tan­gos de la Rinal­di por lo bajo. Roby y yo que­da­mos hablan­do de su mision en La Haba­na, de Fidel, de Ochoa y de Piñey­ro, de como tra­tar con cada uno de estos hom­bres cla­ves en Cuba. Dis­cu­ti­mos tam­bien la com­po­si­cion del Buro Poli­ti­co. Yo sos­ten­go que el mejor cua­dro para cubrir la vacan­te es Eduar­do Mer­bilha (quien fun­cio­na como ads­cri­to, sin ser miem­bro pleno). Roby insis­te con Julio Oro­pel, uno­bre­ro de Cor­do­ba, para man­te­ner «el peso de cla­se», que se ha debi­li­ta­do mucho con las cai­das.

Yo esta­ba par­ti­ci­pan­do ‚¡y lo igno­ra­ba en ese momen­to! de la ulti­ma con­ver­sa­cion con Roby, el Coman­dan­te, el hom­bre a quien ape­nas seis año­sa­tras habia escu­cha­do, por pri­me­ra vez y enmas­ca­ra­do, en un depar­ta­men­to del Barrio Nor­te.

«… Julio Oro­pel», «es impor­tan­te el peso de cla­se, Lui­si­to…»

Pala­bras mas, pala­bras menos ‚has­ta don­de me es fiel la memo­ria, me revi­si­tan cada tan­to, al tras­luz de ese cre­puscu­lo final de Villa Mar­te­lli.

Por la noche Beni­to y yo nos reti­ra­mos, con­vi­nien­do en que nos encon­tra­ria­mos al dia siguien­te, des­pues del medio­dia, cuan­do se supo­nia­ter­mi­na­da la entre­vis­ta de San­tu­cho con Fir­me­nich. Un encuen­tro bre­ve, tan solo para infor­mar­nos del resul­ta­do de la reunion y dar­le a Roby el abra­zo de des­pe­di­da.

En el depar­ta­men­to que­da­ron San­tu­cho, Lilia­na, Mena, su com­pa­ñe­ra Aniy el peque­ño Rami­ro, hijo de Mena. Un piso mas aba­jo vivia Eduar­do Mer­bilha con su mujer y sus hijos.

En la casa no habia guar­dia y no mas armas que una pis­to­la Brow­ning de alza y mira espe­cial, que los cuba­nos le habian rega­la­do a Roby, las Brow­ning comu­nes, que uti­li­za­ba­mos cada uno para auto­de­fen­sa, y un pesa­do Mag­num, orgu­llo del Grin­go Mena, que mane­ja­ba a dos manos.

Al dia siguien­te, 19 de julio de 1976, San­tu­cho no salio de la casa como esta­ba pre­vis­to por­que la reunion con Fir­me­nich abor­to. Enri­que Gelh­ter, secre­ta­rio de San­tu­cho, fue a la cita pre­via con el dele­ga­do delos Mon­to­ne­ros y no apa­re­cio nadie. Esas cosas solian suce­der y no cau­so dema­sia­da alar­ma.

A media maña­na, segun pare­ce, habria regre­sa­do Beni­to Urtea­ga con su peque­ño hijo. Mien­tras tan­to, los due­ños de casa, el Grin­go y Ani, con­ti­nua­ban con citas y otras acti­vi­da­des. En uno de esos encuen­tros habria sido dete­ni­do Mena, en la esta­cion Lisan­dro de la Torre, muy cer­ca de alli.

Entre las dos y la tres de la tar­de de ese dia, salia yo de una de las casas de recam­bio para el Buro Poli­ti­co ubi­ca­da en Mar­ti­nez. Iba acom­pa­ña­do por Gui­ller­mo, con inten­cion de dejar­lo en la Pan­ame­ri­ca­na y diri­gir­me a la casa.

Me detu­ve en una esta­cion de ser­vi­cio y lla­me al depar­ta­men­to de Mena­dan­do mi san­to y seña, para acti­var la señal de peli­gro, es decir la medi­da de pre­cau­cion que toma­ba­mos siem­pre antes de ir a una casa. En este caso era el tele­fono y la pala­bra «Flo­res».

Hola, habla Flo­res.

Del otro lado de la linea, una voz des­co­no­ci­da y muy suel­ta de cuer­po­me res­pon­dio mas o menos asi:

¡Flo­res? ¿Que dice, Flo­res, como anda? Lo esta­mos espe­ran­do.

Por una de esas juga­rre­tas de la men­te, pen­se que los tele­fo­nos se habian liga­do. Insis­ti un minu­to mas y des­pues col­gue por­que tenia­mos lain­for­ma­cion de que la Poli­cia Fede­ral podia lle­gar a cual­quier tele­fo­noen menos de diez minu­tos.

De inme­dia­to ins­trui a Gui­ller­mo que sus­pen­die­ra toda acti­vi­dad y se con­cen­tra­ra a la espe­ra de orde­nes, y me diri­gi a cam­biar de cen­tral tele­fo­ni­ca para vol­ver a lla­mar.

Al acer­car­me a la Ave­ni­da Gene­ral Paz por la Pan­ame­ri­ca­na, mire hacia­la ven­ta­na del cuar­to piso y la vi total­men­te abier­ta, con una luz encen­di­da. No nece­si­ta­ba mas.

Pero, de todos modos, bus­que otro tele­fono en el barrio de Saa­ve­dra.

Hola, habla Don Luis.

Y otra voz, tam­bien des­co­no­ci­da, me res­pon­dio. La catas­tro­fe se con­fir­mo.

Des­pues supi­mos que una patru­lla del Ejer­ci­to, al man­do del Capi­tan Leo­net­ti, habia asal­ta­do el depar­ta­men­to y que en el tiro­teo murie­ron elpro­pio capi­tan y caye­ron heri­dos de muer­te Beni­to Urtea­ga y Mario Rober­to San­tu­cho. Lilia­na Del­fino, Domi­go Mena y Lilia­na Lan­ci­lo­to, su com­pa­ñe­ra, inte­gran la lar­ga lis­ta de dete­ni­dos-des­apa­re­ci­dos. En otro extre­mo de la region, por la tar­de, era secues­tra­do Enri­que Gelther, tam­bien des­ti­na­do a la nefas­ta lis­ta.

Se me ha pre­gun­ta­do muchas veces que sen­ti en ese momen­to. No me es posi­ble res­pon­der. Mis sen­ti­mien­tos que­da­ron anu­la­dos, escon­di­dos por laur­gen­cia de la accion inme­dia­ta. Fue como si la arti­lle­ria enemi­ga hubie­ra hecho blan­co en el Esta­do Mayor y las trin­che­ra hubie­ran cedi­do.

Asu­mi el man­do, auto­ma­ti­ca­men­te, y me dedi­que a cerrar las bre­chas.

Yo era un cere­bro que pen­sa­ba y un cuer­po que actua­ba.

La sen­sa­cion de que el enemi­go habia lle­ga­do tar­de es el uni­co sen­ti­mien­to que regis­tro de aque­llos dias sub­si­guien­tes, reor­ga­ni­zan­do la direc­cion con Eduar­do Mer­bilha y otros com­pa­ñe­ros. Asi lo escri­bi, inclu­so, en el pri­mer edi­to­rial de nues­tro perio­di­co El Com­ba­tien­te refe­ri­do alos hechos: «El enemi­go lle­go tar­de con su gol­pe mor­ti­fe­ro por­que el Coman­dan­te San­tu­cho habia logra­do for­mar un cuer­po colec­ti­vo que era su heren­cia «. (cito de memo­ria).

Se que hoy pue­den sonar gran­di­lo­cuen­tes o pate­ti­cas estas pala­bras, pero enton­ces eran la expre­sion de un legi­ti­mo sen­ti­mien­to cons­cien­te.

Y, si nos sali­mos de la vision lineal de «vic­to­ria» o «derro­ta» mas aun, «exito» o «fra­ca­so», o de otros posi­bles des­en­la­ces, no me equi­vo­ca­ba. Todos los demas diri­gen­tes, y yo mis­mo, seguia­mos sien­do como he dicho en otra par­te hom­bres y muje­res con mayo­res o meno­res talen­tos. San­tu­cho seguia sien­do dife­ren­te.

Des­de lue­go, tam­bien como el, habia­mos apren­di­do mucho y acu­mu­la­do expe­rien­cia, y asi la dis­tan­cia con Roby se habia ido dilu­yen­do en un espi­ri­tu colec­ti­vo que lo exce­dia y que tras­cen­dia la epo­ca.

Se ha dicho mas de una vez que la ascen­den­cia de Roby esta­ba dada por­que el era la sin­te­sis de la con­cien­cia colec­ti­va del PRT por enci­ma de la diver­si­dad de sus com­po­nen­tes.

Sin embar­go, creo que aun sien­do lo ante­rior­men­te dicho par­te de la ver­dad es al menos insu­fi­cien­te hablar solo de «con­cien­cia».

Por­que Mario Rober­to San­tu­cho ‚el suce­sor del Che en Argen­ti­na, mas que la con­cien­cia, era la encar­na­cion del deseo, la pasion colec­ti­va incons­cien­te que, por medio de una prac­ti­ca pecu­liar en este caso y por las cir­cuns­tan­cias, la lucha arma­da pug­na­ba por trans­for­mar­se en pen­sa­mien­to cons­cien­te, en for­ma de con­cien­cia social que deman­da a cada­ge­ne­ra­cion ser fiel a su epo­ca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *