Man­de­la y la fal­si­fi­ca­ción de la his­to­ria- Angel Gue­rra Cabrera

La hipo­cre­sía de Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos se ha podi­do corro­bo­rar en toda su mag­ni­tud al pro­cla­mar la Asam­blea Gene­ral de la ONU al 18 de julio como Día Inter­na­cio­nal de Nel­son Man­de­la, fecha del nata­li­cio del legen­da­rio diri­gen­te sura­fri­cano. Lo ejem­pli­fi­ca­ba esplén­di­da­men­te el insus­ti­tui­ble corres­pon­sal de La Jor­na­da en Esta­dos Uni­dos, David Brooks, al con­tras­tar los encen­di­dos elo­gios de oca­sión a Man­de­la de la secre­ta­ria de Esta­do Hillary Clin­ton con el tes­ti­mo­nio de un vete­rano de la lucha con­tra el apartheid en ese país quien recor­da­ba que el pres­ti­gio­so líder y su orga­ni­za­ción, el Con­gre­so Nacio­nal Africano(CNA), fue­ron man­te­ni­dos en la lis­ta ofi­cial de terro­ris­tas por el gobierno esta­du­ni­den­se nada menos que duran­te toda la pre­si­den­cia de William Clin­ton, años des­pués de que Man­de­la fue­ra elec­to pre­si­den­te de Sudáfrica(1994). Pre­ten­den que olvi­de­mos el apo­yo eco­nó­mi­co, polí­ti­co y mili­tar a los racis­tas blan­cos de Washing­ton y sus alia­dos de la OTAN y, por supues­to, de Israel, que dotó a Pre­to­ria del arma nuclear por encar­go de la Casa Blanca.

Man­de­la, por cier­to, no fue el paci­fis­ta des­ca­fei­na­do inven­ta­do por la mafia mediá­ti­ca sino, des­de su juven­tud, un recio com­ba­tien­te por la libe­ra­ción de su pue­blo que cuan­do vio aho­ga­dos en san­gre por el régi­men de mino­ría blan­ca sus inten­tos de luchar por medios pací­fi­cos no vaci­ló en enca­be­zar y orga­ni­zar el Umkhon­to we Size(La lan­za de la Nación, en len­gua Xosa), bra­zo mili­tar del CNA que reali­zó ries­go­sas y auda­ces accio­nes arma­das has­ta que el apartheid entró en fase agó­ni­ca. Tam­po­co su excar­ce­la­ción obe­de­ció a nin­gún mila­gro ni el fin del odio­so régi­men se con­si­guió sim­ple­men­te median­te un diá­lo­go y unas elec­cio­nes, como afir­ma hoy la fábu­la mediá­ti­ca. El diá­lo­go y las elec­cio­nes fue­ron la con­clu­sión de un pro­lon­ga­do ciclo de lucha del pue­blo negro y de algu­nos blan­cos revo­lu­cio­na­rios o pro­gre­sis­tas de Sudá­fri­ca ‑entre ellos líde­res vete­ra­nos del CNA como Joe Slo­vo, pre­si­den­te del Par­ti­do Comu­nis­ta de Sudá­fri­ca- cuya últi­ma eta­pa va de los años 20 a los 90 del siglo XX, repri­mi­da sin pie­dad por los racis­tas blan­cos. La lucha con­tra el apartheid expe­ri­men­tó un gran impul­so y levan­tó una enor­me soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal a tenor de la des­co­lo­ni­za­ción de Áfri­ca y, por últi­mo de la libe­ra­ción de las colo­nias por­tu­gue­sas y el ascen­so de la SWAPO(por su sigla en inglés), movi­mien­to de libe­ra­ción de la enton­ces colo­nia suda­fri­ca­na de Namibia

En este pano­ra­ma se inser­ta otro dato fun­da­men­tal que omi­te o fal­sea la his­to­ria ofi­cial: las accio­nes inter­na­cio­na­lis­tas de la revo­lu­ción Cuba­na en Áfri­ca. Estas se extien­den de tal mane­ra en tiem­po y espa­cio que sólo refie­ro sin­té­ti­ca­men­te lo rela­cio­na­do con este artícu­lo. A soli­ci­tud del gobierno de Agos­tinho Neto, del Movi­mien­to Popu­lar para la Libe­ra­ción de Ango­la, La Haba­na envió en 1975 un con­tin­gen­te de tro­pas que des­tro­zó el plan de Esta­dos Uni­dos, la Sudá­fri­ca racis­ta y el Zai­re de Mobu­tu para tron­char la fla­man­te inde­pen­den­cia y saquear en gran­de a ese país. Una vez derro­ta­da la inva­sión de Sudá­fri­ca, de los mer­ce­na­rios euro­peos y las fac­cio­nes ango­la­nas a su ser­vi­cio, que­da­ron en Ango­la sufi­cien­tes fuer­zas cuba­nas para pre­ser­var su sobe­ra­nía. Sin embar­go, en 1988, des­pués de cons­tan­te incur­sio­nes suda­fri­ca­nas a terri­to­rio ango­lano y una gra­ve ame­na­za mili­tar de los racis­tas, nue­va­men­te a pedi­do de Luan­da cru­zó el Atlán­ti­co una fuer­te agru­pa­ción de fuer­zas cuba­nas, con avia­ción de com­ba­te, tan­ques y arti­lle­ría pesa­da, que en la bata­lla de Cui­to Cua­na­va­le, libra­da muy al sur del terri­to­rio ango­lano, infli­gie­ron una derro­ta aplas­tan­te a los racis­tas, los for­za­ron a reti­rar­se a sus bases y avan­za­ron hacia Nami­bia. Como escri­bió el sub­se­cre­ta­rio de Esta­do Ches­ter Croc­ker a su jefe Geor­ge Shultz: …”el avan­ce cubano en el sur­oes­te de Ango­la ha crea­do una diná­mi­ca mili­tar impre­de­ci­ble”. Lo impre­de­ci­ble era que la acción de las fuer­zas cuba­nas en coope­ra­ción con las ango­la­nas y nami­bias había obli­ga­do a Esta­dos Uni­dos y a los racis­tas sura­fri­ca­nos a sen­tar­se en la mesa de nego­cia­cio­nes y a acep­tar la inde­pen­den­cia de Nami­bia. El fin del apartheid se habría pro­lon­ga­do quien sabe has­ta cuán­do sin la derro­ta del ejér­ci­to de Pre­to­ria en Cui­to Cua­na­va­le y la ame­na­za de insu­rrec­ción del pue­blo negro de Sudá­fri­ca ins­pi­ra­do por esta. Nel­son Man­de­la lo dijo así: Cui­to Cana­va­le mar­ca el vira­je en la lucha para librar al con­ti­nen­te y a nues­tro país del fla­ge­lo del apartheid.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.