Por el futu­ro, des­de el pre­sen­te – Joxe Mari Ola­rra

La his­to­ria de Pue­blo Vas­co ha sido siem­pre la de la lucha sos­te­ni­da por la super­vi­ven­cia, la cons­tan­te pelea para con­ser­var su hue­lla sobre la tie­rra que fue here­dan­do de sus ante­ce­so­res. Pare­ce impo­si­ble ser un pue­blo tan peque­ño como el nues­tro y que se haya man­te­ni­do vivo a lo lar­go de los siglos sobre­po­nién­do­se una y otra vez, de una u otra for­ma, a enemi­gos increí­ble­men­te más pode­ro­sos; otros tenían y tie­nen fuer­za, pero el pue­blo vas­co ha sido y es fuer­te; en su peque­ñez, en su humil­dad… ¡pero fuer­te!

Muchos se pre­gun­tan de dón­de vie­ne esa fuer­za que ha con­se­gui­do que no sea­mos una nación asi­mi­la­da por los esta­dos veci­nos, que siga­mos con­ser­van­do nues­tro idio­ma mile­na­rio, que con­ti­nue­mos osten­tan­do una iden­ti­dad pro­pia que nos hace ser el pue­blo más anti­guo de Euro­pa.

Supon­go que hay res­pues­ta a estas pre­gun­tas des­de las dife­ren­tes ramas del cono­ci­mien­to ‑de hecho las hay- de los ras­gos que se vie­nen des­ta­can­do. Dos son las que en estos momen­tos me intere­sa sub­ra­yar, por­que con­si­de­ro que corres­pon­den a la pro­pia esen­cia de nues­tra idio­sin­cra­sia como per­so­nas y como pue­blo, y creo que es gra­cias a ellas que hoy en día somos una nación enrai­za­da en la his­to­ria que se pro­yec­ta al futu­ro:

A mi enten­der, el pri­me­ro de los ras­gos es la capa­ci­dad de adap­ta­ción a cada momen­to de lucha por la defen­sa de nues­tra iden­ti­dad pro­pia, de Ama­lur, de «la casa del padre»; el segun­do, la facul­tad del carác­ter vas­co de unir las ener­gías indi­vi­dua­les en aras a la con­se­cu­ción de un obje­ti­vo común supe­rior.

En estos momen­tos que vivi­mos, la fusión de ambas ener­gías debe tras­cen­der del pro­pio obje­ti­vo his­tó­ri­co de la resis­ten­cia para con­ver­tir­se y per­mi­tir­nos rena­cer como nación sobe­ra­na, como esta­do, es decir, nos toca for­jar y poner a pun­to las herra­mien­tas más ade­cua­das para reco­ger la cose­cha de lo sem­bra­do hace tiem­po y lan­zar­nos a la tarea uni­dos. Un tra­ba­jo común, hom­bro con hom­bro, de todos y cada uno de quie­nes soña­mos y lucha­mos por una Eus­kal Herria cuyos ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas sean autén­ti­ca­men­te due­ñas de un futu­ro como pue­blo.

Es pri­mor­dial que inte­rio­ri­ce­mos has­ta el tué­tano que la úni­ca ener­gía váli­da para la supera­ción de la fase en la que vivi­mos está en noso­tros mis­mos, en nues­tro com­pro­mi­so; sea éste gran­de o peque­ño, sin la par­ti­cu­lar apor­ta­ción de cada uno la cose­cha no será posi­ble.

Nadie nos va a orga­ni­zar el futu­ro como quien pin­ta el alba sobre un lien­zo y lue­go lo expo­ne para nues­tra con­tem­pla­ción y dis­fru­te. Las cosas no son así; y mucho menos aho­ra. De ahí que se insis­ta tan­to en que este camino que hemos empren­di­do sólo lle­ga­rá a buen fin si cami­na­mos todos jun­tos. Aban­do­nán­do­nos a la iner­cia de los acon­te­ci­mien­tos, sien­do meros obser­va­do­res de los flu­jos y reflu­jos de los movi­mien­tos polí­ti­cos no con­se­gui­re­mos avan­zar. Los cami­nan­tes son quie­nes dan sen­ti­do al cami­nar.

Cuan­do una per­so­na pone un pie sobre la tie­rra abre mil cami­nos. Para que el camino sea el que nos lle­ve a la demo­cra­cia, a la paz, a la sobe­ra­nía, a la inde­pen­den­cia, ese paso debe­rá ser el del com­pro­mi­so deci­di­do de todos los aber­tza­les y pro­gre­sis­tas de izquier­da.

Hemos repe­ti­do muchas veces eso de que todos debe­mos dar un poco para que unos pocos no ten­gan que dar­lo todo. Ése ha sido el des­per­tar de infi­ni­dad de cora­zo­nes puros, de com­pro­mi­sos desin­te­re­sa­dos y gene­ro­sos que han ido abrien­do camino cuan­do éste era más tor­tuo­so y enma­ra­ña­do de zar­zas. La luz de esa con­sig­na tie­ne hoy un sig­ni­fi­ca­do espe­cial, por­que en estos momen­tos hay posi­cio­nes des­de don­de todos y cada uno pode­mos apor­tar para abrir un nue­vo tiem­po a Eus­kal Herria, un nue­vo tiem­po en el que ya no sea impres­cin­di­ble el que unos pocos ten­gan que dar­lo todo para que «la casa del padre» siga en pie, para que siga viva nues­tra nación mile­na­ria y su estre­lla alcan­ce a bri­llar con luz pro­pia, la que corres­pon­de, en el uni­ver­so de los pue­blos libres y sobe­ra­nos.

Una estre­lla que bri­lle orgu­llo­sa por la dig­ni­dad de haber man­te­ni­do el lega­do de los ante­pa­sa­dos y de haber sido capaz de colo­car al pue­blo vas­co en la médu­la del siglo XXI.

Por­que gra­cias a quie­nes no aga­cha­ron la fren­te duran­te déca­das, duran­te siglos, somos un pue­blo en mar­cha hacia la cons­truc­ción de su pro­pio maña­na, hacia la cons­ti­tu­ción de un nue­vo esta­do.

Son impres­cin­di­bles las manos, no me can­sa­ré de decir­lo. Todos tene­mos algo que dar para ser los autén­ti­cos arqui­tec­tos de nues­tro por­ve­nir como vas­cos libres en un pue­blo libre. Por­que edi­fi­car un país no es patri­mo­nio de éli­tes polí­ti­cas, es una res­pon­sa­bi­li­dad que ata­ñe a todos sus ciu­da­da­nos, des­de la base mis­ma de la socie­dad. Es una res­pon­sa­bi­li­dad que hoy en día tene­mos el deber de empu­ñar todos los aber­tza­les y pro­gre­sis­tas.

Uni­dad des­de la dife­ren­cia­li­dad de cada par­ti­cu­lar tra­di­ción polí­ti­ca; pero fun­di­dos en una mis­ma alea­ción para sacar ade­lan­te Eus­kal Herria, mano a mano, sudor con sudor. Pon­ga­mos todas nues­tras ilu­sio­nes y com­pro­mi­sos en el cri­sol del futu­ro, por­que las nacio­nes levan­ta­das des­de el tra­ba­jo en común son las que siem­pre per­ma­ne­cen vivas. Esa res­pon­sa­bi­li­dad es la que nos toca, esta­mos en el momen­to de poner en común las ener­gías indi­vi­dua­les y colec­ti­vas para hacer de la tie­rra vas­ca el nue­vo Esta­do de Eus­kal Herria.

Vamos caminando,y lo vamos hacien­do guia­dos por la luz que nos apor­ta nues­tro reco­rri­do his­tó­ri­co.

La izquier­da aber­tza­le ha apren­di­do de las som­bras y en las som­bras a cami­nar a cie­lo abier­to; ana­li­zan­do el por­qué de los erro­res come­ti­dos has­ta aho­ra y toman­do de ellas las ense­ñan­zas debi­das para avan­zar con paso más cer­te­ro, más fir­me; con el que nos con­duz­ca de for­ma efi­caz a la liber­tad de Eus­kal Herria.

Toda la his­to­ria que pon­ga­mos en la mochi­la, no es un peso que nos las­tre, sino todo lo con­tra­rio. Hemos lle­ga­do has­ta aquí hacien­do un camino del que debe­mos sen­tir­nos orgu­llo­sos, ése es el com­bus­ti­ble que nos ali­men­ta, el que nos lle­va­rá a la meta con la cabe­za bien alta y la satis­fac­ción del deber cum­pli­do.

Hay en el hori­zon­te el res­plan­dor de una auro­ra que pre­ci­sa del alien­to de todos para con­ver­tir­la en el nue­vo ama­ne­cer que nos recla­ma Eus­kal Herria. No pode­mos elu­dir de modo alguno esa res­pon­sa­bi­li­dad.

Tene­mos en nues­tras manos las rien­das del por­ve­nir. Por aque­llos que gra­cias a quie­nes «la casa del padre» sigue en pie a pesar de los lodos; por los que han caí­do en el camino; por el pre­sen­te que nos corres­pon­de: por el futu­ro de las pró­xi­mas gene­ra­cio­nes.

Cada uno des­de el tono de su matiz, des­de su par­ti­cu­lar tra­di­ción polí­ti­ca, des­de la diver­si­dad que nos enri­que­ce y nos hace más fuer­tes.

Como pro­yec­to estra­té­gi­co: todas las manos uni­das para asen­tar el fir­me camino que nos lle­ve a la sobe­ra­nía, que nos abra las puer­tas de la inde­pen­den­cia, las ala­me­das hacia un nue­vo esta­do ins­pi­ra­do en un mode­lo social alter­na­ti­vo. Encen­der esa estre­lla y colo­car­la en el con­cier­to de las nacio­nes es la tarea en la que esta­mos, con el tra­ba­jo en común y tejien­do entre todos una tupi­da red de com­pro­mi­sos, ¡lo logra­re­mos!

Es una res­pon­sa­bi­li­dad inelu­di­ble con el futu­ro, des­de el pre­sen­te.

Mere­ce la pena, lo hare­mos.

Gora Zutik Eus­kal Herria!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *