Cum­plea­ños colom­biano y comu­nis­ta – ABP

Colom­bia fes­te­ja, igual que Méxi­co, Argen­ti­na y Chi­le en este 2010, el Bicen­te­na­rio del ini­cio de la lucha inde­pen­den­tis­ta. En la patria de Cami­lo Torres Res­tre­po se recuer­dan otras efe­mé­ri­des que están liga­das a las bata­llas por la segun­da inde­pen­den­cia de Colom­bia, entre ellas el 80 ani­ver­sa­rio de la fun­da­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta Colom­biano y las ocho déca­das del nata­li­cio de Pedro Anto­nio Marín, com­ba­tien­te cam­pe­sino que tomó el nom­bre de Manuel Maru­lan­da Vélez y fun­dó, con otros patrio­tas, el movi­mien­to insur­gen­te lla­ma­do Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia (FARC).

El 17 de julio de 1930, cuan­do se fun­dó el Par­ti­do Comu­nis­ta de Colom­bia, el pue­blo era víc­ti­ma de los abu­sos y la repre­sión ejer­ci­da por el gobierno con­ser­va­dor de Miguel Aba­día Mén­dez. Ese año los colom­bia­nos par­ti­ci­pa­ron en comi­cios y eli­gie­ron a Enri­que Ola­ya Herre­ra de filia­ción libe­ral. El pre­si­den­te elec­to se había desem­pe­ña­do como emba­ja­dor en Esta­dos Uni­dos y admi­ra­ba a los gobier­nos del impe­rio. En Washing­ton y en varias ciu­da­des de Euro­pa occi­den­tal el sis­te­ma capi­ta­lis­ta sufría una de sus múl­ti­ples cri­sis. Se cua­dru­pli­ca­ba el des­em­pleo y des­de la Unión Ame­ri­ca­na eran expul­sa­dos 400 mil inmi­gran­tes, la mayo­ría de ori­gen mexi­cano.

Des­de sus ini­cios el Par­ti­do Comu­nis­ta Colom­biano demos­tró una posi­ción com­ba­ti­va, enfren­tó la repre­sión, pro­pu­so un nue­vo sis­te­ma eco­nó­mi­co, polí­ti­co y social, ade­más de abra­zar las ban­de­ras inter­na­cio­na­lis­tas y soli­da­ri­zar­se con los demás pue­blos de la tie­rra que lucha­ban por la paz con jus­ti­cia social. Alber­to Cas­tri­llón, Gil­ber­to Viei­ra, Luis Vida­les, Jor­ge Regue­ros Peral­ta, Manuel Maru­lan­da Vélez y María Cano, fue­ron los fun­da­do­res de la colec­ti­vi­dad polí­ti­ca, pro­mo­to­ra del socia­lis­mo y la demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va duran­te 80 años.
 La his­to­ria recien­te de Colom­bia, par­ti­cu­lar­men­te en el perio­do trans­cu­rri­do el pasa­do siglo XX, no sería com­pren­di­da sin ana­li­zar y estu­diar los apor­tes y bata­llas del Par­ti­do Comu­nis­ta (PCC). En un país inter­ve­ni­do por el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se la lucha de la izquier­da ha sido difí­cil, heroi­ca y patrió­ti­ca. El PCC, con­for­ma­do por seres huma­nos, ha come­ti­do erro­res, pero en la balan­za sobre­sa­len los acier­tos y entre ellos el más impor­tan­te: sobre­vi­vir en medio de la gue­rra sucia y las cam­pa­ñas geno­ci­das de inti­mi­da­ción y exter­mi­nio.

Los diri­gen­tes del PCC se han dis­tin­gui­do por su con­gruen­cia, des­de los años 30 y 40 del siglo pasa­do con María Cano y Gil­ber­to Viei­ra has­ta el pre­sen­te año 2010 con Jai­me Cay­ce­do Turria­go y Car­los Lozano Gui­llén, des­ta­ca­dos pro­mo­to­res de la paz y la jus­ti­cia. Ocho déca­das jun­to al pue­blo, el PCC ha segui­do el lega­do de Manuel Maru­lan­da Vélez, aquel joven humil­de y tra­ba­ja­dor que tenía un espí­ri­tu bra­vío ante la opre­sión. Nació en La Ceja, muni­ci­pio ubi­ca­do en el depar­ta­men­to de Antio­quia, cer­cano a Mede­llín, don­de años des­pués, inte­gró el Comi­té Regio­nal del PCC.

Manuel era un auto­di­dac­ta. Estu­dia­ba y leía publi­ca­cio­nes de eco­no­mía, his­to­ria y lite­ra­tu­ra. Cono­cía la Cons­ti­tu­ción colom­bia­na como un exper­to en juris­pru­den­cia. No estu­dió dere­cho en aulas uni­ver­si­ta­rias pero era el mejor abo­ga­do y defen­sor de los tra­ba­ja­do­res en Mede­llín, a don­de lle­gó a ser con­ce­jal o regi­dor, y lue­go en Bogo­tá, sien­do nom­bra­do secre­ta­rio gene­ral de la Fede­ra­ción Sin­di­cal de Tra­ba­ja­do­res de Cun­di­na­mar­ca, por sus com­pa­ñe­ros. Maru­lan­da Vélez, quien había tra­ba­ja­do como alba­ñil, expli­ca­ba a sus com­pa­trio­tas con elo­cuen­cia, los tris­tes suce­sos de la Masa­cre de las Bana­ne­ras (diciem­bre de 1928), mien­tras par­ti­ci­pa­ba en la his­tó­ri­ca “Mar­cha del Ham­bre”.
 
Pre­so polí­ti­co en varias oca­sio­nes, Manuel Maru­lan­da Vélez, murió a con­se­cuen­cia de las tor­tu­ras y vejá­me­nes a los que fue some­ti­do por el régi­men des­pó­ti­co de Lau­reano Gómez. El nom­bre de Manuel ha sido rei­vin­di­ca­do por y para la lucha popu­lar. Pedro Anto­nio Marín lo tomó como nom­bre de com­ba­te duran­te su épi­ca lucha faria­na des­de 1964, algo simi­lar a lo ocu­rri­do en Méxi­co, don­de Doro­teo Aran­go rei­vin­di­có el nom­bre de Pan­cho Villa.

Bri­llan­tes per­so­na­li­da­des de la polí­ti­ca colom­bia­na sur­gie­ron en las filas del PCC y la Juven­tud Comu­nis­ta a lo lar­go de éstas ocho déca­das. Gil­ber­to Viei­ra, quien se desem­pe­ñó duran­te 40 años como secre­ta­rio gene­ral, reci­bió un home­na­je entu­sias­ta en octu­bre de 1998 al asis­tir al 17 con­gre­so par­ti­dis­ta. Se encon­tra­ba enfer­mo, pero fir­me. Su com­pa­ñe­ro de lucha, el cama­ra­da Jesús Ville­gas, le expre­só públi­ca­men­te: “¡Gil­ber­to, nos has dado ejem­plo de cómo debe ser un mili­tan­te comu­nis­ta. Mien­tras una gran par­te de inte­lec­tua­les ha pasa­do por el Par­ti­do como en una espe­cie de visi­ta de médi­co, tú te has que­da­do jun­to a noso­tros”.

Víc­ti­mas del Esta­do geno­ci­da que opri­me y roba a los colom­bia­nos, ofren­da­ron sus vidas los comu­nis­tas: Jai­me Par­do Leal, can­di­da­to a la Pre­si­den­cia, ase­si­na­do en 1987; José Ante­que­ra, cons­truc­tor de la Juven­tud Comu­nis­ta, reci­bió bala­zos en mar­zo de 1989; Ber­nar­do Jara­mi­llo Ossa, aspi­ran­te a la Pre­si­den­cia por la Unión Patrió­ti­ca fue acri­bi­lla­do en la pla­za públi­ca en mar­zo de 1990; José Miller Cha­cón, diri­gen­te y mili­tan­te dis­tin­gui­do murió duran­te un aten­ta­do en 1993; Manuel Cepe­da Var­gas, des­ta­ca­do par­la­men­ta­rio, inte­lec­tual com­ba­ti­vo y direc­tor por varios años del sema­na­rio Voz Pro­le­ta­ria fue ase­si­na­do por sica­rios del nar­co­pa­ra­mi­li­ta­ris­mo y agen­tes del gobierno en agos­to de 1994. Ellos for­man par­te de la lis­ta de com­pa­trio­tas que habían sido ame­na­za­dos por un sis­te­ma que se hace lla­mar “demo­crá­ti­co” y se sos­tie­ne aún con la com­pli­ci­dad del impe­rio nor­te­ame­ri­cano.

Otros diri­gen­tes del PCC han sido encar­ce­la­dos y tor­tu­ra­dos, como el cama­ra­da Álva­ro Váz­quez del Real, quien des­de su colum­na “Enfo­ques”, en el sema­na­rio Voz, ha ofre­ci­do intere­san­tes refle­xio­nes sobre la reali­dad colom­bia­na y regio­nal. Jai­me Cay­ce­do, actual secre­ta­rio gene­ral, ha sido víc­ti­ma de ame­na­zas. Logró salir ile­so de aten­ta­dos en su con­tra. Car­los Lozano Gui­llén, diri­gen­te nacio­nal, direc­tor de Voz y autor de varios libros sobre los pro­ce­sos de paz y diá­lo­gos entre los insur­gen­tes y las auto­ri­da­des, ha sido calum­nia­do y seña­la­do públi­ca­men­te por Álva­ro Uri­be Vélez, jefe del nar­co­pa­ra­mi­li­ta­ris­mo, y tris­te­men­te pre­si­den­te de los colom­bia­nos duran­te dos perio­dos nefas­tos. Al cum­plir­se el 80 ani­ver­sa­rio del Par­ti­do, los comu­nis­tas colom­bia­nos están vivos y acti­vos en la lucha con­tra el fas­cis­mo y por la cons­truc­ción del socia­lis­mo en el siglo XXI en Colom­bia y nues­tra Amé­ri­ca boli­va­ria­na y mar­tia­na.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *