Wall Street está lavan­do dine­ro del nar­co­trá­fi­co y que­da impu­ne – Rebelión

‘Dema­sia­do gran­de para caer’ es un pro­ble­ma mucho mayor de lo que pien­sas. Todos hemos leí­do infor­mes con­de­na­to­rios sobre cómo el gobierno sal­va a los ban­cos de sus arries­ga­das apues­tas de alto ries­go, pero resul­ta que el pro­ble­ma del pri­vi­le­gio de Wall Street está arrai­ga­do mucho más pro­fun­do en el sis­te­ma legal de EE.UU. de lo que los sim­ples res­ca­tes ates­ti­gua­ron en 2008. Los mayo­res ban­cos de EE.UU. pue­den invo­lu­crar­se en acti­vi­da­des des­ca­ra­da­men­te cri­mi­na­les en una esca­la masi­va y emer­ger casi com­ple­ta­men­te indem­nes. El últi­mo ejem­plo repug­nan­te pro­vie­ne del Ban­co Wacho­via: Acu­sa­do de lavar 380.000 millo­nes de dóla­res de dine­ros de cár­te­les de la dro­ga mexi­ca­nos, se espe­ra que el gigan­te finan­cie­ro emer­ja con sólo un tirón de ore­jas gra­cias a una polí­ti­ca ofi­cial del gobierno, que pro­te­ge a los mega­ban­cos con­tra acu­sa­cio­nes criminales.

Michael Smith de Bloom­berg ha escri­to una devas­ta­do­ra reve­la­ción que deta­lla las ope­ra­cio­nes del Wacho­via con dine­ro de la dro­ga y la tor­ci­da reac­ción del gobierno. El ban­co hacía tran­sac­cio­nes con dine­ro que pro­ve­nía lite­ral­men­te de tone­la­das de cocaí­na de vio­len­tos cár­te­les de la dro­ga. No fue por acci­den­te. Denun­cian­tes inter­nos del Wacho­via advir­tie­ron que el ban­co esta­ba lavan­do dine­ro del nar­co­trá­fi­co, los man­da­ma­ses del ban­co los igno­ra­ron acti­va­men­te a fin de lograr mayo­res bene­fi­cios, y el gobierno de EE.UU. está a pun­to de dejar que todos los invo­lu­cra­dos que­den impu­nes. El ban­co no será acu­sa­do, por­que es polí­ti­ca ofi­cial del gobierno no pro­ce­sar a mega­ban­cos. Del artícu­lo de Smith:

Nin­gún gran ban­co esta­dou­ni­den­se… ha sido acu­sa­do algu­na vez por vio­lar la Ley de Secre­tos Ban­ca­rios o algu­na otra ley fede­ral. En su lugar, el Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia resuel­ve acu­sa­cio­nes cri­mi­na­les uti­li­zan­do acuer­dos de sus­pen­sión de actua­cio­nes judi­cia­les, según los cua­les un ban­co paga una mul­ta y pro­me­te no vol­ver a vio­lar la ley… Los gran­des ban­cos son pro­te­gi­dos con­tra enjui­cia­mien­tos gra­cias a una varian­te de la teo­ría de dema­sia­do-gran­de-para-caer. Encau­sar a un gran ban­co podría pro­vo­car una carre­ra fre­né­ti­ca de inver­sio­nis­tas para ven­der accio­nes y cau­sar páni­co en los mer­ca­dos financieros.

Wacho­via fue adqui­ri­do por Wells Far­go a fines de 2008. El cas­ti­go al ban­co por lavar más de 380.000 millo­nes de dóla­res en dine­ro de la dro­ga va a ser una pro­me­sa de no vol­ver a hacer­lo, y una mul­ta de 160 millo­nes de dóla­res. La mul­ta es tan peque­ña que es casi segu­ro que Wacho­via obten­drá un bene­fi­cio de su nego­cio de finan­cia­mien­to de la dro­ga des­pués de con­si­de­rar cos­tes lega­les y multas.

Auto­ri­da­des inter­na­cio­na­les cono­cen la cone­xión entre ban­que­ros y nar­co­tra­fi­can­tes mucho más allá de Wacho­via, pero los gobier­nos no hacen nada al res­pec­to. Un infor­me de 2009 de la Ofi­ci­na de las Nacio­nes Uni­das sobre la Dro­ga y el Cri­men esta­ble­ció que la mayo­ría de las reglas para impe­dir el lava­do de dine­ro de la dro­ga a tra­vés de los ban­cos son violadas.

Del infor­me:

“En tiem­pos de quie­bras de gran­des ban­cos, los ban­cos pare­cen pen­sar que el dine­ro no hue­le. Ciu­da­da­nos hones­tos, que enfren­tan difi­cul­ta­des en tiem­pos de penu­rias finan­cie­ras, se pre­gun­tan por qué los ingre­sos del cri­men –con­ver­ti­dos en osten­to­sos inmue­bles, coches, botes y avio­nes– no son confiscados.”

A fines de 2009, el jefe de esa ofi­ci­na de la ONU, Anto­nio María Cos­ta, dijo a la pren­sa que muchos prés­ta­mos entre ban­cos –prés­ta­mos a cor­to pla­zo que los ban­cos hacen entre sí– eran apo­ya­dos por dine­ro de la dro­ga. Cuan­do los mer­ca­dos finan­cie­ros se para­li­za­ron en 2007 y 2008, los ban­cos se vol­vie­ron hacia los cár­te­les de la dro­ga para obte­ner dine­ro. Es posi­ble que muchos ban­cos impor­tan­tes no hubie­ran sobre­vi­vi­do sin ese dine­ro de la droga.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.