Que los curas vayan a tra­ba­jar – Miguel Raider

Agi­tan­do el lati­gui­llo “los chi­cos tene­mos dere­cho a tener mamá y papá”, la Igle­sia Cató­li­ca, la Alian­za Cris­tia­na de Igle­sias Eván­ge­li­cas y la Fede­ra­ción Con­fra­ter­ni­dad Evan­gé­li­ca Pen­te­cos­tal rea­li­za­ron un acto reac­cio­na­rio en Pla­za Con­gre­so con­tra el dere­cho al matri­mo­nio de per­so­nas del mis­mo sexo, al que asis­tie­ron alre­de­dor de 25.000 per­so­nas, pre­do­mi­nan­te­men­te de las cla­ses medias aco­mo­da­das de Barrio Nor­te, Paler­mo y Caba­lli­to. El acto con­tó con la pre­sen­cia de agru­pa­cio­nes fas­cis­tas como el Par­ti­do Popu­lar por la Recons­truc­ción del cara­pin­ta­da gol­pis­ta Gus­ta­vo Brei­de y Obeid y el Gru­po Nacio­na­lis­ta Cus­to­dia, vin­cu­la­do a órde­nes fun­da­men­ta­lis­tas y defen­so­ras de la dic­ta­du­ra mili­tar como la Fra­ter­ni­dad de Agru­pa­cio­nes San­to Tomás de Aquino, guia­da por los prin­ci­pios de “tra­di­ción, fami­lia y pro­pie­dad”. Por supues­to no podía fal­tar Ceci­lia Pan­do, quien no tie­ne pru­ri­tos en rei­vin­di­car públi­ca­men­te la apro­pia­ción ile­gal de bebés, hijos de dete­ni­dos-des­apa­re­ci­dos, en manos de los geno­ci­das de la dic­ta­du­ra. Entre las adhe­sio­nes al acto se con­ta­ron sec­to­res de las comu­ni­da­des judía y musul­ma­na y la CGT Azul y Blan­ca de Luis Barrionuevo.

A dife­ren­cia del ímpe­tu de los even­tos enca­be­za­dos por los obis­pos en las dió­ce­sis pro­vin­cia­les, la con­vo­ca­to­ria en Capi­tal resul­tó muy por deba­jo de las esti­ma­cio­nes tra­za­das, a pesar de que la Igle­sia puso en jue­go toda su infra­es­truc­tu­ra bajo la ase­so­ría de Benigno Blan­co, pre­si­den­te del Foro de las Fami­lias de Espa­ña y diri­gen­te del Opus Dei, quien inten­tó repli­car la enver­ga­du­ra polí­ti­ca de las mar­chas reac­cio­na­rias de la Curia espa­ño­la con­tra el dere­cho al abor­to. Par­te de este ope­ra­ti­vo con­sis­tió en arras­trar a miles de niños y ado­les­cen­tes como rehe­nes cau­ti­vos en los micros esco­la­res de los cole­gios reli­gio­sos a cam­bio de no compu­tar­les la asis­ten­cia a cla­ses, mien­tras varias uni­ver­si­da­des pri­va­das dic­ta­ron asue­to des­de las 17 hs. En el mis­mo sen­ti­do, el car­de­nal Ber­go­glio y las auto­ri­da­des del Epis­co­pa­do impu­sie­ron bajo man­da­to expre­so que las misas domi­ni­ca­les reci­ten un ser­món digno de la Inqui­si­ción que con­de­na­ba a las pare­jas homo­se­xua­les y su dere­cho a la adop­ción en aras del “orden natu­ral” que dic­ta la “ley divi­na”. Tan reac­cio­na­ria es la posi­ción de la Igle­sia que no vaci­ló en sepa­rar al cura José Nico­lás Ales­sio, envián­do­lo a jui­cio canó­ni­co, por pro­nun­ciar­se a favor del matri­mo­nio de per­so­nas homo­se­xua­les, en tan­to miles de sacer­do­tes vio­la­do­res de meno­res per­ma­ne­cen en la más abyec­ta de las impunidades.

Ber­go­glio envió al acto una car­ta “mode­ra­da”, acu­san­do que la ini­cia­ti­va de matri­mo­nio homo­se­xual repre­sen­ta un “retro­ce­so antro­po­ló­gi­co” basa­do en “el dere­cho de los adul­tos por enci­ma del dere­cho de los niños que deben ser los úni­cos pri­vi­le­gia­dos”, mien­tras los asis­ten­tes con autén­ti­co espí­ri­tu pro­vo­ca­dor emu­la­ban sus enun­cia­dos de hace pocos días seña­lan­do a los homo­se­xua­les de “des­via­dos” que cons­pi­ran con­tra “el plan de Dios”. Las igle­sias evan­gé­li­cas no se que­da­ron atrás y sos­tu­vie­ron que el matri­mo­nio homo­se­xual mar­ca “la desin­te­gra­ción de los hoga­res en el alcoho­lis­mo, las dro­gas y los alu­ci­nó­ge­nos”, retro­ce­dien­do la rue­da de la his­to­ria a la era de las cavernas.

Hay que cor­tar el cho­rro de los subsidios

¿Dón­de radi­ca la cuo­ta de poder de esta ins­ti­tu­ción oscu­ran­tis­ta y medie­val, cuan­do es de públi­co cono­ci­mien­to que la gran mayo­ría de la pobla­ción está a favor de este legí­ti­mo dere­cho demo­crá­ti­co? Deci­di­da­men­te en su rela­ción con el Esta­do que sos­tie­ne mate­rial­men­te el cul­to cató­li­co, apos­tó­li­co y romano, median­te los impues­tos que paga­mos los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo, tal como dic­ta el artícu­lo 2º de la Cons­ti­tu­ción Nacio­nal, que jun­to a las leyes apor­ta­das por la últi­ma dic­ta­du­ra has­ta garan­ti­zan los ingre­sos men­sua­les, las jubi­la­cio­nes y las pen­sio­nes de 16.457 sacer­do­tes y monjas.

Duran­te todo el siglo XX, mili­ta­res, pero­nis­tas, radi­ca­les y “socia­lis­tas” garan­ti­za­ron el desa­rro­llo de la Igle­sia con el finan­cia­mien­to del Esta­do nacio­nal y los esta­dos pro­vin­cia­les y muni­ci­pa­les, habi­li­tan­do su inje­ren­cia en la edu­ca­ción y la salud públi­ca de las gran­des masas popu­la­res a tra­vés de la con­de­na de los méto­dos anti­con­cep­ti­vos, las polí­ti­cas de salud repro­duc­ti­va, el dere­cho al abor­to, libre, segu­ro y gra­tui­to, así como el dere­cho a la euta­na­sia de enfer­mos ter­mi­na­les que recla­man una muer­te dig­na. Sobre este sopor­te, la Curia man­tie­ne en el atra­so y la igno­ran­cia a los sec­to­res más pau­pe­ri­za­dos de la pobla­ción, bra­man­do con­tra la edu­ca­ción lai­ca y gra­tui­ta, el matri­mo­nio civil y el divor­cio vincular.

El régi­men del Patro­na­to, cuya géne­sis se remon­ta a la épo­ca de la Colo­nia, fue la expre­sión polí­ti­ca y jurí­di­ca de la rela­ción que adqui­rie­ron la Igle­sia y las cla­ses pro­pie­ta­rias nati­vas, las cua­les recau­da­ban el diez­mo, finan­cia­ban la cons­truc­ción de tem­plos y sos­te­nían mone­ta­ria­men­te a los reli­gio­sos, ele­men­tos que sir­vie­ron de base a la cons­ti­tu­ción del Esta­do nacio­nal. Si hoy la Igle­sia cons­ti­tu­ye el mayor patri­mo­nio pri­va­do del país es por­que gra­cias al Patro­na­to mono­po­li­za­ba el 65% de las tie­rras del Virrei­na­to del Río de la Pla­ta y del Perú. Los suce­si­vos gol­pes mili­ta­res for­ta­le­cie­ron los víncu­los entre el Esta­do y la Igle­sia vigen­tes has­ta la actua­li­dad: tras la Revo­lu­ción Liber­ta­do­ra, el gene­ral Aram­bu­ru cele­bró un Con­cor­da­to con el Vati­cano para aus­pi­ciar la crea­ción del Obis­pa­do Cas­tren­se, la ins­ti­tu­ción reac­cio­na­ria que fusio­na la Igle­sia con las FF.AA., ele­van­do a ran­go mili­tar la jerar­quía de los sacer­do­tes. La últi­ma dic­ta­du­ra mili­tar refor­zó aún más esa legis­la­ción ase­gu­ran­do los ingre­sos men­sua­les de obis­pos, arzo­bis­pos, párro­cos de fron­te­ra y semi­na­ris­tas. Más allá de las fric­cio­nes, tam­bién los Kirch­ner fue­ron con­ce­si­vos con la Igle­sia cedién­do­les poder de auto­ri­dad en la nue­va Ley de Edu­ca­ción Nacio­nal de 2006, reco­no­cien­do inclu­so que en la ges­tión de sus uni­ver­si­da­des pri­va­das tie­nen ple­nas atri­bu­cio­nes para dise­ñar sus pro­pios pla­nes de estudio.

Esta es la ver­da­de­ra fuen­te de poder de la Igle­sia. Por eso para ter­mi­nar con el oscu­ran­tis­mo medie­val y hacer efec­ti­vo el dere­cho al abor­to así como el res­to de las deman­das demo­crá­ti­cas es nece­sa­rio ape­lar a la movi­li­za­ción en las calles has­ta sepa­rar la Igle­sia del Esta­do, expro­pian­do todos sus bie­nes y pro­pie­da­des. Hay que cor­tar el cho­rro de los sub­si­dios y abo­lir todas las leyes que garan­ti­zan el desa­rro­llo de esta ins­ti­tu­ción reac­cio­na­ria, refor­za­da por toda la legis­la­ción vigen­te de la dic­ta­du­ra mili­tar. Los socia­lis­tas revo­lu­cio­na­rios defen­de­mos el dere­cho a la liber­tad de cul­to corres­pon­dien­te a la vida pri­va­da de las per­so­nas. Que los curas vayan a tra­ba­jar como cual­quier hijo de vecino.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.