Man­de­la y la fal­si­fi­ca­ción de la his­to­ria- Angel Gue­rra Cabre­ra

La hipo­cre­sía de Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos se ha podi­do corro­bo­rar en toda su mag­ni­tud al pro­cla­mar la Asam­blea Gene­ral de la ONU al 18 de julio como Día Inter­na­cio­nal de Nel­son Man­de­la, fecha del nata­li­cio del legen­da­rio diri­gen­te sura­fri­cano. Lo ejem­pli­fi­ca­ba esplén­di­da­men­te el insus­ti­tui­ble corres­pon­sal de La Jor­na­da en Esta­dos Uni­dos, David Brooks, al con­tras­tar los encen­di­dos elo­gios de oca­sión a Man­de­la de la secre­ta­ria de Esta­do Hillary Clin­ton con el tes­ti­mo­nio de un vete­rano de la lucha con­tra el apartheid en ese país quien recor­da­ba que el pres­ti­gio­so líder y su orga­ni­za­ción, el Con­gre­so Nacio­nal Africano(CNA), fue­ron man­te­ni­dos en la lis­ta ofi­cial de terro­ris­tas por el gobierno esta­du­ni­den­se nada menos que duran­te toda la pre­si­den­cia de William Clin­ton, años des­pués de que Man­de­la fue­ra elec­to pre­si­den­te de Sudáfrica(1994). Pre­ten­den que olvi­de­mos el apo­yo eco­nó­mi­co, polí­ti­co y mili­tar a los racis­tas blan­cos de Washing­ton y sus alia­dos de la OTAN y, por supues­to, de Israel, que dotó a Pre­to­ria del arma nuclear por encar­go de la Casa Blan­ca.

Man­de­la, por cier­to, no fue el paci­fis­ta des­ca­fei­na­do inven­ta­do por la mafia mediá­ti­ca sino, des­de su juven­tud, un recio com­ba­tien­te por la libe­ra­ción de su pue­blo que cuan­do vio aho­ga­dos en san­gre por el régi­men de mino­ría blan­ca sus inten­tos de luchar por medios pací­fi­cos no vaci­ló en enca­be­zar y orga­ni­zar el Umkhon­to we Size(La lan­za de la Nación, en len­gua Xosa), bra­zo mili­tar del CNA que reali­zó ries­go­sas y auda­ces accio­nes arma­das has­ta que el apartheid entró en fase agó­ni­ca. Tam­po­co su excar­ce­la­ción obe­de­ció a nin­gún mila­gro ni el fin del odio­so régi­men se con­si­guió sim­ple­men­te median­te un diá­lo­go y unas elec­cio­nes, como afir­ma hoy la fábu­la mediá­ti­ca. El diá­lo­go y las elec­cio­nes fue­ron la con­clu­sión de un pro­lon­ga­do ciclo de lucha del pue­blo negro y de algu­nos blan­cos revo­lu­cio­na­rios o pro­gre­sis­tas de Sudá­fri­ca ‑entre ellos líde­res vete­ra­nos del CNA como Joe Slo­vo, pre­si­den­te del Par­ti­do Comu­nis­ta de Sudá­fri­ca- cuya últi­ma eta­pa va de los años 20 a los 90 del siglo XX, repri­mi­da sin pie­dad por los racis­tas blan­cos. La lucha con­tra el apartheid expe­ri­men­tó un gran impul­so y levan­tó una enor­me soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal a tenor de la des­co­lo­ni­za­ción de Áfri­ca y, por últi­mo de la libe­ra­ción de las colo­nias por­tu­gue­sas y el ascen­so de la SWAPO(por su sigla en inglés), movi­mien­to de libe­ra­ción de la enton­ces colo­nia suda­fri­ca­na de Nami­bia

En este pano­ra­ma se inser­ta otro dato fun­da­men­tal que omi­te o fal­sea la his­to­ria ofi­cial: las accio­nes inter­na­cio­na­lis­tas de la revo­lu­ción Cuba­na en Áfri­ca. Estas se extien­den de tal mane­ra en tiem­po y espa­cio que sólo refie­ro sin­té­ti­ca­men­te lo rela­cio­na­do con este artícu­lo. A soli­ci­tud del gobierno de Agos­tinho Neto, del Movi­mien­to Popu­lar para la Libe­ra­ción de Ango­la, La Haba­na envió en 1975 un con­tin­gen­te de tro­pas que des­tro­zó el plan de Esta­dos Uni­dos, la Sudá­fri­ca racis­ta y el Zai­re de Mobu­tu para tron­char la fla­man­te inde­pen­den­cia y saquear en gran­de a ese país. Una vez derro­ta­da la inva­sión de Sudá­fri­ca, de los mer­ce­na­rios euro­peos y las fac­cio­nes ango­la­nas a su ser­vi­cio, que­da­ron en Ango­la sufi­cien­tes fuer­zas cuba­nas para pre­ser­var su sobe­ra­nía. Sin embar­go, en 1988, des­pués de cons­tan­te incur­sio­nes suda­fri­ca­nas a terri­to­rio ango­lano y una gra­ve ame­na­za mili­tar de los racis­tas, nue­va­men­te a pedi­do de Luan­da cru­zó el Atlán­ti­co una fuer­te agru­pa­ción de fuer­zas cuba­nas, con avia­ción de com­ba­te, tan­ques y arti­lle­ría pesa­da, que en la bata­lla de Cui­to Cua­na­va­le, libra­da muy al sur del terri­to­rio ango­lano, infli­gie­ron una derro­ta aplas­tan­te a los racis­tas, los for­za­ron a reti­rar­se a sus bases y avan­za­ron hacia Nami­bia. Como escri­bió el sub­se­cre­ta­rio de Esta­do Ches­ter Croc­ker a su jefe Geor­ge Shultz: …”el avan­ce cubano en el sur­oes­te de Ango­la ha crea­do una diná­mi­ca mili­tar impre­de­ci­ble”. Lo impre­de­ci­ble era que la acción de las fuer­zas cuba­nas en coope­ra­ción con las ango­la­nas y nami­bias había obli­ga­do a Esta­dos Uni­dos y a los racis­tas sura­fri­ca­nos a sen­tar­se en la mesa de nego­cia­cio­nes y a acep­tar la inde­pen­den­cia de Nami­bia. El fin del apartheid se habría pro­lon­ga­do quien sabe has­ta cuán­do sin la derro­ta del ejér­ci­to de Pre­to­ria en Cui­to Cua­na­va­le y la ame­na­za de insu­rrec­ción del pue­blo negro de Sudá­fri­ca ins­pi­ra­do por esta. Nel­son Man­de­la lo dijo así: Cui­to Cana­va­le mar­ca el vira­je en la lucha para librar al con­ti­nen­te y a nues­tro país del fla­ge­lo del apartheid.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *