Al gri­to de «Cuba, Cuba, Cuba, Argen­ti­na te salu­da» la emplea­da de la CIA Hil­da Moli­na se esca­po como rata de la Feria del Libro de Argentina.

Fue en el inten­to de pre­sen­ta­ción del libro «Mi ver­dad», de la médi­ca cuba­na Hil­da Moli­na, en la Feria del Libro.
Hil­da Moli­na paso de ser la des­ta­ca­da neu­ro­ci­ru­ja­na y direc­to­ra del Cen­tro Inter­na­cio­nal de Res­tau­ra­ción Neu­ro­ló­gi­ca (CIREN), a medio­cre ope­ra­do­ra de las cam­pa­ñas que Esta­dos Uni­dos y lo peor de Europa.
Cuan­do recla­ma­ba que la deja­ran venir a Argen­ti­na, decía que no haría acti­vi­dad polí­ti­ca. Que lo suyo era una cues­tión huma­ni­ta­ria, de cui­dar a su madre, lle­ga­da a Bue­nos Aires en mayo de 2008, y a sus dos nie­tos (hijos del deser­tor cubano Rober­to Qui­ño­nes y la argen­ti­na Veró­ni­ca Scar­pat­ti, acom­pa­ñan­te de un her­mano que se aten­dió la salud en Cuba).
La seño­ra Moli­na arri­bó a Ezei­za el 14 de junio de 2009 por deci­sión huma­ni­ta­ria de Raúl Cas­tro, lue­go de ges­tio­nes de la man­da­ta­ria argentina.
Pero ter­mi­na jugan­do en polí­ti­ca con lo más gra­na­do de la dere­cha. En setiem­bre de ese año se pre­sen­tó en la Cáma­ra de Dipu­tados jun­to al legis­la­dor del PRO, Julián Obi­glio, para dis­pa­rar muni­ción grue­sa con­tra Cuba, acu­sán­do­la de ser una vul­gar dic­ta­du­ra. Lue­go via­jó a Cór­do­ba, diser­tan­do en el Joc­key Club invi­ta­da por la Fun­da­ción Oul­ton, de Car­los Oul­ton, refe­ren­te de Recrear-PRO, y los ex legis­la­do­res demó­cra­ta y cava­llis­ta, Rober­to Cor­net y Pru­den­cio Bus­tos Argañaraz.
Y a la pre­sen­ta­ción de su libro invi­ta Var­gas Llo­sa, feroz crí­ti­co del “popu­lis­mo” lati­no­ame­ri­cano, quien apun­ta cen­tral­men­te con­tra Vene­zue­la y Cuba pero con frag­men­tos de su metra­lla bus­ca herir a Cris­ti­na Fer­nán­dez. Tal la segun­da con­tra­dic­ción de la abue­li­ta de Hei­di: lle­gó por ges­tio­nes del kirch­ne­ris­mo y se aco­va­chó con la opo­si­ción con­ser­va­do­ra. La pre­si­den­ta tam­bién ten­dría que repa­sar su polí­ti­ca pues eli­gió mal, como le pasó con Julio Cobos y Mar­tín Redrado.
Del blo­queo ni mu…
Esta seño­ra des­co­no­ce la soli­da­ri­dad del pue­blo argen­tino con Cuba, que se pen­sa­ba que va a ir a una tri­bu­na a difa­mar al her­mano pue­blo cubano.
Asi le fue, al gri­to de «Cuba, Cuba, Cuba, Argen­ti­na te salu­da» y «Moli­na trai­do­ra y men­ti­ro­sa» se esca­po como rata con sus men­ti­ras a otra parte.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.