Lenin y la Revo­lu­ción Inter­na­cio­nal- Wil­man, inte­gran­te del Fren­te 41 Caci­que Upar de las FARC-EP

agrandar

Lue­go de las cer­te­ras pre­vi­sio­nes teó­ri­cas de los fun­da­do­res del socia­lis­mo cien­tí­fi­co, Marx y Engels, acer­ca de la impo­si­bi­li­dad del triun­fo com­ple­to del socia­lis­mo en un solo país para el acce­so a la socie­dad comu­nis­ta, sobre­vie­ne ‑des­pués de la bri­llan­te orien­ta­ción teó­ri­ca y con­duc­ción prác­ti­ca que Lenin le impri­me al par­ti­do bol­che­vi­que- la revo­lu­ción de octu­bre en 1917. A par­tir de aquí, des­de ese enton­ces y has­ta nues­tros días, segui­mos deba­tien­do las enor­mes reper­cu­sio­nes prác­ti­cas que tuvo y que toda­vía tie­ne este gran suce­so his­tó­ri­co para la acti­vi­dad revo­lu­cio­na­ria de quie­nes con­si­de­ra­mos que el socia­lis­mo no solo es un inevi­ta­ble esta­dio del desa­rro­llo de la socie­dad huma­na, sino que tam­bién es pro­duc­to de la acti­vi­dad teó­ri­co-prác­ti­ca de los pue­blos y sus van­guar­dias conscientes.

Lenin, en los suce­sos que se die­ron pos­te­rior­men­te a la revo­lu­ción de febre­ro de 1917, que hicie­ron posi­ble la cap­tu­ra del poder por par­te de los bol­che­vi­ques en octu­bre, es el pri­me­ro que sal­ta a la pales­tra, mara­vi­lla­do por­que las cosas se suce­die­ron de modo dife­ren­te al pre­vis­to teó­ri­ca­men­te tan­to por Marx y por Engels, como por él mis­mo en años ante­rio­res. Pero su rego­ci­jo no lo lle­va a la idea­li­za­ción del fenó­meno ruso, en el sen­ti­do de creer que había sur­gi­do la posi­bi­li­dad del socia­lis­mo en un solo país. Lo que sen­ci­lla­men­te Lenin encuen­tra es que el movi­mien­to ha comen­za­do (como toma del poder) en un esce­na­rio dife­ren­te a los pre­vis­tos, pero sigue con­si­de­ran­do que la cons­truc­ción defi­ni­ti­va del socia­lis­mo (como edi­fi­ca­ción de la socie­dad socia­lis­ta com­ple­ta) corres­pon­de al pro­le­ta­ria­do de los paí­ses desa­rro­lla­dos, tal y como lo habían argu­men­ta­do correc­ta­men­te Marx y Engels. Lo que Lenin dedu­ce inme­dia­ta­men­te, no es que el fenó­meno ruso haya des­pla­za­do la con­di­cio­na­li­dad his­tó­ri­co-obje­ti­va del socia­lis­mo –su carác­ter inter­na­cio­nal- sino sola­men­te la con­di­cio­na­li­dad for­mal; es decir, la nacio­na­li­dad ini­cial. Por eso escri­bió: “Las cosas resul­ta­ron de modo dis­tin­to a como lo espe­ra­ban Marx y Engels, con­ce­dién­do­nos a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y explo­ta­das de Rusia el hon­ro­so papel de van­guar­dia de la revo­lu­ción socia­lis­ta inter­na­cio­nal, y aho­ra vemos cla­ro cuán lejos irá el desa­rro­llo de la revo­lu­ción; ha comen­za­do la obra el ruso, la lle­va­rán a cabo el ale­mán, el fran­cés y el inglés, y triun­fa­rá el socia­lis­mo” (Lenin, III con­gre­so de los Soviets de toda Rusia).

Lenin aco­ge aquí, en estas fra­ses, todo el sen­ti­do que tuvo la estra­te­gia bol­che­vi­que: ini­ciar el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio des­de su país y abrir las com­puer­tas para que los paí­ses indus­tria­li­za­dos lle­ven a cabo la revo­lu­ción socia­lis­ta. Por eso aquí, en una nue­va con­di­cio­na­li­dad his­tó­ri­ca –empu­jar el socia­lis­mo des­de una nación atrasada‑, Lenin, más que nun­ca, fija todas las espe­ran­zas de sal­var la revo­lu­ción bol­che­vi­que en la revo­lu­ción pro­le­ta­ria de occi­den­te: “si exa­mi­na­mos la situa­ción en esca­la his­tó­ri­ca mun­dial, no cabe la menor duda de que si la revo­lu­ción se que­da­se sola, si no exis­tie­se un movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio en otros paí­ses, no exis­ti­rá nin­gu­na espe­ran­za de que lle­ga­se a alcan­zar el triun­fo final. Si el par­ti­do bol­che­vi­que se ha hecho car­go de todo, lo ha hecho con­ven­ci­do de que la revo­lu­ción madu­ra en todos los paí­ses, y que en fin de cuen­tas –y no al comien­zo- cua­les­quie­ra que fue­sen las difi­cul­ta­des que hubié­ra­mos de atra­ve­sar, cua­les­quie­ra que fue­sen las derro­tas que estu­vié­se­mos con­de­na­dos a pade­cer, la revo­lu­ción socia­lis­ta inter­na­cio­nal tie­ne que venir […] Nues­tra sal­va­ción de todas estas difi­cul­ta­des ‑repi­to- está en la revo­lu­ción euro­pea”. (cita­do por Sta­lin, en Los fun­da­men­tos del leninismo.)
Nada más deci­si­vo para aca­bar de una vez por todas con las ter­gi­ver­sa­cio­nes en este aspec­to, que recu­rrir al mis­mo Lenin, por­que ha sido obje­to de diver­sas inter­pre­ta­cio­nes gene­ra­do­ras de muchas de las dis­cor­dias pasa­das y actua­les. En la inter­ven­ción en el Ter­cer Con­gre­so de los Soviets, Lenin expre­sa muy en cla­ro dos cosas que ilu­mi­nan de modo espe­cial todo el pro­ble­ma, dejan­do a la vez sin piso las inter­pre­ta­cio­nes equi­vo­ca­das de muchos revo­lu­cio­na­rios en la actua­li­dad: en pri­mer lugar, expli­ca Lenin por­qué razón, pese a que no se había rea­li­za­do en octu­bre una revo­lu­ción de carác­ter socia­lis­ta como lo pre­de­cía Marx, tenía dere­cho a pro­cla­mar­se socia­lis­ta en cuan­to que había empren­di­do ese camino; y en segun­do lugar, dijo Lenin que sin la revo­lu­ción del pro­le­ta­ria­do de los paí­ses indus­tria­li­za­dos, tal y como lo plan­tea­ba la teo­ría clá­si­ca, no podía triun­far en for­ma defi­ni­ti­va el socia­lis­mo ruso: “No me hago ilu­sio­nes en cuan­to al hecho de que ape­nas hemos empe­za­do el perío­do de tran­si­ción al socia­lis­mo, de que no hemos lle­ga­do aún al socialismo.
Pero ten­dréis razón al decir que nues­tro país es una Repú­bli­ca Socia­lis­ta de los Soviets, ten­dréis la mis­ma razón de quie­nes deno­mi­nan demo­crá­ti­cas a muchas repú­bli­cas bur­gue­sas de occi­den­te, aun­que todo el mun­do sabe que ni una sola de las repú­bli­cas más demo­crá­ti­cas es ple­na­men­te demo­crá­ti­ca. Esas repú­bli­cas con­ce­den tron­qui­tos de demo­cra­cia, redu­cen en minu­cias los dere­chos de los explo­ta­do­res, pero las masas tra­ba­ja­do­ras están en ellas tan opri­mi­das como en todas par­tes. Sin embar­go, deci­mos que el régi­men bur­gués repre­sen­ta tan­to las vie­jas monar­quías como las repú­bli­cas cons­ti­tu­cio­na­les. En la mis­ma situa­ción nos encon­tra­mos noso­tros aho­ra. Esta­mos lejos inclu­so de haber ter­mi­na­do la tran­si­ción del capi­ta­lis­mo al socia­lis­mo. Jamás nos hemos deja­do de enga­ñar por la espe­ran­za de que podría­mos ter­mi­nar­lo sin la ayu­da del pro­le­ta­ria­do inter­na­cio­nal, jamás nos hemos equi­vo­ca­do en esta cues­tión. […] pero esta­mos en el deber de decir que nues­tra Repú­bli­ca de los soviets es socia­lis­ta por­que hemos empren­di­do ese camino, y estas pala­bras no serán vanas […] cuan­do se nos pin­tan las difi­cul­ta­des de nues­tra obra, cuan­do se nos dice que el triun­fo del socia­lis­mo solo es posi­ble en esca­la mun­dial vemos en ello úni­ca­men­te un inten­to, con­de­na­do al fra­ca­so de modo sin­gu­lar, de la bur­gue­sía y de sus par­ti­da­rios volun­ta­rios e invo­lun­ta­rios de ter­gi­ver­sar la ver­dad más indis­cu­ti­ble. Natu­ral­men­te, natu­ral­men­te, el triun­fo del socia­lis­mo en un solo país es impo­si­ble. (Lenin, III Con­gre­so de los Soviets de dipu­tados, obre­ros, sol­da­dos y cam­pe­si­nos de toda Rusia. Enero de 1918.)

Es irre­fu­ta­ble que Lenin jamás habló de la posi­bi­li­dad de con­so­li­dar defi­ni­ti­va­men­te el socia­lis­mo en un solo país, cues­tión que sí hubie­se ido en con­tra de los pos­tu­la­dos de la teo­ría mar­xis­ta, y que son pre­ci­sa­men­te, las ideas que se deja­ron tras­cen­der en gran par­te de la pro­duc­ción aca­dé­mi­ca sovié­ti­ca. Lenin se refi­rió a la vic­to­ria del socia­lis­mo en un país (como ini­cio de la revo­lu­ción inter­na­cio­nal), nun­ca a la con­so­li­da­ción del socia­lis­mo en un solo país (edi­fi­ca­ción de la socie­dad socia­lis­ta com­ple­ta). Sta­lin –en una pri­me­ra ins­tan­cia, en los Fun­da­men­tos del Leni­nis­mo (pero des­pués con­tri­bu­ye a ali­men­tar las con­fu­sio­nes), com­pren­de la esen­cia de la tác­ti­ca leni­nis­ta y el sig­ni­fi­ca­do del triun­fo del socia­lis­mo en un solo país, así: “Pero derro­car el poder de la bur­gue­sía e ins­tau­rar el poder del pro­le­ta­ria­do en un solo país no sig­ni­fi­ca toda­vía garan­ti­zar el triun­fo com­ple­to del socia­lis­mo des­pués de haber con­so­li­da­do su poder y arras­tra­do con­si­go a los cam­pe­si­nos, el pro­le­ta­ria­do del país vic­to­rio­so pue­de y debe edi­fi­car la socie­dad socia­lis­ta. ¿Pero sig­ni­fi­ca esto que, con ello, el pro­le­ta­ria­do logra­rá el triun­fo com­ple­to, defi­ni­ti­vo, del socia­lis­mo, es decir, sig­ni­fi­ca esto que el pro­le­ta­ria­do pue­de, con las fuer­zas de un solo país, con­so­li­dar defi­ni­ti­va­men­te el socia­lis­mo y garan­ti­zar com­ple­ta­men­te el país con­tra la inter­ven­ción, y, por tan­to, con­tra la res­tau­ra­ción? No. Para ello es nece­sa­rio que la revo­lu­ción triun­fe en algu­nos paí­ses. Por eso, desa­rro­llar y apo­yar la revo­lu­ción en otros paí­ses es una tarea esen­cial para la revo­lu­ción que ha comen­za­do ya. Por eso la revo­lu­ción del país vic­to­rio­so no debe con­si­de­ra­se como una mag­ni­tud autó­no­ma, sino como un apo­yo, como un medio para ace­le­rar el triun­fo del pro­le­ta­ria­do en los demás países”.
Sin embar­go, Sta­lin, des­pués de ven­cer las tesis de los “per­ma­nen­tis­tas” –como se les deno­mi­na­ban a los segui­do­res de Trotsky- se que­dó cor­to fren­te a la nece­si­dad de teo­ri­zar ade­cua­da­men­te el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio ruso y mun­dial en las con­di­cio­nes crea­das por Lenin y pos­te­rior­men­te ter­gi­ver­só al mis­mo Lenin. En su libro, Las Cues­tio­nes del Leni­nis­mo, reto­man­do las ense­ñan­zas leni­nis­tas, acer­ca de los aspec­tos fun­da­men­ta­les de la edi­fi­ca­ción del socia­lis­mo en la URSS, plan­tea que su ante­rior apre­cia­ción en su folle­to los Fun­da­men­tos del Leni­nis­mo, fue­ron de “cier­ta uti­li­dad” en el deba­te fren­te a Trostky, pero que en ese momen­to, 1926, ya no corres­pon­dían a la reali­dad de los acon­te­ci­mien­tos de la cons­truc­ción del socia­lis­mo en la Unión Sovié­ti­ca. Dijo Stalin:

“Esta segun­da for­mu­la­ción com­ba­te la afir­ma­ción de los crí­ti­cos del leni­nis­mo, de los trots­kis­tas, de que la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do en un solo país, sin el triun­fo en otros paí­ses, no podría «sos­te­ner­se fren­te a la Euro­pa conservadora».
“En este sen­ti­do ‑pero sólo en este sentido‑, esa for­mu­la­ción era enton­ces (mayo de 1924) sufi­cien­te, y fue, sin duda, de cier­ta utilidad”.

