Inca­li­fi­ca­ble explo­ta­ción chi­na del petro­leo ira­quí en con­di­cio­nes de ocu­pa­ción extran­je­ra- Civi­li­za­cion Socialista

Nota de Boltxe- Chi­na es un esta­do que «va de comu­nis­ta» y asi lo ase­gu­ran algu­nos «teo­ri­cos». La reali­dad, es tes­ta­ru­da y la reali­dad, la refle­ja esta informacion
Minis­tro baa­sis­ta ira­quí de petró­leo Amir Moha­mad Rashid Al Ubei­di, pre­so por defen­der el petró­leo nacio­na­li­za­do por el Baas en 1972.
Chi­na sufrió el asal­to de los ban­do­le­ros colo­nia­lis­tas fran­ce­ses y bri­tá­ni­cos en las gue­rras «del Opio» duran­te el siglo XIX, la ocu­pa­ción de nume­ro­sas poten­cias extran­je­ras en 1900, la colo­ni­za­ción de sus ciu­da­des y regio­nes por Ale­ma­nia, Japón, Gran Bre­ta­ña y Fran­cia en el siglo XX y la inje­ren­cia mili­tar nor­te­ame­ri­ca­na que apo­yó al par­ti­do reac­cio­na­rio del Kuo­min­tang en los años 40.
El pue­blo chino sabe bien lo que es la cruel opre­sión extran­je­ra. Es real­men­te inca­li­fi­ca­ble que la Cor­po­ra­ción Nacio­nal Chi­na de Petró­leo (CNPC) haya acor­da­do con los ban­do­le­ros de la BP explo­tar con­jun­ta­men­te el cam­po petro­le­ro ira­quí de Ruma­lia mien­tras en este país ára­be se man­tie­nen 70 mil ocu­pan­tes nor­te­ame­ri­ca­nos arma­dos, las auto­ri­da­des han sido ins­ta­la­das por el inva­sor impe­ria­lis­ta que se ha encar­ga­do de derri­bar un poder nacio­nal, de des­mem­brar de hecho el país, de des­truir su patri­mo­nio cul­tu­ral, de ase­si­nar a un millón de habi­tan­tes y de saquear sus recur­sos natu­ra­les. Aún sigue en manos de los impe­ria­lis­tas y sus laca­yos loca­les el minis­tro de petró­leo duran­te el perio­do de Sad­dam Hus­sein Amir Moham­mad Rachid, cas­ti­ga­do por­que defen­dió que el petró­leo meso­po­tá­mi­co era para el pue­blo ira­quí y para el pue­blo ára­be. Como agra­van­te el socio de CNPC, la petro­le­ra BP, tie­ne sus orí­ge­nes en las corre­rías colo­nia­lis­tas bri­tá­ni­cas en la región, el saqueo del petró­leo ira­quí tras la pri­me­ra gue­rra mun­dial y el derro­ca­mien­to del pre­si­den­te ira­ní Mos­sa­deg en 1952 por haber nacio­na­li­za­do el petró­leo.

Por mas petró­leo que nece­si­te la eco­no­mía chi­na, este com­por­ta­mien­to es ver­gon­zo­so y es otra señal que el socia­lis­mo chino está enfer­mo. Lo úni­co digno sería el apo­yo inter­na­cio­na­lis­ta chino a la resis­ten­cia legí­ti­ma del pue­blo ira­quí para expul­sar al ocu­pan­te y para recu­pe­rar su sobe­ra­nía y unidad.

ver nota http://​spa​nish​.news​.cn/​c​h​i​n​a​/​2​010 – 07/12/c_13396229.htm

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.