Boltxe Kolek­ti­boa entre­vis­ta a Juan Noguei­ra, repre­sen­tan­te de la amis­tad con la RDP de Corea

Fidel ya ha adver­ti­do del ries­go de gue­rra en Corea e Iran y Juan, repre­sen­tan­te de la amis­tad con Corea en el esta­do espa­ñol, nos da sus impre­sio­nes.

Juan Noguei­ra es el repre­sen­tan­te en el Esta­do Espa­ñol , de la Aso­cia­cion de Amis­tad con Corea, o Corea del Nor­te…

El pais de Corea, esta divi­di­do des­de una cruel gue­rra que fue pro­vo­ca­da por el impe­ria­lis­mo y que cos­to la vida a miles de [email protected] [email protected], y la situa­cion de gue­rra para­da sigue has­ta nues­tros dias.

El sur capi­ta­lis­ta, el nor­te socia­lis­ta, cree­mos en Boltxe que [email protected] no somos quien para deci­dir que mode­lo socia­lis­ta es el ade­cua­do para Corea y que solo [email protected] [email protected] de ese pais, estan en facul­tad de hacer­lo. Es cier­to que las pecu­lia­ri­da­des son difi­ci­les de enten­der para men­tes occi­den­ta­les, y que la sita­cion del pais es tam­bien sin­gu­lar, es de reci­bo recor­dar que Corea Socia­lis­ta se halla en el obje­ti­vo del impe­ria­lis­mo y que si fue­se por los impe­ria­lis­tas al igual que la exR­DA, hoy Corea sería la her­ma­na pobre de la Corea capi­ta­lis­ta del Sur
Sin pre­jui­cios y sin aprio­ris­mos afron­ta­mos esta entre­vis­ta apa­sio­nan­te e intere­san­te..

Boltxe ‑Juan, ¿Cómo defi­ni­rías la actual situa­ción de ten­sión en la zona de las Coreas?

Actual­men­te, se vive un nue­vo epi­so­dio de la lar­ga his­to­ria de con­fron­ta­ción en la Penín­su­la corea­na.
Aun­que el actual con­flic­to tie­ne un desa­rro­llo y una coyun­tu­ra espe­cí­fi­ca, debe­mos situar­lo den­tro del mar­co gene­ral del con­flic­to coreano. En Corea exis­ten dos pro­yec­tos cla­ra­men­te dife­ren­cia­dos:

– La Repú­bli­ca Demo­crác­ti­ca Popu­lar de Corea, que nació de la lucha por la auto­de­ter­mi­na­ción nacio­nal en con­tra del impe­ria­lis­mo japo­nés y nor­te­ame­ri­cano y que pron­to se enca­mi­nó hacia el socia­lis­mo como úni­ca base mate­rial para ase­gu­rar la inde­pen­den­cia polí­ti­ca del país. Las fuer­zas que lo impul­sa­ron fue­ron la gue­rri­lla, el cam­pe­si­na­do (mayo­ri­ta­rio) y la cla­se obre­ra (mino­ri­ta­ria), así como la prin­ci­pal orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria del pue­blo coreano: los comi­tés popu­la­res.

– La Repú­bli­ca de Corea, régi­men naci­do de la inter­ven­ción nor­te­ame­ri­ca­na con­tra el pro­ce­so inde­pen­den­tis­ta hacia Japón. Se crea un régi­men basa­do en los terra­te­nien­tes y la éli­te urba­na, man­te­nien­do los anti­guos órga­nos repre­si­vos del impe­ria­lis­mo japo­nés y a los cola­bo­ra­cio­nis­tas. Hoy día ha adop­ta­do un sis­te­ma de demo­cra­cia bur­gue­sa, con un nota­ble éxi­to eco­nó­mi­co basa­do en el mono­po­lis­mo y en el ili­mi­ta­do apo­yo eco­nó­mi­co y polí­ti­co externo por par­te del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, del que es el prin­ci­pal eje de pene­tra­ción en Asia, con nume­ro­sas bases mili­ta­res.
El actual con­flic­to nace con la lle­ga­da al poder de Lee Myong Bak, uno de los máxi­mos jefes del mono­po­lio Hyun­dai y anti­guo alcal­de de Seúl. La polí­ti­ca de Lee Myong Bak ha esta­do en todo momen­to cen­tra­da en la con­fron­ta­ción con­tra la RPD de Corea. Recu­pe­ró gran par­te de la prá­xis polí­ti­ca de la épo­ca fas­cis­ta de Corea del Sur, como las acu­sa­cio­nes a los sec­to­res pro­gre­sis­tas de estar orga­ni­za­dos por “fuer­zas en las som­bras” (es decir, por Corea del Nor­te), la per­se­cu­ción de los comu­nis­tas y sus alia­dos y la defi­ni­ción del Nor­te como el prin­ci­pal enemi­go de Seúl.

