ELA no con­vo­ca­rá el 20‑S con UGT y CC.OO.

ELA acla­ra su posi­ción ante la con­vo­ca­to­ria fol­cló­ri­ca de la CES el 29 – S, con­sis­ten­te en una «euro­ma­ni­fes­ta­ción en Bru­se­las», per­fec­to. A esa con­vo­ca­to­ria se suman CCOO y UGT tres meses des­pués de apro­bar­se la refor­ma que apo­yan por pasi­va, pero ELA omi­te su res­pon­sa­bi­li­dad por el con­ve­nio que inusi­ta­da­men­te fir­mó en el sec­tor públi­co de Vas­con­ga­das, con CCOO y UGT, miem­bros de la CES como ELA mis­mo que des­de la izquier­da polí­ti­ca y sin­di­cal y des­de el aber­tza­lis­mo nadie enten­dió ni apo­yó. Aquel pac­to, no apa­re­ce curio­sa­men­te men­cio­na­do en el artícu­lo de la res­pon­sa­ble de ELA que aquí se publi­ca. (Boltxe).

La Con­fe­de­ra­ción Europea de Sin­di­ca­tos (CES) ha con­vo­ca­do una Jor­na­da de acción a nivel euro­peo para el pró­xi­mo día 29 de sep­tiem­bre. ELA mani­fes­tó su apo­yo a esa jor­na­da el pasa­do 2 de junio en la reu­nión del Comi­té Eje­cu­ti­vo de la CES, del que for­ma par­te. El acto cen­tral ten­drá lugar en Bru­se­las con una euro-mani­fes­ta­ción. Por lo tan­to, y en con­tra de lo que algu­nos medios de comu­ni­ca­ción vie­nen publi­can­do, ese día no hay con­vo­ca­da una huel­ga gene­ral en toda Euro­pa.

Duran­te los últi­mos meses, en los paí­ses euro­peos en los que se han recor­ta­do dere­chos de los tra­ba­ja­do­res, las con­fe­de­ra­cio­nes sin­di­ca­les de la CES ‑en algu­nos casos jun­to a otras cen­tra­les no afi­lia­das a la mis­ma- no han espe­ra­do a sep­tiem­bre para movi­li­zar­se. Jun­to a Irlan­da o Ruma­nia, Gre­cia se acer­ca a su sex­ta huel­ga gene­ral, los fran­ce­ses la cele­bra­ron el pasa­do 24, la CGIL ita­lia­na el 25 de junio. ELA, jun­to con la mayo­ría sin­di­cal vas­ca, la pro­mo­vió el pasa­do 29 de junio, por segun­da vez en tre­ce meses.

UGT y CCOO, por su par­te, han deci­di­do apro­ve­char el 29 de sep­tiem­bre para con­vo­car un paro gene­ral en el Esta­do espa­ñol. Lo harán, por tan­to, tres meses des­pués de la apro­ba­ción de la refor­ma labo­ral que se pre­ten­de recha­zar. Asi­mis­mo, se con­vo­ca tras meses y meses de nego­cia­ción con la patro­nal y el Gobierno espa­ñol. Esa nego­cia­ción ha sido espe­cial­men­te opa­ca en sus con­te­ni­dos y desa­rro­llo, y el Gobierno ha admi­nis­tra­do los tiem­pos, retra­sán­do­la has­ta el vera­nos y difi­cul­tan­do, de esa mane­ra, la con­tes­ta­ción social.

Con la excu­sa de que nos encon­trar­nos ante un pro­ble­ma euro­peo, los sin­di­ca­tos espa­ño­les no van a car­gar tin­tas con­tra el Gobierno que ha deci­di­do en pri­me­ra per­so­na los con­te­ni­dos regre­si­vos de la refor­ma, hecha al dic­ta­do de la ban­ca y la patro­nal. Antes al con­tra­rio, como han mani­fes­ta­do públi­ca­men­te, su con­vo­ca­to­ria se orien­ta a la recu­pe­ra­ción del diá­lo­go social, la polí­ti­ca de con­cer­ta­ción que ha pre­si­di­do las rela­cio­nes labo­ra­les en el Esta­do des­de hace lus­tros.

No impor­ta que la mitad del empleo que se ha des­trui­do en Euro­pa duran­te la cri­sis se haya des­trui­do en el Esta­do espa­ñol; ni que acu­mu­le la más alta tasa de paro de la OCDE; no impor­ta que el esté a la cola en gas­to social y en pre­sión fis­cal en la UE-27; ni que las ren­tas del tra­ba­jo pier­dan peso en el repar­to de la rique­za… El diá­lo­go social, pues­to en cues­tión de mane­ra cre­cien­te por su inefi­ca­cia, sigue sien­do el tótem de la cues­tión social espa­ño­la. Un mode­lo orien­ta­do a per­pe­tuar la paz y el con­trol de las cla­ses popu­la­res a cam­bio de una gene­ro­sa finan­cia­ción públi­ca para quie­nes com­par­ten ese mode­lo de con­cer­ta­ción.

En este con­tex­to, el mode­lo anta­gó­ni­co que repre­sen­ta el sin­di­ca­lis­mo aber­tza­le ‑resuel­to a abor­dar las cau­sas de la cri­sis sin exi­mir a los gobier­nos de sus res­pon­sa­bi­li­da­des- expli­ca por sí sólo la beli­ge­ran­cia con la que patro­na­les, gobier­nos de López y Sanz y UGT y CCOO han per­ge­ña­do el lla­ma­do diá­lo­go social. Este diá­lo­go social es un esper­pen­to que pre­ten­de uni­for­mi­zar las rela­cio­nes labo­ra­les con las del Esta­do usur­pan­do, en el caso de la CAPV, la repre­sen­ta­ti­vi­dad que los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras vas­cas no han otor­ga­do a los sin­di­ca­tos espa­ño­les en las urnas. Estos sin­di­ca­tos, ade­más, han expues­to de mane­ra con­clu­yen­te que «pase lo que pase y sean lo duras que sean las medi­das que se adop­ten, el diá­lo­go social no corre peli­gro». En Nafa­rroa esos sin­di­ca­tos aca­ban de fir­mar con el Gobierno y los repre­sen­tan­tes empre­sa­ria­les lo que se cono­ce como el Plan Moder­na, en el que dicen fijar «las bases del desa­rro­llo social y eco­nó­mi­co has­ta el 2030».

Hace tre­ce meses, con la huel­ga gene­ral del 21 de mayo de 2009 ‑ante la que UGT y CCOO se mos­tra­ron espe­cial­men­te beli­ge­ran­tes- la mayo­ría sin­di­cal vas­ca con­for­ma­da por ELA, LAB, EHNE, STEE-EILAS, ESK e Hiru qui­so tras­la­dar a la socie­dad un men­sa­je muy sen­ci­llo: que si no cam­bia­ban las polí­ti­cas ven­drían los recor­tes y las refor­mas. Inme­dia­ta­men­te des­pués socia­li­za­mos, median­te un decá­lo­go, una pro­pues­ta para abor­dar de mane­ra dife­ren­te la cri­sis, algo que todos los par­ti­dos polí­ti­cos en el poder han des­pre­cia­do. A pesar de ello, no hemos deja­do de movi­li­zar­nos. Y han veni­do las refor­mas y los recor­tes. El pasa­do 25 de mayo esa mayo­ría sin­di­cal res­pon­día con un paro en la fun­ción públi­ca a los recor­tes decre­ta­dos en mayo. Y el 29 de junio rea­li­za­mos una gran huel­ga gene­ral con­tra el mayor ata­que que los dere­chos del mun­do del tra­ba­jo han cono­ci­do des­de la tran­si­ción polí­ti­ca en el Esta­do. No está de más recor­dar que CCOO no pudo des­mar­car­se de esa últi­ma con­vo­ca­to­ria.

El día 29 de sep­tiem­bre ELA, dan­do con­ti­nui­dad a las movi­li­za­cio­nes ante­rior­men­te men­cio­na­das, par­ti­ci­pa­rá en la euro-mani­fes­ta­ción para sumar su lucha a las de otras orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les y, con­for­me rezan sus prin­ci­pios (1976), se esfor­za­rá «por supe­rar los obs­tácu­los que se inter­po­nen en el logro de la uni­dad de la cla­se tra­ba­ja­do­ra (…) enten­dien­do que esta uni­dad debe lograr­se en la libre prác­ti­ca sin­di­cal». Por­que lamen­ta­ble­men­te esa es, a nues­tro enten­der, la asig­na­tu­ra pen­dien­te del sin­di­ca­lis­mo espa­ñol en Eus­kal Herria: asu­mir que la mayo­ría vas­ca, en su libre prác­ti­ca sin­di­cal, ha encon­tra­do su pun­to de encuen­tro en la deci­sión de no dar nin­gu­na cober­tu­ra al poder polí­ti­co para lle­var ade­lan­te los ajus­tes que la patro­nal y la ban­ca le orde­nan. Este es el pun­to de encuen­tro posi­ble, el humus sin­di­cal com­par­ti­do hoy ya por la mayo­ría sin­di­cal. Y es una mala noti­cia que UGT y CCOO no hagan suya esa deter­mi­na­ción expre­sa­da ine­quí­vo­ca­men­te por la mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras vas­cos el pasa­do 29 de junio median­te la huel­ga gene­ral.

Segui­re­mos tra­ba­jan­do por­que la uni­dad sea posi­ble en el futu­ro: sin manio­bras de con­fu­sión, con defi­ni­ción cla­ra y expre­sa de obje­ti­vos, con res­pe­to a las reglas del jue­go entre orga­ni­za­cio­nes demo­crá­ti­cas… Y, como deman­da la cla­se tra­ba­ja­do­ra, con liber­tad fren­te a los pode­ro­sos. Una liber­tad que sólo pue­de tener como base la auto­no­mía polí­ti­ca e inde­pen­den­cia finan­cie­ra.

Lau­ra Gon­zá­lez de Txa­ba­rri es Res­pon­sa­ble Inter­na­cio­nal de ELA

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *