Chi­na: Los vie­jos revo­lu­cio­na­rios se posi­cio­nan sobre la actual pro­li­fe­ra­ción de huel­gas – La Haine

Nota del CEPRID: Se ha inten­ta­do dar la ima­gen de que las huel­gas obre­ras en Chi­na tie­nen una simi­li­tud con lo acae­ci­do en Polo­nia en la déca­da de 1990. Nada más lejos de la reali­dad. La bur­gue­sía y sus “medios de comu­ni­ca­ción” extien­den la ima­gen de unos “sin­di­ca­tos inde­pen­dien­tes” simi­la­res al “Soli­da­ri­dad” pola­co. No se moles­tan en expli­car qué quie­ren los tra­ba­ja­do­res chi­nos ni cuál es la direc­ción de su movi­mien­to. Y, des­de lue­go, no refle­jan ini­cia­ti­vas como la que aquí pre­sen­ta­mos y que va en la línea de lo que este cen­tro, modes­ta­men­te, vie­ne publi­can­do sobre Chi­na, las luchas obre­ras y cam­pe­si­nas y el nue­vo papel geo­es­tra­té­gi­co de este país.

Para:
Secre­ta­rio Gene­ral Hu Jin­tao y los miem­bros del Comi­té Cen­tral del Partido
Pre­si­den­te Wu Bang­guo de la Asam­blea Popular
Pri­mer minis­tro Wen Jia­bao y los miem­bros del Con­se­jo de Estado
Com­pa­trio­tas de toda Chi­na y todos los medios de comunicación:

Se han pro­du­ci­do recien­te­men­te nume­ro­sos inci­den­tes en nues­tro país que seña­lan la inten­si­fi­ca­ción de las con­tra­dic­cio­nes socia­les. Según infor­mes de pren­sa, Fox­conn con sede en Shenzhen y con capi­tal de Tai­wán ha tra­ta­do a los tra­ba­ja­do­res como máqui­nas (o peor, sólo como pie­zas de repues­to). Para gene­rar bene­fi­cios para la empre­sa, ins­ti­tu­yó un sis­te­ma de ges­tión inhu­mano que des­tru­ye la salud y el espí­ri­tu de los tra­ba­ja­do­res en tal medi­da que algu­nos han con­si­de­ra­do que no mere­ce la pena vivir. Tre­ce tra­ba­ja­do­res de esta empre­sa se han sui­ci­da­do en un cor­to perío­do de tiem­po. Su trá­gi­ca muer­te rom­pe nues­tros cora­zo­nes. Es una situa­ción que ha con­mo­cio­na­do el mun­do. Con base en Foshan, Guang­dong, Hon­da Auto Parts Manu­fac­tu­ring Co., Ltd. es una com­pa­ñía de pro­pie­dad japo­ne­sa. Mien­tras que el pro­pie­ta­rio capi­ta­lis­ta ha con­se­gui­do una enor­me ganan­cia, los sala­rios son dema­sia­do bajos para garan­ti­zar el sus­ten­to de los tra­ba­ja­do­res y el sin­di­ca­to de la empre­sa no repre­sen­ta sus intere­ses. Cer­ca de dos mil tra­ba­ja­do­res han ido a la huel­ga en su lucha por aumen­tos sala­ria­les y para ini­ciar la refor­ma del sin­di­ca­to. Sin embar­go, la admi­nis­tra­ción japo­ne­sa sólo acce­dió a un aumen­to peque­ño del suel­do, lejos de lo que los tra­ba­ja­do­res pedían. Ade­más, la direc­ción injus­ti­fi­ca­da­men­te exi­gió a los tra­ba­ja­do­res fir­mar un com­pro­mi­so de «no ir a la huel­ga» y ame­na­zó con des­pe­dir a quie­nes se suma­sen a ella. Se dis­pa­ró, inclu­so, a dos líde­res de los trabajadores.

Otros inci­den­tes [que apa­re­cen] en los medios de comu­ni­ca­ción tam­bién mues­tran un mayor con­flic­to entre capi­tal y tra­ba­jo. Algu­nos tra­ba­ja­do­res en la cade­na de engra­na­je Chong­qing Qijiang Co. Ltd fue­ron obli­ga­dos a tra­ba­jar horas extra­or­di­na­rias duran­te los fines de sema­na y murie­ron por exce­so de tra­ba­jo. El ago­ta­mien­to a lar­go pla­zo, los bajos sala­rios y la corrup­ción lle­vó a los tra­ba­ja­do­res a la huel­ga. Cer­ca de 1.700 tra­ba­ja­do­res de Taisheng Fur­ni­tu­re Com­pany, con sede en Dong­guan, pro­vin­cia de Guang­dong, hicie­ron una huel­ga de tres días para pro­tes­tar con­tra el exce­so de estrés y los bajos sala­rios. Más de mil tra­ba­ja­do­res de la fábri­ca de pie­zas de recam­bio que abas­te­ce a Hyun­dai, en Bei­jing, se decla­ra­ron en huel­ga para exi­gir un aumen­to de suel­do. Los tra­ba­ja­do­res de la empre­sa Lanzhou viny­lon se decla­ra­ron en huel­ga por­que no pue­den siquie­ra con­tar con un sus­ten­to bási­co. En la ciu­dad de Datong (pro­vin­cia de Shan­xi), la empre­sa de pro­pie­dad esta­tal Xinghuo, una far­ma­céu­ti­ca, se vio obli­ga­da a decla­rar­se en quie­bra y sus tra­ba­ja­do­res des­pe­di­dos tenían sus nume­ro­sas peti­cio­nes, recha­za­das una y otra vez. Des­pués de esto, más de 10.000 per­so­nas pro­ta­go­ni­za­ron una sen­ta­da en el edi­fi­cio del gobierno muni­ci­pal, algu­nos de ellos fue­ron gol­pea­dos por poli­cías arma­dos. Tra­ba­ja­do­ras en huel­ga de Ping­dingshan, una empre­sa de algo­dón e hila­dos (pro­vin­cia de Henan) fue­ron bru­tal­men­te gol­pea­das por mato­nes traí­dos por vehícu­los de la poli­cía, pro­vo­can­do lesio­nes en muchas de ellas. En Shenzhen tra­ba­ja­do­res que están toman­do la ini­cia­ti­va para pedir deman­das o para pro­te­ger dere­chos de los tra­ba­ja­do­res [han vis­co cómo] se les ha pues­to en lis­tas negras, lo que hace difí­cil que pue­dan obte­ner un empleo. Estos son sólo algu­nos de los inci­den­tes recien­tes que ilus­tran el alcan­ce del problema.

En con­jun­to, la bur­gue­sía ha trans­fe­ri­do la car­ga de la cri­sis eco­nó­mi­ca sobre los tra­ba­ja­do­res y ha lan­za­do un ata­que más feroz con­tra ellos. La cla­se tra­ba­ja­do­ra se ve obli­ga­da a levan­tar­se y resis­tir. Pero a medi­da que los tra­ba­ja­do­res se han con­ver­ti­do en un gru­po social débil en los últi­mos años, y con la pri­va­ción de los dere­chos fun­da­men­ta­les pres­cri­tos por la Cons­ti­tu­ción de nues­tro país, se encuen­tran en la tris­te situa­ción en que sus muer­tes que­dan sin res­pues­ta, sus huel­gas no son escu­cha­das ni sus que­jas. De acuer­do con la Cons­ti­tu­ción de nues­tro país, en par­ti­cu­lar los cua­tro prin­ci­pios bási­cos y los dere­chos fun­da­men­ta­les reco­no­ci­dos a los ciu­da­da­nos, hace­mos el siguien­te lla­ma­mien­to para hacer fren­te a la situa­ción actual y pro­ble­mas (1). En pri­mer lugar, esta­mos con­ven­ci­dos de que hay apo­yar a los tra­ba­ja­do­res en Foshan Hon­da y otras fábri­cas en su jus­ta lucha por la super­vi­ven­cia y con­tra la opre­sión. El artícu­lo 33 de la Cons­ti­tu­ción de nues­tro país dice que «el Esta­do res­pe­ta y garan­ti­za los dere­chos huma­nos”. El dere­cho de huel­ga es una par­te inse­pa­ra­ble de los dere­chos huma­nos y tam­bién es un dere­cho fun­da­men­tal esta­ble­ci­do por las cons­ti­tu­cio­nes civi­les de todo el mun­do. Apo­ya­mos fir­me­men­te todas las deman­das razo­na­bles que los tra­ba­ja­do­res de Hon­da han plan­tea­do a fin de cam­biar sus duras con­di­cio­nes de tra­ba­jo y bajos sala­rios. Nos opo­ne­mos rotun­da­men­te a la ame­na­za de la direc­ción de des­pe­dir tra­ba­ja­do­res. Los dos líde­res que fue­ron des­pe­di­dos deben ser inme­dia­ta­men­te devuel­tos a sus pues­tos de trabajo.

Cree­mos que nues­tra peti­ción será apo­ya­da por todos los que defien­den la auto­ri­dad de la Cons­ti­tu­ción, el res­pe­to de los dere­chos huma­nos, y con­fían en la justicia.

En segun­do lugar, debe­mos exi­gir a Fox­conn y otras empre­sas simi­la­res dete­ner de inme­dia­to sus inhu­ma­nos y duros méto­dos de explo­ta­ción. Exi­gi­mos que se res­pe­te la inte­gri­dad de los tra­ba­ja­do­res, se les tra­te con dig­ni­dad, se obe­dez­can las leyes del esta­do, mejo­ren las con­di­cio­nes de tra­ba­jo, se apli­que con rigor una jor­na­da de 8 horas de tra­ba­jo y se com­pen­se a los tra­ba­ja­do­res por las horas extra­or­di­na­rias. Deben garan­ti­zar que a los tra­ba­ja­do­res se les paga sala­rios que son sufi­cien­tes para su pro­pio sus­ten­to y su repro­duc­ción. Esta es la úni­ca mane­ra de ali­viar los con­flic­tos capi­tal-tra­ba­jo y redu­cir o pre­ve­nir los lla­ma­dos “pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos”. Se ha infor­ma­do por los medios que algu­nos que se sui­ci­da­ron tam­bién mos­tra­ron sig­nos de lesio­nes cor­po­ra­les cau­sa­das por gol­pes. Tam­bién se sos­pe­cha de que alguno fue empu­ja­do [des­de algu­na ven­ta­na] fue­ra de los edi­fi­cios. Esto ya, en sí mis­mo, impli­ca una inves­ti­ga­ción penal. Los orga­nis­mos guber­na­men­ta­les debe­rían tra­tar este asun­to en serio y ave­ri­guar la verdad.

En ter­cer lugar, los sin­di­ca­tos deben estar cla­ra­men­te del lado de la cla­se obre­ra para repre­sen­tar y defen­der sus intere­ses según lo pres­cri­to por la Cons­ti­tu­ción. Si algu­na orga­ni­za­ción sin­di­cal hace caso omi­so de la Cons­ti­tu­ción y actúa a favor de la empre­sa debe ser des­pre­cia­do por la cla­se obre­ra. Los diri­gen­tes del sin­di­ca­to en cada empre­sa deben ser demo­crá­ti­ca­men­te ele­gi­dos por los tra­ba­ja­do­res. Fami­lia­res y repre­sen­tan­tes de los jefes no debe­rían poder adop­tar car­gos en el sin­di­ca­to. Si este caso se die­se, no debe ser apro­ba­do en los nive­les supe­rio­res del sin­di­ca­to. En su lugar, se debe­ría ayu­dar a que el sin­di­ca­to de empre­sa orga­ni­za­ra una reu­nión de todos los miem­bros y recons­truir­lo por medio de elec­cio­nes demo­crá­ti­cas. En cuar­to lugar, el Gobierno, en todos los nive­les, en par­ti­cu­lar el gobierno local, debe pro­te­ger los dere­chos cívi­cos siguien­do estric­ta­men­te la ley, resol­vien­do sin­ce­ra­men­te los con­flic­tos capi­tal-tra­ba­jo y garan­ti­zan­do la liber­tad de expre­sión de los ciu­da­da­nos. El gobierno debe admi­nis­trar de acuer­do a la ley e impe­dir inci­den­tes que vio­len los dere­chos cívi­cos bási­cos pre­vis­tos en el artícu­lo 33 de la Cons­ti­tu­ción y otras nor­mas cone­xas. Se debe tra­tar acti­va­men­te los casos de con­flic­to capi­tal-tra­ba­jo de acuer­do a la ley. Igno­rar las deman­das de los tra­ba­ja­do­res a tra­vés de la inac­ción o poner­se del lado de la empre­sa debe ser una acti­tud deci­di­da­men­te corre­gi­da. A fin de garan­ti­zar el dere­cho del pue­blo a la infor­ma­ción y a la super­vi­sión, se debe per­mi­tir que los medios de comu­ni­ca­ción infor­men libre­men­te y con la ver­dad sobre los con­flic­tos capi­tal-tra­ba­jo, los casos par­ti­cu­la­res y que haya todo tipo de opi­nio­nes sin obs­tácu­los e interferencias.

En quin­to lugar, hace­mos un lla­ma­mien­to para el res­ta­ble­ci­mien­to de la cla­se obre­ra como la cla­se diri­gen­te de nues­tro país y el res­ta­ble­ci­mien­to de la pro­pie­dad públi­ca socia­lis­ta como el pilar de nues­tra eco­no­mía nacio­nal. El artícu­lo 1 de la Cons­ti­tu­ción de nues­tro país esta­ble­ce que «La Repú­bli­ca Popu­lar de Chi­na es un Esta­do socia­lis­ta enca­be­za­do por la cla­se obre­ra sobre la base de una alian­za obre­ro-cam­pe­si­na». El artícu­lo 6 dice que» la base de la eco­no­mía socia­lis­ta de la Repú­bli­ca Popu­lar de Chi­na es la pro­pie­dad públi­ca socia­lis­ta de los medios de pro­duc­ción, es decir, la pro­pie­dad colec­ti­va de todas las per­so­nas y tra­ba­ja­do­res». «En la fase pri­mi­ti­va del socia­lis­mo, el Esta­do debe cons­truir un sis­te­ma eco­nó­mi­co con la pro­pie­dad públi­ca como pilar [fun­da­men­tal] y el co-desa­rro­llo de la eco­no­mía a tra­vés de [dife­ren­tes] for­mas de pro­pie­dad. La dis­tri­bu­ción debe­ría basar­se prin­ci­pal­men­te en cada uno según su tra­ba­jo, con la co-exis­ten­cia de otros méto­dos de dis­tri­bu­ción. El Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na debe ser la ver­da­de­ra van­guar­dia de la cla­se obre­ra, refor­zar su lide­raz­go como la orga­ni­za­ción polí­ti­ca del pue­blo y la dic­ta­du­ra demo­crá­ti­ca. Hace­mos un lla­ma­mien­to para el res­ta­ble­ci­mien­to de la pro­pie­dad públi­ca como la par­te prin­ci­pal de la eco­no­mía nacio­nal. Sólo de esta mane­ra pue­den los tra­ba­ja­do­res, cam­pe­si­nos y pue­blo en gene­ral ser due­ños de las empre­sas y el país y real­men­te poner en prác­ti­ca un sis­te­ma de dis­tri­bu­ción prin­ci­pal­men­te basa­do en la con­tri­bu­ción del tra­ba­jo. En la actua­li­dad, es impres­cin­di­ble mejo­rar las con­di­cio­nes de tra­ba­jo y aumen­tar los sala­rios y bene­fi­cios en la eco­no­mía pri­va­da (finan­cia­da por las inver­sio­nes nacio­na­les y extran­je­ras). Es com­ple­ta­men­te jus­to apo­yar acti­va­men­te las luchas obre­ras en ese sen­ti­do. Sin embar­go, en la medi­da en que la eco­no­mía capi­ta­lis­ta de pro­pie­dad pri­va­da domi­na más que la eco­no­mía socia­lis­ta de pro­pie­dad públi­ca, la cla­se obre­ra no pue­de cam­biar su posi­ción de debi­li­dad en las estruc­tu­ras de explo­ta­ción, ni el sis­te­ma de dis­tri­bu­ción injus­ta y la dis­pa­ri­dad entre ricos y pobres. En esta con­di­ción, tam­bién es impo­si­ble trans­for­mar nues­tra eco­no­mía orien­ta­da a la expor­ta­ción a una que sea inde­pen­dien­te, auto­su­fi­cien­te y bus­que satis­fa­cer las nece­si­da­des mate­ria­les y cul­tu­ra­les de las per­so­nas en el país.

Con base en las con­di­cio­nes actua­les, sólo será a tra­vés de una lucha a lar­go pla­zo que la cla­se obre­ra pue­da res­tau­rar su posi­ción de lide­raz­go y la eco­no­mía nacio­nal se pue­da trans­for­mar en una basa­da prin­ci­pal­men­te en la pro­pie­dad públi­ca. Con­ta­mos con la guía del mar­xis­mo-leni­nis­mo-pen­sa­mien­to Mao Zedong, y tene­mos la Cons­ti­tu­ción, en par­ti­cu­lar su núcleo de los cua­tro prin­ci­pios bási­cos, como nues­tro ins­tru­men­to jurí­di­co. Todos los miem­bros del Par­ti­do Comu­nis­ta y todas las per­so­nas deben aca­tar la Cons­ti­tu­ción. La moder­ni­za­ción socia­lis­ta que defen­de­mos se ajus­ta al inte­rés de la más amplia gama de per­so­nas y se corres­pon­de con el desa­rro­llo his­tó­ri­co de la huma­ni­dad. Si todas las per­so­nas que apo­yan el socia­lis­mo, aman a su país y cum­plen con la Cons­ti­tu­ción están uni­das y per­sis­ten en ello, a tra­vés de una lucha a lar­go pla­zo, podre­mos alcan­zar nues­tra meta.

Fir­man­tes:
Li Chen­grui (Ex Direc­tor de la Ofi­ci­na de Esta­dís­ti­ca del Estado)
Xian­tian Gong (Pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Beijing)
Han Xiya (Ex Secre­ta­rio Suplen­te de la Secre­ta­ría de la Fede­ra­ción Chi­na de Sindicatos)
Rixin Liu (ex inves­ti­ga­dor en la Comi­sión Esta­tal de Planificación)
Zhao Guang­wu (Pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Beijing)

Nota:

(1) Los cua­tro prin­ci­pios bási­cos inclu­yen el socia­lis­mo, la dic­ta­du­ra demo­crá­ti­ca popu­lar, la direc­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta, y el mar­xis­mo-leni­nis­mo-pen­sa­mien­to de Mao Zedong.

CEPRID. Tra­du­ci­do por Julio Fucik

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.