El actual pro­ble­ma en torno al Cheo­nan deben enten­der­se en la diná­mi­ca de con­fron­ta­ción del gobierno del Gran Par­ti­do Nacio­nal. Es una fabri­ca­ción diri­gi­da a legi­ti­mar toda la polí­ti­ca agre­si­va ante­rior y jus­ti­fi­car la nue­va. De hecho, los des­en­cuen­tros han sido cons­tan­tes des­de que Lee Myong Bak asu­mió el poder, mucho antes del hun­di­mien­to del Cheo­nan. Pero la actual cri­sis ha ser­vi­do para ter­mi­nar con todo tipo de comer­cio entre las dos Coreas (por ejem­plo, se rom­pió uni­la­te­ral­men­te las impor­ta­cio­nes de are­na des­de Corea del Nor­te), las inver­sio­nes en zonas con­jun­tas (aun­que aún hay 120 empre­sas en la zona mix­ta de Kae­song), se han con­ge­la­do los fon­dos nor­co­rea­nos en el Sur, Corea del Sur está pre­sio­nan­do para que cese todo tipo de acuer­do que inclu­ya ayu­das hacia Pyong­yang, al tiem­po que pide a Chi­na que prohí­ba el turis­mo chino en una de las zonas más bellas de Corea del Nor­te: el mon­te Kum­gang, y ‑final­men­te- se van a inten­tar for­zar nue­vas san­cio­nes des­de Nacio­nes Uni­das.

Boltxe ‑pero..¿es real­men­te posi­ble una gue­rra abier­ta en ese esce­na­rio del mun­do?

No es total­men­te des­car­ta­ble, pero no creo que sea el obje­ti­vo actual del impe­ria­lis­mo. Corea fue el cen­tro de una gue­rra impe­ria­lis­ta en los años 50 del siglo pasa­do debi­do a su posi­ción geo­es­tra­té­gi­ca: con fron­te­ra con la anti­gua Unión Sovié­ti­ca y con Chi­na Popu­lar.

Esa posi­ción de la Penín­su­la Corea­na no ha cam­bia­do hoy, aun­que los adver­sa­rios ya no es el socia­lis­mo en fase expan­si­va, sino riva­les inter­im­pe­ria­lis­tas que lucha por los mer­ca­dos. Ade­más, la gue­rra ya no se hace de la mis­ma for­ma que en los años 50. Los avio­nes tie­nen una auto­no­mía de vue­lo muy supe­rior y no es estric­ta­men­te nece­sa­ria una fron­te­ra terres­tre con Chi­na y Rusia como la que pro­por­cio­na­ría la inva­sión de Corea del Nor­te.

Boltxe – ¿Qué impor­tan­cia tie­ne, enton­ces, la con­fron­ta­ción con Corea del Nor­te?

En mi opi­nión, demo­ni­zar a Corea sir­ve para jus­ti­fi­car la pre­sen­cia de bases nor­te­ame­ri­ca­nas en Corea del Sur, bases que ase­gu­ran un por­ta­vio­nes terres­tre con­tra Chi­na. La con­fron­ta­ción con Corea del Nor­te no bus­ca úni­ca­men­te poner de rodi­llas a un pue­blo de 24 millo­nes de habi­tan­tes que resis­te con dig­ni­dad y cons­tru­ye el socia­lis­mo, sino que esas ame­na­zas escon­den un obje­ti­vo mucho mayor: el gigan­te chino, de 1350 millo­nes de habi­tan­tes y un poder eco­nó­mi­co y mili­tar nada des­de­ña­ble.
Corea es, como en 1905 y en 1950, la base de la pene­tra­ción impe­ria­lis­ta en Asia y la lucha por la paz en Corea ase­gu­ra la paz en Asia.

Demo­ni­zar a Corea del Nor­te y hacer­lo pasar por un régi­men tirá­ni­co y del que se pue­de espe­rar cual­quier cosa, sir­ve tam­bién para man­te­ner a Japón bajo la bota yan­ki. Varios ana­lis­tas han rela­cio­na­do la actual cri­sis del hun­di­mien­to del Cheo­nan con la dimi­sión del pri­mer minis­tro japo­nés, que había pro­me­ti­do expul­sar a los nor­t­ame­ri­ca­nos de la base de Oki­na­wa, la mayor de la zona.

Sin embar­go, tene­mos que ver que la posi­bi­li­dad de una gue­rra no es una qui­me­ra. Entre las dos Coreas, suman 2 millo­nes de sol­da­dos, a los que hay que aña­dir los con­ti­gen­tes que Japón y Esta­dos Uni­dos suma­rían a una even­tual agre­sión.

Todos los años se hacen un míni­mo de dos ejer­ci­cios mili­ta­res con­jun­tos (con par­ti­ci­pa­ción nor­te­ame­ri­ca­na) en los que se des­plie­gan dece­nas de miles de sol­da­dos, así como avio­nes de gue­rra, bar­cos de super­fi­cie y sub­ma­ri­nos.

Boltxe ‑Se sue­le cri­ti­car des­de sec­to­res, inclu­so de izquier­das, el uso por par­te de Corea Socia­lis­ta del arma nuclear, ¿Qué nos dirias al res­pec­to?

El con­flic­to nuclear en Corea no es uni­la­te­ral: Corea no ha deci­di­do dotar­se del arma nuclear en una situa­ción idí­li­ca de paz y armo­nía inter­na­cio­nal, sino en medio de una agre­sión cons­tan­te.
Pre­ci­sa­men­te, en los ejer­ci­cios anua­les que hacen Esta­dos Uni­dos y Corea del Sur, se ha ensa­ya­do el bom­bar­deo nuclear de Corea del Nor­te. Esta­dos Uni­dos con­vir­tió en los años 60 a Corea del Sur en uno de los terri­to­rios con más cabe­zas nuclea­res del mun­do.

Recien­te­men­te, hemos cono­ci­do por los pape­les des­cla­si­fi­ca­dos del gobierno nor­te­ame­ri­cano, que en los años 60, Nixon qui­so bom­bar­dear Corea del Nor­te con armas nuclea­res, en repre­sa­lia por la cap­tu­ra de un bar­co espía yan­ki que se había infil­tra­do en aguas terri­to­ria­les nor­co­rea­nas.
La ame­na­za de gue­rra nuclear en la Penín­su­la Corea­na no apa­re­ce en 2003 con el desa­rro­llo de armas nuclea­res por par­te de Corea del Nor­te, sino en los años 60 con las armas nuclea­res de Esta­dos Uni­dos den­tro de Corea del Sur. El desa­rro­llo de este tipo de arma­men­to a par­tir de 2003 por par­te de Corea Socia­lis­ta sólo equi­li­bra en cier­ta mane­ra la corre­la­ción de fuer­zas y sir­ve como ele­men­to disua­si­vo. Para­dó­ji­ca­men­te, el siglo XX ha demos­tra­do que las armas nuclea­res ase­gu­ran la paz, a tra­vés del terro­rí­fi­co prin­ci­pio de la Des­truc­ción Mutua Ase­gu­ra­da (MAD).

He escu­cha­do en boca de muchos nor­co­rea­nos fra­ses con­tra las armas nuclea­res. En gene­ral, en Corea del Nor­te la opi­nión popu­lar es con­tra­ria a ese tipo de armas, pero favo­ra­ble a su desa­rro­llo en las actua­les cir­cuns­tan­cias. Per­so­nal­men­te, soy de la mis­ma opi­nión.

A los sec­to­res más “puris­tas” den­tro de la izquier­da, les diría que este tipo de asun­tos hay que tra­tar­los de una for­ma dia­léc­ti­ca. No pode­mos tras­la­dar un esque­ma váli­do para nues­tra situa­ción a cual­quier otra reali­dad.

Las armas nuclea­res no son acep­ta­bles para el Ejér­ci­to Espa­ñol y la OTAN y debe­mos opo­ner­nos a ellas, ya que son fuer­zas impe­ria­lis­tas y las uti­li­zan con­tra los pue­blos. En el caso de Corea, sí son acep­ta­bles, pues con­tri­bu­yen a la paz y están en manos de un pue­blo para disua­dir a sus enemi­gos impe­ria­lis­tas.

Es el mis­mo caso que la ener­gía nuclear. No es lo mis­mo la ener­gía nuclear en Espa­ña que en Corea, debi­do a la exis­ten­cia de un blo­queo en Corea y la fal­ta de fuen­tes ener­gé­ti­cas, situa­ción que no se da en Espa­ña.

Este aná­li­sis dia­léc­ti­co es váli­do para cual­quier reali­dad. Voy a poner un ejem­plo más cla­ro para nues­tros deba­tes en el Esta­do Espa­ñol, aun­que con ello me des­víe un poco: es el caso del nacio­na­lis­mo: ¿o es lo mis­mo la lucha nacio­na­lis­ta de la nación opre­so­ra que la lucha nacio­nal del pue­blo opri­mi­do? Una pos­tu­ra anti-dia­léc­ti­ca y que tras­la­de mecá­ni­ca­men­te un esque­ma de un sitio a otro, diría que todas las luchas nacio­na­les son igua­les y nos “ilus­tra­rían” des­de el puris­mo con la abo­li­ción de las nacio­nes como úni­ca vía inter­na­cio­na­lis­ta.

Creo que esa con­tra­dic­ción entre posi­cio­nes dia­léc­ti­cas y posi­cio­nes meta­fí­si­cas (puris­tas) es igual de dañi­na en el caso nacio­nal que en el caso de la ener­gía nuclear.

