Otro cura pede­ras­ta enre­dan­do en facebbok

Ó. F. L, párroco de la localidad vallisoletana de Zaratán.

Duran­te el día, Óli­ver Fer­nán­dez, párro­co de la loca­li­dad valli­so­le­ta­na de Zara­tán, cele­bra­ba euca­ris­tías, bau­ti­za­ba a recién naci­dos y era ejem­plo a seguir tan­to por su juven­tud (30 años) como por su devo­ción. Según su per­fil en Face­book, bai­la­ba con Sha­ki­ra y Cel­tas Cor­tos, era fan de la saga de El señor de los ani­llos y de las nove­las de Pérez-Rever­te y, etre sus pelí­cu­las pre­fe­ri­das, figu­ra­ban Una mon­ja de cui­da­do y las dos tri­lo­gías de La Gue­rra de las Gala­xias.

En su tiem­po libre se conec­ta­ba a Inter­net, entra­ba en redes socia­les y pre­sun­ta­men­te se dedi­ca­ba a enviar men­sa­jes a meno­res muy subi­dos de tono: «Ola…queria decir­te que eres un belle­zon de chi­ca, estas tre­men­da… no creo que te moles­te pero es la ver­dad. con chi­cas como tu en este mun­do mere­ce la pena vivir. jeje­je besos preciosidad».

Según reco­ge El Nor­te de Cas­ti­lla, el sacer­do­te Fer­nán­dez no para­ba ahí. Seguía y seguía con la inten­ción de con­se­guir cada vez un poco más. La des­ti­na­ta­ria de sus men­sa­jes era una chi­ca de Ali­can­te de 14 años recién cum­pli­dos. El padre de la menor duda de que sea la úni­ca víctima.

Lo que lle­vó a con­tac­tar con la joven fue una ima­gen que ésta había col­ga­do en la que salía en biki­ni. No se le pasó por alto al párro­co: «Jeje­je, eso ya no es amor a pri­me­ra vis­ta sino cari­ño al pri­mer men­sa­je jeje­je­je. Bueno no se si e sque te miras poco al espe­jo ero es ver­dad que estas estu­pen­da y mas en esa foto prin­ci­pal en biki­ni tan sexy. Ade­mas pue­de que haya un peque­ño pro­ble­mi­lla jeje­je que ten­go unos cuan­tos años mas que tu jaja­ja­ja pero te saco mas de 10 años».

El el arzo­bis­po de Valla­do­lid ha pro­me­ti­do que se toma­rán medi­das, aun­que aún no se ha hecho nada

Apar­te de men­tir en la dife­ren­cia de edad ‑son 14, no diez años de dife­ren­cia- y come­ter innu­me­ra­bles erro­res orto­grá­fi­cos, el párro­co aumen­ta el aco­so al recla­mar­le su direc­ción de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea. La chi­ca, en todo momen­to, expre­sa su estu­por ante los comen­ta­rios del desconocido.

El cura lo nie­ga todo… unas horas

El 23 de junio el padre de la menor acce­de a la cuen­ta de la pri­mo­gé­ni­ta en la red social Tuen­ti, don­de se da de bru­ces con la con­ver­sa­ción. Comien­za a inda­gar y loca­li­za el per­fil de reli­gio­so en Face­book ‑que ya ha sido eliminado‑, ya que, en todo momen­to, el cura ha uti­li­za­do su nom­bre verdadero.

Como pri­me­ra reac­ción, el pro­ge­ni­tor le exi­ge que cese cual­quier con­tac­to con su hija. Éste nie­ga las acu­sa­cio­nes e, inclu­so, le feli­ci­ta «por vigi­lar con quién andan sus hijos». «Oja­la muchos padres lo hicie­sen, pero antes de pre­sen­tar denun­cias por sos­pe­chas como esta que usted tie­ne con­mi­go le pedi­ria que las corro­bo­re, por­que denun­ciar a alguien por sos­pe­chas de pede­ras­tia es algo muy gra­ve y si es cier­to pues estu­pen­do, pero si es fal­so pue­de acer usted mucho daño a esa».

Ape­nas 24 horas des­pués Óli­ver Fer­nán­dez se vie­ne aba­jo y con­fie­sa sus peca­dos. Man­da un men­sa­je al padre pidién­do­le per­dón a él y su hija. «Muchas veces la reac­cion es inten­tar que escam­pe, y es lo que yo hice. Sien­to muchi­si­mo el daño que le haya podi­do hacer a usted o a su hija, y de nue­vo le pido per­don. Esta tar­de he habla­do con mi vica­rio, y espe­ro poder hablar con mi obis­po maña­na o pasa­do, para pedir­le per­don a el tam­bien y para poner­me en sus manos para lo que el crea con­ve­nien­te. Espe­ro que me per­do­ne y ya que es usted cre­yen­te o al menos por lo que me dijo esta cer­cano a la Igle­sia, le pido que rece por mí».

«Muchas veces la reac­cion es inten­tar que escam­pe, y es lo que yo hice», se excu­só el cura

Per­dón que le sabe a poco al padre, que lla­ma al vica­rio de zona, Luis Argüe­llo, para comu­ni­car­le lo suce­di­do. Éste le ase­gu­ra que cono­ce los hechos por­que Fer­nán­dez ya ha con­fe­sa­do ante sus superiores.

Medi­das que aún no se han tomado

El 11 de julio el matri­mo­nio de la menor reci­be un correo elec­tró­ni­co del arzo­bis­po de Valla­do­lid, Ricar­do Bláz­quez Pérez, en la que lamen­ta » el repro­ba­ble com­por­ta­mien­to de un sacer­do­te de nues­tro pres­bi­te­rio». «Pue­de com­pren­der que tam­bién para mí cono­cer lo que ha ocu­rri­do me ha pro­du­ci­do un gran dis­gus­to y una gran preo­cu­pa­ción», pro­si­gue para zan­jar: «Ten­ga tam­bién la segu­ri­dad de que esta­mos ya abor­dan­do la situa­ción de Ó. siguien­do las indi­ca­cio­nes últi­mas de la San­ta Sede; en este sen­ti­do ya he dado ins­truc­cio­nes para cono­cer a fon­do la situa­ción y obrar en con­se­cuen­cia. Deseo cono­cer si se tra­ta de un caso ais­la­do, siem­pre con­de­na­ble y par­ti­cu­lar­men­te indigno de un sacer­do­te, o de un pro­ble­ma de per­so­na­li­dad e inmo­ra­li­dad que con­di­cio­na­ra al ejer­ci­cio del minis­te­rio sacer­do­tal. Pue­do ase­gu­rar­le que el estu­dio psi­co­ló­gi­co rea­li­za­do en su eta­pa for­ma­ti­va no mos­tró nada anormal».

Pese a las dis­cul­pas, El Nor­te de Cas­ti­lla reve­la que Óli­ver Fer­nán­dez, cura de día, pre­sun­to aco­sa­dor de noche, ha bau­ti­za­do y ha cele­bra­do la euca­ris­tía del domingo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.