El Esta­do grie­go ase­si­na a un perio­dis­ta y atri­bu­ye el aten­ta­do a un supues­to gru­po anar­quis­ta – La Hai­ne

La madru­ga­da del lunes, el perio­dis­ta grie­go Sokra­tis Gio­lias fue ase­si­na­do a tiros fue­ra de su resi­den­cia en la ciu­dad de Ate­nas.

Panos Sobo­los, pre­si­den­te del sin­di­ca­to de repor­te­ros de Ate­nas, advir­tió que alguien que­ría silen­ciar a Sokra­tis, que según algu­nos com­pa­ñe­ros de pro­fe­sión, esta­ba a pun­to de publi­car los resul­ta­dos de una inves­ti­ga­ción sobre corrup­ción en el país heleno.

Todos sus archi­vos per­so­na­les, docu­men­tos y sopor­tes de datos han sido con­fis­ca­dos por las auto­ri­da­des grie­gas (las mis­mas que esta­ba inves­ti­gan­do Sokra­tis por corrup­ción), con la excu­sa de efec­tuar una inves­ti­ga­ción en pro­fun­di­dad.

Sokra­tis, de 37 años, se encon­tra­ba jun­to a su fami­lia en el momen­to del ata­que y murió cer­ca de su casa de for­ma ins­tan­tá­nea tras reci­bir más de 15 dis­pa­ros a cor­ta dis­tan­cia. Los ase­si­nos le hicie­ron salir de su casa, en el barrio ate­nien­se orien­tal de Iliú­po­lis, con una lla­ma­da tele­fó­ni­ca aler­tán­do­le sobre el supues­to robo de su coche.

Este perio­dis­ta enca­be­za­ba la emi­so­ra de radio pri­va­da ate­nien­se Zema FM y escri­bía en un popu­lar blog de noti­cias.

A pesar de las evi­den­cias de la auto­ría esta­tal de este aten­ta­do, la poli­cía no ha teni­do el mayor repa­ro en atri­buír­se­lo a un gru­púscu­lo anar­quis­ta, lla­ma­do “Sec­ta de los Revo­lu­cio­na­rios”, del que hace tiem­po se sos­pe­cha su vin­cu­la­ción con ele­men­tos poli­cia­les.

El perió­di­co ita­liano Il Mani­fies­to se pre­gun­ta si Ate­nas ha vuel­to a los “Años de Plo­mo”, en refe­ren­cia a los aten­ta­dos per­pe­tra­dos por el Esta­do en toda Euro­pa Occi­den­tal, en los años 60 y 70, y que atri­buía fal­sa­men­te a gru­pos anar­quis­tas e izquier­dis­tas, con el obje­ti­vo de des­pres­ti­giar las luchas obre­ras y popu­la­res y jus­ti­fi­car con ello el aumen­to de la repre­sión poli­cial. Sin duda algu­na la res­pues­ta a esta pre­gun­ta es un rotun­do sí.

El anar­quis­mo ha sido víc­ti­ma de mul­ti­tud de mon­ta­jes poli­cia­les des­ti­na­dos a des­pre­ti­giar­le. Uno de los más cono­ci­do en Espa­ña fue el Caso Sca­la, en el que varios infil­tra­dos poli­cia­les colo­ca­ron fos­fo­ri­ta en la sala de fies­tas bar­ce­lo­ne­sa, pro­vo­can­do la muer­te de 4 de sus emplea­dos. Este aten­ta­do, del que se acu­só fal­sa­men­te a varios anar­quis­tas, coin­ci­dió con el final de la mani­fes­ta­ción más mul­ti­tu­di­na­ria de la CNT tras el fran­quis­mo.

Sin duda algu­na, este aten­ta­do esta­tal, ade­más de para libra­se de un perio­dis­ta incó­mo­do, ser­vi­rá al Esta­do para lan­zar­se a la cri­mi­na­li­za­ción de las orga­ni­za­cio­nes obre­ras, que están ponien­do en jaque al sis­te­ma capi­ta­lis­ta con sus luchas, en ple­na cri­sis.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *