ELA no con­vo­ca­rá el 20‑S con UGT y CC.OO.

ELA acla­ra su posi­ción ante la con­vo­ca­to­ria fol­cló­ri­ca de la CES el 29 – S, con­sis­ten­te en una «euro­ma­ni­fes­ta­ción en Bru­se­las», per­fec­to. A esa con­vo­ca­to­ria se suman CCOO y UGT tres meses des­pués de apro­bar­se la refor­ma que apo­yan por pasi­va, pero ELA omi­te su res­pon­sa­bi­li­dad por el con­ve­nio que inusi­ta­da­men­te fir­mó en el sec­tor públi­co de Vas­con­ga­das, con CCOO y UGT, miem­bros de la CES como ELA mis­mo que des­de la izquier­da polí­ti­ca y sin­di­cal y des­de el aber­tza­lis­mo nadie enten­dió ni apo­yó. Aquel pac­to, no apa­re­ce curio­sa­men­te men­cio­na­do en el artícu­lo de la res­pon­sa­ble de ELA que aquí se publi­ca. (Boltxe).

La Con­fe­de­ra­ción Europea de Sin­di­ca­tos (CES) ha con­vo­ca­do una Jor­na­da de acción a nivel euro­peo para el pró­xi­mo día 29 de sep­tiem­bre. ELA mani­fes­tó su apo­yo a esa jor­na­da el pasa­do 2 de junio en la reu­nión del Comi­té Eje­cu­ti­vo de la CES, del que for­ma par­te. El acto cen­tral ten­drá lugar en Bru­se­las con una euro-mani­fes­ta­ción. Por lo tan­to, y en con­tra de lo que algu­nos medios de comu­ni­ca­ción vie­nen publi­can­do, ese día no hay con­vo­ca­da una huel­ga gene­ral en toda Europa.

Duran­te los últi­mos meses, en los paí­ses euro­peos en los que se han recor­ta­do dere­chos de los tra­ba­ja­do­res, las con­fe­de­ra­cio­nes sin­di­ca­les de la CES ‑en algu­nos casos jun­to a otras cen­tra­les no afi­lia­das a la mis­ma- no han espe­ra­do a sep­tiem­bre para movi­li­zar­se. Jun­to a Irlan­da o Ruma­nia, Gre­cia se acer­ca a su sex­ta huel­ga gene­ral, los fran­ce­ses la cele­bra­ron el pasa­do 24, la CGIL ita­lia­na el 25 de junio. ELA, jun­to con la mayo­ría sin­di­cal vas­ca, la pro­mo­vió el pasa­do 29 de junio, por segun­da vez en tre­ce meses.

UGT y CCOO, por su par­te, han deci­di­do apro­ve­char el 29 de sep­tiem­bre para con­vo­car un paro gene­ral en el Esta­do espa­ñol. Lo harán, por tan­to, tres meses des­pués de la apro­ba­ción de la refor­ma labo­ral que se pre­ten­de recha­zar. Asi­mis­mo, se con­vo­ca tras meses y meses de nego­cia­ción con la patro­nal y el Gobierno espa­ñol. Esa nego­cia­ción ha sido espe­cial­men­te opa­ca en sus con­te­ni­dos y desa­rro­llo, y el Gobierno ha admi­nis­tra­do los tiem­pos, retra­sán­do­la has­ta el vera­nos y difi­cul­tan­do, de esa mane­ra, la con­tes­ta­ción social.

Con la excu­sa de que nos encon­trar­nos ante un pro­ble­ma euro­peo, los sin­di­ca­tos espa­ño­les no van a car­gar tin­tas con­tra el Gobierno que ha deci­di­do en pri­me­ra per­so­na los con­te­ni­dos regre­si­vos de la refor­ma, hecha al dic­ta­do de la ban­ca y la patro­nal. Antes al con­tra­rio, como han mani­fes­ta­do públi­ca­men­te, su con­vo­ca­to­ria se orien­ta a la recu­pe­ra­ción del diá­lo­go social, la polí­ti­ca de con­cer­ta­ción que ha pre­si­di­do las rela­cio­nes labo­ra­les en el Esta­do des­de hace lustros.

No impor­ta que la mitad del empleo que se ha des­trui­do en Euro­pa duran­te la cri­sis se haya des­trui­do en el Esta­do espa­ñol; ni que acu­mu­le la más alta tasa de paro de la OCDE; no impor­ta que el esté a la cola en gas­to social y en pre­sión fis­cal en la UE-27; ni que las ren­tas del tra­ba­jo pier­dan peso en el repar­to de la rique­za… El diá­lo­go social, pues­to en cues­tión de mane­ra cre­cien­te por su inefi­ca­cia, sigue sien­do el tótem de la cues­tión social espa­ño­la. Un mode­lo orien­ta­do a per­pe­tuar la paz y el con­trol de las cla­ses popu­la­res a cam­bio de una gene­ro­sa finan­cia­ción públi­ca para quie­nes com­par­ten ese mode­lo de concertación.

En este con­tex­to, el mode­lo anta­gó­ni­co que repre­sen­ta el sin­di­ca­lis­mo aber­tza­le ‑resuel­to a abor­dar las cau­sas de la cri­sis sin exi­mir a los gobier­nos de sus res­pon­sa­bi­li­da­des- expli­ca por sí sólo la beli­ge­ran­cia con la que patro­na­les, gobier­nos de López y Sanz y UGT y CCOO han per­ge­ña­do el lla­ma­do diá­lo­go social. Este diá­lo­go social es un esper­pen­to que pre­ten­de uni­for­mi­zar las rela­cio­nes labo­ra­les con las del Esta­do usur­pan­do, en el caso de la CAPV, la repre­sen­ta­ti­vi­dad que los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras vas­cas no han otor­ga­do a los sin­di­ca­tos espa­ño­les en las urnas. Estos sin­di­ca­tos, ade­más, han expues­to de mane­ra con­clu­yen­te que «pase lo que pase y sean lo duras que sean las medi­das que se adop­ten, el diá­lo­go social no corre peli­gro». En Nafa­rroa esos sin­di­ca­tos aca­ban de fir­mar con el Gobierno y los repre­sen­tan­tes empre­sa­ria­les lo que se cono­ce como el Plan Moder­na, en el que dicen fijar «las bases del desa­rro­llo social y eco­nó­mi­co has­ta el 2030».

Hace tre­ce meses, con la huel­ga gene­ral del 21 de mayo de 2009 ‑ante la que UGT y CCOO se mos­tra­ron espe­cial­men­te beli­ge­ran­tes- la mayo­ría sin­di­cal vas­ca con­for­ma­da por ELA, LAB, EHNE, STEE-EILAS, ESK e Hiru qui­so tras­la­dar a la socie­dad un men­sa­je muy sen­ci­llo: que si no cam­bia­ban las polí­ti­cas ven­drían los recor­tes y las refor­mas. Inme­dia­ta­men­te des­pués socia­li­za­mos, median­te un decá­lo­go, una pro­pues­ta para abor­dar de mane­ra dife­ren­te la cri­sis, algo que todos los par­ti­dos polí­ti­cos en el poder han des­pre­cia­do. A pesar de ello, no hemos deja­do de movi­li­zar­nos. Y han veni­do las refor­mas y los recor­tes. El pasa­do 25 de mayo esa mayo­ría sin­di­cal res­pon­día con un paro en la fun­ción públi­ca a los recor­tes decre­ta­dos en mayo. Y el 29 de junio rea­li­za­mos una gran huel­ga gene­ral con­tra el mayor ata­que que los dere­chos del mun­do del tra­ba­jo han cono­ci­do des­de la tran­si­ción polí­ti­ca en el Esta­do. No está de más recor­dar que CCOO no pudo des­mar­car­se de esa últi­ma convocatoria.

El día 29 de sep­tiem­bre ELA, dan­do con­ti­nui­dad a las movi­li­za­cio­nes ante­rior­men­te men­cio­na­das, par­ti­ci­pa­rá en la euro-mani­fes­ta­ción para sumar su lucha a las de otras orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les y, con­for­me rezan sus prin­ci­pios (1976), se esfor­za­rá «por supe­rar los obs­tácu­los que se inter­po­nen en el logro de la uni­dad de la cla­se tra­ba­ja­do­ra (…) enten­dien­do que esta uni­dad debe lograr­se en la libre prác­ti­ca sin­di­cal». Por­que lamen­ta­ble­men­te esa es, a nues­tro enten­der, la asig­na­tu­ra pen­dien­te del sin­di­ca­lis­mo espa­ñol en Eus­kal Herria: asu­mir que la mayo­ría vas­ca, en su libre prác­ti­ca sin­di­cal, ha encon­tra­do su pun­to de encuen­tro en la deci­sión de no dar nin­gu­na cober­tu­ra al poder polí­ti­co para lle­var ade­lan­te los ajus­tes que la patro­nal y la ban­ca le orde­nan. Este es el pun­to de encuen­tro posi­ble, el humus sin­di­cal com­par­ti­do hoy ya por la mayo­ría sin­di­cal. Y es una mala noti­cia que UGT y CCOO no hagan suya esa deter­mi­na­ción expre­sa­da ine­quí­vo­ca­men­te por la mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras vas­cos el pasa­do 29 de junio median­te la huel­ga general.

Segui­re­mos tra­ba­jan­do por­que la uni­dad sea posi­ble en el futu­ro: sin manio­bras de con­fu­sión, con defi­ni­ción cla­ra y expre­sa de obje­ti­vos, con res­pe­to a las reglas del jue­go entre orga­ni­za­cio­nes demo­crá­ti­cas… Y, como deman­da la cla­se tra­ba­ja­do­ra, con liber­tad fren­te a los pode­ro­sos. Una liber­tad que sólo pue­de tener como base la auto­no­mía polí­ti­ca e inde­pen­den­cia financiera.

Lau­ra Gon­zá­lez de Txa­ba­rri es Res­pon­sa­ble Inter­na­cio­nal de ELA

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.