[Fotos] Rin­dio Home­na­je Fidel a los már­ti­res del 26 de julio en Arte­mi­sa.

Con su cami­sa ver­de oli­vo de mil bata­llas, acu­dió este sába­do en la maña­na el Coman­dan­te en Jefe Fidel Cas­tro Ruz a ren­dir tri­bu­to a los Már­ti­res del 26 de Julio en el Mau­so­leo que los hon­ra en el muni­ci­pio de Arte­mi­sa.

Acom­pa­ña­do de los Coman­dan­tes de la Revo­lu­ción Rami­ro Val­dez Menén­dez y Gui­ller­mo Gar­cía Frías, los com­ba­tien­tes arte­mi­se­ños del Asal­to al Cuar­tel Mon­ca­da, Ramón Pez Ferro y Gela­sio Fer­nán­dez, y otros invi­ta­dos, el líder de la Revo­lu­ción evo­có en el lugar nume­ro­sos recuer­dos de los pre­pa­ra­ti­vos y de la heroi­ca acción del 26 de Julio de 1953 y des­ta­có en espe­cial la enor­me con­tri­bu­ción de los com­ba­tien­tes de Arte­mi­sa.

Recor­dó el espí­ri­tu ague­rri­do de los jóve­nes arte­mi­se­ños y seña­ló que “si algo me entu­sias­mó era ver lo revo­lu­cio­na­rio que eran los estu­dian­tes de aquí. Eran de los más com­ba­ti­vos que había en Cuba”.
El Coman­dan­te de la Revo­lu­ción Rami­ro Val­dez y el com­pa­ñe­ro Pez Ferro hicie­ron varias anéc­do­tas de los com­ba­tien­tes arte­mi­se­ños y la mane­ra en que se inte­gra­ron al movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio.

Al ana­li­zar los suce­sos del Mon­ca­da, des­de la sali­da de la Gran­ji­ta Sibo­ney has­ta la reti­ra­da, el Coman­dan­te en Jefe valo­ró que no tenía nin­gu­na duda de la posi­bi­li­dad de éxi­to de aquel plan. “Lo vol­ve­ría a hacer exac­ta­men­te. Sólo que no le haría caso a nin­gu­na guar­dia cosa­ca”, dijo recor­dan­do el impre­vis­to que hizo fra­ca­sar el fac­tor sor­pre­sa.

Al inter­cam­biar con la direc­to­ra del Mau­so­leo, Mari­bel Mar­tí­nez, Fidel inda­gó por las carac­te­rís­ti­cas de la ins­ta­la­ción y se intere­só sobre cuán­do serían tras­la­da­dos los res­tos de los 5 com­ba­tien­tes arte­mi­se­ños que aún no repo­san en el Mau­so­leo, jun­to a los de los otros 20 falle­ci­dos.
En emo­ti­vo momen­to, el Coman­dan­te en Jefe rin­dió tri­bu­to a los com­ba­tien­tes ante los nichos que guar­dan sus res­tos y depo­si­tó flo­res en el lugar

Des­pués salu­dó al nume­ro­so pue­blo arte­mi­se­ño que se reu­nió en el lugar al cono­cer de su visi­ta y que le tri­bu­tó aplau­sos y víto­res.

Con­ver­só ade­más con el Secre­ta­rio del Par­ti­do y el Pre­si­den­te del Gobierno del muni­ci­pio a quie­nes pre­gun­tó sobre la siem­bra de gua­ya­ba, man­go y otros fru­ta­les eh el terri­to­rio y sobre la mar­cha de la siem­bra de caña.

Comen­tó tam­bién varias noti­cias sobre la tra­ge­dia ambien­tal que vive la huma­ni­dad.
Al final del emo­ti­vo encuen­tro con sus com­pa­ñe­ros de tan­tas bata­llas revo­lu­cio­na­rias, el Coman­dan­te en Jefe Fidel Cas­tro les leyó su Men­sa­je a los Com­ba­tien­tes Revo­lu­cio­na­rios de Arte­mi­sa y de toda Cuba:

Men­sa­je a los com­ba­tien­tes revo­lu­cio­na­rios de Arte­mi­sa y de toda Cuba.

Que­ri­dos com­pa­ñe­ros:

El pró­xi­mo lunes, 26 de julio, se cum­pli­rán 57 años de lucha sin tre­gua por la inde­pen­den­cia de nues­tra Patria.

Unos pocos tene­mos el pri­vi­le­gio de vivir. En mi caso per­so­nal, agra­dez­co a los com­ba­tien­tes de Arte­mi­sa que entra­ron y me res­ca­ta­ron cuan­do esta­ba en las pro­xi­mi­da­des de la entra­da, tra­tan­do de impe­dir que una ame­tra­lla­do­ra dis­pa­ra­ra con­tra los com­ba­tien­tes a los que había orde­na­do reti­rar­se.

Nues­tro pen­sa­mien­to revo­lu­cio­na­rio par­tió de la idea mar­tia­na de que: “¡Patria es huma­ni­dad!”, y este no ha cesa­do de evo­lu­cio­nar.

El sim­ple hecho de haber sos­te­ni­do esa lucha duran­te tan­to tiem­po, cons­ti­tu­ye una prue­ba de lo que pue­de lograr un peque­ño país fren­te al gigan­tes­co poder del impe­rio.

Un año como el actual, en que nos apro­xi­ma­mos cada día más a dra­má­ti­cos acon­te­ci­mien­tos, me sien­to obli­ga­do a recor­dar a los vale­ro­sos com­pa­ñe­ros ence­rra­dos en las pri­sio­nes de alta segu­ri­dad de Esta­dos Uni­dos.

Es gro­tes­co el odio que des­pier­tan a los que mane­jan ese impe­rio, inca­paz de com­pren­der a cuán altos sitia­les los ele­van.

Ellos, lo mis­mo que nues­tros repre­sen­tan­tes diplo­má­ti­cos en ese país y en muchos otros de simi­lar peli­gro, se man­tie­nen en los pues­tos que el deber les asig­na, imper­tur­ba­bles ante gran­des ries­gos de los cua­les están muy cons­cien­tes.

Las noti­cias que se publi­can cada día, van con­fir­man­do nues­tras apre­cia­cio­nes acer­ca de la gra­ve­dad de los peli­gros que se cier­nen sobre la huma­ni­dad.

Nada pue­de, sin embar­go, arre­ba­tar el dere­cho a dis­fru­tar el día de glo­ria y feli­ci­dad que sig­ni­fi­ca para nues­tro pue­blo el 26 de julio.

Nadie nos pue­de, tam­po­co, pri­var del dere­cho a soñar que aún es posi­ble que nues­tra espe­cie sobre­vi­va a las difí­ci­les prue­bas que nos espe­ran en un futu­ro muy pró­xi­mo.

¡Los feli­ci­to con ale­gría y la dig­ni­dad que nos han lega­do nues­tros ante­pa­sa­dos a lo lar­go de casi dos siglos de lucha!

Fidel Cas­tro Ruz
Julio 24 de 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *