Argentina:“Lo impo­si­ble, eso que suce­de”… – Géne­ro con clase

Aho­ra que es reali­dad no pue­do decir que lo soñé algu­na vez. Es que aun­que a veces se habla de las con­vic­cio­nes pro­fun­das en tér­mi­nos de sue­ño, ellas habi­tan en las cosas y los hechos con­cre­tos de este mun­do. No podía soñar con que iba a lle­gar el día en que pudie­ra, final­men­te, ins­cri­bir a mi hijo menor como lo que es, mi hijo. Que cuan­do apren­da a hablar y le pre­gun­ten su nom­bre pue­da decir Furio Carri Dillon. O Furio Dillon Carri, apro­ve­chán­do­nos de esa ven­ta­ja que tene­mos las les­bia­nas en des­me­dro de las muje­res hete­ro­se­xua­les –Lilia­na Tere­si­ta Negre dixit– de ele­gir cuál ape­lli­do va pri­me­ro. No lo soñé. Pero, aho­ra que es reali­dad, ¿de qué se tra­ta esta sen­sa­ción de estar aca­ri­cian­do con mis pro­pias manos esas nubes gor­das que pro­me­ten nie­ve en Bue­nos Aires para hoy mis­mo? ¿No se pare­ce dema­sia­do a estar habi­tan­do ese terri­to­rio en el que es posi­ble tan­to volar como ser otra y a la vez ser yo mis­ma? Y no, no ten­go que res­tre­gar­me los ojos, estoy des­pier­ta, aun­que de a ratos ten­go que secár­me­los por­que las lágri­mas arre­cian como agua corrien­do sobre la ven­ta­na de los vie­jos res­tau­ran­tes chinos.

Mi com­pa­ñe­ra –ya no ten­go que decir­le “espo­sa”, por­que aho­ra el tipo de víncu­lo esta­rá en el papel y yo pue­do ele­gir la pala­bra que mejor la repre­sen­te– man­dó ayer un men­sa­je de tex­to en res­pues­ta a tan­tos de ami­gos y ami­gas que lle­na­ron nues­tras casi­llas: “Viva la patria”, decía. Y a mí sólo me dan ganas de besar­la en la boca, de poner­nos a bai­lar en medio del desa­yuno, de irme de via­je para siem­pre por la ori­lla de su cin­tu­ra. Por­que en ese “Viva la patria” se cru­zan una suma de dolo­res y expe­rien­cias com­par­ti­das que siem­pre esta­mos resignificando. 

Muchas veces nos pre­gun­ta­mos qué dirían nues­tras madres des­apa­re­ci­das de nues­tra fami­lia y de nues­tro amor. Ellas –y él, ten­go que sumar a mi sue­gro — , que eran tan estric­tas en su moral revo­lu­cio­na­ria, ¿hubie­ran veni­do a casa a acu­nar a nues­tro peque­ño con la sol­tu­ra y el des­pren­di­mien­to nece­sa­rios? “Sí”, nos con­tes­ta­mos. Y no es una res­pues­ta ilu­sio­na­da. Es la cons­ta­ta­ción de sus voces en las voces de sus com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras sobre­vi­vien­tes que nos lle­nan de amor a dia­rio des­de la dis­tan­cia que sea. Esto que suce­dió ayer a la madru­ga­da segu­ra­men­te no esta­ba en sus agen­das de revo­lu­cio­nes urgen­tes. Pero sabe­mos que hubie­ran fes­te­ja­do y llo­ra­do a moco ten­di­do, como llo­ra­mos noso­tras mien­tras el telé­fono no para de sonar y los abra­zos y las son­ri­sas no cesan de poner­les rit­mo a nues­tros latidos.

Una sen­sa­ción de orgu­llo me explo­ta en el pecho el día de hoy. De orgu­llo por los víncu­los que supi­mos cons­truir, por­que sé pro­fun­da­men­te que nues­tras elec­cio­nes están tan liga­das a la vida que nos han sal­va­do de tan­ta muer­te. De tan­tas muer­tes. De los ami­gos y ami­gas que no lle­ga­ron a este momen­to y me hubie­ra gus­ta­do abra­zar ayer en la pla­za. Lilia­na Mares­ca, Ser­gio Ave­llo, Feli­ciano Cen­tu­rión, Ale­jan­dro Kuro­pat­wa, Paco Jimé­nez; la lis­ta sigue, pero no podría incluir a tan­tos y tan­tas que murie­ron de sida en tiem­pos en que los mis­mos que aho­ra nos con­de­nan al infierno daban por mere­ci­das esas muer­tes por haber desa­fia­do la hipó­cri­ta moral pseu­do cris­tia­na, los mis­mos que se opo­nían –y se opo­nen– a difun­dir el uso de pre­ser­va­ti­vos, a hablar de prác­ti­cas sexua­les con­cre­tas que podrían haber evi­ta­do tan­tas infec­cio­nes. Sé que todos ellos estu­vie­ron en la Pla­za del Con­gre­so con­mi­go y jun­to con tan­tos y tan­tas ausen­tes que segu­ra­men­te acom­pa­ña­ron de algu­na mane­ra a sus amigos.

Algo se ha trans­for­ma­do radi­cal­men­te des­de la madru­ga­da del jue­ves. Aun­que la resis­ten­cia segui­rá sien­do mucha. Nues­tra fami­lia entra en la his­to­ria con nom­bre y ape­lli­do. Es nues­tro caso par­ti­cu­lar. Un mun­do para noso­tras, que no pode­mos dejar de ver con ojos mara­vi­lla­dos cómo se des­plie­gan cien­tos de casos par­ti­cu­la­res que están hacien­do esta­llar esa figu­ra ver­gon­zan­te del clo­set, ese lugar ence­rra­do que obli­ga­ba al silen­cio y a la impos­tu­ra de vidas pres­ta­das. La ale­gría nos des­bor­da, las lágri­mas están hacien­do de nues­tra casa un mar en el que nos agi­ta­mos, feli­ces de que la marea sacu­da los últi­mos res­tos del mie­do. Y lo que es mejor: si esto fue posi­ble, si hemos podi­do atra­ve­sar en con­jun­to ese cor­set de hie­rro al que nos some­te la paca­te­ría y la vio­len­cia moral de cier­tas reli­gio­nes, muchas cosas más serán posi­bles. ¿O aca­so no están yen­do a cár­ce­les comu­nes tan­tos geno­ci­das que se cre­ye­ron impu­nes duran­te tan­to tiem­po? Es que lo impo­si­ble, y esto es un hecho, sólo tar­da un poco más. Sobre todo cuan­do hay un río de volun­ta­des empu­jan­do la corriente.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.