“Pero más tar­de, cuan­do ya se había ven­ci­do den­tro del Par­ti­do la crí­ti­ca al leni­nis­mo en este aspec­to y se puso a la orden del día una nue­va cues­tión [¿?], la cues­tión de la posi­bi­li­dad de edi­fi­car la socie­dad socia­lis­ta com­ple­ta con las fuer­zas de nues­tro país y sin ayu­da exte­rior, la segun­da for­mu­la­ción resul­tó ser ya insu­fi­cien­te a todas luces y, por tan­to, inexacta”.

“¿En qué con­sis­te el defec­to de esta formulación?”

“Su defec­to con­sis­te en que fun­de en una sola dos cues­tio­nes dis­tin­tas: la cues­tión de la posi­bi­li­dad de lle­var a cabo la edi­fi­ca­ción del socia­lis­mo con las fuer­zas de un solo país, cues­tión a la que hay que dar una res­pues­ta afir­ma­ti­va, y la cues­tión de si un país con dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do pue­de con­si­de­rar­se com­ple­ta­men­te garan­ti­za­do con­tra la inter­ven­ción y, por tan­to, con­tra la res­tau­ra­ción del vie­jo régi­men, sin una revo­lu­ción vic­to­rio­sa en otros paí­ses, cues­tión a la que hay que dar una res­pues­ta nega­ti­va. Esto, sin hablar de que dicha for­mu­la­ción pue­de dar moti­vo para creer que es impo­si­ble orga­ni­zar la socie­dad socia­lis­ta con las fuer­zas de un solo país, cosa que, natu­ral­men­te, es fal­sa”. (Sta­lin, Las Cues­tio­nes del Leninismo.)”

En esta apre­cia­ción, Sta­lin entra en una con­tra­dic­ción que no acla­ra sino que difi­cul­ta más la com­pren­sión de la pro­ble­má­ti­ca, por­que no pue­de pen­sar­se en la posi­bi­li­dad de la edi­fi­ca­ción de la socie­dad socia­lis­ta com­ple­ta sin ayu­da exte­rior, si a la vez se con­si­de­ra que es posi­ble una res­tau­ra­ción del capi­ta­lis­mo por la vía de una inter­ven­ción arma­da sin una revo­lu­ción vic­to­rio­sa en los demás países.

¿Cómo pen­sar que sí es posi­ble la cons­truc­ción de la socie­dad socia­lis­ta com­ple­ta, si a la vez se con­si­de­ra que es posi­ble una res­tau­ra­ción? ¿Aca­so la segun­da afir­ma­ción no des­tru­ye la pri­me­ra pre­mi­sa? ¿Hay que espe­rar con­so­li­dar el socia­lis­mo en un solo país, para pen­sar lue­go en apo­yar la revo­lu­ción en los demás países?

Esta afir­ma­ción, así plan­tea­da, no resol­vió el pro­ble­ma sino des­di­bu­ja­ba todo lo que Lenin con­si­de­ra­ba sobre el tema. Y qué dio pie a que se incu­ba­ra la pere­gri­na idea en la diri­gen­cia sovié­ti­ca de que hay que defen­der el socia­lis­mo exis­ten­te, para des­pués y en la medi­da de las posi­bi­li­da­des ayu­dar a los otros paí­ses. Lo que tuvo con­se­cuen­cias nefas­tas para la revo­lu­ción inter­na­cio­nal, pues se impu­so la nece­si­dad de la super­vi­ven­cia del Esta­do Sovié­ti­co, por enci­ma de la nece­si­dad de la revo­lu­ción internacional.

En este sen­ti­do, Iring Fets­cher, rela­tan­do acer­ca de la polí­ti­ca exte­rior de Sta­lin, hace las siguien­tes ase­ve­ra­cio­nes: “En la polí­ti­ca exte­rior de la unión sovié­ti­ca, así como en la línea domi­nan­te de la polí­ti­ca del Komin­tern, se refle­ja­ron el desa­rro­llo de las con­di­cio­nes del poder y la orien­ta­ción ideo­ló­gi­ca del lide­ra­to sovié­ti­co. Mien­tras que Trotsky, y prin­ci­pal­men­te Sino­viev, duran­te muchos años pre­si­den­te del Comi­té Eje­cu­ti­vo de la Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal, con­si­de­ra­ban que era nece­sa­rio con­ti­nuar pre­sio­nan­do para fomen­tar el comu­nis­mo mun­dial y todos los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios fue­ra de la Unión Sovié­ti­ca, Sta­lin dic­ta­ba órde­nes enca­mi­na­das a supe­di­tar la polí­ti­ca exte­rior sovié­ti­ca y tam­bién la del Komin­tern a los intere­ses de la Unión Sovié­ti­ca” (Iring Fets­cher y Gün­ter Dill, EL COMUNISMO, de Marx a Mao Tse-Tung). Y con­clu­ye: “Al hacer­lo así [haber cum­pli­do un papel deci­si­vo en la segun­da gue­rra mun­dial], Sta­lin siguió su línea gene­ral clá­si­ca, de colo­car la razón de Esta­do y los intere­ses de la Unión Sovié­ti­ca por enci­ma de los de la revo­lu­ción mun­dial.” (Ibí­dem.)

Por impo­ner la razón de Esta­do y los intere­ses par­ti­cu­la­res de las nacio­nes socia­lis­tas fren­te a la nece­si­dad de la revo­lu­ción inter­na­cio­nal, es que la revo­lu­ción no se apo­ya en los demás paí­ses; en lugar de esto, la revo­lu­ción se des­es­ti­mu­la, se des­ar­ma, se des­ar­ti­cu­la para ofre­cér­se­la al feti­che del socia­lis­mo nacional.