Boltxe ‑Las for­mas de vida en Corea cho­can a menu­do con nues­tras men­tes occien­ta­les y qui­zas a veces pare­ce un esce­si­vo cul­to a la per­so­na­li­dad de los dirigentes…¿Cómo nos tras­la­da­rias esa for­ma de rela­cio­nar­se entre el pue­blo y los diri­gen­tes del pais y del par­ti­do?

Per­so­nal­men­te, creo que es un error hablar tan­to de líde­res dei­di­fi­ca­dos. ¿Somos mar­xis­tas o hege­lia­nos? ¿Mira­mos el pro­yec­to polí­ti­co o mira­mos a la per­so­na? A mí lo que real­men­te me impor­ta de un líder polí­ti­co es que pro­yec­to enca­be­za y no cómo sea él per­so­nal­men­te.

¿Pre­fe­ri­mos a líde­res a los que no se rin­de cul­to, solo por el hecho de que no se les rin­da cul­to? Bueno, pues tene­mos un amplio espec­tro entre el que esco­ger: Gor­ba­chov, el «cama­ra­da» Jiang Zemin y otros, aun­que yo me iden­ti­fi­co mas con Lenin, Fidel o Kim Il Sung, por mucho que sus pue­blos los hayan admi­ra­do. De igual for­ma, hay líde­res que por mucha admi­ra­ción que reci­bie­ran, no tuvie­ron una línea polí­ti­ca correc­ta. A lo que voy es que hay que mirar qué polí­ti­ca impul­sa un líder y no el lado fol­kló­ri­co del asun­to. Si enfo­ca­mos este asun­to des­de las cla­ves que lo mani­pu­la el impe­ria­lis­mo, tene­mos el deba­te per­di­do de ante­mano.

Hay que enten­der toda una serie de cla­ves poli­ti­cas sobre la his­to­ria corea­na para cono­cer la impor­tan­cia que tie­ne el lider den­tro de su revo­lu­cion.

Entre ellas des­ta­ca­ria:

– La Revo­lu­cion no se dio a tra­ves de una direc­cion colec­ti­va plas­ma­da en un par­ti­do, ya que el PCC se extin­guio en 1925 debi­do a la repre­sion y a la lucha frac­cio­nal. Fue la gue­rri­lla y su diri­gen­te quie­nes fue­ron la cabe­za visi­ble del pro­ce­so.

– La ido­la­tria hacia un lider mis­ti­co es tipi­co de las socie­da­des cam­pe­si­nas, asia­ti­cas y tam­bien de las con­fu­cia­nas. En el caso coreano, coin­ci­den estas tres cir­cuns­tan­cias.

– En Corea, toda la opo­si­cion renun­cio, des­apa­re­cio o deri­vo en posi­cio­nes pac­tis­tas con el impe­ria­lis­mo japo­nes. La gue­rri­lla se con­vir­tio en un refe­ren­te aglu­ti­nan­te de todos los sec­to­res com­ba­ti­vos y supo ges­tio­nar la crea­cion de una espe­ran­za miti­ca en la vic­to­ria. En este con­tex­to, un lider joven y con caris­ma como Kim Il Sung se con­vir­tio en una figu­ra miti­ca de la resis­ten­cia.

– Esto se ha exten­di­do mas alla, ya que ese mis­mo lider guio la revo­lu­cion corea­na ante la gue­rra de Corea, la cons­truc­cion del socia­lis­mo y la con­tra­rre­vo­lu­cion en el cam­po socia­lis­ta.
Si esto es el ori­gen de la impor­tan­cia del lider den­tro de la revo­lu­cion corea­na, mas ade­lan­te tene­mos que encon­trar dos fac­to­res poli­ti­cos.

a) Por un lado, en 1956 Kim Il Sung se pone a la cabe­za del pro­yec­to Cho­lli­ma, visi­tan­do la Side­rúr­gi­ca de Kang­son. Allí se reune con los obre­ros y expli­ca la situa­ción polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca del país. La con­sig­na es cam­biar todo lo que debie­se ser cam­bia­do, crear nue­vas nor­mas, par­ti­ci­par, inno­var, sen­tir­se due­ños del des­tino de la fábri­ca y del país.

A esta visi­ta, siguie­ron otras muchas a los cen­tros pro­duc­ti­vos más impor­tan­tes del país. Estas visi­tas se con­ver­ti­rían en una cons­tan­te del tipo de lide­raz­go nor­co­reano a todos los nive­les y siguen prac­ti­cán­do­se hoy (por ejem­plo, Kim Jong Il hizo mas de 200 visi­tas a impor­tan­tes cen­tros del país duran­te el año pasa­do).

Este tipo de visi­tas crea una nue­va cul­tu­ra de lide­raz­go. El movi­mien­to Cho­lli­ma tenía como bases las ini­cia­ti­vas y esfuer­zos de la base. Esto cho­có con la mane­ra de diri­gir y orga­ni­zar la Eco­no­mía que exis­tía en Corea has­ta el momen­to.

En 1960, Kim Il Sung deci­dió visi­tar por sí mis­mo una coope­ra­ti­va, para vivir y tra­ba­jar con los coope­ra­ti­vis­tas y poder detec­tar los fallos de fun­cio­na­mien­to. Kim Il Sung per­ma­ne­ció 15 días en Chong­san-ri, super­vi­san­do el tra­ba­jo de direc­ción y corri­gien­do algu­nos méto­dos inco­rrec­tos, para agi­li­zar e incre­men­tar la comu­ni­ca­ción entre dife­ren­tes áreas de tra­ba­jo. Duran­te 1960, Kim Il Sung visi­ta­ría 39 veces Chong­san­ri, para com­pro­bar cómo se apli­ca­ban los cam­bios y para traer nue­vas ini­cia­ti­vas.

Toda la meto­do­lo­gía ela­bo­ra­da duran­te sus visi­tas pasó a deno­mi­nar­se el méto­do y espí­ri­tu de Chong­san-ri y se sis­te­ma­ti­zó, crean­do un nue­vo esque­ma de tra­ba­jo agrí­co­la en el país.
No creo que sea nece­sa­rio expli­car toda la meto­do­lo­gía en lo con­cre­to, pero si que­dar­se con la idea de la cer­ca­nia entre lide­res y pue­blo a la hora de desa­rro­llar cual­quier ini­cia­ti­va poli­ti­ca. De hecho, la pro­pia meto­do­lo­gia chong­san-ri exi­ge que toda per­so­na en pues­to de res­pon­sa­bi­li­dad lle­ven a cabo visi­tas y bajen a los pro­pios cen­tros pro­duc­ti­vos a tra­ba­jar y diri­gir des­de alli.

b) Ade­mas, en pleno perio­do del “deshielo”y el ata­que al cul­to a la per­so­na­li­dad en tiem­pos de Sta­lin, Corea ve que tras las cri­ti­cas al cul­to a la per­so­na­li­dad en gene­ral (como aspec­to for­mal) en reali­dad se estan modi­fi­can­do aspec­tos de fon­do. Se esta ata­can­do la mis­ma idea de un cen­tro de la revo­lu­cion, ata­can­do el valor no solo de un lider, sino de los mis­mos par­ti­dos como van­guar­dia del pro­ce­so de cosn­truc­cion del socia­lis­mo.

De hecho, es a par­tir de enton­ces cuan­do comien­za toda una des­cen­tra­li­za­cion eco­no­mi­ca que hace a las empre­sas socia­lis­tas auto­no­mas y con­vir­te la pla­ni­fi­ca­cion en un aspec­to tec­ni­co (no un ele­men­to de poder poli­ti­co de la cla­se obre­ra) que diri­ge empre­sas ais­la­das y auto­no­mas, ten­den­tes al capi­ta­lis­mo. Fal­ta un cen­tro orga­ni­za­dor, idea que se ha ata­ca­do.

Es tam­bien el momen­to de la coexis­ten­cia paci­fi­ca, en la mis­ma ten­den­cia de “des­hie­lo”, ele­men­to difi­cil­men­te dige­ri­ble para un pais que has­ta hacia solo tres años habia sufri­do los bom­bar­deos mas inten­si­vos de la his­to­ria.

Todo esto hacen que en Corea vean la idea del lide­raz­go y del cen­tro de la revo­lu­cion, como un ele­men­to poli­ti­co de lucha con­tra el revi­sio­nis­mo.

Boltxe – Falsy­me­dia, a veces tra­ta de ven­der­nos una Corea seme­jan­te a un enor­me cam­po de con­cen­tra­cion, pero tu que has esta­do alli, ¿Cómo es el dia a dia en Corea del Nor­te?

Pues real­men­te, esa ima­gen “car­ce­la­ria” y de “cuar­tel” del socia­lis­mo coreano es la que intere­sa a la bur­gue­sía. Debe­mos tener cla­ra una cues­tión: pode­mos refu­tar la ver­sión de la bur­gue­sía, pero mien­tras siga­mos usan­do sus temas y su len­gua­je, tene­mos la bata­lla per­di­da.

No debe­mos tra­tar los temas que nos impo­ne la bur­gue­sía. Pode­mos refu­tar­los y dar la ima­gen real de lo que ocu­rre en Corea, pero una posi­ción inter­na­cio­na­lis­ta y soli­da­ria es la que recons­tru­ye en su dis­cur­so la reali­dad socia­lis­ta de Corea. Para ello, debe­mos tra­tar los temas que carac­te­ri­zan al socia­lis­mo coreano, que no son los temas que tra­ta la bur­gue­sía.

La bur­gue­sía habla de cam­pos de con­cen­tra­ción, dere­chos huma­nos, el líder nor­co­reano, mili­ta­ris­mo, repre­sión y ham­bru­nas. ¡No per­da­mos dema­sia­do tiem­po hablan­do de eso, ni siquie­ra para refu­tar­lo!
Hable­mos de la Edu­ca­ción en Corea, de la sani­dad, del eco­lo­gis­mo, del tra­to a los niños, del pleno empleo, de la par­ti­ci­pa­ción social, de las labo­res soli­da­rias, del tra­ba­jo volun­ta­rio, del entu­sias­mo de la pobla­ción en la cons­truc­ción del socia­lis­mo,… de mil y un reali­da­des que cons­ti­tu­yen el autén­ti­co día a día de los nor­co­rea­nos y jamás lle­gan a los oídos del gran públi­co: ni cuan­do la bur­gue­sía acu­sa, ni cuan­do noso­tros res­pon­de­mos.

¿Cómo es el día a día de un nor­co­reano? Pues un nor­co­reano vive en vivien­das gra­tui­tas y espa­cio­sas (no exis­ten los pro­ble­mas de espa­cio de su vecino chino), tie­ne par­te de su comi­da ase­gu­ra­da por el sis­te­ma públi­co de abas­te­ci­mien­to y tie­ne ase­gu­ra­do el empleo.

El trans­por­te es públi­co, colec­ti­vo y eléc­tri­co, con una exten­sa red de metro, tro­lley­bus, tran­vía y auto­bús. Esto se com­ple­men­ta con un medio de trans­por­te indi­vi­dual: la bici­cle­ta.
Las ciu­da­des son muy ver­des, no tie­nen pro­ble­mas de trá­fi­co, cuen­tan con ave­ni­das espa­cio­sas y muchos par­ques. Pyong­yang es la capi­tal del mun­do con más zonas ver­des por habi­tan­tes.
Los nor­co­rea­nos tie­nen una vida artís­ti­ca y depor­ti­va muy acti­va y la con­cien­cia polí­ti­ca y el com­pro­mi­so es bas­tan­te ele­va­do.

En gene­ral, exis­te un con­sen­so muy ele­va­do en torno a las cues­tio­nes bási­cas que carac­te­ri­zan al socia­lis­mo coreano, aún con dife­ren­cias que inclu­so se expre­san en la exis­ten­cia de varios par­ti­dos polí­ti­cos con repre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria. Vir­tual­men­te, no exis­te opo­si­ción anti­co­mu­nis­ta orga­ni­za­da. Esto no debe con­fun­dir­se con una apro­ba­ción uná­ni­me de todo cuan­to se dice y se hace en el país: exis­ten nume­ro­sos espa­cios para el deba­te y la par­ti­ci­pa­ción den­tro del socia­lis­mo, reco­no­ci­dos cons­ti­tu­cio­nal­men­te.

La pobla­ción car­ce­la­ria es muy baja y las penas son cor­tas. La pena de muer­te es excep­cio­nal y ape­nas se apli­ca, cir­cuns­cri­bién­do­se a asun­tos rela­cio­na­dos con la trai­ción y la segu­ri­dad del Esta­do.

Ade­más, Corea es actual­men­te el úni­co país don­de no exis­ten impues­tos.

Boltxe – ¿Defi­ni­rias como socia­lis­ta el Esta­do Coreano..lo digo por­que sec­to­res de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria nie­gan ese cariz socia­lis­ta a la RDP de Corea?

Creo que estos deba­tes son un tan­to esté­ri­les, sobre todo por­que para ana­li­zar la reali­dad de un país se debe hacer de for­ma dia­léc­ti­ca. No pode­mos coger una foto­gra­fía está­ti­ca de Corea y ver si enca­ja en el mol­de de país socia­lis­ta o no, sino ana­li­zar las reali­da­des cam­bian­tes en Corea y ver si lo que se cons­tru­ye allí es el socia­lis­mo o no, den­tro de las muchas con­tra­dic­cio­nes que exis­ten en toda socie­dad.

En este sen­ti­do, creo que es inne­ga­ble que en Corea sí se cons­tru­ye el socia­lis­mo y el Esta­do, enten­di­do como ins­ti­tu­ción cla­sis­ta y de natu­ra­le­za repre­si­va, es uti­li­za­do por la cla­se obre­ra para man­te­ner y hacer avan­zar una orien­ta­ción socia­lis­ta y para pro­te­ger­se de la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta nor­te­ame­ri­ca­na.

La tie­rra es de pro­pie­dad coope­ra­ti­va o públi­ca y se explo­ta en for­ma de gran­jas colec­ti­vas. A excep­ción de la zona de explo­ta­ción con­jun­ta de Kae­song y algu­na otra expe­rien­cia con­cre­ta de coope­ra­ción con el extran­je­ro para intro­du­cir tec­no­lo­gía pun­ta, toda la indus­tria es de pro­pie­dad públi­ca.

La orien­ta­ción de toda la polí­ti­ca es hacia el colec­ti­vis­mo y hacia la cons­truc­ción social.
Des­de fina­les de los años 50, se ha tra­ba­ja­do por des­bu­ro­cra­ti­zar la estruc­tu­ra de ges­tión y direc­ción y optar por un mode­lo de par­ti­ci­pa­ción. Esto se entien­de mejor estu­dian­do el movi­mien­to Cho­lli­ma y el sis­te­ma de ges­tión Chong­san-ri y Daean. En Corea las deci­sio­nes no se toman arri­ba y se apli­can por decre­to y bajo for­ma de ordeno y man­do, sino a tra­vés de cam­pa­ñas de movi­li­za­ción polí­ti­ca, don­de el par­ti­do pro­po­ne y la gen­te res­pon­de, deba­te y par­ti­ci­pa volun­ta­ria­men­te.
La medi­ci­na, la Edu­ca­ción y la vivien­da son gra­tui­tos, así como otras pres­ta­cio­nes del Esta­do. Ade­más, la ten­den­cia es a for­ta­le­cer el carác­ter colec­ti­vo de la eco­no­mía, la cul­tu­ra y la polí­ti­ca, por lo que en mi opi­nión, no pue­de negar­se la reali­dad socia­lis­ta de Corea.

Boltxe ‑El mode­lo socia­lis­ta coreano, ¿lo con­si­de­ras posi­ble fue­ra de Corea?

Creo que exis­te un error en la for­mu­la­cion, ya que, en mi opi­nion, no exis­te un esque­ma «gene­ral» de Revo­lu­ción. O al menos, podre­mos admi­tir que toda Revo­lu­cion es con­cre­ta y apor­ta tan­to ele­men­tos pro­pios y uni­cos para su pro­ce­so, como ele­men­tos uni­ver­sa­les y que enri­que­cen la teo­ria del socia­lis­mo cien­ti­fi­co.

¿Exis­te una for­ma «en gene­ral» o «uni­ver­sal» de hacer la Revo­lu­ción? Obvia­men­te, exis­ten ele­men­tos obje­ti­vos y comu­nes, pero la revo­lu­ción sólo es posi­ble en un terri­to­rio si da res­pues­tas a los pro­ble­mas reales de ese terri­to­rio. En Corea, se con­si­guió hacer una revo­lu­ción por­que se con­cien­ció y se lan­zó a la lucha a muchí­si­ma gen­te que veía toda una serie de pro­ble­mas en su socie­dad. La Revo­lu­ción no pue­de triun­far como una serie de rece­tas gene­ra­les.

¿Cuál era uno de los mayo­res pro­ble­mas de Corea? La sub­yu­ga­ción nacio­nal, cul­tu­ral y lin­güís­ti­ca hacia Japón. Corea vivió duran­te 40 años bajo un régi­men colo­nial que le se pro­pu­so borrar el carác­ter nacio­nal de Corea.

Se des­tru­ye­ron tem­plos y tum­bas de los reyes fun­da­do­res de Corea, se «des­cu­brie­ron» reli­quias japo­ne­sas en Corea, se obli­gó a todos los ciu­da­da­nos a nipo­ni­zar su ape­lli­do (o cam­biar­lo a uno japo­nés, si era impo­si­ble hacer­lo), se cam­bió el nom­bre a todas las ciu­da­des, se des­te­rró el coreano de la vida públi­ca,…

La Revo­lu­ción en Corea encon­tro en el socia­lis­mo un con­te­ni­do sobre el que basar su lucha nacio­nal, la Revo­lu­ción allá da res­pues­tas en ambos sen­ti­dos. Es socia­lis­ta, por­que es el futu­ro de la huma­ni­dad y el mejor y más humano de los sis­te­mas. Es nacio­nal, por­que la libe­ra­ción nacio­nal era una tarea pen­dien­te en 1945 y sigue sién­do­lo en 2010. Por lo tan­to, Corea tie­ne cier­tos ele­men­tos uti­les como mode­lo de revo­lu­cio­nes socia­lis­tas en pai­ses some­ti­dos a regi­men colo­nial y que quie­ran lograr la inde­pen­den­cia poli­ti­ca total ‑de ahi, la impor­tan­cia que otor­ga el socia­lis­mo coreano a la auto­su­fi­cien­cia eco­no­mi­ca.

Creo que, en cual­quier caso, no tene­mos que ver en Corea el mode­lo para hacer nues­tra Revo­lu­ción, ni en el Esta­do Espa­ñol ni en nin­gu­na de las nacio­nes opri­mi­das por el. ¿Por qué? Por­que ellos no están tra­tan­do de pro­yec­tar­se como mode­lo revo­lu­cio­na­rio, sino que están cons­tru­yen­do su revo­lu­ción, que ya es mucho más de lo que la mayo­ría de pue­blos hace­mos.

Corea pue­de ser mode­lo de revo­lu­ción para paí­ses con una situa­ción de depen­den­cia colo­nial o para paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos que nece­si­tan auto­su­fi­cien­cia eco­nó­mi­ca para huir de la sub­yu­ga­ción polí­ti­ca al impe­ria­lis­mo.

Pero Corea no pue­de ser el mode­lo de revo­lu­ción para los paí­ses avan­za­dos del capi­ta­lis­mo cen­tral, por­que los pro­ble­mas que aquí exis­ten, no tie­nen nada que ver con los que exis­ten allí, ni son las mis­mas cla­ses las que enca­be­zan la lucha ni las con­di­cio­nes de lucha se pare­cen.

Corea, obvia­men­te, en la cons­truc­ción del socia­lis­mo ha desa­rro­lla­do un mode­lo pro­pio del que qui­zás se pue­dan apro­ve­char ele­men­tos. Pero nues­tro mode­lo de Revo­lu­ción tie­ne más que ver con un mode­lo euro­peo, en un país impe­ria­lis­ta, don­de lo que se bus­ca no es ‑como en Corea- recu­pe­rar la patria, sino supe­rar­la y des­te­rrar bue­na par­te de la cul­tu­ra y socie­dad del momen­to para cons­truir algo dis­tin­to. En este sen­ti­do, nues­tro mode­lo de revo­lu­cion pro­ba­ble­men­te tie­ne mas que ver con el mode­lo ruso que con el coreano, aun­que las cir­cuns­tan­cias son muy dis­tin­tas.

En el caso del inde­pen­den­tis­mo vas­co, tam­po­co creo que la situa­cion sea simi­lar a la corea­na, ya que el pro­ble­ma nacio­nal en la Euro­pa del siglo XXI no tie­ne muchas reali­da­des comu­nes con el pro­ble­ma colo­nial en Asia a prin­ci­pios del siglo XX.

Eso se pare­ce más a lo que nece­si­ta­mos aquí. En Corea, la situa­ción pre-revo­lu­cio­na­ria, en cuan­to a estruc­tu­ra de cla­ses, domi­na­ción polí­ti­ca y agen­tes del cam­bio, nece­si­ta­ba rece­tas dis­tin­tas. Y, por cier­to, duran­te 65 años han demos­tra­do que han sabi­do inter­pre­tar­las correc­ta­men­te.

Hay ele­men­tos uni­ver­sa­les de su Revo­lu­cion que creo que pue­den ser uti­les: Corea apor­ta bas­tan­te al deba­te sobre la rela­ción entre la con­cien­cia del indi­vi­duo, las fuer­zas pro­duc­ti­vas y la cons­truc­ción del socia­lis­mo. El Juche seña­la a la per­so­na como el cen­tro de la cons­truc­ción del socia­lis­mo, hacien­do que lo prio­ri­ta­rio sea la for­ma­ción de una con­cien­cia de hom­bre y mujer nue­va como ele­men­to polí­ti­co prio­ri­ta­rio. Sobre esto, hay bas­tan­te escri­to y no creo que pue­da cerrar ese deba­te aho­ra.

Boltxe ‑Ya para ter­mi­nar Juan, agra­de­cer­te tus res­pues­tas a Boltxe, noso­tros jamás nos atre­ve­re­mos a juz­gar nin­gu­na expe­rien­cia socia­lis­ta y menos en base de datos que faci­li­tan los medios de comu­ni­ca­ción bur­gue­ses y capi­ta­lis­tas, cree­mos en la auto­de­ter­mi­na­cion y por supues­to tam­bien en la del pue­blo de Corea que es él y solo él, quien debe deci­dir su for­ma de vivir. Hace­mos votos por­que se haga reali­dad la uni­fi­ca­cion del pais, en coor­de­na­das socia­lis­tas y solo que nos digas algo que con­si­de­res de interes a [email protected] [email protected]

Gra­cias a voso­tros por ofre­cer a la soli­da­ri­dad con Corea un espa­cio y por el inte­rés por difun­dir esta infor­ma­ción. Creo que el inter­na­cio­na­lis­mo es un prin­ci­pio, lo cual quie­re decir que, para los revo­lu­cio­na­rios, es un com­pro­mi­so abs­trac­to con la cons­truc­ción del socia­lis­mo en Corea y no se basa en coyun­tu­ras ni en intere­ses.

Debe­mos defen­der a Corea como prin­ci­pio gene­ral, inde­pen­dien­te­men­te de que en una oca­sión con­cre­ta poda­mos estar en des­acuer­do con una medi­da o polí­ti­ca impul­sa­da por su gobierno o aun­que no com­par­ta­mos el 100% de su pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio. Tras más de 62 años de cons­truc­ción socia­lis­ta, Corea ha dado nume­ro­sos ejem­plos de su vali­dez como mode­lo revo­lu­cio­na­rio.
Boltxe – eske­rrik asko, pues, Juan y suer­te a ti y al pue­blo de Corea.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *