Argentina:“Lo impo­si­ble, eso que suce­de”… – Géne­ro con cla­se

Aho­ra que es reali­dad no pue­do decir que lo soñé algu­na vez. Es que aun­que a veces se habla de las con­vic­cio­nes pro­fun­das en tér­mi­nos de sue­ño, ellas habi­tan en las cosas y los hechos con­cre­tos de este mun­do. No podía soñar con que iba a lle­gar el día en que pudie­ra, final­men­te, ins­cri­bir a mi hijo menor como lo que es, mi hijo. Que cuan­do apren­da a hablar y le pre­gun­ten su nom­bre pue­da decir Furio Carri Dillon. O Furio Dillon Carri, apro­ve­chán­do­nos de esa ven­ta­ja que tene­mos las les­bia­nas en des­me­dro de las muje­res hete­ro­se­xua­les –Lilia­na Tere­si­ta Negre dixit– de ele­gir cuál ape­lli­do va pri­me­ro. No lo soñé. Pero, aho­ra que es reali­dad, ¿de qué se tra­ta esta sen­sa­ción de estar aca­ri­cian­do con mis pro­pias manos esas nubes gor­das que pro­me­ten nie­ve en Bue­nos Aires para hoy mis­mo? ¿No se pare­ce dema­sia­do a estar habi­tan­do ese terri­to­rio en el que es posi­ble tan­to volar como ser otra y a la vez ser yo mis­ma? Y no, no ten­go que res­tre­gar­me los ojos, estoy des­pier­ta, aun­que de a ratos ten­go que secár­me­los por­que las lágri­mas arre­cian como agua corrien­do sobre la ven­ta­na de los vie­jos res­tau­ran­tes chi­nos.

Mi com­pa­ñe­ra –ya no ten­go que decir­le “espo­sa”, por­que aho­ra el tipo de víncu­lo esta­rá en el papel y yo pue­do ele­gir la pala­bra que mejor la repre­sen­te– man­dó ayer un men­sa­je de tex­to en res­pues­ta a tan­tos de ami­gos y ami­gas que lle­na­ron nues­tras casi­llas: “Viva la patria”, decía. Y a mí sólo me dan ganas de besar­la en la boca, de poner­nos a bai­lar en medio del desa­yuno, de irme de via­je para siem­pre por la ori­lla de su cin­tu­ra. Por­que en ese “Viva la patria” se cru­zan una suma de dolo­res y expe­rien­cias com­par­ti­das que siem­pre esta­mos resig­ni­fi­can­do.

Muchas veces nos pre­gun­ta­mos qué dirían nues­tras madres des­apa­re­ci­das de nues­tra fami­lia y de nues­tro amor. Ellas –y él, ten­go que sumar a mi sue­gro — , que eran tan estric­tas en su moral revo­lu­cio­na­ria, ¿hubie­ran veni­do a casa a acu­nar a nues­tro peque­ño con la sol­tu­ra y el des­pren­di­mien­to nece­sa­rios? “Sí”, nos con­tes­ta­mos. Y no es una res­pues­ta ilu­sio­na­da. Es la cons­ta­ta­ción de sus voces en las voces de sus com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras sobre­vi­vien­tes que nos lle­nan de amor a dia­rio des­de la dis­tan­cia que sea. Esto que suce­dió ayer a la madru­ga­da segu­ra­men­te no esta­ba en sus agen­das de revo­lu­cio­nes urgen­tes. Pero sabe­mos que hubie­ran fes­te­ja­do y llo­ra­do a moco ten­di­do, como llo­ra­mos noso­tras mien­tras el telé­fono no para de sonar y los abra­zos y las son­ri­sas no cesan de poner­les rit­mo a nues­tros lati­dos.

Una sen­sa­ción de orgu­llo me explo­ta en el pecho el día de hoy. De orgu­llo por los víncu­los que supi­mos cons­truir, por­que sé pro­fun­da­men­te que nues­tras elec­cio­nes están tan liga­das a la vida que nos han sal­va­do de tan­ta muer­te. De tan­tas muer­tes. De los ami­gos y ami­gas que no lle­ga­ron a este momen­to y me hubie­ra gus­ta­do abra­zar ayer en la pla­za. Lilia­na Mares­ca, Ser­gio Ave­llo, Feli­ciano Cen­tu­rión, Ale­jan­dro Kuro­pat­wa, Paco Jimé­nez; la lis­ta sigue, pero no podría incluir a tan­tos y tan­tas que murie­ron de sida en tiem­pos en que los mis­mos que aho­ra nos con­de­nan al infierno daban por mere­ci­das esas muer­tes por haber desa­fia­do la hipó­cri­ta moral pseu­do cris­tia­na, los mis­mos que se opo­nían –y se opo­nen– a difun­dir el uso de pre­ser­va­ti­vos, a hablar de prác­ti­cas sexua­les con­cre­tas que podrían haber evi­ta­do tan­tas infec­cio­nes. Sé que todos ellos estu­vie­ron en la Pla­za del Con­gre­so con­mi­go y jun­to con tan­tos y tan­tas ausen­tes que segu­ra­men­te acom­pa­ña­ron de algu­na mane­ra a sus ami­gos.

Algo se ha trans­for­ma­do radi­cal­men­te des­de la madru­ga­da del jue­ves. Aun­que la resis­ten­cia segui­rá sien­do mucha. Nues­tra fami­lia entra en la his­to­ria con nom­bre y ape­lli­do. Es nues­tro caso par­ti­cu­lar. Un mun­do para noso­tras, que no pode­mos dejar de ver con ojos mara­vi­lla­dos cómo se des­plie­gan cien­tos de casos par­ti­cu­la­res que están hacien­do esta­llar esa figu­ra ver­gon­zan­te del clo­set, ese lugar ence­rra­do que obli­ga­ba al silen­cio y a la impos­tu­ra de vidas pres­ta­das. La ale­gría nos des­bor­da, las lágri­mas están hacien­do de nues­tra casa un mar en el que nos agi­ta­mos, feli­ces de que la marea sacu­da los últi­mos res­tos del mie­do. Y lo que es mejor: si esto fue posi­ble, si hemos podi­do atra­ve­sar en con­jun­to ese cor­set de hie­rro al que nos some­te la paca­te­ría y la vio­len­cia moral de cier­tas reli­gio­nes, muchas cosas más serán posi­bles. ¿O aca­so no están yen­do a cár­ce­les comu­nes tan­tos geno­ci­das que se cre­ye­ron impu­nes duran­te tan­to tiem­po? Es que lo impo­si­ble, y esto es un hecho, sólo tar­da un poco más. Sobre todo cuan­do hay un río de volun­ta­des empu­jan­do la corrien­te.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *