Cas­te­lla­nis­mo o espa­ño­lis­mo – Luis ocam­po

La sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal en la que se afir­ma que no se reco­no­ce otra reali­dad nacio­nal en este Esta­do que la ”nación espa­ño­la”, una e indi­vi­si­ble, pone de nue­vo sobre la mesa, y esta vez a tra­vés del más alto tri­bu­nal espa­ñol, uno de los pro­ble­mas polí­ti­cos prin­ci­pa­les con los que nos enfren­ta­mos, no ya [email protected] [email protected], sino sim­ple­men­te [email protected] demó­cra­tas en el Esta­do Espa­ñol, y ello es la cues­tión nacio­nal.

Man­te­ner una posi­ción de “pasar’’ de esta cues­tión es sim­ple­men­te, en el mejor de los casos, irres­pon­sa­ble y sui­ci­da des­de el pun­to de vis­ta de la lucha popu­lar y tie­ne una gra­ve­dad simi­lar a la posi­ción de igno­rar la exis­ten­cia de la domi­na­ción y explo­ta­ción de cla­se o de géne­ro.

[email protected] [email protected], [email protected] anti­fas­cis­tas, no pue­den, si real­men­te lo son, obviar la evi­den­te reali­dad de opre­sión inhe­ren­te al pro­yec­to nacio­nal espa­ñol, ade­más con un cla­ro con­te­ni­do de cla­se.

No tomar posi­ción en este con­flic­to polí­ti­co, obje­ti­va­men­te, al mar­gen de las inten­cio­na­li­da­des sub­je­ti­vas de cada quien, supo­ne hacer­le un favor al enemi­go de cla­se, la gran bur­gue­sía espa­ño­la y su entra­ma­do buro­crá­ti­co-polí­ti­co-mediá­ti­co, así como al impe­ria­lis­mo que des­de hace mucho tiem­po ha deja­do muy cla­ro su apues­ta por esa Espa­ña, una e indi­vi­si­ble, que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal reafir­ma aho­ra, por ello tam­bién es inge­nuo hacer com­pa­ra­cio­nes, sal­vo en el terreno pura­men­te agi­ta­ti­vo, con lo ocu­rri­do en otros luga­res de Euro­pa con pro­ble­mas par­cial­men­te simi­la­res, espe­cial­men­te con el caso de Yugoes­la­via, por­que el impe­ria­lis­mo tenía en esos casos una posi­ción muy dife­ren­te sobre el tema.

No tomar posi­ción sobre este con­flic­to polí­ti­co de pri­mer orden es hacer­le obje­ti­va­men­te un favor al enemi­go, pero obvia­men­te aún es peor, e insis­ti­mos obje­ti­va­men­te hablan­do, incor­po­rar el con­cep­to ‘’Espa­ña’’ al pro­pio pro­yec­to polí­ti­co que se pre­ten­de revo­lu­cio­na­rio o trans­for­ma­dor, por­que ello es en sí mis­mo una con­tra­dic­ción insal­va­ble.

No se pue­de defen­der un pro­yec­to nacio­nal opre­sor, que res­pon­de a los intere­ses de cla­se de la gran bur­gue­sía espa­ño­la y del impe­ria­lis­mo, aun­que sea de una for­ma ambi­gua o indi­rec­ta y al mis­mo tiem­po pre­ten­der repre­sen­tar un pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio, por muy de rojo que este se tiña.

En Cas­ti­lla esta cues­tión tie­ne una impor­tan­cia muy espe­cial, por­que es evi­den­te que el blo­que domi­nan­te espa­ñol ha uti­li­za­do la len­gua pro­pia de nues­tro Pue­blo, el cas­te­llano, y diver­sos ele­men­tos de la super­es­truc­tu­ra jurí­di­ca y cul­tu­ral nacio­nal cas­te­lla­na para la cons­truc­ción del pro­yec­to nacio­nal espa­ñol. Para ello tuvie­ron que debi­li­tar de for­ma extre­ma, pre­via­men­te, al movi­mien­to nacio­nal-popu­lar cas­te­llano, pro­ce­so ini­cia­do con la derro­ta del movi­mien­to comu­ne­ro en los ini­cios del SXVI y con­ti­nua­do a lo lar­go de los siglos. Tenien­do en los últi­mos tiem­pos su expre­sión más beli­ge­ran­te en la con­fi­gu­ra­ción del Esta­do Auto­nó­mi­co, en el que a Cas­ti­lla se le negó su pro­pia exis­ten­cia, divi­dién­do­se su terri­to­rio en cin­co comu­ni­da­des y dán­do­se el autén­ti­co esper­pen­to de que exis­tan dos que ini­cian su nom­bre por Cas­ti­lla, tal como es el caso de Cas­ti­lla y León y de Cas­ti­lla – La Man­cha.

Esta cues­tión no es en abso­lu­to bala­dí, por­que el enemi­go de cla­se sabe muy bien que la super­vi­ven­cia del pro­yec­to nacio­nal espa­ñol nece­si­ta negar las diver­sas reali­da­des nacio­na­les sobre las que se impo­ne, pero nece­si­ta muy espe­cial­men­te que el sen­ti­mien­to nacio­nal-popu­lar cas­te­llano siga dor­mi­do, por­que si hay dos pro­yec­tos nacio­na­les que son total­men­te anta­gó­ni­cos en este Esta­do, aun­que a pri­me­ra vis­ta pue­da pare­cer otra cosa, son el cas­te­llano y el espa­ñol.
Ello expli­ca tam­bién la tre­men­da beli­ge­ran­cia del Sis­te­ma, muy espe­cial­men­te del apa­ra­to mediá­ti­co, hacia el movi­mien­to cas­te­lla­nis­ta, cosa que no ocu­rre en igual gra­do en otras nacio­nes del Esta­do.

El blo­que domi­nan­te espa­ño­la nece­si­ta como el oxí­geno una Cas­ti­lla una­ni­me­men­te espa­ño­lis­ta, de dere­chas o de izquier­das, eso es secun­da­rio. Cual­quier fisu­ra sig­ni­fi­ca­ti­va en esa hege­mo­nía ideo­ló­gi­ca es letal para ellos y de ahí su acti­tud prác­ti­ca.

Esta reali­dad exi­ge de las orga­ni­za­cio­nes y per­so­nas que real­men­te poseen una volun­tad trans­for­ma­do­ra afron­tar la cues­tión, posi­cio­nar­se sobre ella. NO es admi­si­ble el nihi­lis­mo en el tema y por supues­to mucho menos la com­pli­ci­dad acti­va, aun­que sea bajo mane­ras for­mal­men­te de izquier­das.

En Cas­ti­lla, solo a tra­vés de la recons­truc­ción de una con­cien­cia nacio­nal-popu­lar cas­te­lla­na pode­mos debi­li­tar al espa­ño­lis­mo pro­to­fas­cis­ta, por eso [email protected] [email protected] del SXXI tene­mos cla­ra la alter­na­ti­va: fren­te al espa­ño­lis­mo fas­cis­toi­de, caste­lla­nis­mo soli­da­rio y pro­gre­sis­ta.

Luis Ocam­po es mili­tan­te de Izca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *