Es hora de aca­bar con las men­ti­ras, la hipo­cre­sia, el oscu­ran­tis­mo – Pan y Rosas

Des­pués de una lar­ga jor­na­da de deba­te en el Sena­do, que comen­zó cer­ca del medio­día del miér­co­les 14 y ter­mi­nó a la madru­ga­da del día siguien­te, se apro­bó la ley de matri­mo­nio igua­li­ta­rio. Habla­mos con Andrea D’Atri, diri­gen­te nacio­nal del PTS que impul­sa la agru­pa­ción de muje­res Pan y Rosas, la que par­ti­ci­pó inten­sa­men­te en la cam­pa­ña a favor de este derecho.

¿Qué sig­ni­fi­ca­do tie­ne la apro­ba­ción de esta ley?

AD: Es el resul­ta­do de una lar­ga lucha del movi­mien­to de gays, les­bia­nas, tra­ves­tis y tran­se­xua­les, como tam­bién de dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas que acom­pa­ña­mos per­ma­nen­te­men­te el recla­mo de igual­dad de dere­chos. Pero, tam­bién sig­ni­fi­ca un pri­mer paso muy impor­tan­te que nos pue­de per­mi­tir avan­zar en otros dere­chos y liber­ta­des demo­crá­ti­cas, como el dere­cho al abor­to o la sepa­ra­ción de la Igle­sia del Estado.

Jus­ta­men­te, la Igle­sia mon­tó una cam­pa­ña ultra­rreac­cio­na­ria, hablan­do de “gue­rra san­ta”. ¿Qué opi­nión te merece?

AD: La Igle­sia, como siem­pre que está ante la posi­bi­li­dad de per­der algo de su nefas­ta y reac­cio­na­ria influen­cia, pre­sen­ta bata­lla. Ya lo hicie­ron cuan­do se tra­tó la ley de divor­cio y aho­ra su enemi­go es la comu­ni­dad homo­se­xual. ¡Pero tam­bién con­de­na­ron a Gali­leo por decir que la Tie­rra se movía! Y aún con­de­na­do, les dijo: “Eppur si muo­ve” (“sin embar­go, se mue­ve”). Hoy, el 70% de la pobla­ción se mani­fes­tó a favor del matri­mo­nio igua­li­ta­rio. Eso quie­re decir que aun­que la Igle­sia no lo quie­ra, esto es un dere­cho conquistado.

En esta oca­sión, idea­ron una estra­te­gia para ata­car el dere­cho al matri­mo­nio igua­li­ta­rio, basán­do­se en la fala­cia de que sólo es ver­da­de­ra fami­lia la que tie­ne “una mamá y un papá”. Pero en Argen­ti­na, casi un 30% de los hoga­res son sos­te­ni­dos por muje­res solas. ¿Qué son? Tam­bién decían que no se sabía qué podía suce­der con niños cria­dos por dos mamás o dos papás. Lo cier­to es que las per­so­nas homo­se­xua­les son hijos de una mamá y un papá hete­ro­se­xua­les ¿y la Igle­sia pre­ten­de, aca­so, prohi­bir el matri­mo­nio tra­di­cio­nal para que no siga habien­do hijos “des­via­dos del plan de dios”? Es una ver­da­de­ra ridi­cu­lez. En las fami­lias que ellos lla­man “nor­ma­les” no son pocas las muje­res víc­ti­mas de la vio­len­cia machis­ta o las niñas y niños abu­sa­dos y vio­la­dos por sus pro­pios padres.

La Igle­sia nue­va­men­te mues­tra la pro­fun­da hipo­cre­sía que la corroe: ayer ini­ció jui­cio canó­ni­co con­tra el cura cor­do­bés que apo­ya el matri­mo­nio gay, mien­tras cubre con su man­to de impu­ni­dad a cien­tos de curas abu­sa­do­res y pedó­fi­los. ¿Se le ini­ció jui­cio canó­ni­co al cura Gras­si des­pués que fue con­de­na­do por abu­so de meno­res? ¿La Igle­sia sepa­ró de sus filas al cura Von Wer­nich que con­fe­sa­ba a los dete­ni­dos-des­apa­re­ci­dos que eran tor­tu­ra­dos por el geno­ci­da Camps en la dic­ta­du­ra? No, no lo hizo. Por eso, es hora de aca­bar con men­ti­ras, hipo­cre­sía, oscu­ran­tis­mo… Tene­mos que avan­zar en la sepa­ra­ción de la Igle­sia del Esta­do, por­que los curas lle­van ade­lan­te su cru­za­da de odio, mien­tras reci­ben sub­si­dios millo­na­rios que paga­mos todos los tra­ba­ja­do­res con los impues­tos. Si sos gay o hete­ro­se­xual, cató­li­co, judío o ateo, no impor­ta; con los impues­tos esta­mos pagan­do sala­rios de más de 10 mil pesos para los obis­pos, sub­si­dios a las escue­las cató­li­cas y mil cosas más. Des­de que ten­go memo­ria, los jubi­la­dos recla­man el 82% móvil y, sin embar­go, el Esta­do que dice que no pue­de pagar esas jubi­la­cio­nes, ¡paga la jubi­la­ción a los curas que nun­ca trabajaron!

Por eso, vol­vien­do a lo que te decía antes, el matri­mo­nio igua­li­ta­rio es un gran paso ade­lan­te que no debe que­dar ahí, sino que tie­ne que ser­vir para ir por más.

La Igle­sia inten­tó mon­tar una pro­vo­ca­ción en el acto a favor del matri­mo­nio igua­li­ta­rio, mien­tras se tra­ta­ba la ley en el Senado…

AD: Sí, pero fra­ca­sa­ron. Col­ga­ron una ban­de­ra en las mis­mas rejas del Con­gre­so, que decía “Ni adop­ción, ni unión civil, sólo VARON y MUJER” y unos trein­ta chu­pa­ci­rios se pusie­ron a rezar el rosa­rio en abier­ta pro­vo­ca­ción con­tra miles de per­so­nas que ya se encon­tra­ban mani­fes­tan­do su apo­yo a la ley. Final­men­te, con un gru­po de jóve­nes gays, las com­pa­ñe­ras de Pan y Rosas, mili­tan­tes de par­ti­dos de izquier­da y reco­no­ci­das acti­vis­tas del movi­mien­to GLTTB logra­mos que se reti­ra­ran con gri­tos y con­sig­nas. Huye­ron escon­di­dos detrás de un nutri­do cor­dón policial.

Pero la Igle­sia logró pola­ri­zar la dis­cu­sión sobre el matri­mo­nio igua­li­ta­rio, ponien­do como enemi­go al gobierno…

AD: Sí, una fal­sa pola­ri­za­ción, por­que el pro­yec­to de ley pro­vino de los blo­ques de cen­troiz­quier­da y fue con­sen­sua­do por el movi­mien­to GLTTB. El gobierno se negó a dar quó­rum en Dipu­tados en dos opor­tu­ni­da­des y, ade­más, bajo la figu­ra de la “liber­tad de con­cien­cia” inten­tó ocul­tar que, en sus filas, hay dece­nas de dipu­tados y sena­do­res cle­ri­ca­les y dere­chis­tas que están en con­tra de los dere­chos de gays y les­bia­nas. La pola­ri­za­ción que inci­tó Ber­go­glio ter­mi­nó favo­re­cien­do al kirch­ne­ris­mo, que pre­ten­dió arro­gar­se este pro­yec­to. La opo­si­ción tomó cuen­ta de que el gobierno podía salir for­ta­le­ci­do si se apro­ba­ba la ley y, enton­ces, insis­tió en remar­car que había un cor­te trans­ver­sal en todos los blo­ques, don­de todos tenían sena­do­res a favor y en contra.

Sin embar­go, des­de quie­nes siem­pre se mani­fes­ta­ron con­tra­rios al matri­mo­nio entre per­so­nas del mis­mo sexo, esta vez hubo una pro­pues­ta que deno­mi­na­ron “inter­me­dia”, de unión civil. ¿Cuál es tu opi­nión sobre esta alternativa?

AD: Que no es nin­gu­na alter­na­ti­va. Se tra­ta­ba de un pro­yec­to de dere­chos espe­cia­les para una comu­ni­dad a la que se con­si­de­ra “dife­ren­te a la nor­ma”. En sín­te­sis: una ley basa­da en la dis­cri­mi­na­ción. Le comen­ta­ba al perio­dis­ta de Cró­ni­ca TV que me entre­vis­tó duran­te el cor­te de calle que rea­li­za­mos con Pan y Rosas: “es como si dijé­ra­mos que la edu­ca­ción públi­ca es para toda la pobla­ción de Argen­ti­na, excep­to para los hijos de inmi­gran­tes, enton­ces a esos niños vamos a dar­les escue­las que se lla­men de otra mane­ra… ¿por qué?”. La con­sig­na que asu­mió el movi­mien­to GLTTB fue la de “El mis­mo dere­cho, con el mis­mo nom­bre”. Así debe ser.

Por otra par­te, la unión civil que pro­po­nía la oscu­ran­tis­ta y ultra­rreac­cio­na­ria sena­do­ra Lilia­na Negre, impe­día el dere­cho a la adop­ción e incluía la posi­bi­li­dad de “obje­ción de con­cien­cia” para los fun­cio­na­rios del Esta­do de quie­nes depen­die­ra esa unión civil. ¿Qué sig­ni­fi­ca esto? Que si un juez con­si­de­ra que va con­tra sus prin­ci­pios mora­les o reli­gio­sos unir civil­men­te a dos homo­se­xua­les, podría no hacer­lo. Es decir, ¡se le per­mi­ti­ría infrin­gir la ley misma!

Con res­pec­to a la adop­ción, los argu­men­tos medie­va­les se cho­can con la reali­dad, por­que en Argen­ti­na, cual­quier per­so­na sol­te­ra pue­de adop­tar indi­vi­dual­men­te, sin nece­si­dad de acla­rar cuál es su orien­ta­ción sexual. Lo que per­mi­ti­ría esta ley de matri­mo­nio es que las pare­jas pue­dan adop­tar, asu­mien­do ambos inte­gran­tes de la pare­ja los debe­res con res­pec­to al niño. Eso per­mi­ti­ría que, en caso de que fallez­ca el cón­yu­ge adop­tan­te o que la pare­ja se divor­cie, tam­bién el otro cón­yu­ge debe res­pon­sa­bi­li­zar­se por ese niño adop­ta­do. A los fun­da­men­ta­lis­tas cató­li­cos que andan voci­fe­ran­do sobre los dere­chos de los niños, hay que decir­les que esta ley amplía sus dere­chos, más que vulnerarlos.

Final­men­te, a pesar de haber con­se­gui­do media san­ción en Dipu­tados, de con­tar con el apo­yo de casi el 70% de la pobla­ción, la apro­ba­ción de la ley estu­vo per­ma­nen­te­men­te en situa­ción de “empa­te téc­ni­co” en el Sena­do, corrien­do el ries­go de no ser apro­ba­da y con la posi­bi­li­dad de que que­da­ra archi­va­da has­ta el año pró­xi­mo. ¿Por qué un pro­yec­to que cuen­ta con tan­ta apro­ba­ción social se encon­tró ante esta encrucijada?

AD: Creo que la for­ma en que, final­men­te, se apro­bó la ley-con un mar­gen muy peque­ño, hacien­do peli­grar has­ta últi­mo momen­to los dere­chos de gays y les­bia­nas al matri­mo­nio civil- mues­tra que no pode­mos dejar en mano de estos dipu­tados y sena­do­res, ofi­cia­lis­tas y opo­si­to­res, la con­quis­ta de nues­tros derechos.

La estra­te­gia del lobby par­la­men­ta­rio mos­tró sus terri­bles y peli­gro­sos lími­tes cuan­do fue la mis­mí­si­ma Igle­sia la que movi­li­zó a miles de per­so­nas en todo el país, pre­sio­nan­do a los sena­do­res, desa­fian­do con reti­rar­les el apo­yo. Lamen­ta­ble­men­te, la estra­te­gia pri­vi­le­gia­da por las orga­ni­za­cio­nes del movi­mien­to GLTTB fue la del lobby, es decir, con­fiar en que fue­ra esa cue­va de ladro­nes que es el par­la­men­to, la que legis­la­ra a favor de nues­tros dere­chos, y no poner el acen­to en nues­tras pro­pias fuer­zas. Ten­drían que haber con­vo­ca­do a mani­fes­ta­cio­nes que reu­nie­ran a cien­tos de miles de per­so­nas homo­se­xua­les y hete­ro­se­xua­les que ya dije­ron bas­ta a la dis­cri­mi­na­ción y que apo­ya­ron esta iniciativa.

Si con esta ley lle­ga­mos a una situa­ción de cua­si empa­te téc­ni­co, ¿cómo vamos a con­se­guir que se aprue­be el dere­cho al abor­to libre y gra­tui­to? ¿Cómo vamos a con­se­guir sepa­rar la Igle­sia del Esta­do? Evi­den­te­men­te, será nece­sa­ria una masi­va y com­ba­ti­va movi­li­za­ción de dece­nas de miles para arran­car­le al Con­gre­so nues­tros dere­chos. Con­si­de­ra­mos que ésta es la pri­me­ra con­clu­sión que debe­mos sacar si que­re­mos seguir avan­zan­do. Pan y Rosas siem­pre insis­tió en esta pers­pec­ti­va. ¡No pode­mos con­fiar en que estos par­ti­dos patro­na­les de la opo­si­ción y el ofi­cia­lis­mo apro­ba­rán las leyes, sin poner nues­tros dere­chos en ries­go de ser nega­dos o con­di­cio­na­dos por los dere­chis­tas y fun­da­men­ta­lis­tas recal­ci­tran­tes, si no es por nues­tra lucha acti­va, en las calles! Tene­mos que movi­li­zar­nos con inde­pen­den­cia del Esta­do, el gobierno y los par­ti­dos del régi­men para arran­car nues­tros dere­chos al Congreso.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *