Cum­plea­ños colom­biano y comu­nis­ta – ABP

Colom­bia fes­te­ja, igual que Méxi­co, Argen­ti­na y Chi­le en este 2010, el Bicen­te­na­rio del ini­cio de la lucha inde­pen­den­tis­ta. En la patria de Cami­lo Torres Res­tre­po se recuer­dan otras efe­mé­ri­des que están liga­das a las bata­llas por la segun­da inde­pen­den­cia de Colom­bia, entre ellas el 80 ani­ver­sa­rio de la fun­da­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta Colom­biano y las ocho déca­das del nata­li­cio de Pedro Anto­nio Marín, com­ba­tien­te cam­pe­sino que tomó el nom­bre de Manuel Maru­lan­da Vélez y fun­dó, con otros patrio­tas, el movi­mien­to insur­gen­te lla­ma­do Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia (FARC).

El 17 de julio de 1930, cuan­do se fun­dó el Par­ti­do Comu­nis­ta de Colom­bia, el pue­blo era víc­ti­ma de los abu­sos y la repre­sión ejer­ci­da por el gobierno con­ser­va­dor de Miguel Aba­día Mén­dez. Ese año los colom­bia­nos par­ti­ci­pa­ron en comi­cios y eli­gie­ron a Enri­que Ola­ya Herre­ra de filia­ción libe­ral. El pre­si­den­te elec­to se había desem­pe­ña­do como emba­ja­dor en Esta­dos Uni­dos y admi­ra­ba a los gobier­nos del impe­rio. En Washing­ton y en varias ciu­da­des de Euro­pa occi­den­tal el sis­te­ma capi­ta­lis­ta sufría una de sus múl­ti­ples cri­sis. Se cua­dru­pli­ca­ba el des­em­pleo y des­de la Unión Ame­ri­ca­na eran expul­sa­dos 400 mil inmi­gran­tes, la mayo­ría de ori­gen mexicano.

Des­de sus ini­cios el Par­ti­do Comu­nis­ta Colom­biano demos­tró una posi­ción com­ba­ti­va, enfren­tó la repre­sión, pro­pu­so un nue­vo sis­te­ma eco­nó­mi­co, polí­ti­co y social, ade­más de abra­zar las ban­de­ras inter­na­cio­na­lis­tas y soli­da­ri­zar­se con los demás pue­blos de la tie­rra que lucha­ban por la paz con jus­ti­cia social. Alber­to Cas­tri­llón, Gil­ber­to Viei­ra, Luis Vida­les, Jor­ge Regue­ros Peral­ta, Manuel Maru­lan­da Vélez y María Cano, fue­ron los fun­da­do­res de la colec­ti­vi­dad polí­ti­ca, pro­mo­to­ra del socia­lis­mo y la demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va duran­te 80 años.
 La his­to­ria recien­te de Colom­bia, par­ti­cu­lar­men­te en el perio­do trans­cu­rri­do el pasa­do siglo XX, no sería com­pren­di­da sin ana­li­zar y estu­diar los apor­tes y bata­llas del Par­ti­do Comu­nis­ta (PCC). En un país inter­ve­ni­do por el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se la lucha de la izquier­da ha sido difí­cil, heroi­ca y patrió­ti­ca. El PCC, con­for­ma­do por seres huma­nos, ha come­ti­do erro­res, pero en la balan­za sobre­sa­len los acier­tos y entre ellos el más impor­tan­te: sobre­vi­vir en medio de la gue­rra sucia y las cam­pa­ñas geno­ci­das de inti­mi­da­ción y exterminio.

Los diri­gen­tes del PCC se han dis­tin­gui­do por su con­gruen­cia, des­de los años 30 y 40 del siglo pasa­do con María Cano y Gil­ber­to Viei­ra has­ta el pre­sen­te año 2010 con Jai­me Cay­ce­do Turria­go y Car­los Lozano Gui­llén, des­ta­ca­dos pro­mo­to­res de la paz y la jus­ti­cia. Ocho déca­das jun­to al pue­blo, el PCC ha segui­do el lega­do de Manuel Maru­lan­da Vélez, aquel joven humil­de y tra­ba­ja­dor que tenía un espí­ri­tu bra­vío ante la opre­sión. Nació en La Ceja, muni­ci­pio ubi­ca­do en el depar­ta­men­to de Antio­quia, cer­cano a Mede­llín, don­de años des­pués, inte­gró el Comi­té Regio­nal del PCC.

Manuel era un auto­di­dac­ta. Estu­dia­ba y leía publi­ca­cio­nes de eco­no­mía, his­to­ria y lite­ra­tu­ra. Cono­cía la Cons­ti­tu­ción colom­bia­na como un exper­to en juris­pru­den­cia. No estu­dió dere­cho en aulas uni­ver­si­ta­rias pero era el mejor abo­ga­do y defen­sor de los tra­ba­ja­do­res en Mede­llín, a don­de lle­gó a ser con­ce­jal o regi­dor, y lue­go en Bogo­tá, sien­do nom­bra­do secre­ta­rio gene­ral de la Fede­ra­ción Sin­di­cal de Tra­ba­ja­do­res de Cun­di­na­mar­ca, por sus com­pa­ñe­ros. Maru­lan­da Vélez, quien había tra­ba­ja­do como alba­ñil, expli­ca­ba a sus com­pa­trio­tas con elo­cuen­cia, los tris­tes suce­sos de la Masa­cre de las Bana­ne­ras (diciem­bre de 1928), mien­tras par­ti­ci­pa­ba en la his­tó­ri­ca “Mar­cha del Hambre”.
 
Pre­so polí­ti­co en varias oca­sio­nes, Manuel Maru­lan­da Vélez, murió a con­se­cuen­cia de las tor­tu­ras y vejá­me­nes a los que fue some­ti­do por el régi­men des­pó­ti­co de Lau­reano Gómez. El nom­bre de Manuel ha sido rei­vin­di­ca­do por y para la lucha popu­lar. Pedro Anto­nio Marín lo tomó como nom­bre de com­ba­te duran­te su épi­ca lucha faria­na des­de 1964, algo simi­lar a lo ocu­rri­do en Méxi­co, don­de Doro­teo Aran­go rei­vin­di­có el nom­bre de Pan­cho Villa.

Bri­llan­tes per­so­na­li­da­des de la polí­ti­ca colom­bia­na sur­gie­ron en las filas del PCC y la Juven­tud Comu­nis­ta a lo lar­go de éstas ocho déca­das. Gil­ber­to Viei­ra, quien se desem­pe­ñó duran­te 40 años como secre­ta­rio gene­ral, reci­bió un home­na­je entu­sias­ta en octu­bre de 1998 al asis­tir al 17 con­gre­so par­ti­dis­ta. Se encon­tra­ba enfer­mo, pero fir­me. Su com­pa­ñe­ro de lucha, el cama­ra­da Jesús Ville­gas, le expre­só públi­ca­men­te: “¡Gil­ber­to, nos has dado ejem­plo de cómo debe ser un mili­tan­te comu­nis­ta. Mien­tras una gran par­te de inte­lec­tua­les ha pasa­do por el Par­ti­do como en una espe­cie de visi­ta de médi­co, tú te has que­da­do jun­to a nosotros”.

Víc­ti­mas del Esta­do geno­ci­da que opri­me y roba a los colom­bia­nos, ofren­da­ron sus vidas los comu­nis­tas: Jai­me Par­do Leal, can­di­da­to a la Pre­si­den­cia, ase­si­na­do en 1987; José Ante­que­ra, cons­truc­tor de la Juven­tud Comu­nis­ta, reci­bió bala­zos en mar­zo de 1989; Ber­nar­do Jara­mi­llo Ossa, aspi­ran­te a la Pre­si­den­cia por la Unión Patrió­ti­ca fue acri­bi­lla­do en la pla­za públi­ca en mar­zo de 1990; José Miller Cha­cón, diri­gen­te y mili­tan­te dis­tin­gui­do murió duran­te un aten­ta­do en 1993; Manuel Cepe­da Var­gas, des­ta­ca­do par­la­men­ta­rio, inte­lec­tual com­ba­ti­vo y direc­tor por varios años del sema­na­rio Voz Pro­le­ta­ria fue ase­si­na­do por sica­rios del nar­co­pa­ra­mi­li­ta­ris­mo y agen­tes del gobierno en agos­to de 1994. Ellos for­man par­te de la lis­ta de com­pa­trio­tas que habían sido ame­na­za­dos por un sis­te­ma que se hace lla­mar “demo­crá­ti­co” y se sos­tie­ne aún con la com­pli­ci­dad del impe­rio norteamericano.

Otros diri­gen­tes del PCC han sido encar­ce­la­dos y tor­tu­ra­dos, como el cama­ra­da Álva­ro Váz­quez del Real, quien des­de su colum­na “Enfo­ques”, en el sema­na­rio Voz, ha ofre­ci­do intere­san­tes refle­xio­nes sobre la reali­dad colom­bia­na y regio­nal. Jai­me Cay­ce­do, actual secre­ta­rio gene­ral, ha sido víc­ti­ma de ame­na­zas. Logró salir ile­so de aten­ta­dos en su con­tra. Car­los Lozano Gui­llén, diri­gen­te nacio­nal, direc­tor de Voz y autor de varios libros sobre los pro­ce­sos de paz y diá­lo­gos entre los insur­gen­tes y las auto­ri­da­des, ha sido calum­nia­do y seña­la­do públi­ca­men­te por Álva­ro Uri­be Vélez, jefe del nar­co­pa­ra­mi­li­ta­ris­mo, y tris­te­men­te pre­si­den­te de los colom­bia­nos duran­te dos perio­dos nefas­tos. Al cum­plir­se el 80 ani­ver­sa­rio del Par­ti­do, los comu­nis­tas colom­bia­nos están vivos y acti­vos en la lucha con­tra el fas­cis­mo y por la cons­truc­ción del socia­lis­mo en el siglo XXI en Colom­bia y nues­tra Amé­ri­ca boli­va­ria­na y martiana.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.