Inca­li­fi­ca­ble explo­ta­ción chi­na del petro­leo ira­quí en con­di­cio­nes de ocu­pa­ción extran­je­ra- Civi­li­za­cion Socia­lis­ta

Nota de Boltxe- Chi­na es un esta­do que «va de comu­nis­ta» y asi lo ase­gu­ran algu­nos «teo­ri­cos». La reali­dad, es tes­ta­ru­da y la reali­dad, la refle­ja esta infor­ma­cion
Minis­tro baa­sis­ta ira­quí de petró­leo Amir Moha­mad Rashid Al Ubei­di, pre­so por defen­der el petró­leo nacio­na­li­za­do por el Baas en 1972.
Chi­na sufrió el asal­to de los ban­do­le­ros colo­nia­lis­tas fran­ce­ses y bri­tá­ni­cos en las gue­rras «del Opio» duran­te el siglo XIX, la ocu­pa­ción de nume­ro­sas poten­cias extran­je­ras en 1900, la colo­ni­za­ción de sus ciu­da­des y regio­nes por Ale­ma­nia, Japón, Gran Bre­ta­ña y Fran­cia en el siglo XX y la inje­ren­cia mili­tar nor­te­ame­ri­ca­na que apo­yó al par­ti­do reac­cio­na­rio del Kuo­min­tang en los años 40.
El pue­blo chino sabe bien lo que es la cruel opre­sión extran­je­ra. Es real­men­te inca­li­fi­ca­ble que la Cor­po­ra­ción Nacio­nal Chi­na de Petró­leo (CNPC) haya acor­da­do con los ban­do­le­ros de la BP explo­tar con­jun­ta­men­te el cam­po petro­le­ro ira­quí de Ruma­lia mien­tras en este país ára­be se man­tie­nen 70 mil ocu­pan­tes nor­te­ame­ri­ca­nos arma­dos, las auto­ri­da­des han sido ins­ta­la­das por el inva­sor impe­ria­lis­ta que se ha encar­ga­do de derri­bar un poder nacio­nal, de des­mem­brar de hecho el país, de des­truir su patri­mo­nio cul­tu­ral, de ase­si­nar a un millón de habi­tan­tes y de saquear sus recur­sos natu­ra­les. Aún sigue en manos de los impe­ria­lis­tas y sus laca­yos loca­les el minis­tro de petró­leo duran­te el perio­do de Sad­dam Hus­sein Amir Moham­mad Rachid, cas­ti­ga­do por­que defen­dió que el petró­leo meso­po­tá­mi­co era para el pue­blo ira­quí y para el pue­blo ára­be. Como agra­van­te el socio de CNPC, la petro­le­ra BP, tie­ne sus orí­ge­nes en las corre­rías colo­nia­lis­tas bri­tá­ni­cas en la región, el saqueo del petró­leo ira­quí tras la pri­me­ra gue­rra mun­dial y el derro­ca­mien­to del pre­si­den­te ira­ní Mos­sa­deg en 1952 por haber nacio­na­li­za­do el petró­leo.

Por mas petró­leo que nece­si­te la eco­no­mía chi­na, este com­por­ta­mien­to es ver­gon­zo­so y es otra señal que el socia­lis­mo chino está enfer­mo. Lo úni­co digno sería el apo­yo inter­na­cio­na­lis­ta chino a la resis­ten­cia legí­ti­ma del pue­blo ira­quí para expul­sar al ocu­pan­te y para recu­pe­rar su sobe­ra­nía y uni­dad.

ver nota http://​spa​nish​.news​.cn/​c​h​i​n​a​/​2​010 – 07/12/c_13396229.htm

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *