De cómo doña Bar­ci­na armó la tre­mo­li­na – Jesús Valen­cia

La arre­me­ti­da muni­ci­pal con­tra las peñas de Iru­ñea era pre­vi­si­ble. Doña Yolan­da tie­ne a bien aplas­tar ‑como el caba­llo de Ati­la- cual­quier bro­te de crea­ti­vi­dad ciu­da­da­na que des­pun­te a su alre­de­dor. Tan des­pó­ti­ca seño­ra ha inten­ta­do aguar las fies­tas de casi todos los barrios; con­ver­tir en pára­mos poli­cia­les lo que eran espa­cios de jol­go­rio y espar­ci­mien­to. Cada sols­ti­cio de invierno per­si­gue al bona­chón Olen­tze­ro como si lle­va­se en su cos­tal galli­nas recién roba­das. Los jóve­nes que se las pro­me­tían feli­ces en el Jai Alai hubie­ron de hacer fren­te al 7º de Caba­lle­ría (en ese caso meca­ni­za­da). Las legio­nes upe­neas demo­lie­ron aquel espa­cio fes­ti­vo como antes lo hicie­ran con las barra­cas popu­la­res; antro don­de se refu­gia­ban, según la remil­ga­da alcal­de­sa, todas las fan­dan­go­nas y per­du­la­rios de la ciu­dad. Sor­tzen ha sido des­te­rra­da a los extra­mu­ros urba­nos y la úni­ca txoz­na tole­ra­da, la de Nafa­rroa Oinez, sigue rele­ga­da tras el pri­vi­le­gia­do elen­co de Casas Regio­na­les. Gora Iru­ñea, espi­ni­ta cla­va­da en el tra­se­ro de la corre­gi­do­ra, es aco­sa­da por los pre­to­res de la mis­ma con obse­si­va into­le­ran­cia. Sería inter­mi­na­ble enu­me­rar todas las ini­cia­ti­vas popu­la­res que han sido per­se­gui­das por la arro­gan­cia bar­ci­nes­ca.

Si tan­tos orga­nis­mos popu­la­res han sufri­do la furia de la fachen­da pam­plo­ne­sa, había que supo­ner que las peñas no serían una excep­ción. Car­gan a sus espal­das muchos y gra­ves deli­tos. Agru­pan a miles de per­so­nas que se reúnen y divier­ten sin some­ter­se al omni­pre­sen­te con­trol muni­ci­pal. Con­ser­van la reite­ra­da manía de afear el pro­ce­der de auto­ri­da­des y jeri­fal­tes: des­de el año 1920 tie­nen la mal­di­ta cos­tum­bre de exhi­bir unos pin­ga­jos irres­pe­tuo­sos con las gen­tes de bien; en oca­sio­nes, ofen­si­vos con Su Majes­tad; en otras, irre­ve­ren­tes con Su San­ti­dad; hace cua­tro años, al Arzo­bis­po Sebas­tián ‑acom­pa­ña­do por los Pro­pa­gan­dis­tas Cató­li­cos- hubo de cami­nar des­cal­zo para des­agra­viar las blas­fe­mias de seme­jan­tes ener­gú­me­nos. Dos peñas denun­cia­ron la dis­per­sión de los pre­sos. Y todas, al uní­sono, recla­man unos san­fer­mi­nes par­ti­ci­pa­ti­vos: «su carác­ter espon­tá­neo, crí­ti­co, fes­ti­vo, eus­kal­dun y crea­ti­vo que siem­pre ha tras­mi­ti­do el pue­blo de Pam­plo­na». ¡Mal­di­tos cre­ti­nos! La dama de hie­rro local, can­ce­ló sub­ven­cio­nes, ape­ló a la Audien­cia Nacio­nal y recla­mó escar­mien­to. De una vez por todas, había que meter en cin­tu­ra a esta chus­ma de gen­tes des­len­gua­das y mon­ta­ra­ces.

Las vigo­ro­sas peñas no se han arru­ga­do. Ade­más de ganar el plei­to judi­cial, han des­cu­bier­to ante el mun­do, con sus pan­car­tas en negro, las ver­güen­zas de una alcal­de­sa auto­ri­ta­ria. Fie­les a su esti­lo demo­crá­ti­co, deba­tie­ron y con­sen­sua­ron una res­pues­ta con­jun­ta; con su actua­ción, han hecho gala de una soli­da­ri­dad poco común y de una cohe­ren­cia ejem­plar. A modo de plan­te, se ausen­ta­ron el día 11 de la pla­za de toros; saca­ron el jol­go­rio del coso y lo tras­la­da­ron a la calle. Pare­ce ser que las peñas dis­fru­ta­ron y los vian­dan­tes, tam­bién. Oja­lá que esta nove­do­sa medi­da sien­te pre­ce­den­te y se amplíe en edi­cio­nes pos­te­rio­res. No ter­mino de ver a las peñas colo­rean­do los cla­sis­tas y odio­sos tor­men­tos tau­ri­nos.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *