Que los curas vayan a tra­ba­jar – Miguel Rai­der

Agi­tan­do el lati­gui­llo “los chi­cos tene­mos dere­cho a tener mamá y papá”, la Igle­sia Cató­li­ca, la Alian­za Cris­tia­na de Igle­sias Eván­ge­li­cas y la Fede­ra­ción Con­fra­ter­ni­dad Evan­gé­li­ca Pen­te­cos­tal rea­li­za­ron un acto reac­cio­na­rio en Pla­za Con­gre­so con­tra el dere­cho al matri­mo­nio de per­so­nas del mis­mo sexo, al que asis­tie­ron alre­de­dor de 25.000 per­so­nas, pre­do­mi­nan­te­men­te de las cla­ses medias aco­mo­da­das de Barrio Nor­te, Paler­mo y Caba­lli­to. El acto con­tó con la pre­sen­cia de agru­pa­cio­nes fas­cis­tas como el Par­ti­do Popu­lar por la Recons­truc­ción del cara­pin­ta­da gol­pis­ta Gus­ta­vo Brei­de y Obeid y el Gru­po Nacio­na­lis­ta Cus­to­dia, vin­cu­la­do a órde­nes fun­da­men­ta­lis­tas y defen­so­ras de la dic­ta­du­ra mili­tar como la Fra­ter­ni­dad de Agru­pa­cio­nes San­to Tomás de Aquino, guia­da por los prin­ci­pios de “tra­di­ción, fami­lia y pro­pie­dad”. Por supues­to no podía fal­tar Ceci­lia Pan­do, quien no tie­ne pru­ri­tos en rei­vin­di­car públi­ca­men­te la apro­pia­ción ile­gal de bebés, hijos de dete­ni­dos-des­apa­re­ci­dos, en manos de los geno­ci­das de la dic­ta­du­ra. Entre las adhe­sio­nes al acto se con­ta­ron sec­to­res de las comu­ni­da­des judía y musul­ma­na y la CGT Azul y Blan­ca de Luis Barrio­nue­vo.

A dife­ren­cia del ímpe­tu de los even­tos enca­be­za­dos por los obis­pos en las dió­ce­sis pro­vin­cia­les, la con­vo­ca­to­ria en Capi­tal resul­tó muy por deba­jo de las esti­ma­cio­nes tra­za­das, a pesar de que la Igle­sia puso en jue­go toda su infra­es­truc­tu­ra bajo la ase­so­ría de Benigno Blan­co, pre­si­den­te del Foro de las Fami­lias de Espa­ña y diri­gen­te del Opus Dei, quien inten­tó repli­car la enver­ga­du­ra polí­ti­ca de las mar­chas reac­cio­na­rias de la Curia espa­ño­la con­tra el dere­cho al abor­to. Par­te de este ope­ra­ti­vo con­sis­tió en arras­trar a miles de niños y ado­les­cen­tes como rehe­nes cau­ti­vos en los micros esco­la­res de los cole­gios reli­gio­sos a cam­bio de no compu­tar­les la asis­ten­cia a cla­ses, mien­tras varias uni­ver­si­da­des pri­va­das dic­ta­ron asue­to des­de las 17 hs. En el mis­mo sen­ti­do, el car­de­nal Ber­go­glio y las auto­ri­da­des del Epis­co­pa­do impu­sie­ron bajo man­da­to expre­so que las misas domi­ni­ca­les reci­ten un ser­món digno de la Inqui­si­ción que con­de­na­ba a las pare­jas homo­se­xua­les y su dere­cho a la adop­ción en aras del “orden natu­ral” que dic­ta la “ley divi­na”. Tan reac­cio­na­ria es la posi­ción de la Igle­sia que no vaci­ló en sepa­rar al cura José Nico­lás Ales­sio, envián­do­lo a jui­cio canó­ni­co, por pro­nun­ciar­se a favor del matri­mo­nio de per­so­nas homo­se­xua­les, en tan­to miles de sacer­do­tes vio­la­do­res de meno­res per­ma­ne­cen en la más abyec­ta de las impu­ni­da­des.

Ber­go­glio envió al acto una car­ta “mode­ra­da”, acu­san­do que la ini­cia­ti­va de matri­mo­nio homo­se­xual repre­sen­ta un “retro­ce­so antro­po­ló­gi­co” basa­do en “el dere­cho de los adul­tos por enci­ma del dere­cho de los niños que deben ser los úni­cos pri­vi­le­gia­dos”, mien­tras los asis­ten­tes con autén­ti­co espí­ri­tu pro­vo­ca­dor emu­la­ban sus enun­cia­dos de hace pocos días seña­lan­do a los homo­se­xua­les de “des­via­dos” que cons­pi­ran con­tra “el plan de Dios”. Las igle­sias evan­gé­li­cas no se que­da­ron atrás y sos­tu­vie­ron que el matri­mo­nio homo­se­xual mar­ca “la desin­te­gra­ción de los hoga­res en el alcoho­lis­mo, las dro­gas y los alu­ci­nó­ge­nos”, retro­ce­dien­do la rue­da de la his­to­ria a la era de las caver­nas.

Hay que cor­tar el cho­rro de los sub­si­dios

¿Dón­de radi­ca la cuo­ta de poder de esta ins­ti­tu­ción oscu­ran­tis­ta y medie­val, cuan­do es de públi­co cono­ci­mien­to que la gran mayo­ría de la pobla­ción está a favor de este legí­ti­mo dere­cho demo­crá­ti­co? Deci­di­da­men­te en su rela­ción con el Esta­do que sos­tie­ne mate­rial­men­te el cul­to cató­li­co, apos­tó­li­co y romano, median­te los impues­tos que paga­mos los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo, tal como dic­ta el artícu­lo 2º de la Cons­ti­tu­ción Nacio­nal, que jun­to a las leyes apor­ta­das por la últi­ma dic­ta­du­ra has­ta garan­ti­zan los ingre­sos men­sua­les, las jubi­la­cio­nes y las pen­sio­nes de 16.457 sacer­do­tes y mon­jas.

Duran­te todo el siglo XX, mili­ta­res, pero­nis­tas, radi­ca­les y “socia­lis­tas” garan­ti­za­ron el desa­rro­llo de la Igle­sia con el finan­cia­mien­to del Esta­do nacio­nal y los esta­dos pro­vin­cia­les y muni­ci­pa­les, habi­li­tan­do su inje­ren­cia en la edu­ca­ción y la salud públi­ca de las gran­des masas popu­la­res a tra­vés de la con­de­na de los méto­dos anti­con­cep­ti­vos, las polí­ti­cas de salud repro­duc­ti­va, el dere­cho al abor­to, libre, segu­ro y gra­tui­to, así como el dere­cho a la euta­na­sia de enfer­mos ter­mi­na­les que recla­man una muer­te dig­na. Sobre este sopor­te, la Curia man­tie­ne en el atra­so y la igno­ran­cia a los sec­to­res más pau­pe­ri­za­dos de la pobla­ción, bra­man­do con­tra la edu­ca­ción lai­ca y gra­tui­ta, el matri­mo­nio civil y el divor­cio vin­cu­lar.

El régi­men del Patro­na­to, cuya géne­sis se remon­ta a la épo­ca de la Colo­nia, fue la expre­sión polí­ti­ca y jurí­di­ca de la rela­ción que adqui­rie­ron la Igle­sia y las cla­ses pro­pie­ta­rias nati­vas, las cua­les recau­da­ban el diez­mo, finan­cia­ban la cons­truc­ción de tem­plos y sos­te­nían mone­ta­ria­men­te a los reli­gio­sos, ele­men­tos que sir­vie­ron de base a la cons­ti­tu­ción del Esta­do nacio­nal. Si hoy la Igle­sia cons­ti­tu­ye el mayor patri­mo­nio pri­va­do del país es por­que gra­cias al Patro­na­to mono­po­li­za­ba el 65% de las tie­rras del Virrei­na­to del Río de la Pla­ta y del Perú. Los suce­si­vos gol­pes mili­ta­res for­ta­le­cie­ron los víncu­los entre el Esta­do y la Igle­sia vigen­tes has­ta la actua­li­dad: tras la Revo­lu­ción Liber­ta­do­ra, el gene­ral Aram­bu­ru cele­bró un Con­cor­da­to con el Vati­cano para aus­pi­ciar la crea­ción del Obis­pa­do Cas­tren­se, la ins­ti­tu­ción reac­cio­na­ria que fusio­na la Igle­sia con las FF.AA., ele­van­do a ran­go mili­tar la jerar­quía de los sacer­do­tes. La últi­ma dic­ta­du­ra mili­tar refor­zó aún más esa legis­la­ción ase­gu­ran­do los ingre­sos men­sua­les de obis­pos, arzo­bis­pos, párro­cos de fron­te­ra y semi­na­ris­tas. Más allá de las fric­cio­nes, tam­bién los Kirch­ner fue­ron con­ce­si­vos con la Igle­sia cedién­do­les poder de auto­ri­dad en la nue­va Ley de Edu­ca­ción Nacio­nal de 2006, reco­no­cien­do inclu­so que en la ges­tión de sus uni­ver­si­da­des pri­va­das tie­nen ple­nas atri­bu­cio­nes para dise­ñar sus pro­pios pla­nes de estu­dio.

Esta es la ver­da­de­ra fuen­te de poder de la Igle­sia. Por eso para ter­mi­nar con el oscu­ran­tis­mo medie­val y hacer efec­ti­vo el dere­cho al abor­to así como el res­to de las deman­das demo­crá­ti­cas es nece­sa­rio ape­lar a la movi­li­za­ción en las calles has­ta sepa­rar la Igle­sia del Esta­do, expro­pian­do todos sus bie­nes y pro­pie­da­des. Hay que cor­tar el cho­rro de los sub­si­dios y abo­lir todas las leyes que garan­ti­zan el desa­rro­llo de esta ins­ti­tu­ción reac­cio­na­ria, refor­za­da por toda la legis­la­ción vigen­te de la dic­ta­du­ra mili­tar. Los socia­lis­tas revo­lu­cio­na­rios defen­de­mos el dere­cho a la liber­tad de cul­to corres­pon­dien­te a la vida pri­va­da de las per­so­nas. Que los curas vayan a tra­ba­jar como cual­quier hijo de vecino.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *