Repu­dia­mos pre­sen­cia del juez Gar­zon en sue­lo argen­tino

El repre­sor de la disi­den­cia polí­ti­ca en el Esta­do Espa­ñol se vuel­ve a pre­sen­tar en Argen­ti­na como defen­sor de los Dere­chos Huma­nos.

Nue­va­men­te el juez Bal­ta­sar Gar­zón visi­ta Argen­ti­na y otra vez nos vemos en la obli­ga­ción, como argen­ti­nos soli­da­rios con la lucha del pue­blo vas­co, de adver­tir quién es en reali­dad este sinies­tro per­so­na­je que hace de los dere­chos huma­nos un slo­gan opor­tu­nis­ta para ganar amis­ta­des inter­na­cio­na­les y de lo mediá­ti­co, una fór­mu­la para ate­so­rar más y más pres­ti­gio per­so­nal.

Duran­te toda la tra­yec­to­ria en que Gar­zón fun­gió como juez en ese tri­bu­nal de excep­ción fran­quis­ta que es la Audien­cia Nacio­nal espa­ño­la, se dedi­có a per­se­guir impla­ca­ble­men­te a los inde­pen­den­tis­tas vas­cos y a otros lucha­do­res anti­ca­pi­ta­lis­tas y anti­im­pe­ria­lis­tas del Esta­do espa­ñol. Su empe­ci­na­mien­to sen­tó doc­tri­na y ésta se con­vir­tió en una fór­mu­la sis­te­má­ti­ca para favo­re­cer la tor­tu­ra de pre­sos y pre­sas vas­cas. ¿Cómo es esto? Vea­mos:

En su acti­vi­dad dia­ria al fren­te del Juz­ga­do espe­cial que diri­gió todos estos años, y con la excu­sa de «com­ba­tir al terro­ris­mo», Gar­zón ha fir­ma­do nume­ro­sas órde­nes de deten­ción con­tra per­so­nas y las ha colo­ca­do bajo el régi­men de inco­mu­ni­ca­ción, ver­da­de­ro espa­cio de impu­ni­dad en el que se pro­du­cen bru­ta­les tor­tu­ras. Cien­tos de ciu­da­da­nos vas­cos y espa­ño­les que sufrie­ron apa­lea­mien­tos, vio­la­cio­nes y sevi­cias como “el sub­ma­rino”, “la bañe­ra”, la apli­ca­ción de elec­tro­dos o “la bol­sa” denun­cia­ron de viva voz fren­te al juez Gar­zón estas tan­gi­bles vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos, y siem­pre reci­bie­ron su silen­cio, su mirar a un cos­ta­do y su impla­ca­ble deci­sión de dic­tar con­de­nas bru­ta­les a mili­tan­tes popu­la­res.

Gar­zón, que en su afan de expor­tar la doc­tri­na repre­si­va, acon­se­jó en ese rubro al colom­biano Uri­be Vélez, sabe, mejor que nadie, que su polí­ti­ca de inco­mu­ni­car a los dete­ni­dos duran­te días, sir­ve para mon­tar el esce­na­rio don­de mons­truos poli­cia­les se ceban con los cuer­pos de jóve­nes dete­ni­dos.

Gar­zón no des­co­no­ce que Cuar­te­les poli­cia­les como el de Ia Guar­dia Civil de Madrid, el de Bar­ce­lo­na o el de Intxau­rron­do en el País Vas­co, se pare­cen mucho, en su afán de des­truc­ción de los dete­ni­dos, a los cam­pos de exter­mi­nio pro­mo­vi­dos por las dic­ta­du­ras lati­no­ame­ri­ca­nas, y sin embar­go jamás ha levan­ta­do una acu­sa­ción con­tra sus ges­to­res y pro­mo­to­res.

Orga­nis­mos como el Comi­té para la Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra del Con­se­jo de Euro­pa ‑CPT‑, el Comi­té con­tra la Tor­tu­ra ‑CAT-espa­ñol o dife­ren­tes Rela­to­res Con­tra la Tor­tu­ra del sis­te­ma de Nacio­nes Uni­das han recla­ma­do reite­ra­da­men­te la abo­li­ción de esta moda­li­dad de deten­ción, cuya apli­ca­ción lle­va la rúbri­ca de este magis­tra­do.

En el col­mo de la hipo­cre­sía y la men­ti­ra, quie­nes lo apa­dri­nan en este nue­vo via­je a nues­tro país, defi­nen a Gar­zón como un aban­de­ra­do de los dere­chos huma­nos, pero ade­más lo con­vier­ten en un ada­lid de la defen­sa de la liber­tad de expre­síón. ¿Liber­tad para quién? Sin duda que para los pode­ro­sos, por­que des­de su car­go en la Audien­cia Nacio­nal, clau­su­ró al dario vas­co «Egin» (uno de los de mayor ven­ta en Eus­kal Herria y de gran dis­tri­bu­ción en el Esta­do espa­ñol). Nume­ro­sos perio­dis­tas de «Egin» fue­ron dete­ni­dos en esa opor­tu­ni­dad, y no con­ten­to con ello, pro­ce­dió a clau­su­rar tam­bién «Egin Irra­tia», una radio de gran audien­cia en todo el terri­to­rio vas­co. Lue­go, como par­te de estas mis­mas manio­bras repre­si­vas con­tra la liber­tad de opi­nión, clau­su­ró la revis­ta «Ardi Bel­tza» e hizo dete­ner a su direc­tor, el cono­ci­do perio­dis­ta Pepe Rei (deno­mi­na­do «el Rodol­fo Walsh del País Vas­co»), arre­me­tió tam­bién con­tra la revis­ta «Kale Gorria», y gene­ró toda una cam­pa­ña de «caza de bru­jas», clau­su­ran­do final­men­te el dia­rio en len­gua vas­ca «Egun­ka­ria». Su direc­tor Mar­ce­lo Otxa­men­di y otros perio­dis­tas sufrie­ron sal­va­jes tor­tu­ras por par­te de la poli­cía espa­ño­la. Recien­te­men­te, otro Tri­bu­nal absol­vió a los acu­sa­dos y reco­no­ció que no había prue­bas para seme­jan­te pro­ce­di­mien­to. Tar­de, por­que «Egun­ka­ria» nun­ca más pudo vol­ver a sus lec­to­res.

En Argen­ti­na, de la mano del Sio­nis­mo

Esta vez, el lla­ma­do «super juez» lle­gó al país apa­dri­na­do por el Sio­nis­mo. El pasa­je y la invi­ta­ción corrie­ron por cuen­ta de otro per­so­na­je que bien bai­la en las lides de embes­tir con­tra los pue­blos que luchan, el super millo­na­rio empre­sa­rio perio­dís­ti­co y rabino ultra­sio­nis­ta Ser­gio Spolsky, pro­pie­ta­rio, entre otros bie­nes, de los medios ofi­cia­lis­tas, revis­ta «Vein­ti­tres», del dia­rio «Tiem­po Argen­tino», de la revis­ta «Mira­das al Sur», del dia­rio gra­tui­to «El Argen­tino» y ade­más, ente­rra­dor, tiem­po atrás, del Ban­co Patri­cios, y de la agen­cia perio­dís­ti­ca Info­sic, dejan­do a nume­ro­sos tra­ba­ja­do­res en la calle.

Ape­nas arri­ba­do al país, Gar­zón no per­dió opor­tu­ni­dad de embes­tir con­tra la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán, su pue­blo y su gobierno. Así lo hizo en su visi­ta a la emba­ja­da de Israel, a la DAIA o en su alo­cu­ción como ora­dor cen­tral en el acto por el aten­ta­do en la AMIA, y en sus mani­fes­ta­cio­nes a la pren­sa. Su anfi­trión Spolsky, aplau­día rabio­sa­men­te al nue­vo pupi­lo inter­na­cio­nal de quie­nes bom­bar­dean, blo­quean y masa­cran al pue­blo pales­tino.

Cum­plien­do pro­li­ja­men­te con un guión que segu­ra­men­te fue escri­to en Washing­ton y en Tel Aviv, el juez echó más gaso­li­na al fue­go a la agre­sión béli­ca ya en mar­cha y denun­cia­da pro­fu­sa­men­te por el coman­dan­te Fidel Cas­tro, y que podría deri­var en una agre­sión mili­tar de gran enver­ga­du­ra con­tra Irán.

Como antes hicie­ra en Vene­zue­la, don­de Gar­zón acu­dió invi­ta­do por la opo­si­ción dere­chis­ta al pre­si­den­te Hugo Chá­vez para rei­vin­di­car la «liber­tad de expre­sión» en defen­sa de la cade­na gol­pis­ta RCTV, aho­ra inten­ta en Argen­ti­na gene­rar un cli­ma de aco­rra­la­mien­to y cri­mi­na­li­za­ción de la colec­ti­vi­dad ára­be y per­sa, con fal­sas acu­sa­cio­nes. En Cara­cas, la juga­da le resul­tó un boo­me­rang, ya que el gobierno y el pue­blo vene­zo­lano lo repu­dia­ron una y otra vez. Aquí, abra­za­do por el Sio­nis­mo, reci­be aplau­sos, pre­mios y mucha cober­tu­ra mediá­ti­ca, de aque­llos que no entien­den (o se hacen los que no entien­den) que a los dere­chos huma­nos hay que rei­vin­di­car­los en cual­quier país y en cual­quier cir­cuns­tan­cia.

Todo esto, repe­ti­mos, se da en un momen­to en que la ten­sión inter­na­cio­nal es indi­si­mu­la­ble. Fidel Cas­tro seña­la, con toda pro­pie­dad y basán­do­se en infor­ma­cio­nes fide­dig­nas, que la esca­la­da béli­ca de Israel y EEUU con­tra Irán, pue­de ter­mi­nar en un cata­clis­mo nuclear. De hecho, sólo bas­ta ver lo ocu­rri­do días pasa­dos en Gaza, en Líbano y en el pro­pio terri­to­rio ira­ní, para tener una idea de que no es exa­ge­ra­da la adver­ten­cia cuba­na.

Por todo ello, en nom­bre de los que han sufri­do su accio­nar repre­si­vo como juez, que siem­pre estu­vo al ser­vi­cio de los sec­to­res más beli­ge­ran­tes del Esta­do espa­ñol, repu­dia­mos la pre­sen­cia de Bal­ta­sar Gar­zón en sue­lo argen­tino, y tam­bién su com­pli­ci­dad con el sio­nis­mo que ase­si­na y ocu­pa Pales­ti­na.

Agra­de­ce­mos, por otra par­te, la per­ma­nen­te soli­da­ri­dad del pue­blo argen­tino con el pue­blo vas­co, her­ma­na­dos des­de siem­pre por lazos indes­truc­ti­bles.

AMIGAS Y AMIGOS DEL PUEBLO VASCO, Capí­tu­lo Argen­ti­na
(EUSKAL HERRIAREN LAGUNAK)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *