¿Por qué des­em­bar­can los mari­nes en Cos­ta Rica?- Ati­lio Boron

Con los votos del ofi­cia­lis­ta Par­ti­do Libe­ra­ción Nacio­nal (PLN), el Movi­mien­to Liber­ta­rio y el dipu­tado evan­gé­li­co del par­ti­do Reno­va­ción Cos­ta­rri­cen­se, Jus­to Oroz­co, el pasa­do 1º de Julio el Con­gre­so de Cos­ta Rica auto­ri­zó el ingre­so a ese país de 46 buques de gue­rra de la Arma­da de los Esta­dos Uni­dos, 200 heli­cóp­te­ros y avio­nes de com­ba­te, y 7.000 mari­nes. Si bien la mul­ti­pli­ci­dad de ver­sio­nes encon­tra­das no per­mi­ten ver con cla­ri­dad el ori­gen de esta deci­sión, la esca­sa evi­den­cia dis­po­ni­ble pare­ce seña­lar que fue Washing­ton quien soli­ci­tó la inter­na­ción de las tro­pas. Es suma­men­te lla­ma­ti­vo el silen­cio de la pren­sa de Esta­dos Uni­dos sobre el tema y la ausen­cia de cual­quier refe­ren­cia explí­ci­ta a esta auto­ri­za­ción en los bole­ti­nes de pren­sa dia­rios de los depar­ta­men­tos de Esta­do y de Defen­sa, todo lo cual ali­men­ta la sos­pe­cha de que fue la Casa Blan­ca la que tomó la ini­cia­ti­va favo­ra­ble­men­te aco­gi­da por el Con­gre­so cos­ta­rri­cen­se y para la cual exi­gió la mayor dis­cre­ción. Lo que se le comu­ni­có al país cen­tro­ame­ri­cano fue que la situa­ción impe­ran­te en Méxi­co había for­za­do a los cár­te­les de la dro­ga a modi­fi­car sus rutas tra­di­cio­na­les de apro­xi­ma­ción e ingre­so a Esta­dos Uni­dos y que para des­ba­ra­tar esa manio­bra era pre­ci­so garan­ti­zar el des­plie­gue de un sóli­do con­tin­gen­te de fuer­zas mili­ta­res en el ist­mo cen­tro­ame­ri­cano, con­di­ción sine qua non para librar una efec­ti­va bata­lla en con­tra del nar­co­trá­fi­co. Como era pre­vi­si­ble, el gobierno de la Pre­si­den­ta Lau­ra Chin­chi­lla – estre­cha­men­te vin­cu­la­da a lo lar­go de muchos años con la USAID, nada menos- brin­dó todo su apo­yo y el de sus par­la­men­ta­rios para res­pon­der obe­dien­te­men­te a la requi­si­to­ria de Washing­ton.
A nadie sor­pren­de la ape­la­ción al pre­tex­to del nar­co­trá­fi­co pues es el que corrien­te­men­te uti­li­za Washington‑a fal­ta de otros, como los que brin­da­ra el terre­mo­to en …

Hai­tí- para jus­ti­fi­car la intru­sión del per­so­nal mili­tar esta­dou­ni­den­se en los paí­ses de Nues­tra Amé­ri­ca. No obs­tan­te, cons­pi­ra con­tra la cre­di­bi­li­dad de este argu­men­to el hecho que sean pre­ci­sa­men­te los paí­ses carac­te­ri­za­dos por una fuer­te pre­sen­cia mili­tar de Esta­dos Uni­dos quie­nes sobre­sa­len por su pro­duc­ción y comer­cia­li­za­ción de nar­có­ti­cos. Tal como que­dó demos­tra­do en El Lado Oscu­ro del Impe­rio. La Vio­la­ción de los Dere­chos Huma­nos por Esta­dos Uni­dos, fuen­tes inob­je­ta­bles de las Nacio­nes Uni­das (la UNODOC, la Ofi­ci­na de la o­nU con­tra la Dro­ga y el Cri­men) demues­tran con esta­dís­ti­cas abru­ma­do­ras que des­de que las tro­pas de Esta­dos Uni­dos se ins­ta­la­ron en Afga­nis­tán se pro­du­je­ron gran­des avan­ces en la pro­duc­ción y expor­ta­ción de opio y la fabri­ca­ción de heroí­na, a la vez que en Colom­bia la pre­sen­cia esta­dou­ni­den­se no fue óbi­ce (sino todo lo con­tra­rio) para que se regis­tra­se una nota­ble expan­sión de los cul­ti­vos de coca. [1]

Todo esto no debe­ría cau­sar sor­pre­sa algu­na, por varias razo­nes. Una de ellas es que el país que se arro­ga el dere­cho a com­ba­tir el nar­co­trá­fi­co en todo el mun­do demues­tra una inca­pa­ci­dad tan asom­bro­sa como sos­pe­cho­sa para hacer lo pro­pio den­tro de sus fron­te­ras, des­de des­mon­tar las redes que vin­cu­lan a las mafias del nar­co con las auto­ri­da­des, las poli­cías y los jue­ces loca­les y esta­dua­les que hacen posi­ble el nego­cio de la dro­ga has­ta imple­men­tar una cam­pa­ña míni­ma­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va para con­te­ner la adic­ción y recu­pe­rar a los adic­tos. Nada sor­pren­den­te, insis­ti­mos, por cuan­to el nar­co­trá­fi­co mue­ve una cifra que se empi­na por enci­ma de los 400.000 millo­nes de dóla­res, anua­les, que lue­go son con­ve­nien­te­men­te “lava­dos” en los nume­ro­sos paraí­sos fis­ca­les que los prin­ci­pa­les paí­ses capi­ta­lis­tas han esta­ble­ci­do a lo lar­go y a lo ancho del pla­ne­ta (comen­zan­do por Esta­dos Uni­dos y Euro­pa) para ser lue­go intro­du­ci­dos al sis­te­ma ban­ca­rio ofi­cial y, de ese modo, for­ta­le­cer los nego­cios del capi­tal finan­cie­ro. Por otra par­te, la debi­li­dad e incon­sis­ten­cia de este pre­tex­to, el de la “lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co”, se tor­nan más evi­den­tes cuan­do se apren­de que Esta­dos Uni­dos es el pri­mer pro­duc­tor mun­dial de marihua­na, lo que según un estu­dio de la Fun­da­ción Drug Scien­ce, repor­ta a ese país una suma supe­rior a los 35.000 millo­nes de dóla­res, cifra que supera el valor com­bi­na­do de la pro­duc­ción de tri­go y maíz. [2] Ter­ce­ro y últi­mo, ¿cómo sub­es­ti­mar la impor­tan­cia que tie­nen el con­trol y la admi­nis­tra­ción del nego­cio de los nar­có­ti­cos para sos­te­ner la domi­na­ción impe­ria­lis­ta en las pro­vin­cias exte­rio­res del impe­rio? ¿No fue aca­so Gran Bre­ta­ña quien rein­tro­du­jo el opio en Chi­na (dro­ga que había sido prohi­bi­da por el empe­ra­dor Yongzheng debi­do a los per­jui­cios que oca­sio­na­ba a su pobla­ción) cuyo con­su­mo masi­vo pro­mo­vi­do por los bri­tá­ni­cos sir­vió para equi­li­brar sus défi­cits de balan­za comer­cial con el celes­te impe­rio? Para impul­sar esa adic­ción entre los chi­nos, bri­tá­ni­cos y por­tu­gue­ses libra­ron dos gue­rras, entre 1839 y 1842 y 1856 y 1860, a resul­tas de las cua­les esta­ble­cie­ron dos cabe­ce­ras de pla­ya para orga­ni­zar el trá­fi­co del opio en toda la Chi­na: una en Hong Kong, bajo con­trol inglés, y otra en Macao, domi­na­da por los por­tu­gue­ses. ¿Por qué ten­dría­mos hoy que pen­sar que Esta­dos Uni­dos, hijo putati­vo del impe­rio bri­tá­ni­co, habría de ser movi­do por otros intere­ses cuan­do decla­ra, de la boca para afue­ra, la gue­rra al nar­co­trá­fi­co? ¿No resul­ta aca­so fun­cio­nal a sus intere­ses tener una Amé­ri­ca Lati­na carac­te­ri­za­da por la pro­li­fe­ra­ción de “esta­dos falli­dos” – car­co­mi­dos por la corrup­ción que gene­ra el trá­fi­co de estu­pe­fa­cien­tes y sus secue­las: desin­te­gra­ción social, mafias, para­mi­li­ta­res, etcé­te­ra- e inca­pa­ces por eso mis­mo de ofre­cer la menor resis­ten­cia a los desig­nios impe­ria­les?

El per­mi­so con­ce­di­do por el Con­gre­so de Cos­ta Rica se extien­de por seis meses, a par­tir del 1º de Julio del corrien­te año. No obs­tan­te, esta con­ce­sión, que se mate­ria­li­za en el con­tex­to de la Ini­cia­ti­va Méri­da (que abar­ca a Méxi­co y Cen­troa­mé­ri­ca) es un pro­yec­to que tie­ne metas pero no pla­zos, por lo cual la pro­ba­bi­li­dad de que las tro­pas usame­ri­ca­nas sal­gan de Cos­ta Rica a fines de este año y retor­nen a sus cuar­te­les en la metró­po­lis es prác­ti­ca­men­te cero. Ade­más, la expe­rien­cia inter­na­cio­nal ense­ña que tan­to en Euro­pa como en Japón las tro­pas que Esta­dos Uni­dos esta­cio­na­ra allí des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial por unos pocos años, exten­di­dos lue­go con el pre­tex­to de la Gue­rra Fría, ya lle­van en esas loca­cio­nes más de 65 sin que sus jefes den las meno­res mues­tras de abu­rri­mien­to o deseos de regre­sar a casa. En Oki­na­wa, la repul­sa gene­ra­li­za­da de la pobla­ción local con­tra los ocu­pan­tes yan­kis ‑que, ampa­ra­dos en su inmu­ni­dad, matan, vio­lan y roban a su anto­jo- no fue sufi­cien­te para for­zar el des­man­te­la­mien­to de la base nor­te­ame­ri­ca­na. De paso, este inci­den­te sub­ra­ya la valen­tía y efi­ca­cia del gobierno de Rafael Correa que sí logró la sali­da de las tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas de la base de Man­ta. Y en caso de que hubie­ra un cla­mor popu­lar exi­gien­do re-edi­tar tan insó­li­ta ocu­rren­cia en Cos­ta Rica, un par de ope­ra­cio­nes cri­mi­na­les de esas que la CIA sabe mon­tar muy bien harían que ese pedi­do se revir­tie­se ins­tan­tá­nea­men­te, sobre todo con un gobierno como el de Lau­ra Chin­chi­lla que se des­vi­ve por demos­trar su incon­di­cio­nal sumi­sión a los dic­ta­dos del impe­rio.

Al igual que lo esta­ble­ci­do en el Tra­ta­do Oba­ma-Uri­be median­te el cual Colom­bia le cede ini­cial­men­te el uso de sie­te bases mili­ta­res a Esta­dos Uni­dos, en el caso que nos ocu­pa el per­so­nal mili­tar de este país goza­rá de total inmu­ni­dad ante la jus­ti­cia cos­ta­rri­cen­se, y sus inte­gran­tes podrán entrar y salir de Cos­ta Rica a su ente­ra volun­tad, cir­cu­lar por todo el terri­to­rio nacio­nal vis­tien­do sus uni­for­mes y por­tan­do sus per­tre­chos y arma­men­tos de com­ba­te. Con esta deci­sión la sobe­ra­nía de Cos­ta Rica no sólo es humi­lla­da sino que lle­ga a los lími­tes del ridícu­lo para un país que, en 1948, abo­lió sus fuer­zas arma­das y que, en gran medi­da gra­cias a eso, pudo desa­rro­llar una polí­ti­ca social de avan­za­da en el depri­men­te con­tex­to regio­nal cen­tro­ame­ri­cano por­que el gen­dar­me oli­gár­qui­co había sido des­ban­da­do. En lo que hace al arma­men­to, la auto­ri­za­ción del Con­gre­so per­mi­te el ingre­so de guar­da­cos­tas y peque­ños navíos pero tam­bién de otros como el por­ta­avio­nes de últi­ma gene­ra­ción Maki­nIs­land, bota­do en Agos­to del 2006 y dota­do de capa­ci­dad para alber­gar a 102 ofi­cia­les y1.449 mari­nes, pudien­do trans­por­tar 42 heli­cóp­te­ros CH-46, cin­co avio­nes AV-8B Harrier y seis heli­cóp­te­ros Blackhawks. Apar­te de eso la legis­la­ción apro­ba­da extien­de su per­mi­so para naves como el USS Free­dom, bota­do en el 2008, con capa­ci­dad para com­ba­tir a sub­ma­ri­nos e inter­nar­se en aguas poco pro­fun­das. El per­mi­so se extien­de tam­bién a otros navíos, tipo cata­ma­rán, un buque hos­pi­tal y vehícu­los varios de reco­no­ci­mien­to con capa­ci­dad para trans­por­tar­se tan­to por mar como por tie­rra. Arma­men­tos y per­tre­chos que, en sín­te­sis, de poco y nada sir­van para com­ba­tir al nar­co­trá­fi­co, en el dudo­so caso de que esa sea la volun­tad de los ocu­pan­tes. Es más que evi­den­te que su obje­ti­vo es otro.

Esta ini­cia­ti­va del gobierno nor­te­ame­ri­cano hay que situar­la en el con­tex­to de la cre­cien­te mili­ta­ri­za­ción de la polí­ti­ca exte­rior de los Esta­dos Uni­dos, cuyas expre­sio­nes más impor­tan­tes en el mar­co lati­no­ame­ri­cano han sido, has­ta aho­ra, la reac­ti­va­ción de la Cuar­ta Flo­ta, la fir­ma del tra­ta­do Oba­ma-Uri­be, la de fac­to ocu­pa­ción mili­tar de Hai­tí, la cons­truc­ción del muro de la ver­güen­za entre Méxi­co y Esta­dos Uni­dos, el gol­pe de esta­do en Hon­du­ras y la pos­te­rior legi­ti­ma­ción del frau­de elec­to­ral que ele­vó a Por­fi­rio Lobo a la pre­si­den­cia, la con­ce­sión de nue­vas bases mili­ta­res por el gobierno reac­cio­na­rio de Pana­má, a todo lo cual se le agre­ga aho­ra el des­em­bar­co de los mari­nes en Cos­ta Rica. Por supues­to, todo lo ante­rior arti­cu­la­do con el man­te­ni­mien­to del blo­queo y aco­so a la Revo­lu­ción Cuba­na y el per­ma­nen­te hos­ti­ga­mien­to a Vene­zue­la, Boli­via y Ecua­dor. En el plano inter­na­cio­nal el des­em­bar­co de los mari­nes nor­te­ame­ri­ca­nos en Cos­ta Rica debe ser inter­pre­ta­do en el mar­co de la inmi­nen­te gue­rra con­tra Irán y la gro­tes­ca pro­vo­ca­ción a Corea del Nor­te, sobre cuyas gra­ví­si­mas con­se­cuen­cias hace tiem­po vie­ne advir­tien­do en sus Refle­xio­nes el Coman­dan­te Fidel Cas­tro Ruz.

En con­clu­sión, el impe­rio avan­za en la mili­ta­ri­za­ción de la región y en los pre­pa­ra­ti­vos para una aven­tu­ra mili­tar de pro­por­cio­nes glo­ba­les. Si la agre­sión a Irán final­men­te lle­ga­ra a con­su­mar­se, como auto­ri­za­rían a pro­nos­ti­car los apron­tes vis­tos en estos últi­mos días, la gra­ví­si­ma situa­ción inter­na­cio­nal resul­tan­te impul­sa­ría a los Esta­dos Uni­dos a pro­cu­rar garan­ti­zar a cual­quier pre­cio el con­trol abso­lu­to y sin fisu­ras de lo que sus estra­te­gas geo­po­lí­ti­cos deno­mi­nan la gran isla ame­ri­ca­na, un enor­me con­ti­nen­te que se extien­de des­de Alas­ka a Tie­rra del Fue­go, sepa­ra­do tan­to de la masa terres­tre eura­siá­ti­ca como de Áfri­ca y que según ellos desem­pe­ña un papel fun­da­men­tal para la segu­ri­dad nacio­nal nor­te­ame­ri­ca­na. Esa es la razón de fon­do por la cual se ha veni­do pro­du­cien­do, pre­ven­ti­va­men­te, la desor­bi­ta­da mili­ta­ri­za­ción de la polí­ti­ca exte­rior esta­dou­ni­den­se. Es ridícu­lo que se pre­ten­da con­ven­cer a nues­tros pue­blos que la vein­te­na de bases mili­ta­res esta­ble­ci­das en Cen­tro y Suda­mé­ri­ca y en el Cari­be, a las que aho­ra se suma el des­em­bar­co en Cos­ta Rica, y la acti­va­ción de la Cuar­ta Flo­ta tie­nen por obje­ti­vo com­ba­tir al nar­co­trá­fi­co. Cómo lo ense­ña la expe­rien­cia, a éste no se lo com­ba­te con una estra­te­gia mili­tar sino con una polí­ti­ca social, que Esta­dos Uni­dos no apli­ca den­tro de sus fron­te­ras ni per­mi­te que se lo haga afue­ra gra­cias a la enor­me influen­cia que el FMI y el Ban­co Mun­dial tie­nen sobre paí­ses vul­ne­ra­bles y endeu­da­dos. La expe­rien­cia antes de Colom­bia y aho­ra de Méxi­co (¡con sus más 26.000 muer­tos des­de que el pre­si­den­te Feli­pe Cal­de­rón decla­ra­se su “gue­rra al nar­co­trá­fi­co”!) ates­ti­guan que la solu­ción al pro­ble­ma no pasa por los mari­nes, por­ta­vio­nes, sub­ma­ri­nos y heli­cóp­te­ros arti­lla­dos sino por la crea­ción de una socie­dad jus­ta y soli­da­ria, algo que es incom­pa­ti­ble con la lógi­ca del capi­ta­lis­mo y repug­nan­te para los intere­ses fun­da­men­ta­les del impe­rio. En sín­te­sis: el des­em­bar­co de los mari­nes en Cos­ta Rica tie­ne por obje­ti­vo refor­zar la domi­na­ción nor­te­ame­ri­ca­na en la región, derro­car por diver­sos méto­dos a los gobier­nos con­si­de­ra­dos “enemi­gos” (Cuba, Vene­zue­la, Boli­via y Ecua­dor), debi­li­tar aún más a los vaci­lan­tes y ambi­va­len­tes gobier­nos de la “cen­tro-izquier­da” y for­ta­le­cer a la dere­cha que se ha hecho fuer­te en el lito­ral del Pací­fi­co (Chi­le, Perú, Colom­bia, Pana­má, Cos­ta Rica, Hon­du­ras y Méxi­co), reor­de­nan­do de ese modo el “patio tra­se­ro” del impe­rio para así tener las manos libres y la reta­guar­dia ase­gu­ra­da para salir a reafir­mar la pre­po­ten­cia impe­rial gue­rrean­do en otras lati­tu­des.


[1] Cf. Ati­lio A. Boron y Andrea Vlahu­sic, El Lado Oscu­ro del Impe­rio. La Vio­la­ción de los Dere­chos Huma­nos por Esta­dos Uni­dos (Bue­nos Aires: Edi­cio­nes Luxem­burg, 2009), pg. 73.

[2] Cf. El Lado Oscu­ro, op. Cit. , p. 72.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *