La Aste Nagu­sia de Bil­bao: géne­sis y esta­do actual de una tesis de doc­to­ra­do – Iña­ke Peru­go­rria (socio­lo­ga)

Mi1 inte­rés en la Aste Nagu­sia bil­baí­na nació en agos­to de 2008. Por aquel enton­ces visi­ta­ba Bil­bao por segun­da vez, y habían trans­cu­rri­do casi quin­ce años des­de mi pri­mer encuen­tro con la capi­tal viz­caí­na. Invi­ta­da por una que­ri­da ami­ga algor­te­ña que había cono­ci­do en Esta­dos Uni­dos, e impul­sa­da por la curio­si­dad y el cari­ño por la tie­rra y la cul­tu­ra de mis bisa­bue­los, ese agos­to deci­dí aban­do­nar el bochor­no­so verano neo­yor­quino. No fue éste, cla­ro está, un sacri­fi­cio; los correos de mi ami­ga pro­me­tían comi­da case­ra, olor a mar y bri­sa fres­ca, y días, tar­des y noches de fies­ta.

Las fies­tas del entra­ña­ble Puer­to Vie­jo algor­te­ño fue­ron, sin duda, un nece­sa­rio —aun­que insu­fi­cien­te— entre­na­mien­to. Nin­gu­na expe­rien­cia, nin­gún augu­rio, logró pre­pa­rar­me para lo que obser­va­ría en la Aste Nagu­sia bil­baí­na: la mul­ti­tud en la calle, las acti­vi­da­des y con­cier­tos, la músi­ca y los bai­les, la deco­ra­ción de las txos­nas, y los com­par­se­ros —esas colo­ri­das “tri­bus fes­ti­vas” — . Algu­nos meses más tar­de —tras cien­tos de horas en biblio­te­cas neo­yor­qui­nas, lar­gas char­las con entu­sias­tas pro­fe­so­res, y dece­nas de pre­gun­tas a infa­ti­ga­bles ami­gos, y ami­gos de ami­gos, viz­caí­nos— comen­za­ba a tomar for­ma mi pro­yec­to de tesis.

Con­ven­cer a mis direc­to­res acer­ca de la rele­van­cia del tema no resul­tó una tarea par­ti­cu­lar­men­te ardua. Aste Nagu­sia cons­ti­tu­ye un even­to cul­tu­ral que —para nues­tra sor­pre­sa— per­ma­ne­cía lar­ga­men­te inex­plo­ra­do. La sin­gu­la­ri­dad del “mode­lo fes­ti­vo bil­baíno” faci­li­tó, tam­bién, la jus­ti­fi­ca­ción de la tesis. Aste Nagu­sia es la úni­ca fies­ta vas­ca co-ges­tio­na­da por el colec­ti­vo de com­par­sas y el Ayun­ta­mien­to —es decir, por los par­ti­dos polí­ti­cos repre­sen­ta­dos en el mis­mo — ; ambos par­ti­ci­pan en su dise­ño, finan­cia­mien­to y eje­cu­ción. Asi­mis­mo, en 2009 Aste Nagu­sia fue decla­ra­da “Patri­mo­nio Cul­tu­ral Inma­te­rial” de Espa­ña por la UNESCO. Ese mis­mo año las cele­bra­cio­nes reci­bie­ron amplia cober­tu­ra mediá­ti­ca, impli­ca­ron un pre­su­pues­to de 3 millo­nes de Euros, inclu­ye­ron 300 espec­tácu­los y acti­vi­da­des cul­tu­ra­les total­men­te gra­tui­tos, y con­vo­ca­ron a más de 460.000 par­ti­ci­pan­tes —80.000 de ellos turis­tas—

Figu­ra 1. Deco­ra­ción de la txos­na de la com­par­sa Kobe­ta Men­di, Aste Nagu­sia 2008.
Nota: Esta foto de la txos­na de la com­par­sa Kobe­ta Men­di, liga­da al barrio de Alta­mi­ra, fue toma­da duran­te Aste Nagu­sia 2008. En esta deco­ra­ción se pue­den dis­tin­guir dos par­tes prin­ci­pa­les. En la par­te infe­rior de la deco­ra­ción, Mari­jaia es que­ma­da en una hogue­ra ati­za­da por hom­bres de cier­ta edad en atuen­dos que reme­dan los de la Inqui­si­ción Espa­ño­la (nóte­se que uno de ellos lle­va, ade­más, una cruz en su mano izquier­da). A la cabe­za de los Inqui­si­do­res se encuen­tra Iña­ki Azku­na, Alcal­de de Bil­bao y miem­bro del PNV. Mien­tras tan­to, a la dere­cha de Mari­jaia, jóve­nes vas­cos inten­tan extin­guir el fue­go; uno de ellos lle­va una Iku­rri­ña. Esta par­te de la deco­ra­ción podría inter­pre­tar­se como una repre­sen­ta­ción de los ata­ques que –des­de la pers­pec­ti­va de las com­par­sas— son per­pe­tra­dos por “la vie­ja guar­dia” del Ayun­ta­mien­to con­tra el “mode­lo fes­ti­vo co-ges­ti­vo, plu­ral y popu­lar”, y su defen­sa por par­te de las juven­tu­des vas­cas. La par­te supe­rior de la deco­ra­ción repre­sen­ta, a su vez, el “ritual fes­ti­vo” de la “Gue­rra de Ban­de­ras”. Nóte­se el per­so­na­je que baja la ban­de­ra espa­ño­la del más­til ubi­ca­do en la cúpu­la del edi­fi­cio del Ayun­ta­mien­to bil­baíno, y el que esca­la el edi­fi­cio para empla­zar, en su lugar, una Iku­rri­ña. La “Gue­rra de las Ban­de­ras” es un ritual de enfren­ta­mien­to que se desa­rro­lló des­de los ini­cios de Aste Nagu­sia has­ta el año 2001, cuan­do se creó el acto de home­na­je a la Iku­rri­ña duran­te el Día Gran­de de la sema­na de fies­tas. Es impor­tan­te men­cio­nar que algu­nos meses antes de Aste Nagu­sia 2008 el Tri­bu­nal Supre­mo había orde­na­do, por pri­me­ra vez, que en los edi­fi­cios guber­na­men­ta­les de la Comu­ni­dad Autó­no­ma Vas­ca debía fla­mear la ban­de­ra espa­ño­la jun­to a la Iku­rri­ña. Final­men­te, arri­ba, a la dere­cha del domo del Ayun­ta­mien­to, se obser­va una pan­car­ta con el logo de “Etxe­ra” — orga­ni­za­ción de la Izquier­da Aber­tza­le que abo­ga por los dere­chos de los pre­sos “polí­ti­cos” vas­cos. A la izquier­da de la cúpu­la se encuen­tra una pan­car­ta con el logo del movi­mien­to en con­tra del Tren de Alta Velo­ci­dad (TAV) en Eus­kal Herria.

La rele­van­cia socio­ló­gi­ca de Aste Nagu­sia exce­día, no obs­tan­te, ese galar­dón y esas impac­tan­tes cifras. La exten­sa lite­ra­tu­ra sobre fies­tas popu­la­res en Eus­kal Herria insis­tía en su impor­tan­cia den­tro de la cul­tu­ra vas­ca, y des­cri­bía de mane­ra deta­lla­da y exhaus­ti­va sus múl­ti­ples ritua­les y carac­te­rís­ti­cas.2 Sin embar­go, muy pocos auto­res repa­ra­ban en un aspec­to que me había resul­ta­do par­ti­cu­lar­men­te omni­pre­sen­te aquel verano de 2008: su dimen­sión socio-polí­ti­ca.3 Debi­do a su carác­ter “mix­to” o co-ges­ti­vo, el mode­lo fes­ti­vo de Bil­bao resul­ta­ba un esce­na­rio inusual­men­te fecun­do para explo­rar este tema, has­ta aho­ra des­aten­di­do por la lite­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca. La com­po­si­ción de la fede­ra­ción de com­par­sas —muchas de ellas liga­das, direc­ta o indi­rec­ta­men­te, a par­ti­dos polí­ti­cos, sin­di­ca­tos, y orga­ni­za­cio­nes de movi­mien­tos socia­les (ej. femi­nis­ta, eco­lo­gis­ta, por la nor­ma­li­za­ción del eus­ka­ra, etc.) cer­ca­nos a la izquier­da esta­tal o nacio­na­lis­ta— apor­ta­ba, sin duda, otra impor­tan­te “cuo­ta” de inte­rés. La con­vi­ven­cia de estas com­par­sas con otras aso­cia­das a colec­ti­vos barria­les de carác­ter cul­tu­ral y recrea­ti­vo, vol­vía el tema aún más cau­ti­van­te.

Poco a poco fui com­pren­dien­do que den­tro de esta mul­ti­pli­ci­dad de “acto­res fes­ti­vos” exis­tían acuer­dos de vital impor­tan­cia pero, tam­bién, nume­ro­sos y nota­bles ejes de disen­so. La pági­na web de la fede­ra­ción Bil­bo­ko Kon­par­tsak reve­la­ba una pro­fun­da hete­ro­ge­nei­dad den­tro del colec­ti­vo, y deja­ba tras­lu­cir diver­gen­cias en torno a los sig­ni­fi­ca­dos aso­cia­dos a la fies­ta, y a la “iden­ti­dad” de com­par­se­ro. Asi­mis­mo, un aná­li­sis pre­li­mi­nar de la pren­sa onli­ne me per­mi­tió iden­ti­fi­car algu­nos ejes de ten­sión entre las com­par­sas y el Ayun­ta­mien­to; los mis­mos ata­ñían, prin­ci­pal­men­te, a la ges­tión del mode­lo fes­ti­vo. Los “Car­na­va­les para­le­los” ori­gi­na­dos tras un duro enfren­ta­mien­to dis­cur­si­vo entre con­ce­ja­les, fuer­zas de segu­ri­dad y com­par­se­ros en Car­na­va­les de 2003, y las recien­tes san­cio­nes admi­nis­tra­ti­vas a las com­par­sas Kas­ka­go­rri y Txo­ri Barro­te bajo el car­go de “apo­lo­gía del terro­ris­mo” cons­ti­tu­yen, pro­ba­ble­men­te, sus indi­ca­do­res más níti­dos. La his­to­ria de este com­ple­jo e intri­gan­te “calei­dos­co­pio iden­ti­ta­rio” —y no ya Aste Nagu­sia— se con­vir­tió, rápi­da­men­te, en el obje­to de mi tesis.

Mi pro­yec­to pre­ten­de inves­ti­gar las “bata­llas iden­ti­ta­rias” que los dis­tin­tos pro­pul­so­res de Aste Nagu­sia —el colec­ti­vo de com­par­sas, el Ayun­ta­mien­to, y los par­ti­dos polí­ti­cos repre­sen­ta­dos en el mis­mo— han libra­do en torno a la fies­ta des­de su naci­mien­to a fines del régi­men fran­quis­ta4 has­ta la actua­li­dad. Más espe­cí­fi­ca­men­te, me pre­gun­to: ¿Cuá­les son las dis­tin­tas “narra­ti­vas” que estos orga­ni­za­do­res han cons­trui­do acer­ca del pasa­do, pre­sen­te y futu­ro de Aste Nagu­sia?5 ¿Cuá­les son sus ideas y opi­nio­nes acer­ca de las carac­te­rís­ti­cas inhe­ren­tes a Aste Nagu­sia, es decir, cuá­les son sus defi­ni­cio­nes del “mode­lo fes­ti­vo bil­baíno”? ¿Cuá­les son sus per­cep­cio­nes acer­ca de las tra­yec­to­rias y los roles desem­pe­ña­dos por los dife­ren­tes “acto­res fes­ti­vos”? ¿Cuá­les han sido las dis­tin­tas estra­te­gias que los mis­mos han desa­rro­lla­do para “defen­der” o modi­fi­car el mode­lo fes­ti­vo, y para man­te­ner o dispu­tar posi­cio­nes de pro­ta­go­nis­mo den­tro del mis­mo? Y, final­men­te, ¿cómo se han plas­ma­do estas per­cep­cio­nes y estra­te­gias —a tra­vés del dis­cur­so, los ritua­les y los sím­bo­los des­ple­ga­dos— en el “espa­cio fes­ti­vo”?6 Las figu­ras inclui­das al final de este artícu­lo pre­ten­den ejem­pli­fi­car esta últi­ma dimen­sión socio-semióti­ca.

Siguien­do las últi­mas “ten­den­cias” den­tro de la socio­lo­gía de la cul­tu­ra, mi tesis inves­ti­ga las “bata­llas iden­ti­ta­rias” libra­das por los pro­pul­so­res de Aste Nagu­sia des­de una doble pers­pec­ti­va: his­tó­ri­co-com­pa­ra­ti­va y “rela­cio­nal” (rela­tio­nal socio­logy)7. Mi pro­yec­to se inser­ta, así, en una inno­va­do­ra corrien­te socio­ló­gi­ca que abor­da la inter­ac­ción entre pro­ce­sos cul­tu­ra­les y polí­ti­cos en el espa­cio públi­co —en este caso, el espa­cio fes­ti­vo.8 Par­to de la idea de que las “iden­ti­da­des colec­ti­vas” deben ser enten­di­das como un “pro­ce­so social”, es decir, como algo cons­trui­do y nego­cia­do a lo lar­go del tiem­po, en una inter­ac­ción cons­tan­te y dia­léc­ti­ca con los even­tos his­tó­ri­cos.9 Así, mi pro­yec­to ana­li­za la evo­lu­ción de dichas “bata­llas iden­ti­ta­rias” a la luz de las opor­tu­ni­da­des y limi­ta­cio­nes impues­tas por el sis­te­ma polí­ti­co ins­ti­tu­cio­nal (poli­ti­cal oppor­tu­nity struc­tu­re) de la Comu­ni­dad Autó­no­ma Vas­ca des­de los ini­cios de la deno­mi­na­da “Tran­si­ción Espa­ño­la” has­ta la actua­li­dad.10 Sos­ten­go que, des­de enton­ces, la socie­dad y la esfe­ra polí­ti­ca vas­cas han sufri­do gran­des trans­for­ma­cio­nes y que, sin lugar a dudas, éstas han teni­do un impor­tan­te impac­to sobre el for­ma­to y con­te­ni­do de la fies­ta, y sobre las diná­mi­cas y la corre­la­ción de fuer­zas entre los prin­ci­pa­les “acto­res fes­ti­vos”.11

Figu­ra 2. Baja­da de la com­par­sa Txo­ri Barro­te, Car­na­va­les 2010.
Nota: Estas cua­tro fotos fue­ron toma­das duran­te la “Baja­da” (des­fi­le) de Car­na­va­les de la com­par­sa Txo­ri Barro­te, liga­da a la orga­ni­za­ción de la Izquier­da Aber­tza­le Ges­to­ras Pro-Amnis­tía. En su baja­da, Txo­ri Barro­te tea­tra­li­za la situa­ción que atra­vie­sa des­de fines de agos­to de 2009, cuan­do el Ayun­ta­mien­to de Bil­bao la san­cio­nó por exhi­bir fotos de pre­sos en su txos­na y, así, vio­lar la Orde­nan­za Muni­ci­pal de Fies­tas apro­ba­da en 2004. La san­ción admi­nis­tra­ti­va –apli­ca­da tam­bién a la com­par­sa Kas­ka­go­rri— deter­mi­na que nin­gu­na de las dos com­par­sas podrá mon­tar txos­na duran­te los años 2010 y 2011. En la tea­tra­li­za­ción car­na­va­les­ca de Txo­ri Barro­te, los guar­dias del “Rei­no de Bil­bao” (ver escu­dos) trans­por­tan a Txo­ri Hood en una jau­la. Siguien­do la orden de cap­tu­ra emi­ti­da por el she­riff Azku­na, Txo­ri Hood ha sido apre­sa­do por (el cri­men de) “demos­trar soli­da­ri­dad” (con los pre­sos): “Wan­ted for Elkar­ta­su­na Adie­raz­tea­ga­tik”. Con el apo­yo del pue­blo, los jóve­nes segui­do­res de Txo­ri Hood ata­can el cas­ti­llo-Ayun­ta­mien­to, se enfren­tan exi­to­sa­men­te a los guar­dias del rei­no bil­baíno, y logran res­ca­tar a su com­pa­ñe­ro. Una vez libe­ra­do, Txo­ri Hood es final­men­te capaz de par­ti­ci­par en la fies­ta. (Fuen­te de la inter­pre­ta­ción: con­ver­sa­ción infor­mal con una miem­bro de la com­par­sa Txo­ri Barro­te, 19/​07/​2010).

Afir­mo, tam­bién, que estas “iden­ti­da­des colec­ti­vas” deben ser enten­di­das como algo cons­trui­do y nego­cia­do median­te la cons­tan­te acti­va­ción y des­ac­ti­va­ción de víncu­los (ties) entre los acto­res del “cam­po fes­ti­vo”. A dife­ren­cia de los aná­li­sis tra­di­cio­na­les cen­tra­dos en iden­ti­da­des “cate­gó­ri­cas” (p. ej. iden­ti­dad nacio­nal, gene­ra­cio­nal, de géne­ro, cla­se social, etc.) el “enfo­que rela­cio­nal” que uti­li­zo des­ta­ca la inser­ción(embed­ded­ness) de las iden­ti­da­des colec­ti­vas en redes de rela­cio­nes socia­les que sufren cons­tan­tes modi­fi­ca­cio­nes a tra­vés del espa­cio y a lo lar­go del tiem­po.12 Así, mi pro­yec­to ana­li­za la evo­lu­ción de las “bata­llas iden­ti­ta­rias” libra­das por los pro­pul­so­res de Aste Nagu­sia a la luz de los cam­bios pro­du­ci­dos en el entra­ma­do de redes socio-polí­ti­cas y cul­tu­ra­les de ami­gos (cua­dri­llas), veci­nos, téc­ni­cos y mili­tan­tes vin­cu­la­dos a las com­par­sas, los par­ti­dos polí­ti­cos en posi­cio­nes de gobierno y el Ayun­ta­mien­to bil­baíno.13Par­to de la hipó­te­sis de que duran­te los últi­mos trein­ta años estas redes han expe­ri­men­ta­do impor­tan­tes trans­for­ma­cio­nes inter­nas, y se han vis­to envuel­tas en alian­zas y con­flic­tos que, muchas veces, se han vis­to refle­ja­dos en el ámbi­to fes­ti­vo.

Des­de noviem­bre de 2009 me encuen­tro en Bil­bao, rea­li­zan­do el tra­ba­jo de cam­po para mi tesis. Actual­men­te estoy lle­van­do a cabo obser­va­cio­nes etno­grá­fi­cas en even­tos orga­ni­za­ti­vos (asam­bleas de la fede­ra­ción Bil­bo­ko Kon­par­tsak, reunio­nes de la Jai Batzor­dea y las dis­tin­tas com­par­sas), de coor­di­na­ción (“Pri­mer Con­gre­so de Fies­tó­lo­gos de Eus­kal Herria”, y pri­mer “Día de las Fies­tas Popu­la­res de Eus­kal Herria” rea­li­za­do en los últi­mos San­fer­mi­nes) y, por supues­to, en even­tos fes­ti­vos (San­to Tomás, Car­na­va­les,Kon­par­tse­ro Egu­na, y den­tro de muy poco, final­men­te, Aste Nagu­sia 2010). Por otro lado, he dise­ña­do una encues­ta onli­ne para com­par­se­ros, y estoy rea­li­zan­do entre­vis­tas en pro­fun­di­dad con miem­bros de las dis­tin­tas com­par­sas, téc­ni­cos del Área de Fies­tas y Turis­mo del Ayun­ta­mien­to, y espe­ro poder hacer lo mis­mo con miem­bros de la Comi­sión Mix­ta de Fies­tas que repre­sen­ten a los par­ti­dos polí­ti­cos. Asi­mis­mo, he empe­za­do a reco­lec­tar y ana­li­zar datos secun­da­rios: esta­tu­tos, actas de reunio­nes, mani­fies­tos, orde­nan­zas muni­ci­pa­les, san­cio­nes admi­nis­tra­ti­vas, “memo­ra­bi­lia” per­so­nal, entra­das en blogs, pági­nas web, cuen­tas de Face­book, y cien­tos de artícu­los perio­dís­ti­cos. Mi pro­yec­to emu­la, de esta mane­ra, el difí­cil “ofi­cio” del bri­co­leur, quien uti­li­za múl­ti­ples herra­mien­tas y estra­te­gias para arri­bar a repre­sen­ta­cio­nes poli­fa­cé­ti­cas de fenó­me­nos socia­les com­ple­jos.14 Para mi sor­pre­sa —una más— mis “suje­tos de estu­dio” pare­cen estar “infil­tra­dos” en prác­ti­ca­men­te todos los círcu­los que fre­cuen­to: uni­ver­si­dad, bares, mani­fes­ta­cio­nes, casas de ami­gos. Esto hace que mis “jor­na­das de bri­co­la­je” sean inde­fec­ti­ble­men­te lar­gas e inten­sas, pero que mi tra­ba­jo sea muy gra­ti­fi­can­te y, sobre todo, entre­te­ni­do.

Biblio­gra­fía

Ahe­do Gurrutxa­ga, I. 2004. “Cele­bra­cio­nes fes­ti­vas en Ipa­rral­de: del fol­klo­re a la rei­vin­di­ca­ción polí­ti­ca”, en Jimeno Aran­gu­ren, R. y J. I. Homo­bono Mar­tí­nes (comps). Fies­tas, Ritua­les e Iden­ti­da­des. Zai­nak. Cua­der­nos de Antro­po­lo­gía-Etno­gra­fía 26:1 – 848.

Amin­za­de, R. y D. Mc Adam. 2001. “Emo­tions and Con­ten­tious Poli­tics”, en Amin­za­de, R., J. Golds­to­ne, D. McA­dam, E. Perry, W. Sewell, S. Tarrow y Ch. Tilly (comps.), Silen­ce and Voi­ce in the Study of Con­ten­tious Poli­tics, Cam­brid­ge: Cam­brid­ge Uni­ver­sity Press.

Ansell, C. 2003. “Com­mu­nity Embed­ded­ness and Colla­bo­ra­ti­ve Gover­nan­ce in the San Fran­cis­co Bay Area Envi­ron­men­tal Move­ment”, en Dia­ni, M. y D. McA­dam (comps.) Social Move­ments and Net­works: Rela­tio­nal Approa­ches to Collec­ti­ve Action. New York: Oxford Uni­ver­sity Press.

Della Por­ta, D. 2005 [1996]. “Social Move­ments and the Sta­te: Thoughts on the Poli­cing of Pro­test”, en McA­dam, D., J. McCarthy y M. Zald (comps.) Com­pa­ra­ti­ve Pers­pec­ti­ves on Social Move­ments. Poli­ti­cal Oppor­tu­ni­ties, Mobi­li­zing Struc­tu­res, and Cul­tu­ral Fra­mings, Cam­brid­ge Stu­dies in Com­pa­ra­ti­ve Poli­tics.New York: Cam­brid­ge Uni­ver­sity Press.

Den­zin, N. y Y.S. Lin­coln . 1994. “Intro­duc­tion: Ente­ri­ng the Field of Qua­li­ta­ti­ve Research”, en Den­zin, N. y Y.S. Lin­coln (comps.) Hand­book of Qua­li­ta­ti­ve Research. First Edi­tion. Thou­sand Oaks: Sage.

Den­zin, N. y Y.S. Lin­coln. 2005. “Intro­duc­tion: The Dis­ci­pli­ne and Prac­ti­ce of Qua­li­ta­ti­ve Research”, en Den­zin, N. y Y.S. Lin­coln (comps.) Hand­book of Qua­li­ta­ti­ve Research. Third Edi­tion. Thou­sand Oaks: Sage.

Dia­ni, M. 2003. “Net­works and Social Move­ments: A Research Pro­gram­me”, en Dia­ni, M. y D. McA­dam (comps.) Social Move­ments and Net­works: Rela­tio­nal Approa­ches to Collec­ti­ve Action. New York: Oxford Uni­ver­sity Press.

Elling­son, S. 1997. “Unders­tan­ding the Dia­lec­tic of Dis­cour­se and Collec­ti­ve Action: Public Deba­te and Rio­ting in Ante­be­llum Cin­ci­nat­ti”, en McA­dam, D. y D. Snow (comps.), Social Move­ments: Reading on Their Emer­gen­ce, Mobi­li­za­tion, and Dyna­mics. Los Ange­les: Rox­bury Press.

Emir­ba­yer, M. y J. Good­win. 1994. “Net­work Analy­sis, Cul­tu­re and the Pro­blem of Agency”, Ame­ri­can Jour­nal of Socio­logy 99:1411 – 54.

Emir­ba­yer, M. y J. Good­win. 1996. “Sym­bols, Posi­tions, Objects: Toward a New Theory of Revo­lu­tions and Collec­ti­ve Action”, His­tory and Theory 35(3): 358 – 374.

Emir­ba­yer, M. 1997. “Mani­fes­to for a Rela­tio­nal Socio­logy”, Ame­ri­can Jour­nal of Socio­logy 103(2):281 – 317.

Frei­din, B. e I. Peru­go­rría. 2007. “Un Enfo­que Mul­ti-Narra­ti­vo para el Estu­dio del Movi­mien­to Asam­blea­rio en Argen­ti­na», en Sau­tu. R. (comp.), Prác­ti­ca de la Inves­ti­ga­ción Cuan­ti­ta­ti­va y Cua­li­ta­ti­va. Arti­cu­la­ción entre la Teo­ría, los Méto­dos y las Téc­ni­cas, Bue­nos Aires: Edi­cio­nes Lumié­re.

Good­win, J., J. Jas­per y F. Pollet­ta. 2001. “Why Emo­tions Mat­ter,” en Good­win, J., J. Jas­per y F. Pollet­ta (comps.) Pas­sio­na­te Poli­tics. Emo­tions and Social Move­ments, Chica­go: The Uni­ver­sity of Chica­go Press.

Jimeno Aran­gu­ren, R. y J. I. Homo­bono Mar­tí­nes (comps). 2004. Fies­tas, Ritua­les e Iden­ti­da­des. Zai­nak. Cua­der­nos de Antro­po­lo­gía-Etno­gra­fía 26:1 – 848.

Hobs­bawm, E. y T. Ran­ger (comps.). 1983. The Inven­tion of Tra­di­tion. Cam­brid­ge: Cam­brid­ge Uni­ver­sity Press.

Homo­bono, J. I. 2009. Fies­ta, Socia­bi­li­dad e Iden­ti­dad. Cro­no­ti­pos de la Glo­ca­li­za­ción. La Orti­ga 87.

Ike­ga­mi, E. 2000. A Socio­lo­gi­cal Theory of Publics: Iden­tity and Cul­tu­re as Emer­gent Pro­per­ties in Net­works”, Social Research 67(4):989‑1028.

López Romo, R. 2008. “Bil­bao era una fies­ta. La Aste Nagu­sia de 1978: cul­tu­ra popu­lar en la tran­si­ción polí­ti­ca”, en Rive­ra, A., J. M. Ortiz de Orru­ño, and Javier Ugar­te, Movi­mien­tos socia­les en la Espa­ña con­tem­po­rá­nea, ed. 1105 – 1120. Madrid: Aba­da.

Meluc­ci, A. 1995. “The Pro­cess of Collec­ti­ve Iden­tity”, en Johns­ton, H. y B. Klan­der­mans (comps.) Social Move­ments and Cul­tu­re. Min­nea­po­lis: Unni­ver­sity of Min­ne­so­ta Press.

Meluc­ci, A. 1996. Cha­llen­ging Codes. Collec­ti­ve Action in the Infor­ma­tion Age, Cam­brid­ge: Cam­brid­ge Uni­ver­sity Press.

Meyer, D. 2004. “Pro­test and Poli­ti­cal Oppor­tu­ni­ties”. Annual Review of Socio­logy 30: 125 – 45.

Mis­che, A. 2003. “Cross-talk in Move­ments: Recon­cei­ving the Cul­tu­re-Net­work Link”, en en Dia­ni, M. y D. McA­dam (comps.) Social Move­ments and Net­works: Rela­tio­nal Approa­ches to Collec­ti­ve Action. New York: Oxford Uni­ver­sity Press.

Mis­che, A. 2008. Par­ti­san Publics. Com­mu­ni­ca­tion and Con­ten­tion across Bra­zi­lian Youth Acti­vist Net­works. Prin­ce­ton: Prin­ce­ton Uni­ver­sity Press.

Mis­che, A. 2010. “Rela­tio­nal Socio­logy, Cul­tu­re, and Agency.” en Scott, J. y P. Carring­ton (comps.) Sage Hand­book of Social Net­work Analy­sis, forth­co­ming.

Mis­che, A. y H. Whi­te. 1998. “Bet­ween Con­ver­sa­tion and Situa­tion: Public Swit­ching Dyna­mics across Net­work Domains”, en Social Research 65:695 – 724.

Mis­che, A. y P. Pat­ti­son. 2000. “Com­po­sing a civic are­na: Publics, pro­jects, and social set­tings”, Poe­tics27: 163 – 194.

Osa, M. 2003. “Net­works in Oppo­si­tion: Lin­king Orga­ni­za­tions Through Acti­vits in the Polish People’s Repu­blic”, en Dia­ni, M. y D. McA­dam (comps.) Social Move­ments and Net­works: Rela­tio­nal Approa­ches to Collec­ti­ve Action. New York: Oxford Uni­ver­sity Press.

Pérez-Ago­te, A. 2006. The Social Roots of Bas­que Natio­na­lism. Reno: Uni­ver­sity of Neva­da Press.

Pollet­ta, F. 1998a. “Con­ten­ding Sto­ries: Narra­ti­ve in Social Move­ments”, Qua­li­ta­ti­ve Socio­logy 21, no. 4: 419 – 446.

Pollet­ta, F. 1998b. “‘It Was Like A Fever…’ Narra­ti­ve and Iden­tity in Social Pro­test”, Social Pro­blems 45, no. 2: 137 – 159.

Pollet­ta, F. y J. Jas­pers. 2001. “Collec­ti­ve Iden­tity in Con­ten­tious Poli­tics,” en Annual Review of Socio­logy27:283 – 305.

Somers, M. 1994. “The Narra­ti­ve Cons­ti­tu­tion of Iden­tity: A Rela­tio­nal and Net­work Approach.” Theory and Society 23:605 – 649.

Zeru­ba­vel, E. 1997. Social Minds­ca­pes. An Invi­ta­tion to Cog­ni­ti­ve Socio­logy. Cam­brid­ge: Har­vard Uni­ver­sity Press.

Igna­cia Peru­go­rría es Licen­cia­da en Socio­lo­gía por la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires y Mas­ter y Can­di­da­ta al Doc­to­ra­do (Ph.D.) en Socio­lo­gía por Rut­gers Uni­ver­sity (Esta­dos Uni­dos). Ha sido Beca­ria Ful­bright y del Ins­ti­tu­te of Inter­na­tio­nal Edu­ca­tion. Actual­men­te se desem­pe­ña como Inves­ti­ga­do­ra Visi­tan­te en el Depar­ta­men­to de Comu­ni­ca­ción Audio­vi­sual y Publi­ci­dad de la Uni­ver­si­dad del País Vas­co-Eus­kal Herri­ko Uni­ber­tsi­ta­tea. Para más infor­ma­ción, diri­gir­se awww​.ipe​ru​go​rria​.com. La auto­ra agra­de­ce muy espe­cial­men­te al Prof. Josu Ame­za­ga por su apo­yo y guía inte­lec­tual des­de su lle­ga­da a Bil­bo, y a Xabier Men­di­gu­ren por la lec­tu­ra y crí­ti­ca de este artícu­lo.

Jimeno Aran­gu­ren y Homo­bono Mar­tí­nez (2004); Homo­bono (2009).

Ahe­do Gurrutxa­ga (2004); López Romo (2008).

Zeru­ba­vel (1997).

Somers (1994); Pollet­ta (1998a y 1998b).

Para men­cio­nar sólo algu­nos ejem­plos, la deco­ra­ción de las txos­nas (ver Figu­ras 1 y 2) y las pan­car­tas des­ple­ga­das en el recin­to fes­ti­vo cons­ti­tu­yen “sopor­tes” pri­vi­le­gia­dos de dis­cur­so y de sím­bo­los; “La Baja­da” de las com­par­sas y la anti­gua “Gue­rra de las Ban­de­ras” son, por otro lado, exce­len­tes ejem­plos de “ritos fes­ti­vos”.

Siguien­do a Meluc­ci (1995; 1996), par­to de la noción de que las “iden­ti­da­des colec­ti­vas” cons­ti­tu­yen defi­ni­cio­nes cog­ni­ti­vas inter­ac­ti­vas, ela­bo­ra­das y com­par­ti­das por varios indi­vi­duos o gru­pos. Estas defi­ni­cio­nes están aso­cia­das tan­to a la orien­ta­ción de la acción —es decir, a sus fines y sus medios— como al cam­po de opor­tu­ni­da­des y limi­ta­cio­nes en el cual ésta se inser­ta. Las mis­mas impli­can la iden­ti­fi­ca­ción y deli­mi­ta­ción de un “noso­tros” y un “ellos”, e invo­lu­cran una inver­sión emo­cio­nal (emo­tio­nal invest­ment) que sue­le gene­rar un sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia a una uni­dad común (Amin­za­de 2001; Good­win, Jas­per y Pollet­ta 2001). Ver tam­bién Pollet­ta y Jas­pers (2001).

Mis­che y Whi­te (1998); Mis­che y Pat­ti­son (2000); Mis­che (2008); Ike­ga­mi (2000).

Elling­son (1997); Frei­din y Peru­go­rría (2007).

Meyer (2004); Della Por­ta (2005).

La Aste Nagu­sia fue “inven­ta­da” en 1978, épo­ca en el cual el País Vas­co comen­zó su “cons­truc­ción auto­nó­mi­ca” y Espa­ña ini­ció for­mal­men­te su tran­si­ción demo­crá­ti­ca lue­go de cua­ren­ta años de dic­ta­du­ra mili­tar y vir­tual ausen­cia de “fies­tas popu­la­res” en algu­nas capi­ta­les como Bil­bao (Hobs­bawm y Ran­ger 1983.). En este con­tex­to, la Aste Nagu­sia fue per­ci­bi­da y sen­ti­da como un sinó­ni­mo de liber­tad y espon­ta­nei­dad, dis­fru­te y ale­gría, y como la mejor for­ma de recu­pe­rar los espa­cios públi­cos que habían sido “expro­pia­dos” por la dic­ta­du­ra Fran­quis­ta. Des­de enton­ces, la socie­dad y la esfe­ra polí­ti­ca vas­ca han sufri­do gran­des trans­for­ma­cio­nes. Las cua­dri­llas de ami­gos y las aso­cia­cio­nes cul­tu­ra­les y recrea­ti­vas barria­les han per­di­do impor­tan­cia como ámbi­tos de socia­bi­li­dad y agen­tes de for­ma­ción y reclu­ta­mien­to polí­ti­co (Pérez-Ago­te 2006). La diso­lu­ción del fren­te anti-Fran­quis­ta ha dado lugar a la divi­sión del cam­po polí­ti­co en par­ti­dos esta­ta­les y nacio­na­lis­tas vas­cos de izquier­da y de dere­cha. Asi­mis­mo, han varia­do los nive­les de cen­su­ra y repre­sión de movi­mien­tos socia­les por par­te de los gobier­nos nacio­nal, regio­nal y local —sien­do los prin­ci­pa­les afec­ta­dos los sec­to­res nacio­na­lis­tas vas­cos de orien­ta­ción inde­pen­den­tis­ta — . Estas modi­fi­ca­cio­nes han teni­do un con­si­de­ra­ble impac­to en Aste Nagu­sia y, fun­da­men­tal­men­te, en los acto­res del “cam­po fes­ti­vo”.

Emir­ba­yer y Good­win (1994 y 1996); Emir­ba­yer (1997).

Estas redes poseen, actual­men­te, el nada irre­le­van­te núme­ro de apro­xi­ma­da­men­te tres mil miem­bros. Ver Ansell (2003); Dia­ni (2003); Osa (2003).

Den­zin y Lin­coln (1994; 2005).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *