El lim­bo, el infierno y la car­ne – Jakue Pascual

El San­to Ofi­cio afir­ma haber ana­li­za­do 3.000 cau­sas de abu­sos pero que no exis­ten actas por haber­se obte­ni­do sus decla­ra­cio­nes bajo con­fe­sión. Las pro­me­sas de Ratzin­ger de cola­bo­rar con la jus­ti­cia topan con su pie­dad corporativa

Can­ta Jimmy Cliff reg­gae sen­ta­do en el lim­bo. «Bueno, están ponien­do resis­ten­cia /​Pero sé que mi fe me guia­rá en…». El lim­bo, el lugar situa­do en el bor­de de Dios don­de flo­ta­ban sin sufri­mien­to las almas de los niños no bau­ti­za­dos y el Con­ci­lio de Tren­to defi­nió como una «ter­ce­ra cla­se de cavi­dad», ya no exis­te. Ratzin­ger lo supri­mió hace cin­co años. No era un dog­ma, sólo era un teo­lo­gú­meno de la Igle­sia medie­val útil para impo­ner el Bau­tis­mo. Tan­tos años pen­san­do en el Lim­bo para final­men­te aca­bar cayen­do en la cuen­ta de que no hay alter­na­ti­va entre Cie­lo e Infierno. Aho­ra sólo nos que­da pagar pea­je de trán­si­to por el Pur­ga­to­rio y lle­nar con el Sagra­do Sufra­gio el cepi­llo de la Iglesia.

Juan Pablo II esta­ble­cía en 1999 que el Infierno no era un lugar sino una situa­ción espi­ri­tual meta­fó­ri­ca de «quien libre­men­te y defi­ni­ti­va­men­te se ale­ja de Dios». Pero Bene­dic­to XVI se plie­ga al axio­ma tri­den­tino del fue­ra de la Igle­sia nada. El anti­guo inqui­si­dor nie­ga a su ante­ce­sor en el lin­de del Infierno y pon­ti­fi­ca que el Averno «exis­te y es eterno» y que allí habi­ta Sata­nás como «com­po­nen­te oscu­ro de la huma­ni­dad» y de su libre albe­drío. Dan­te des­cien­de de nue­vo a los infier­nos de la Divi­na come­dia. ¡Qué mala suer­te! Otra vez pode­mos con­su­mir­nos en las lla­mas de la cal­de­ra de Pedro Bote­ro o ‑como sos­tie­nen otros- tiri­tar in eter­num en el hie­lo de la «ausen­cia de amor, el terror y el rechi­nar de dientes».

El decre­to papal Horren­dum de 1568, que orde­na­ba que los sacer­do­tes que abu­sa­ran de meno­res fue­ran pri­va­dos de ofi­cio y bene­fi­cio, se ha incum­pli­do. El Papa renue­va la Curia Roma­na, sacu­de al núcleo wojty­liano del «si no cas­tos, sea­mos cau­tos» e impo­ne per­so­nal tra­di­cio­na­lis­ta de con­fian­za no toca­do por el encu­bri­mien­to de escán­da­los. El Opus Dei y los Legio­na­rios de Cris­to han incre­men­ta­do nota­ble­men­te su fuer­za y los últi­mos son inter­ve­ni­dos por el Papa. El obje­ti­vo es sal­var sus espec­ta­cu­la­res resul­ta­dos en orde­na­cio­nes y dine­ro man­ci­lla­dos por las acu­sa­cio­nes de pede­ras­tia con­tra su fun­da­dor. «Abe­rra­ción de la abso­lu­ción del cóm­pli­ce». «¡Cuán­ta sucie­dad en la Igle­sia!», excla­ma Ratzinger.

Car­ta a la Igle­sia irlan­de­sa. Reco­no­cer el pro­ble­ma, coope­rar con las auto­ri­da­des y dar la razón a las víc­ti­mas. «Era el típi­co cura ami­go de los niños». La víc­ti­ma de un sacer­do­te acu­sa al Sumo Pon­tí­fi­ce de igno­rar su caso cuan­do era arzo­bis­po de Munich. Un infor­me reve­la que des­de 1950 en EEUU más de 4300 sacer­do­tes han esta­do impli­ca­dos en deli­tos sexua­les con­tra meno­res. Com­pen­sa­cio­nes y ban­ca­rro­ta de varias dió­ce­sis yan­quis. El San­to Ofi­cio afir­ma haber ana­li­za­do 3.000 cau­sas de abu­sos pero que no exis­ten actas por haber­se obte­ni­do sus decla­ra­cio­nes bajo con­fe­sión. Las pro­me­sas de Ratzin­ger de cola­bo­rar con la jus­ti­cia topan con su pie­dad cor­po­ra­ti­va y la ame­na­za de exco­mu- nión pen­de con­tra quie­nes que­bran­ten el secre­to. Canon 1397. El Vati­cano cons­ta­ta que el infierno será terri­ble para los sacer­do­tes pederastas.

Eva­ris­to ento­na «Sal­ve Regi­na». «A cuen­ta de pro­me­ter el rei­no de los cie­los…». Una cruz arde al fon­do del esce­na­rio. Ego te absolvo.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.