Cas­te­lla­nis­mo o espa­ño­lis­mo – Luis ocampo

La sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal en la que se afir­ma que no se reco­no­ce otra reali­dad nacio­nal en este Esta­do que la ”nación espa­ño­la”, una e indi­vi­si­ble, pone de nue­vo sobre la mesa, y esta vez a tra­vés del más alto tri­bu­nal espa­ñol, uno de los pro­ble­mas polí­ti­cos prin­ci­pa­les con los que nos enfren­ta­mos, no ya [email protected] [email protected], sino sim­ple­men­te [email protected] demó­cra­tas en el Esta­do Espa­ñol, y ello es la cues­tión nacional.

Man­te­ner una posi­ción de “pasar’’ de esta cues­tión es sim­ple­men­te, en el mejor de los casos, irres­pon­sa­ble y sui­ci­da des­de el pun­to de vis­ta de la lucha popu­lar y tie­ne una gra­ve­dad simi­lar a la posi­ción de igno­rar la exis­ten­cia de la domi­na­ción y explo­ta­ción de cla­se o de género.

[email protected] [email protected], [email protected] anti­fas­cis­tas, no pue­den, si real­men­te lo son, obviar la evi­den­te reali­dad de opre­sión inhe­ren­te al pro­yec­to nacio­nal espa­ñol, ade­más con un cla­ro con­te­ni­do de clase.

No tomar posi­ción en este con­flic­to polí­ti­co, obje­ti­va­men­te, al mar­gen de las inten­cio­na­li­da­des sub­je­ti­vas de cada quien, supo­ne hacer­le un favor al enemi­go de cla­se, la gran bur­gue­sía espa­ño­la y su entra­ma­do buro­crá­ti­co-polí­ti­co-mediá­ti­co, así como al impe­ria­lis­mo que des­de hace mucho tiem­po ha deja­do muy cla­ro su apues­ta por esa Espa­ña, una e indi­vi­si­ble, que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal reafir­ma aho­ra, por ello tam­bién es inge­nuo hacer com­pa­ra­cio­nes, sal­vo en el terreno pura­men­te agi­ta­ti­vo, con lo ocu­rri­do en otros luga­res de Euro­pa con pro­ble­mas par­cial­men­te simi­la­res, espe­cial­men­te con el caso de Yugoes­la­via, por­que el impe­ria­lis­mo tenía en esos casos una posi­ción muy dife­ren­te sobre el tema.

No tomar posi­ción sobre este con­flic­to polí­ti­co de pri­mer orden es hacer­le obje­ti­va­men­te un favor al enemi­go, pero obvia­men­te aún es peor, e insis­ti­mos obje­ti­va­men­te hablan­do, incor­po­rar el con­cep­to ‘’Espa­ña’’ al pro­pio pro­yec­to polí­ti­co que se pre­ten­de revo­lu­cio­na­rio o trans­for­ma­dor, por­que ello es en sí mis­mo una con­tra­dic­ción insalvable.

No se pue­de defen­der un pro­yec­to nacio­nal opre­sor, que res­pon­de a los intere­ses de cla­se de la gran bur­gue­sía espa­ño­la y del impe­ria­lis­mo, aun­que sea de una for­ma ambi­gua o indi­rec­ta y al mis­mo tiem­po pre­ten­der repre­sen­tar un pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio, por muy de rojo que este se tiña.

En Cas­ti­lla esta cues­tión tie­ne una impor­tan­cia muy espe­cial, por­que es evi­den­te que el blo­que domi­nan­te espa­ñol ha uti­li­za­do la len­gua pro­pia de nues­tro Pue­blo, el cas­te­llano, y diver­sos ele­men­tos de la super­es­truc­tu­ra jurí­di­ca y cul­tu­ral nacio­nal cas­te­lla­na para la cons­truc­ción del pro­yec­to nacio­nal espa­ñol. Para ello tuvie­ron que debi­li­tar de for­ma extre­ma, pre­via­men­te, al movi­mien­to nacio­nal-popu­lar cas­te­llano, pro­ce­so ini­cia­do con la derro­ta del movi­mien­to comu­ne­ro en los ini­cios del SXVI y con­ti­nua­do a lo lar­go de los siglos. Tenien­do en los últi­mos tiem­pos su expre­sión más beli­ge­ran­te en la con­fi­gu­ra­ción del Esta­do Auto­nó­mi­co, en el que a Cas­ti­lla se le negó su pro­pia exis­ten­cia, divi­dién­do­se su terri­to­rio en cin­co comu­ni­da­des y dán­do­se el autén­ti­co esper­pen­to de que exis­tan dos que ini­cian su nom­bre por Cas­ti­lla, tal como es el caso de Cas­ti­lla y León y de Cas­ti­lla – La Mancha.

Esta cues­tión no es en abso­lu­to bala­dí, por­que el enemi­go de cla­se sabe muy bien que la super­vi­ven­cia del pro­yec­to nacio­nal espa­ñol nece­si­ta negar las diver­sas reali­da­des nacio­na­les sobre las que se impo­ne, pero nece­si­ta muy espe­cial­men­te que el sen­ti­mien­to nacio­nal-popu­lar cas­te­llano siga dor­mi­do, por­que si hay dos pro­yec­tos nacio­na­les que son total­men­te anta­gó­ni­cos en este Esta­do, aun­que a pri­me­ra vis­ta pue­da pare­cer otra cosa, son el cas­te­llano y el español.
Ello expli­ca tam­bién la tre­men­da beli­ge­ran­cia del Sis­te­ma, muy espe­cial­men­te del apa­ra­to mediá­ti­co, hacia el movi­mien­to cas­te­lla­nis­ta, cosa que no ocu­rre en igual gra­do en otras nacio­nes del Estado.

El blo­que domi­nan­te espa­ño­la nece­si­ta como el oxí­geno una Cas­ti­lla una­ni­me­men­te espa­ño­lis­ta, de dere­chas o de izquier­das, eso es secun­da­rio. Cual­quier fisu­ra sig­ni­fi­ca­ti­va en esa hege­mo­nía ideo­ló­gi­ca es letal para ellos y de ahí su acti­tud práctica.

Esta reali­dad exi­ge de las orga­ni­za­cio­nes y per­so­nas que real­men­te poseen una volun­tad trans­for­ma­do­ra afron­tar la cues­tión, posi­cio­nar­se sobre ella. NO es admi­si­ble el nihi­lis­mo en el tema y por supues­to mucho menos la com­pli­ci­dad acti­va, aun­que sea bajo mane­ras for­mal­men­te de izquierdas.

En Cas­ti­lla, solo a tra­vés de la recons­truc­ción de una con­cien­cia nacio­nal-popu­lar cas­te­lla­na pode­mos debi­li­tar al espa­ño­lis­mo pro­to­fas­cis­ta, por eso [email protected] [email protected] del SXXI tene­mos cla­ra la alter­na­ti­va: fren­te al espa­ño­lis­mo fas­cis­toi­de, caste­lla­nis­mo soli­da­rio y progresista.

Luis Ocam­po es mili­tan­te de Izca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.