Cier­ta­men­te que a su favor –a la defen­sa del socialismo‑, tie­nen una opi­nión apa­ren­te­men­te irre­ba­ti­ble, de tan­to vigor que opo­ner­se a ella de bue­nas a pri­me­ras pudie­ra dar pie para colo­car inme­dia­ta­men­te a quién así pro­ce­da en las trin­che­ras de la bur­gue­sía. Y la ver­dad es que la defen­sa del socia­lis­mo es hoy por hoy, dada la pro­fun­di­dad de los pro­ble­mas en que se halla sumer­gi­do, el pri­mer deber de cual­quier revo­lu­cio­na­rio consecuente.
Si se pro­fun­di­za un poco más en ello, se encon­tra­rá que la úni­ca defen­sa posi­ble, nece­sa­ria y real­men­te via­ble del socia­lis­mo no pue­de ser otra que el derro­ca­mien­to de la bur­gue­sía en los demás paí­ses; es decir, no hay ni exis­te otra for­ma de defen­der el socia­lis­mo actual que inter­na­cio­na­li­zan­do la revolución.
Lo que no mere­ce refle­xión algu­na es que Lenin defen­dió, en ras­gos gene­ra­les tan­to la estra­te­gia como la tác­ti­ca de la revo­lu­ción en un solo país. Real­men­te lo que se pro­po­nía Lenin era en el nivel tác­ti­co, acre­cen­tar el poder del pro­le­ta­ria­do triun­fan­te en un país, sin arries­gar el triun­fo en una bata­lla insen­sa­ta con­tra la bur­gue­sía inter­na­cio­nal; en el nivel estra­té­gi­co, uti­li­zar el poder así con­quis­ta­do, desa­rro­lla­do y con­ser­va­do para pro­mo­ver e inci­tar a la revo­lu­ción inter­na­cio­nal. En el nivel tác­ti­co, Lenin pre­veía pac­tar con la bur­gue­sía, pero en el nivel estra­té­gi­co con­tem­pla­ba la posi­bi­li­dad inclu­so de que el pro­le­ta­ria­do triun­fan­te uti­li­za­ra la fuer­za de las armas con­tra las cla­ses domi­nan­tes de otros paí­ses. “Las tareas fun­da­men­ta­les de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do en Rusia con­sis­ten [en] uti­li­zar al máxi­mo y en todos sus aspec­tos la antor­cha de la revo­lu­ción socia­lis­ta mun­dial, encen­di­da en Rusia, para, para­li­zan­do los inten­tos de los Esta­dos bur­gue­ses impe­ria­lis­tas de inmis­cuir­se en los asun­tos inter­nos de Rusia o de unir­se para la lucha y la gue­rra direc­ta con­tra la Repú­bli­ca Socia­lis­ta Sovié­ti­ca, exten­der la revo­lu­ción a los paí­ses más avan­za­dos y en gene­ral a todos los paí­ses” (Lenin, del pro­yec­to de pro­gra­ma del PC (b) de Rusia.)

Sin embar­go, Lenin no fue com­pren­di­do. Trostky, quien par­tien­do de una pre­mi­sa mar­xis­ta correc­ta, [el que la revo­lu­ción no podría triun­far si no con­ta­ba con el apo­yo de los paí­ses indus­tria­li­za­dos de Euro­pa]; ella cae­ría irre­me­dia­ble­men­te ‑como en efec­to ocurrió‑, decía sobre la pro­ble­má­ti­ca: «Deja­da a sus pro­pios recur­sos, la cla­se obre­ra rusa será inevi­ta­ble­men­te aplas­ta­da por la con­tra­rre­vo­lu­ción des­de el momen­to en que el cam­pe­si­na­do se apar­te de ella. No ten­drá otra posi­bi­li­dad que ligar la suer­te de su poder polí­ti­co y, por con­se­cuen­cia, la suer­te de toda la revo­lu­ción rusa, a la de la revo­lu­ción socia­lis­ta en Euro­pa» (Trostky, Balan­ce y pers­pec­ti­vas. 1906, Toma­do de Otra mira­da sobre Satán, Ludo Mar­tens). A par­tir de esta lec­tu­ra acer­ta­da del mar­xis­mo, Trotsky extra­jo de ella una tác­ti­ca equi­vo­ca­da: lle­var la gue­rra a Euro­pa. Afir­mó Mar­tens: “Esta tesis capi­tu­la­do­ra (sic.) [La de Trostky] era acom­pa­ña­da de un lla­ma­mien­to aven­tu­re­ro a «expor­tar la revo­lu­ción». «El pro­le­ta­ria­do ruso (debe) lle­var, por su pro­pia ini­cia­ti­va, la revo­lu­ción al terri­to­rio euro­peo». «La revo­lu­ción rusa se lan­za­rá al asal­to de la vie­ja Euro­pa capi­ta­lis­ta» (ibí­dem). Y era inco­rrec­ta esta posi­ción, toda vez que las masas rusas ago­ta­das por la gue­rra, darían al tras­te con la revo­lu­ción, no al cabo de varios meses sino en sema­nas como el mis­mo Lenin lo reco­no­ce en su artícu­lo “Acer­ca de la his­to­ria de la paz des­di­cha­da”. Por ello no es casual que la pri­me­ra medi­da del poder revo­lu­cio­na­rio fue­ra el decre­to de paz con los ale­ma­nes en el tra­ta­do de Brest-Litovst, que el mis­mo Trostky resis­tió y que le cos­tó más con­ce­sio­nes suma­men­te one­ro­sas para los rusos.

Lenin com­pren­de que inten­tar la con­quis­ta del espa­cio inter­na­cio­nal para la revo­lu­ción socia­lis­ta en esas con­di­cio­nes, median­te la gue­rra, hubie­ra con­du­ci­do inevi­ta­ble­men­te a la derro­ta, tan­to en el fren­te inter­na­cio­nal como en la lucha inter­na con­tra la bur­gue­sía, “por­que el ejér­ci­to cam­pe­sino extre­ma­da­men­te ago­ta­do por la gue­rra, derro­ca­ría con toda segu­ri­dad al gobierno socia­lis­ta obre­ro y cam­pe­sino des­pués de la pri­me­ras derro­tas y lo haría pro­ba­ble­men­te no al cabo de varios meses, sino a las pocas sema­nas” (Lenin, Acer­ca de la his­to­ria de la paz des­di­cha­da.) Esta deduc­ción lógi­ca y autén­ti­ca­men­te basa­da en el méto­do mar­xis­ta, deri­va­da de una correc­ta lec­tu­ra de la situa­ción obje­ti­va, fue lo que lamen­ta­ble­men­te Trotsky no pudo com­pren­der ni asimilar.

Estra­té­gi­ca­men­te Lenin liga­ba, como Trotsky, la suer­te de la revo­lu­ción rusa a la revo­lu­ción euro­pea. Pero mien­tras ella lle­ga­ba ¿Qué hacer? Por­que “sería un error basar la tác­ti­ca del gobierno socia­lis­ta de Rusia a los inten­tos de deter­mi­nar si la revo­lu­ción socia­lis­ta en Euro­pa, y par­ti­cu­lar­men­te en Ale­ma­nia va o no va a des­en­ca­de­nar­se en los pró­xi­mos seis meses (o en un pla­zo más o menos deter­mi­na­do) como no hay mane­ra de deter­mi­nar­lo, todos los inten­tos de esta natu­ra­le­za se redu­ci­rán obje­ti­va­men­te a un cie­go jue­go de azar […] si la revo­lu­ción Ale­ma­na esta­lla­ra y triun­fa­ra en los pró­xi­mos tres o cua­tro meses, tal vez la tác­ti­ca de la gue­rra revo­lu­cio­na­ria inme­dia­ta no trae­ría con­si­go el hun­di­mien­to de la revo­lu­ción socia­lis­ta” (Lenin, Acer­ca de la his­to­ria de la paz desdichada.)

De estos can­den­tes deba­tes sobre­sa­le la jus­te­za de la tác­ti­ca leni­nis­ta, cuya sín­te­sis pue­de defi­nir­se así: “Mien­tras no esta­lle la revo­lu­ción socia­lis­ta inter­na­cio­nal que abar­que a varios paí­ses y ten­ga la fuer­za sufi­cien­te que le per­mi­ta ayu­dar a ven­cer al impe­ria­lis­mo inter­na­cio­nal, mien­tras no ocu­rra esto, el deber inelu­di­ble de los socia­lis­tas triun­fan­tes en un solo país, (y espe­cial­men­te en un país atra­sa­do) con­sis­te en no acep­tar el com­ba­te con los gigan­tes del impe­ria­lis­mo, en tra­tar de rehuir el com­ba­te, de espe­rar a que la con­tien­da entre los impe­ria­lis­tas debi­li­te a estos aún más, acer­que más aún la revo­lu­ción en los otros paí­ses” (Lenin, El infan­ti­lis­mo “izquier­dis­ta” y el espí­ri­tu peque­ño burgués.)

Trostky, con una lec­tu­ra erró­nea de las tareas tác­ti­cas para inter­na­cio­na­li­zar la revo­lu­ción, a par­tir de las cir­cuns­tan­cias con­cre­tas de la Rusia de enton­ces, ‑pro­duc­to de no haber inter­pre­ta­do correc­ta­men­te a Lenin‑, falló tam­bién en cuan­to a que no asi­mi­ló la for­ma de lle­var a cabo la socia­li­za­ción al inte­rior del Esta­do Sovié­ti­co, y esto lo impul­só a plan­tear que las con­tra­dic­cio­nes entre el pro­le­ta­ria­do y el cam­pe­si­na­do ruso, dado el atra­so eco­nó­mi­co del país no podían resol­ver­se median­te la alian­za y la coope­ra­ción como lo plan­tea­ba Lenin, sino que debían resol­ver­se median­te la lucha y tam­bién en la pales­tra de la revo­lu­ción inter­na­cio­nal, dijo Mar­tens: “Aho­ra bien, ¿cuá­les son las bri­llan­tes «ideas» con­te­ni­das en esta obra de 1906, que Trots­ki quie­re ver triun­far en el seno del Par­ti­do Bol­che­vi­que? En ellas ano­ta que los cam­pe­si­nos están carac­te­ri­za­dos por «la bar­ba­rie polí­ti­ca, la fal­ta de madu­rez social y de carác­ter, el atra­so. No hay nada ahí que sea sus­cep­ti­ble de pro­por­cio­nar, para una polí­ti­ca pro­le­ta­ria cohe­ren­te y acti­va, una base a tra­vés de la cual nos poda­mos fiar». Des­pués de la toma del poder, «el pro­le­ta­ria­do esta­rá obli­ga­do a lle­var la lucha de cla­ses al cam­po” (ibí­dem.)

La coexis­ten­cia pací­fi­ca –pro­duc­to del sur­gi­mien­to de las pode­ro­sas armas nuclea­res des­pués de la II gue­rra mun­dial- comien­za a rei­nar en las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les y sur­ge como que­dó demos­tra­do, ‑en el caso de su uti­li­za­ción en Japón‑, del hecho de que nin­guno de los dos ban­dos pue­de recu­rrir al empleo de las armas ató­mi­cas aun­que lo qui­sie­ra. Estos tér­mi­nos inclu­yen el prin­ci­pio de no inter­ven­ción en los asun­tos de otras nacio­nes; prin­ci­pio que obvia­men­te, como todos los prin­ci­pios jurí­di­cos que nor­ma­ti­vi­zan las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les, son vili­pen­dia­dos coti­dia­na­men­te por las poten­cias impe­ria­lis­tas como los EEUU, sobre todo en Amé­ri­ca Lati­na, y sólo comen­za­ron a aca­tar­se en la medi­da en que su vio­la­ción impli­ca­ra el acre­cen­ta­mien­to de la posi­bi­li­dad de un con­flic­to nuclear entre las dos super­po­ten­cias: los EEUU y la URSS.

El sur­gi­mien­to de las armas nuclea­res ale­jó mucho más a la Unión Sovié­ti­ca de la posi­bi­li­dad de par­ti­ci­pa­ción direc­ta en las luchas revo­lu­cio­na­rias del pro­le­ta­ria­do en el ámbi­to inter­na­cio­nal. En un prin­ci­pio, en los pri­me­ros años del ini­cio de la revo­lu­ción sovié­ti­ca, la URSS debía tomar la ini­cia­ti­va revo­lu­cio­na­ria inter­na­cio­nal, pero la des­fa­vo­ra­ble corre­la­ción de fuer­zas en el ámbi­to mun­dial con­tra el impe­ria­lis­mo y su debi­li­dad mili­tar se lo impe­día; tuvo que coexis­tir con el enemi­go por razo­nes tác­ti­cas. Des­pués, las cosas se suce­den a la inver­sa: dado el pode­río béli­co que alcan­zó la Unión Sovié­ti­ca y todo el cam­po socia­lis­ta, con el pac­to de Var­so­via, la corre­la­ción de fuer­zas se equi­li­bra y, pudien­do coad­yu­var al des­en­vol­vi­mien­to de la revo­lu­ción mun­dial, no debían, por su inne­ga­ble com­pro­mi­so huma­ni­ta­rio de impe­dir una con­fla­gra­ción ter­mo­nu­clear que podía aca­bar con la des­truc­ción pla­ne­ta­ria. La coexis­ten­cia se con­ver­tía, enton­ces, en un fac­tor impor­tan­te, estra­té­gi­co, para la sobre­vi­ven­cia del orbe.

Aquí es nece­sa­rio decir tam­bién, que si bien nin­guno de los dos ban­dos esta­ba intere­sa­do en una gue­rra nuclear, los sovié­ti­cos hicie­ron una defi­cien­te uti­li­za­ción disua­si­va de esta pode­ro­sa arma; es decir, que nos pre­gun­ta­mos si fue que no supie­ron mane­jar ade­cua­da­men­te su capa­ci­dad para con­te­ner los des­afue­ros impe­ria­lis­tas des­ple­ga­dos por los EEUU en todo el mundo.

Sin embar­go, la posi­bi­li­dad real de una gue­rra nuclear con los EEUU muy teni­da en cuen­ta por los sovié­ti­cos, sobre todo des­pués de las con­se­cuen­cias de la II gue­rra mun­dial, que dejó a ese país lite­ral­men­te des­trui­do, no siem­pre fue com­pren­di­da en los terre­nos que esta­ban más allá de las fron­te­ras sovié­ti­cas. No le fue fácil, por ejem­plo, a un revo­lu­cio­na­rio cabal, abne­ga­do y pro­ta­go­nis­ta de pri­mer orden en la gue­rra sin cuar­tel con­tra el impe­ria­lis­mo como el Che, que con­si­de­ró la cir­cuns­tan­cia en comen­ta­rio como fal­ta de soli­da­ri­dad de la URSS con las luchas revo­lu­cio­na­rias que se desa­rro­lla­ban en el mun­do. Así lo pro­cla­mó al refe­rir­se a la gue­rra del Viet­nam en su muy reco­no­ci­do men­sa­je a la Tri­con­ti­nen­tal; el Che exi­gía de la Unión Sovié­ti­ca la inter­ven­ción direc­ta y abier­ta: “Hay una peno­sa reali­dad: Viet­nam, esa nación que repre­sen­ta las aspi­ra­cio­nes, las espe­ran­zas de vic­to­ria de todo un mun­do pre­te­ri­do, está trá­gi­ca­men­te solo. Ese pue­blo debe sopor­tar los emba­tes de la téc­ni­ca nor­te­ame­ri­ca­na, casi a man­sal­va en el sur, con algu­nas posi­bi­li­da­des de defen­sa en el nor­te, pero siem­pre solo. La soli­da­ri­dad del mun­do pro­gre­sis­ta para con el pue­blo de Viet­nam seme­ja a la amar­ga iro­nía que sig­ni­fi­ca­ba para los gla­dia­do­res del cir­co romano el estí­mu­lo de la ple­be. No se tra­ta de desear éxi­tos al agre­di­do, sino de correr su mis­ma suer­te; acom­pa­ñar­lo a la muer­te o la victoria.

El impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano es cul­pa­ble de agre­sión; sus crí­me­nes son inmen­sos y repar­ti­dos por todo el orbe. ¡Ya lo sabe­mos, seño­res! Pero tam­bién son cul­pa­bles los que en el momen­to de defi­ni­ción vaci­la­ron en hacer de Viet­nam par­te invio­la­ble del terri­to­rio socia­lis­ta, corrien­do, así, los ries­gos de una gue­rra de alcan­ce mun­dial, pero tam­bién obli­gan­do a una deci­sión a los impe­ria­lis­tas norteamericanos”.

Hay que enten­der que los lla­ma­mien­tos del Che eran suma­men­te jus­tos y correc­tos, des­de el pun­to de vis­ta de la moral revo­lu­cio­na­ria, toda vez que la man­sal­va con que los Esta­dos impe­ria­lis­tas, espe­cial­men­te los EEUU, masa­cra­ban al pue­blo de Viet­nam, eran y son horro­ro­sos, como hoy lo hacen las mis­mas poten­cias impe­ria­lis­tas en Colom­bia, Afga­nis­tán, Irak, Pales­ti­na, etc. Pero con­tras­tan­do con las razo­nes del Esta­do Sovié­ti­co y, espe­cial­men­te, su preo­cu­pa­ción por evi­tar la posi­bi­li­dad de una gue­rra nuclear con el impe­ria­lis­mo, se con­fi­gu­ra­ba una situa­ción de difí­cil defi­ni­ción. No per­da­mos de vis­ta que, efec­ti­va­men­te, demos­tró Ken­nedy en el caso de los misi­les cuba­nos, que los Esta­dos Uni­dos poco les impor­ta­ba las con­se­cuen­cias. J. F. Ken­nedy, esta­ba dis­pues­to a usar las armas nuclea­res en el caso de Cuba. Al res­pec­to T. Soren­sen, fun­cio­na­rio de la diplo­ma­cia esta­dou­ni­den­se duran­te “la cri­sis de los misi­les cuba­nos”, comen­tó que el 27 de octu­bre de 1962, Ken­nedy le dice: “si nos equi­vo­ca­mos en esta oca­sión, pue­den haber 200 millo­nes de muer­tos” por esto decía que “Ken­nedy veía la posi­bi­li­dad de un con­flic­to nuclear”. (T. Soren­sen, Docu­men­tos de la Reu­nión Tri­par­ti­ta, Mos­cú 1989. Toma­do de: Los Amos de la Gue­rra y la Gue­rra de los Amos. Ed. Uniandes.)

En una estra­te­gia para la revo­lu­ción mun­dial, si que­re­mos que sea acer­ta­da, y si de ver­dad que­re­mos com­pro­me­ter­nos seria­men­te en el asun­to, hay que mane­jar hábil­men­te la dia­léc­ti­ca en el tra­ta­mien­to de los hechos his­tó­ri­cos para com­pren­der cómo lo que es ver­dad y correc­to en deter­mi­na­dos momen­tos, pue­de con­ver­tir­se en irreal y por lo tan­to polí­ti­ca­men­te inco­rrec­to en otro momen­to. En efec­to, lue­go de que la carre­ra arma­men­tis­ta que­da­ra subor­di­na­da al poder des­truc­ti­vo de las armas nuclea­res, toda deci­sión en el plano inter­na­cio­nal que impli­ca­ra el ries­go de una con­fla­gra­ción nuclear, debe tomar­se con suma res­pon­sa­bi­li­dad, ponien­do a mediar los prin­ci­pios revo­lu­cio­na­rios, de tal suer­te que sobre cual­quier con­si­de­ra­ción sean prio­ri­za­dos, los intere­ses de los pue­blos. Así, la coexis­ten­cia pací­fi­ca, si se asu­me como una con­quis­ta de los pue­blos para coad­yu­var a la paz, nun­ca a la clau­di­ca­ción o a la prio­ri­za­ción de mez­qui­nos intere­ses de Esta­do, en cual­quier ámbi­to (ya nacio­nal o inter­na­cio­nal), nos pue­de con­lle­va­ra a admi­tir la inac­ción de las masas o al des­de­ño del inter­na­cio­na­lis­mo solidario.

David San­di­son, en su libro, CHE GUEVARA. Afir­mó: “El Che, por su par­te, esta­ba aún mas enfa­da­do que su líder y ami­go, [por la deci­sión sovié­ti­ca de reti­rar los misi­les de cuba sin con­sul­tar­le y haber sido exclui­do de las con­ver­sa­cio­nes entre las dos super­po­ten­cias] pues nun­ca le había gus­ta­do Khrus­chev ni había con­fia­do en él, ni en el terreno polí­ti­co ni en el per­so­nal. Para él la cri­sis de los misi­les cuba­nos fue la demos­tra­ción pal­pa­ble de que la Unión Sovié­ti­ca era un mamut en el que no con­ve­nía fiar­se y que, en todo caso, había mos­tra­do su ver­da­de­ra faz en octu­bre de 1956, cuan­do el ejér­ci­to rojo aplas­tó el inten­to auto­nó­mi­co del pue­blo hún­ga­ro de implan­tar un gobierno más libe­ral y fue­ra del con­trol de Mos­cú, una ope­ra­ción no menos impe­ria­lis­ta que todas las que Esta­dos Uni­dos había urdi­do para ins­tau­rar o apo­yar regí­me­nes repre­si­vos en Sudamérica”.

¿Cómo com­pren­der con­duc­tas tan para­dó­ji­cas como el com­por­ta­mien­to de la URSS fren­te a Chi­na y Viet­nam que fue esqui­va y apa­ren­te­men­te insen­si­ble, pero que a la vez fue pro­fun­da y deci­di­da en los casos de Hun­gría, Polo­nia, Che­cos­lo­va­quia etc., para defen­der el socia­lis­mo de una posi­ble res­tau­ra­ción del capitalismo?

El Che seña­la­ba que la lucha revo­lu­cio­na­ria de los pue­blos como el Viet­nam esta­ba huér­fa­na del apo­yo del socia­lis­mo sovié­ti­co, pero los par­ti­dos comu­nis­tas influi­dos por el PCUS creían, por el con­tra­rio, que la sola exis­ten­cia de la Unión Sovié­ti­ca, por sí mis­ma, per­mi­tía inclu­so un acce­so pací­fi­co al poder. Ambas posi­cio­nes pare­cían tener un tras­fon­do de razo­na­mien­tos jus­tos, alre­de­dor de los cua­les habría que decir que si bien se cri­ti­ca­ba por par­te del Che una posi­ción de Esta­do, jamás se podría cues­tio­nar que el pue­blo sovié­ti­co siem­pre des­bor­dó deter­mi­na­ción de lucha a favor de los des­po­seí­dos del mun­do. E inclu­so, por muchas crí­ti­cas que se haga a las posi­cio­nes del gobierno sovié­ti­co de la épo­ca, nadie podría negar que estan­do o no el poder en manos de los revo­lu­cio­na­rios, la pre­sen­cia del Esta­do Sovié­ti­co en el con­tex­to inter­na­cio­nal fue fun­da­men­tal para refre­nar los abu­sos del imperialismo.

Recor­de­mos, ilus­tran­do la com­ple­ji­dad del asun­to, que el con­flic­to Chino-sovié­ti­co se ori­gi­nó, entre otras cosas, por los diver­gen­tes pun­tos de vis­ta que en cuan­to al mane­jo de las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les tenían ambos gigan­tes al momen­to de valo­rar el peli­gro­so tema del mane­jo de las armas nuclea­res. Chi­na, que cata­lo­ga­ba al impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano como un “tigre de papel, par­tía de una ver­dad par­ti­cu­lar correc­ta: no es posi­ble admi­tir que la lucha de cla­ses en el seno de cada nación des­apa­rez­ca por obra y gra­cia de la exis­ten­cia de las armas nuclea­res; pero a su vez, la diri­gen­cia sovié­ti­ca, sin des­de­ñar la ante­rior valo­ra­ción refle­xio­na­ba en que no es posi­ble, por la exis­ten­cia de cla­ses socia­les anta­gó­ni­cas, poner tajan­te­men­te en peli­gro la exis­ten­cia de toda la huma­ni­dad en una con­fron­ta­ción nuclear con los EEUU. ¿Cómo recon­ci­liar una ver­dad gene­ral­men­te váli­da, con otra ver­dad tam­bién váli­da? ¿Cómo salir de tal encru­ci­ja­da? Sólo la lógi­ca dia­léc­ti­ca apli­ca­da a cir­cuns­tan­cias espe­cí­fi­cas, al aná­li­sis con­cre­to de la situa­ción con­cre­ta, pue­de sal­var estos esco­llos que se pre­sen­tan a lo lar­go de toda la lucha de clases.
Tan­to la URSS como la Chi­na, por su posi­ción de van­guar­dia en el socia­lis­mo mun­dial, esta­ban obli­ga­dos, como lo plan­tea­ba el Che, a guar­dar cau­te­la en uni­dad, sin renun­ciar a la deter­mi­na­ción de lucha inter­na­cio­na­lis­ta, pues lle­va­ban sobre sus hom­bros, ade­más del enor­me peso de la carre­ra arma­men­tís­ti­ca impues­ta por el impe­ria­lis­mo, la espe­ran­za que los pue­blos del mun­do que lucha­ban por su eman­ci­pa­ción, tenían en ellos. El cam­po socia­lis­ta podía y debía divi­dir­se el tra­ba­jo revo­lu­cio­na­rio en el ámbi­to inter­na­cio­nal, en vez de enfras­ca­se en polé­mi­cas que les con­du­cían a la confrontación.

Tenía la razón el Che cuan­do decía en la Tri­con­ti­nen­tal: “Y son cul­pa­bles los que man­tie­nen una gue­rra de denues­tos y zan­ca­di­llas comen­za­da hace ya buen tiem­po por los repre­sen­tan­tes de las dos más gran­des poten­cias del cam­po socia­lis­ta”. Pero, val­ga ano­tar como expe­rien­cia a tomar en cuen­ta, que en estas polé­mi­cas esta­ban y toda­vía están sub­ya­cen­tes creen­cias res­pec­to a las cua­les hoy hay sufi­cien­tes ele­men­tos para defi­nir si son o no correc­tas: la refe­ri­da, por ejem­plo, a la posi­bi­li­dad del triun­fo defi­ni­ti­vo, com­ple­to del socia­lis­mo en un solo país, la cual, entre otras cosas, dio pie tam­bién al sur­gi­mien­to de la dis­cu­sión en el ámbi­to de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias del socia­lis­mo a nivel nacio­nal e inter­na­cio­nal, en cuan­to al tema de las “dife­ren­tes vías revo­lu­cio­na­rias para acce­der al socia­lis­mo”. Hon­das reper­cu­sio­nes se sus­ci­ta­ron en torno a la uni­dad en el seno de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias que lidia­ban por el poder, divi­dien­do al movi­mien­to entre “pro-Sovié­ti­cos”, “pro-Chi­nos”, etc., etc. tra­zan­do un rum­bo de nefas­to debilitamiento.

Entre­tan­to, el impe­ria­lis­mo, empu­ja­do por su rapa­ci­dad y por la efec­ti­va exis­ten­cia de las com­pli­ci­da­des para el des­po­jo que posee el gran capi­tal, apro­ve­cha­ba el cam­po des­pe­ja­do para inter­ve­nir direc­ta­men­te, como lo hicie­ron los EEUU en Gra­na­da, en el Sal­va­dor y en tan­tos y tan­tos otros luga­res del mun­do. Así lo sigue hacien­do, asu­mien­do que espe­cial­men­te la Amé­ri­ca nues­tra es su patio tra­se­ro, sin que las fuer­zas socia­lis­tas en el poder hubie­sen podi­do lograr con­so­li­da­ción sufi­cien­te, has­ta el pun­to en que la corre­la­ción de fuer­zas en su favor se debi­li­ta­ra pau­la­ti­na­men­te. Sola­men­te duran­te la edi­fi­ca­ción del socia­lis­mo, sopor­tan­do el rigor de las hos­ti­li­da­des en todos los terre­nos de par­te de la coali­ga­da depre­da­ción capi­ta­lis­ta, pudo de algu­na mane­ra coad­yu­var con el sos­te­ni­mien­to e impul­so de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias que acce­die­ron al poder, tal como ocu­rrió, con erro­res o sin ellos, con Afga­nis­tán, Cuba, Hun­gría, Polo­nia, Che­cos­lo­va­quia, etc.

La expe­rien­cia his­tó­ri­ca deja bien en cla­ro que el Capi­ta­lis­mo nun­ca ha avan­za­do ni avan­za­rá en la solu­ción de los pro­ble­mas de orden social de la huma­ni­dad, pero ha desa­rro­lla­do las armas para enfren­tar las espe­ran­zas liber­ta­rias de los pue­blos, inclu­yen­do las de la ena­je­na­ción de las con­cien­cias a tra­vés de los ins­tru­men­tos mediá­ti­cos, que siem­pre están dis­pues­tos para jus­ti­fi­car y vali­dar la explo­ta­ción, el inter­ven­cio­nis­mo, sus gue­rras injus­tas y su con­di­ción de orden social natu­ral, al tiem­po que des­ca­li­fi­can, aún den­tro del espa­cio mis­mo de su lega­li­dad los avan­ces de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias y cual­quier soli­da­ri­dad que en su apo­yo se pre­sen­te alre­de­dor de la justicia.

En la actua­li­dad, des­apa­re­ci­da de la are­na inter­na­cio­nal la URSS, la corre­la­ción de fuer­zas en la con­fron­ta­ción con­tra el impe­ria­lis­mo, se tor­na aho­ra des­ven­ta­jo­sa para los paí­ses socia­lis­tas que aun sobre­vi­ven, entre otras cosas por las limi­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas que le impo­nen la nece­si­dad de esta­ble­cer rela­cio­nes comer­cia­les con el capi­ta­lis­mo, pero que los mis­mos regí­me­nes capi­ta­lis­tas obs­tru­yen con el afán de asfi­xiar a los Esta­dos que per­sis­ten en dar ali­vio y mejor des­tino a sus pue­blos. No dudan un ápi­ce los capi­ta­lis­tas en actuar a tra­vés de todas las for­mas gene­ral­men­te cri­mi­na­les para derro­car los inten­tos de cons­truc­ción socialista.

No quie­re decir esto, que por muchos que sean los tro­pie­zos en el camino de la cons­truc­ción socia­lis­ta, las fuer­zas que por ello bre­gan ya des­de el poder o fue­ra de él, no estén acu­mu­lan­do la expe­rien­cia y las fuer­zas que con­lle­va­rán al comu­nis­mo como una nece­si­dad de la huma­ni­dad. Así las cosas, más allá de los intere­ses de Esta­do, nada podrá impe­dir a los pue­blos que se her­ma­nen en la soli­da­ri­dad que per­mi­ta sacu­dir­nos de la domi­na­ción impe­ria­lis­ta. Por ello no es ni será admi­si­ble des­de el pun­to de vis­ta de la teo­ría como de la prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria, que en aras de la sobre­vi­ven­cia, se renun­cie tan­to de hecho como de dere­cho a la nece­si­dad del espa­cio inter­na­cio­nal para la con­quis­ta de las pre­mi­sas mate­ria­les nece­sa­rias para la edi­fi­ca­ción anhe­la­da , o que obs­ta­cu­li­cen a los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios que aspi­ra­mos a abrir­nos espa­cios, tan­to nacio­na­les como inter­na­cio­na­les en aras del triun­fo de la revo­lu­ción con­ti­nen­tal en bene­fi­cio del esta­ble­ci­mien­to de la jus­ti­cia en el mundo.

En con­clu­sión, la con­so­li­da­ción defi­ni­ti­va del socia­lis­mo, para acce­der a la socie­dad comu­nis­ta, tal y como lo con­ce­bían Marx, Engels y Lenin, debe ser enten­di­da en tér­mi­nos uni­ver­sa­les. De lo con­tra­rio, si cree­mos que el socia­lis­mo pue­de pro­fun­di­zar­se y con­so­li­dar­se exclu­si­va­men­te a nivel nacio­nal; es decir, si no uti­li­za­mos el poder del socia­lis­mo para exten­der la revo­lu­ción a otros paí­ses, corre­re­mos el ries­go de ser ais­la­dos y destruidos.

Para la cons­truc­ción del socia­lis­mo, en todo caso, no per­da­mos de vis­ta que la fuer­za del impe­ria­lis­mo, ade­más de su apa­ra­to mili­tar y mediá­ti­co pro­vie­ne tam­bién, como decía Lenin, “en la fuer­za de la cos­tum­bre, en la fuer­za de la peque­ña pro­duc­ción. Pues, por des­gra­cia, ha que­da­do toda­vía en el mun­do mucha y mucha peque­ña pro­duc­ción y ésta engen­dra al capi­ta­lis­mo y a la bur­gue­sía cons­tan­te­men­te, cada día, cada hora, por un pro­ce­so espon­tá­neo y en masa”. (Lenin, La enfer­me­dad infan­til del izquier­dis­mo en el comu­nis­mo). Es decir, el peli­gro de la res­tau­ra­ción bur­gue­sa en los paí­ses socia­lis­tas, por la imple­men­ta­ción de medi­das capi­ta­lis­tas de ges­tión eco­nó­mi­ca, segui­ría laten­te en la medi­da en que unas rela­cio­nes de pro­duc­ción bur­gue­sas, pre­sio­na­rán, tar­de o tem­prano, para que se adop­te una super­es­truc­tu­ra polí­ti­ca de acuer­do a esa base económica.
Pero, des­de las cir­cuns­tan­cias en que se encuen­tren las más avan­za­das fuer­zas socia­lis­tas, no pare­cen con­ve­nien­tes los argu­men­tos, cua­les­quie­ra sean, de apla­za­mien­tos de la mutua ayu­da nece­sa­ria para el derro­ca­mien­to de la bur­gue­sía en los paí­ses en que se encuen­tra encla­va­do el capi­ta­lis­mo en la actua­li­dad. En la medi­da en que la soli­da­ri­dad y el inter­na­cio­na­lis­mo son prin­ci­pios fun­da­men­ta­les de los revo­lu­cio­na­rios, un ata­que a las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias com­pro­me­ti­das con la toma del poder en los dife­ren­tes paí­ses capi­ta­lis­tas, debe tomar­se como un ata­que hacia la revo­lu­ción misma.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *