Mode­lo men­tal: Des­con­fía de tus ideas – IAR Noti­cias

Tus pen­sa­mien­tos, tus pro­ce­sa­mien­tos men­ta­les y los con­te­ni­dos que los refe­ren­cian, no nacen del aire, pro­vie­nen de un códi­go, de un mar­co refe­ren­cial de reglas y nor­mas socia­les apren­di­das que le dan sen­ti­do y expli­can tus con­duc­tas y accio­nes.

¿Sabes que si al nacer te hubie­ran aban­do­na­do en una sel­va sin con­tac­to humano, no ten­drías pen­sa­mien­to humano?¿Y qué serías?

Si logra­ras super­vi­vir (si algún ani­mal hipo­té­ti­ca­men­te te ali­men­ta­ra y te die­ra calor has­ta que pudie­ras mane­jar­te por ti mis­mo) no serías un ser humano, sino un ani­mal humano que desa­rro­lla­ría en su cere­bro un pro­gra­ma de com­por­ta­mien­to y super­vi­ven­cia adap­ta­do al entorno.

Ten­drías que cazar como los ani­ma­les, gru­ñir como los ani­ma­les, y defen­der tu terri­to­rio matan­do como los ani­ma­les.

En otras pala­bras, no serías un ser humano sino un ani­mal con cere­bro humano ele­men­tal pro­gra­ma­do por el entorno de super­vi­ven­cia de la sel­va.

Debe­rías sobre­vi­vir regis­tran­do en tu men­te un pro­gra­ma apren­di­do de con­duc­tas ani­ma­les. No serías humano, serías ani­mal, sin el con­tex­to socia­li­za­do del humano.

En cam­bio, si en vez de caer en la sel­va, caye­ras en un lugar vacío, sin pun­tos de refe­ren­cia, no serías nada. Esta­rías en blan­co. No ten­drías pen­sa­mien­to. Ni humano ni ani­mal.

Eso te expli­ca un pri­mer pun­to: Tie­nes pen­sa­mien­to (men­te y refle­xión), por­qué tie­nes pun­to de refe­ren­cia, en este caso, no la sel­va sino la socie­dad y el mun­do en el que con­vi­ves.

Y, eso a la vez te expli­ca un segun­do pun­to: Los con­te­ni­dos de tus pen­sa­mien­tos (valo­res refe­ren­cia­les) pro­vie­nen de un regis­tro pro­ce­sa­do de tu entorno social (y del mun­do) de don­de mamas tus con­duc­tas de con­vi­ven­cia y de super­vi­ven­cia.

Tú no pien­sas des­de ti, des­de tu exclu­si­vo ámbi­to indi­vi­dual, sino que lo haces en inter­ac­ti­vi­dad con el mun­do. Y el mun­do, sólo se hace real y adquie­re sen­ti­do a par­tir del pro­gra­ma y los mar­cos refe­ren­cia­les (el con­te­ni­do indi­vi­dual social) que car­gas en tu cere­bro pro­ce­sa­dor.

El sis­te­ma

¿Y quién ela­bo­ra los con­te­ni­dos refe­ren­cia­les del pro­gra­ma inser­ta­do en tu cere­bro pro­ce­sa­dor?

El sis­te­ma capi­ta­lis­ta, cuyos valo­res refe­ren­cia­les eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos, socia­les, cul­tu­ra­les y mora­les rigen la civi­li­za­ción, hoy nive­la­da uni­ver­sal­men­te como «mun­do úni­co».

El mun­do que tú ves (y pro­ce­sas), y que la maqui­na­ria mediá­ti­co-cul­tu­ral- te pre­sen­ta como un «orden natu­ral», está con­for­ma­do por los pro­gra­mas y los con­te­ni­dos refe­ren­cia­les del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, que tie­nes incor­po­ra­do en tu cere­bro.

El mun­do, es lo que quie­re que «veas, sien­tas y pien­ses» el sis­te­ma que para­me­tra tus pen­sa­mien­tos y mar­cos de acción en la socie­dad en que vives. Que no es otra cosa, que el fiel refle­jo de los con­te­ni­dos y los valo­res del sis­te­ma capi­ta­lis­ta que hege­mo­ni­za los con­te­ni­dos de tus con­duc­tas y pen­sa­mien­tos.

Tu men­te reco­pi­la infor­ma­ción, la pro­ce­sa y la sin­te­ti­za den­tro de pará­me­tros fija­dos por un códi­go (los valo­res refe­ren­cia­les nor­ma­ti­za­dos del sis­te­ma capi­ta­lis­ta).

Tu cere­bro aco­pia y pro­ce­sa infor­ma­ción, expe­ri­men­tas emo­cio­nes, inter­ac­túas pen­sa­mien­tos, te comu­ni­cas con otro, emi­tes y recep­cio­nas, a par­tir de un códi­go y de un pro­gra­ma de pen­sa­mien­to y acción, cuyo mar­co refe­ren­cial no nace de tu cere­bro sino del sis­te­ma (capi­ta­lis­ta) que domi­na el mun­do como «civi­li­za­ción úni­ca».

Miras la reali­dad, miras el mun­do, según el mar­co de valo­res refe­ren­cia­les codi­fi­ca­dos en tu men­te. Y quien car­ga esos pro­gra­mas, es el sis­te­ma capi­ta­lis­ta que le con­fie­re con­te­ni­dos a tu cere­bro median­te un «mode­lo eco­nó­mi­co», un «mode­lo social»,un «mode­lo cul­tu­ral» y un «mode­lo moral» del cual se nutren todos tus pen­sa­mien­tos y accio­nes.

Mode­lo men­tal

En el «mode­lo men­tal» (siem­pre ocul­to) se resu­me toda nues­tra con­fi­gu­ra­ción con­duc­tal y sis­te­ma de ideas y creen­cias para­me­tra­das y rea­li­za­das a par­tir de las herra­mien­tas (men­ta­les y psi­co­ló­gi­cas) pro­gra­ma­das en nues­tro cere­bro por el capi­ta­lis­mo.

Estas nor­mas de pen­sa­mien­to y acción social impre­sas en nues­tro cere­bro a tra­vés de pro­gra­mas, son acep­ta­das, sin cues­tio­nar, como una expre­sión de «orde­na­mien­to social natu­ral» y sin nin­gún cues­tio­na­mien­to sobre el con­te­ni­do de sus fines y sobre la vali­dez de su fun­cio­na­li­dad y el para qué de sus ins­tru­men­ta­ción.

Quien recha­ce y pon­ga en duda la legi­ti­mi­dad del «orden social» (reglas ins­ti­tu­cio­na­les y cul­tu­ra­les del sis­te­ma capi­ta­lis­ta) esta­ble­ci­do como «nor­ma uni­ver­sal» de pen­sa­mien­to y acción, se expo­ne a un dic­ta­men últi­mo y feroz de los psi­quia­tras y psi­có­lo­gos del sis­te­ma: Psi­có­pa­ta.

Esta pala­bra, a modo de reso­lu­ción últi­ma, mar­ca la fron­te­ra final entre «nor­ma­li­dad» y «anor­ma­li­dad» esta­ble­ci­da por la esca­la de valo­ra­ción social y cul­tu­ral del sis­te­ma que crea sus pro­pias herra­mien­tas para impo­ner sus valo­res en la men­te y en la psi­co­lo­gía huma­na.

La con­cep­ción de «nor­ma­li­dad» o «anor­ma­li­dad» no se basa en un dic­ta­men cien­tí­fi­co, sino en una con­clu­sión ideo­ló­gi­ca ali­men­ta­da por las reglas nor­ma­ti­za­das de sis­te­ma cuyo cum­pli­mien­to, o no cum­pli­mien­to, mar­ca la inclu­sión o la exclu­sión de un indi­vi­duo den­tro de la socie­dad.

El domi­na­dor en la cabe­za

Los medios, los comu­ni­ca­do­res del sis­te­ma, son acti­va­do­res inter­ac­ti­vos que «actua­li­zan» a cada segun­do el pro­gra­ma del mode­lo men­tal en la cabe­za de los domi­na­dos-alie­na­dos.

Su poder con­tro­la­dor, con­te­ne­dor y repre­si­vo, se posi­bi­li­ta por el mane­jo de la hege­mo­nía del men­sa­je a tra­vés del con­trol de los medios de pro­duc­ción del men­sa­je.

Con­tra eso no se pue­de luchar, sal­vo que tomes el poder en tu pro­pio cere­bro y cons­tru­yas otro men­sa­je con «otro pro­gra­ma».

Esa, en tér­mi­nos téc­ni­cos, sería la revo­lu­ción, el cam­bio del pro­gra­ma en la cabe­za.

Que si no se acom­pa­ña con un cam­bio de la estruc­tu­ra exter­na del sis­te­ma (la socie­dad pla­ne­ta­ria) no cum­ple nin­gu­na fun­ción ni corre­la­to con la reali­dad.

Los anti­guos revo­lu­cio­na­rios cam­bia­ron el pro­gra­ma en la reali­dad, pero lo deja­ron en la cabe­za. Por eso el pro­ce­so no cerró.

La nue­va izquier­da, por ejem­plo com­ba­te el mode­lo eco­nó­mi­co el mode­lo polí­ti­co, pero no com­ba­te el mode­lo social, cul­tu­ral y mediá­ti­co (resu­mi­do en la socie­dad de con­su­mo) implan­ta­dos como «mode­lo de pen­sa­mien­to» en el cere­bro de los huma­nos del sis­te­ma.

Por eso el aná­li­sis de la izquier­da (en todas sus varian­tes), en tér­mi­nos fun­cio­na­les y teó­ri­cos, es incom­ple­to.
Pre­ci­sa­men­te por­que no abor­da del sis­te­ma capi­ta­lis­ta como
pro­gra­ma meti­do como regla de valo­res nor­ma­ti­za­dos y acep­ta­dos en la cabe­za del humano.

Esta caren­cia de aná­li­sis tota­li­za­do del sis­te­ma, lle­va a la izquier­da una par­cia­li­za­ción en sus pos­tu­ras estra­té­gi­cas, doc­tri­na­rias y orga­ni­za­ti­vas.

En tér­mi­nos reales, mien­tras el domi­nio del sis­te­ma capi­ta­lis­ta está en la cabe­za, la izquier­da plan­tea como una sali­da la gue­rra con­tra la «dere­cha» mili­tar y polí­ti­ca, una con­cep­ción supe­ra­da tras el fin de la gue­rra fría, cuan­do el sis­te­ma se uni­fi­có en «mun­do úni­co».

De esta mane­ra, sin pro­gra­ma pro­pio, sin aná­li­sis tota­li­za­do del sis­te­ma como pro­gra­ma implan­ta­do en la cabe­za del humano capi­ta­lis­ta, la izquier­da pasa a ser una alter­na­ti­va «por izquier­da» del mis­mo pro­gra­ma.

Pro­gra­ma alter­na­ti­vo

Si qui­sie­ras salir­te del sis­te­ma que rige el lla­ma­do «mun­do humano» de la civi­li­za­ción capi­ta­lis­ta, ten­drías que car­gar otro pro­gra­ma «alter­na­ti­vo» en tu cere­bro, pre­vio for­ma­teo de tu máqui­na pro­ce­sa­do­ra (en sen­ti­do figu­ra­do).

Enton­ces ya no serías un «psi­có­pa­ta» (sin pro­gra­ma alter­na­ti­vo) sino un «revo­lu­cio­na­rio» con un pro­gra­ma y un con­te­ni­do refe­ren­cial de pen­sa­mien­to y acción pro­pios, que te con­ver­ti­ría en due­ño de tu pro­pio cere­bro.

Pero allí se te pre­sen­ta­ría un pro­ble­ma: Si qui­sie­ras inser­tar tus pro­pios pro­gra­mas y mar­cos refe­ren­cia­les de acción y de pen­sa­mien­to en el cere­bro humano, hoy masi­va­men­te pro­gra­ma­do por los «mode­los» y los valo­res del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, ten­drías pri­me­ro que ter­mi­nar con los ins­tru­men­tos de domi­na­ción y de con­trol del poder capi­ta­lis­ta.

En otras pala­bras, ten­drías que ter­mi­nar con el «mode­lo eco­nó­mi­co», el «mode­lo polí­ti­co», el «mode­lo mili­tar», el «mode­lo jurí­di­co», el «mode­lo cien­tí­fi­co», el «mode­lo cul­tu­ral», el «mode­lo social» y el «mode­lo men­tal», con los que hoy se arti­cu­la el domi­nio del capi­ta­lis­mo en la cabe­za del humano.

¿Te pare­ce fan­tás­ti­co?

Lo que te aca­bo de des­cri­bir tie­ne un nom­bre: Revo­lu­ción.

Has­ta aho­ra, los dis­tin­tos expe­ri­men­tos que se hicie­ron fra­ca­sa­ron por una razón mate­má­ti­ca: Nadie con­si­guió cam­biar el «mode­lo men­tal» del sis­te­ma capi­ta­lis­ta nive­la­do como «mun­do úni­co» en la cabe­za del humano.

Dije, has­ta aho­ra: El sis­te­ma y sus pro­ce­sos con­ti­núan, y nin­gu­na cien­cia podría pre­de­cir que va a pasar cuan­to el Apo­ca­lip­sis que se ave­ci­na (por implo­sión, en sus varian­tes eco­nó­mi­ca, medio ambien­tal, nuclear o social) dejen al capi­ta­lis­mo «sin sis­te­ma».

Enton­ces habrá lle­ga­do la hora de los pro­gra­mas y sis­te­mas «alter­na­ti­vos».

Para eso nos pre­pa­ra­mos.

Manuel Frey­ras, IAR Noti­cias

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *