Wall Street está lavan­do dine­ro del nar­co­trá­fi­co y que­da impu­ne – Rebe­lión

‘Dema­sia­do gran­de para caer’ es un pro­ble­ma mucho mayor de lo que pien­sas. Todos hemos leí­do infor­mes con­de­na­to­rios sobre cómo el gobierno sal­va a los ban­cos de sus arries­ga­das apues­tas de alto ries­go, pero resul­ta que el pro­ble­ma del pri­vi­le­gio de Wall Street está arrai­ga­do mucho más pro­fun­do en el sis­te­ma legal de EE.UU. de lo que los sim­ples res­ca­tes ates­ti­gua­ron en 2008. Los mayo­res ban­cos de EE.UU. pue­den invo­lu­crar­se en acti­vi­da­des des­ca­ra­da­men­te cri­mi­na­les en una esca­la masi­va y emer­ger casi com­ple­ta­men­te indem­nes. El últi­mo ejem­plo repug­nan­te pro­vie­ne del Ban­co Wacho­via: Acu­sa­do de lavar 380.000 millo­nes de dóla­res de dine­ros de cár­te­les de la dro­ga mexi­ca­nos, se espe­ra que el gigan­te finan­cie­ro emer­ja con sólo un tirón de ore­jas gra­cias a una polí­ti­ca ofi­cial del gobierno, que pro­te­ge a los mega­ban­cos con­tra acu­sa­cio­nes cri­mi­na­les.

Michael Smith de Bloom­berg ha escri­to una devas­ta­do­ra reve­la­ción que deta­lla las ope­ra­cio­nes del Wacho­via con dine­ro de la dro­ga y la tor­ci­da reac­ción del gobierno. El ban­co hacía tran­sac­cio­nes con dine­ro que pro­ve­nía lite­ral­men­te de tone­la­das de cocaí­na de vio­len­tos cár­te­les de la dro­ga. No fue por acci­den­te. Denun­cian­tes inter­nos del Wacho­via advir­tie­ron que el ban­co esta­ba lavan­do dine­ro del nar­co­trá­fi­co, los man­da­ma­ses del ban­co los igno­ra­ron acti­va­men­te a fin de lograr mayo­res bene­fi­cios, y el gobierno de EE.UU. está a pun­to de dejar que todos los invo­lu­cra­dos que­den impu­nes. El ban­co no será acu­sa­do, por­que es polí­ti­ca ofi­cial del gobierno no pro­ce­sar a mega­ban­cos. Del artícu­lo de Smith:

Nin­gún gran ban­co esta­dou­ni­den­se… ha sido acu­sa­do algu­na vez por vio­lar la Ley de Secre­tos Ban­ca­rios o algu­na otra ley fede­ral. En su lugar, el Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia resuel­ve acu­sa­cio­nes cri­mi­na­les uti­li­zan­do acuer­dos de sus­pen­sión de actua­cio­nes judi­cia­les, según los cua­les un ban­co paga una mul­ta y pro­me­te no vol­ver a vio­lar la ley… Los gran­des ban­cos son pro­te­gi­dos con­tra enjui­cia­mien­tos gra­cias a una varian­te de la teo­ría de dema­sia­do-gran­de-para-caer. Encau­sar a un gran ban­co podría pro­vo­car una carre­ra fre­né­ti­ca de inver­sio­nis­tas para ven­der accio­nes y cau­sar páni­co en los mer­ca­dos finan­cie­ros.

Wacho­via fue adqui­ri­do por Wells Far­go a fines de 2008. El cas­ti­go al ban­co por lavar más de 380.000 millo­nes de dóla­res en dine­ro de la dro­ga va a ser una pro­me­sa de no vol­ver a hacer­lo, y una mul­ta de 160 millo­nes de dóla­res. La mul­ta es tan peque­ña que es casi segu­ro que Wacho­via obten­drá un bene­fi­cio de su nego­cio de finan­cia­mien­to de la dro­ga des­pués de con­si­de­rar cos­tes lega­les y mul­tas.

Auto­ri­da­des inter­na­cio­na­les cono­cen la cone­xión entre ban­que­ros y nar­co­tra­fi­can­tes mucho más allá de Wacho­via, pero los gobier­nos no hacen nada al res­pec­to. Un infor­me de 2009 de la Ofi­ci­na de las Nacio­nes Uni­das sobre la Dro­ga y el Cri­men esta­ble­ció que la mayo­ría de las reglas para impe­dir el lava­do de dine­ro de la dro­ga a tra­vés de los ban­cos son vio­la­das.

Del infor­me:

“En tiem­pos de quie­bras de gran­des ban­cos, los ban­cos pare­cen pen­sar que el dine­ro no hue­le. Ciu­da­da­nos hones­tos, que enfren­tan difi­cul­ta­des en tiem­pos de penu­rias finan­cie­ras, se pre­gun­tan por qué los ingre­sos del cri­men –con­ver­ti­dos en osten­to­sos inmue­bles, coches, botes y avio­nes– no son con­fis­ca­dos.”

A fines de 2009, el jefe de esa ofi­ci­na de la ONU, Anto­nio María Cos­ta, dijo a la pren­sa que muchos prés­ta­mos entre ban­cos –prés­ta­mos a cor­to pla­zo que los ban­cos hacen entre sí– eran apo­ya­dos por dine­ro de la dro­ga. Cuan­do los mer­ca­dos finan­cie­ros se para­li­za­ron en 2007 y 2008, los ban­cos se vol­vie­ron hacia los cár­te­les de la dro­ga para obte­ner dine­ro. Es posi­ble que muchos ban­cos impor­tan­tes no hubie­ran sobre­vi­vi­do sin ese dine­ro de la dro­ga.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *