Boltxe Kolek­ti­boa entre­vis­ta a Juan Noguei­ra, repre­sen­tan­te de la amis­tad con la RDP de Corea

Fidel ya ha adver­ti­do del ries­go de gue­rra en Corea e Iran y Juan, repre­sen­tan­te de la amis­tad con Corea en el esta­do espa­ñol, nos da sus impresiones.

Juan Noguei­ra es el repre­sen­tan­te en el Esta­do Espa­ñol , de la Aso­cia­cion de Amis­tad con Corea, o Corea del Norte…

El pais de Corea, esta divi­di­do des­de una cruel gue­rra que fue pro­vo­ca­da por el impe­ria­lis­mo y que cos­to la vida a miles de [email protected] [email protected], y la situa­cion de gue­rra para­da sigue has­ta nues­tros dias.

El sur capi­ta­lis­ta, el nor­te socia­lis­ta, cree­mos en Boltxe que [email protected] no somos quien para deci­dir que mode­lo socia­lis­ta es el ade­cua­do para Corea y que solo [email protected] [email protected] de ese pais, estan en facul­tad de hacer­lo. Es cier­to que las pecu­lia­ri­da­des son difi­ci­les de enten­der para men­tes occi­den­ta­les, y que la sita­cion del pais es tam­bien sin­gu­lar, es de reci­bo recor­dar que Corea Socia­lis­ta se halla en el obje­ti­vo del impe­ria­lis­mo y que si fue­se por los impe­ria­lis­tas al igual que la exR­DA, hoy Corea sería la her­ma­na pobre de la Corea capi­ta­lis­ta del Sur
Sin pre­jui­cios y sin aprio­ris­mos afron­ta­mos esta entre­vis­ta apa­sio­nan­te e interesante..

Boltxe ‑Juan, ¿Cómo defi­ni­rías la actual situa­ción de ten­sión en la zona de las Coreas?

Actual­men­te, se vive un nue­vo epi­so­dio de la lar­ga his­to­ria de con­fron­ta­ción en la Penín­su­la coreana.
Aun­que el actual con­flic­to tie­ne un desa­rro­llo y una coyun­tu­ra espe­cí­fi­ca, debe­mos situar­lo den­tro del mar­co gene­ral del con­flic­to coreano. En Corea exis­ten dos pro­yec­tos cla­ra­men­te diferenciados:

– La Repú­bli­ca Demo­crác­ti­ca Popu­lar de Corea, que nació de la lucha por la auto­de­ter­mi­na­ción nacio­nal en con­tra del impe­ria­lis­mo japo­nés y nor­te­ame­ri­cano y que pron­to se enca­mi­nó hacia el socia­lis­mo como úni­ca base mate­rial para ase­gu­rar la inde­pen­den­cia polí­ti­ca del país. Las fuer­zas que lo impul­sa­ron fue­ron la gue­rri­lla, el cam­pe­si­na­do (mayo­ri­ta­rio) y la cla­se obre­ra (mino­ri­ta­ria), así como la prin­ci­pal orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria del pue­blo coreano: los comi­tés populares.

– La Repú­bli­ca de Corea, régi­men naci­do de la inter­ven­ción nor­te­ame­ri­ca­na con­tra el pro­ce­so inde­pen­den­tis­ta hacia Japón. Se crea un régi­men basa­do en los terra­te­nien­tes y la éli­te urba­na, man­te­nien­do los anti­guos órga­nos repre­si­vos del impe­ria­lis­mo japo­nés y a los cola­bo­ra­cio­nis­tas. Hoy día ha adop­ta­do un sis­te­ma de demo­cra­cia bur­gue­sa, con un nota­ble éxi­to eco­nó­mi­co basa­do en el mono­po­lis­mo y en el ili­mi­ta­do apo­yo eco­nó­mi­co y polí­ti­co externo por par­te del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, del que es el prin­ci­pal eje de pene­tra­ción en Asia, con nume­ro­sas bases militares.
El actual con­flic­to nace con la lle­ga­da al poder de Lee Myong Bak, uno de los máxi­mos jefes del mono­po­lio Hyun­dai y anti­guo alcal­de de Seúl. La polí­ti­ca de Lee Myong Bak ha esta­do en todo momen­to cen­tra­da en la con­fron­ta­ción con­tra la RPD de Corea. Recu­pe­ró gran par­te de la prá­xis polí­ti­ca de la épo­ca fas­cis­ta de Corea del Sur, como las acu­sa­cio­nes a los sec­to­res pro­gre­sis­tas de estar orga­ni­za­dos por “fuer­zas en las som­bras” (es decir, por Corea del Nor­te), la per­se­cu­ción de los comu­nis­tas y sus alia­dos y la defi­ni­ción del Nor­te como el prin­ci­pal enemi­go de Seúl.

El actual pro­ble­ma en torno al Cheo­nan deben enten­der­se en la diná­mi­ca de con­fron­ta­ción del gobierno del Gran Par­ti­do Nacio­nal. Es una fabri­ca­ción diri­gi­da a legi­ti­mar toda la polí­ti­ca agre­si­va ante­rior y jus­ti­fi­car la nue­va. De hecho, los des­en­cuen­tros han sido cons­tan­tes des­de que Lee Myong Bak asu­mió el poder, mucho antes del hun­di­mien­to del Cheo­nan. Pero la actual cri­sis ha ser­vi­do para ter­mi­nar con todo tipo de comer­cio entre las dos Coreas (por ejem­plo, se rom­pió uni­la­te­ral­men­te las impor­ta­cio­nes de are­na des­de Corea del Nor­te), las inver­sio­nes en zonas con­jun­tas (aun­que aún hay 120 empre­sas en la zona mix­ta de Kae­song), se han con­ge­la­do los fon­dos nor­co­rea­nos en el Sur, Corea del Sur está pre­sio­nan­do para que cese todo tipo de acuer­do que inclu­ya ayu­das hacia Pyong­yang, al tiem­po que pide a Chi­na que prohí­ba el turis­mo chino en una de las zonas más bellas de Corea del Nor­te: el mon­te Kum­gang, y ‑final­men­te- se van a inten­tar for­zar nue­vas san­cio­nes des­de Nacio­nes Unidas.

Boltxe ‑pero..¿es real­men­te posi­ble una gue­rra abier­ta en ese esce­na­rio del mundo?

No es total­men­te des­car­ta­ble, pero no creo que sea el obje­ti­vo actual del impe­ria­lis­mo. Corea fue el cen­tro de una gue­rra impe­ria­lis­ta en los años 50 del siglo pasa­do debi­do a su posi­ción geo­es­tra­té­gi­ca: con fron­te­ra con la anti­gua Unión Sovié­ti­ca y con Chi­na Popular.

Esa posi­ción de la Penín­su­la Corea­na no ha cam­bia­do hoy, aun­que los adver­sa­rios ya no es el socia­lis­mo en fase expan­si­va, sino riva­les inter­im­pe­ria­lis­tas que lucha por los mer­ca­dos. Ade­más, la gue­rra ya no se hace de la mis­ma for­ma que en los años 50. Los avio­nes tie­nen una auto­no­mía de vue­lo muy supe­rior y no es estric­ta­men­te nece­sa­ria una fron­te­ra terres­tre con Chi­na y Rusia como la que pro­por­cio­na­ría la inva­sión de Corea del Norte.

Boltxe – ¿Qué impor­tan­cia tie­ne, enton­ces, la con­fron­ta­ción con Corea del Norte?

En mi opi­nión, demo­ni­zar a Corea sir­ve para jus­ti­fi­car la pre­sen­cia de bases nor­te­ame­ri­ca­nas en Corea del Sur, bases que ase­gu­ran un por­ta­vio­nes terres­tre con­tra Chi­na. La con­fron­ta­ción con Corea del Nor­te no bus­ca úni­ca­men­te poner de rodi­llas a un pue­blo de 24 millo­nes de habi­tan­tes que resis­te con dig­ni­dad y cons­tru­ye el socia­lis­mo, sino que esas ame­na­zas escon­den un obje­ti­vo mucho mayor: el gigan­te chino, de 1350 millo­nes de habi­tan­tes y un poder eco­nó­mi­co y mili­tar nada desdeñable.
Corea es, como en 1905 y en 1950, la base de la pene­tra­ción impe­ria­lis­ta en Asia y la lucha por la paz en Corea ase­gu­ra la paz en Asia.

Demo­ni­zar a Corea del Nor­te y hacer­lo pasar por un régi­men tirá­ni­co y del que se pue­de espe­rar cual­quier cosa, sir­ve tam­bién para man­te­ner a Japón bajo la bota yan­ki. Varios ana­lis­tas han rela­cio­na­do la actual cri­sis del hun­di­mien­to del Cheo­nan con la dimi­sión del pri­mer minis­tro japo­nés, que había pro­me­ti­do expul­sar a los nor­t­ame­ri­ca­nos de la base de Oki­na­wa, la mayor de la zona.

Sin embar­go, tene­mos que ver que la posi­bi­li­dad de una gue­rra no es una qui­me­ra. Entre las dos Coreas, suman 2 millo­nes de sol­da­dos, a los que hay que aña­dir los con­ti­gen­tes que Japón y Esta­dos Uni­dos suma­rían a una even­tual agresión.

Todos los años se hacen un míni­mo de dos ejer­ci­cios mili­ta­res con­jun­tos (con par­ti­ci­pa­ción nor­te­ame­ri­ca­na) en los que se des­plie­gan dece­nas de miles de sol­da­dos, así como avio­nes de gue­rra, bar­cos de super­fi­cie y submarinos.

Boltxe ‑Se sue­le cri­ti­car des­de sec­to­res, inclu­so de izquier­das, el uso por par­te de Corea Socia­lis­ta del arma nuclear, ¿Qué nos dirias al respecto?

El con­flic­to nuclear en Corea no es uni­la­te­ral: Corea no ha deci­di­do dotar­se del arma nuclear en una situa­ción idí­li­ca de paz y armo­nía inter­na­cio­nal, sino en medio de una agre­sión constante.
Pre­ci­sa­men­te, en los ejer­ci­cios anua­les que hacen Esta­dos Uni­dos y Corea del Sur, se ha ensa­ya­do el bom­bar­deo nuclear de Corea del Nor­te. Esta­dos Uni­dos con­vir­tió en los años 60 a Corea del Sur en uno de los terri­to­rios con más cabe­zas nuclea­res del mundo.

Recien­te­men­te, hemos cono­ci­do por los pape­les des­cla­si­fi­ca­dos del gobierno nor­te­ame­ri­cano, que en los años 60, Nixon qui­so bom­bar­dear Corea del Nor­te con armas nuclea­res, en repre­sa­lia por la cap­tu­ra de un bar­co espía yan­ki que se había infil­tra­do en aguas terri­to­ria­les norcoreanas.
La ame­na­za de gue­rra nuclear en la Penín­su­la Corea­na no apa­re­ce en 2003 con el desa­rro­llo de armas nuclea­res por par­te de Corea del Nor­te, sino en los años 60 con las armas nuclea­res de Esta­dos Uni­dos den­tro de Corea del Sur. El desa­rro­llo de este tipo de arma­men­to a par­tir de 2003 por par­te de Corea Socia­lis­ta sólo equi­li­bra en cier­ta mane­ra la corre­la­ción de fuer­zas y sir­ve como ele­men­to disua­si­vo. Para­dó­ji­ca­men­te, el siglo XX ha demos­tra­do que las armas nuclea­res ase­gu­ran la paz, a tra­vés del terro­rí­fi­co prin­ci­pio de la Des­truc­ción Mutua Ase­gu­ra­da (MAD).

He escu­cha­do en boca de muchos nor­co­rea­nos fra­ses con­tra las armas nuclea­res. En gene­ral, en Corea del Nor­te la opi­nión popu­lar es con­tra­ria a ese tipo de armas, pero favo­ra­ble a su desa­rro­llo en las actua­les cir­cuns­tan­cias. Per­so­nal­men­te, soy de la mis­ma opinión.

A los sec­to­res más “puris­tas” den­tro de la izquier­da, les diría que este tipo de asun­tos hay que tra­tar­los de una for­ma dia­léc­ti­ca. No pode­mos tras­la­dar un esque­ma váli­do para nues­tra situa­ción a cual­quier otra realidad.

Las armas nuclea­res no son acep­ta­bles para el Ejér­ci­to Espa­ñol y la OTAN y debe­mos opo­ner­nos a ellas, ya que son fuer­zas impe­ria­lis­tas y las uti­li­zan con­tra los pue­blos. En el caso de Corea, sí son acep­ta­bles, pues con­tri­bu­yen a la paz y están en manos de un pue­blo para disua­dir a sus enemi­gos imperialistas.

Es el mis­mo caso que la ener­gía nuclear. No es lo mis­mo la ener­gía nuclear en Espa­ña que en Corea, debi­do a la exis­ten­cia de un blo­queo en Corea y la fal­ta de fuen­tes ener­gé­ti­cas, situa­ción que no se da en España.

Este aná­li­sis dia­léc­ti­co es váli­do para cual­quier reali­dad. Voy a poner un ejem­plo más cla­ro para nues­tros deba­tes en el Esta­do Espa­ñol, aun­que con ello me des­víe un poco: es el caso del nacio­na­lis­mo: ¿o es lo mis­mo la lucha nacio­na­lis­ta de la nación opre­so­ra que la lucha nacio­nal del pue­blo opri­mi­do? Una pos­tu­ra anti-dia­léc­ti­ca y que tras­la­de mecá­ni­ca­men­te un esque­ma de un sitio a otro, diría que todas las luchas nacio­na­les son igua­les y nos “ilus­tra­rían” des­de el puris­mo con la abo­li­ción de las nacio­nes como úni­ca vía internacionalista.

Creo que esa con­tra­dic­ción entre posi­cio­nes dia­léc­ti­cas y posi­cio­nes meta­fí­si­cas (puris­tas) es igual de dañi­na en el caso nacio­nal que en el caso de la ener­gía nuclear.

Boltxe ‑Las for­mas de vida en Corea cho­can a menu­do con nues­tras men­tes occien­ta­les y qui­zas a veces pare­ce un esce­si­vo cul­to a la per­so­na­li­dad de los dirigentes…¿Cómo nos tras­la­da­rias esa for­ma de rela­cio­nar­se entre el pue­blo y los diri­gen­tes del pais y del partido?

Per­so­nal­men­te, creo que es un error hablar tan­to de líde­res dei­di­fi­ca­dos. ¿Somos mar­xis­tas o hege­lia­nos? ¿Mira­mos el pro­yec­to polí­ti­co o mira­mos a la per­so­na? A mí lo que real­men­te me impor­ta de un líder polí­ti­co es que pro­yec­to enca­be­za y no cómo sea él personalmente.

¿Pre­fe­ri­mos a líde­res a los que no se rin­de cul­to, solo por el hecho de que no se les rin­da cul­to? Bueno, pues tene­mos un amplio espec­tro entre el que esco­ger: Gor­ba­chov, el «cama­ra­da» Jiang Zemin y otros, aun­que yo me iden­ti­fi­co mas con Lenin, Fidel o Kim Il Sung, por mucho que sus pue­blos los hayan admi­ra­do. De igual for­ma, hay líde­res que por mucha admi­ra­ción que reci­bie­ran, no tuvie­ron una línea polí­ti­ca correc­ta. A lo que voy es que hay que mirar qué polí­ti­ca impul­sa un líder y no el lado fol­kló­ri­co del asun­to. Si enfo­ca­mos este asun­to des­de las cla­ves que lo mani­pu­la el impe­ria­lis­mo, tene­mos el deba­te per­di­do de antemano.

Hay que enten­der toda una serie de cla­ves poli­ti­cas sobre la his­to­ria corea­na para cono­cer la impor­tan­cia que tie­ne el lider den­tro de su revolucion.

Entre ellas destacaria:

– La Revo­lu­cion no se dio a tra­ves de una direc­cion colec­ti­va plas­ma­da en un par­ti­do, ya que el PCC se extin­guio en 1925 debi­do a la repre­sion y a la lucha frac­cio­nal. Fue la gue­rri­lla y su diri­gen­te quie­nes fue­ron la cabe­za visi­ble del proceso.

– La ido­la­tria hacia un lider mis­ti­co es tipi­co de las socie­da­des cam­pe­si­nas, asia­ti­cas y tam­bien de las con­fu­cia­nas. En el caso coreano, coin­ci­den estas tres circunstancias.

– En Corea, toda la opo­si­cion renun­cio, des­apa­re­cio o deri­vo en posi­cio­nes pac­tis­tas con el impe­ria­lis­mo japo­nes. La gue­rri­lla se con­vir­tio en un refe­ren­te aglu­ti­nan­te de todos los sec­to­res com­ba­ti­vos y supo ges­tio­nar la crea­cion de una espe­ran­za miti­ca en la vic­to­ria. En este con­tex­to, un lider joven y con caris­ma como Kim Il Sung se con­vir­tio en una figu­ra miti­ca de la resistencia.

– Esto se ha exten­di­do mas alla, ya que ese mis­mo lider guio la revo­lu­cion corea­na ante la gue­rra de Corea, la cons­truc­cion del socia­lis­mo y la con­tra­rre­vo­lu­cion en el cam­po socialista.
Si esto es el ori­gen de la impor­tan­cia del lider den­tro de la revo­lu­cion corea­na, mas ade­lan­te tene­mos que encon­trar dos fac­to­res politicos.

a) Por un lado, en 1956 Kim Il Sung se pone a la cabe­za del pro­yec­to Cho­lli­ma, visi­tan­do la Side­rúr­gi­ca de Kang­son. Allí se reune con los obre­ros y expli­ca la situa­ción polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca del país. La con­sig­na es cam­biar todo lo que debie­se ser cam­bia­do, crear nue­vas nor­mas, par­ti­ci­par, inno­var, sen­tir­se due­ños del des­tino de la fábri­ca y del país.

A esta visi­ta, siguie­ron otras muchas a los cen­tros pro­duc­ti­vos más impor­tan­tes del país. Estas visi­tas se con­ver­ti­rían en una cons­tan­te del tipo de lide­raz­go nor­co­reano a todos los nive­les y siguen prac­ti­cán­do­se hoy (por ejem­plo, Kim Jong Il hizo mas de 200 visi­tas a impor­tan­tes cen­tros del país duran­te el año pasado).

Este tipo de visi­tas crea una nue­va cul­tu­ra de lide­raz­go. El movi­mien­to Cho­lli­ma tenía como bases las ini­cia­ti­vas y esfuer­zos de la base. Esto cho­có con la mane­ra de diri­gir y orga­ni­zar la Eco­no­mía que exis­tía en Corea has­ta el momento.

En 1960, Kim Il Sung deci­dió visi­tar por sí mis­mo una coope­ra­ti­va, para vivir y tra­ba­jar con los coope­ra­ti­vis­tas y poder detec­tar los fallos de fun­cio­na­mien­to. Kim Il Sung per­ma­ne­ció 15 días en Chong­san-ri, super­vi­san­do el tra­ba­jo de direc­ción y corri­gien­do algu­nos méto­dos inco­rrec­tos, para agi­li­zar e incre­men­tar la comu­ni­ca­ción entre dife­ren­tes áreas de tra­ba­jo. Duran­te 1960, Kim Il Sung visi­ta­ría 39 veces Chong­san­ri, para com­pro­bar cómo se apli­ca­ban los cam­bios y para traer nue­vas iniciativas.

Toda la meto­do­lo­gía ela­bo­ra­da duran­te sus visi­tas pasó a deno­mi­nar­se el méto­do y espí­ri­tu de Chong­san-ri y se sis­te­ma­ti­zó, crean­do un nue­vo esque­ma de tra­ba­jo agrí­co­la en el país.
No creo que sea nece­sa­rio expli­car toda la meto­do­lo­gía en lo con­cre­to, pero si que­dar­se con la idea de la cer­ca­nia entre lide­res y pue­blo a la hora de desa­rro­llar cual­quier ini­cia­ti­va poli­ti­ca. De hecho, la pro­pia meto­do­lo­gia chong­san-ri exi­ge que toda per­so­na en pues­to de res­pon­sa­bi­li­dad lle­ven a cabo visi­tas y bajen a los pro­pios cen­tros pro­duc­ti­vos a tra­ba­jar y diri­gir des­de alli.

b) Ade­mas, en pleno perio­do del “deshielo”y el ata­que al cul­to a la per­so­na­li­dad en tiem­pos de Sta­lin, Corea ve que tras las cri­ti­cas al cul­to a la per­so­na­li­dad en gene­ral (como aspec­to for­mal) en reali­dad se estan modi­fi­can­do aspec­tos de fon­do. Se esta ata­can­do la mis­ma idea de un cen­tro de la revo­lu­cion, ata­can­do el valor no solo de un lider, sino de los mis­mos par­ti­dos como van­guar­dia del pro­ce­so de cosn­truc­cion del socialismo.

De hecho, es a par­tir de enton­ces cuan­do comien­za toda una des­cen­tra­li­za­cion eco­no­mi­ca que hace a las empre­sas socia­lis­tas auto­no­mas y con­vir­te la pla­ni­fi­ca­cion en un aspec­to tec­ni­co (no un ele­men­to de poder poli­ti­co de la cla­se obre­ra) que diri­ge empre­sas ais­la­das y auto­no­mas, ten­den­tes al capi­ta­lis­mo. Fal­ta un cen­tro orga­ni­za­dor, idea que se ha atacado.

Es tam­bien el momen­to de la coexis­ten­cia paci­fi­ca, en la mis­ma ten­den­cia de “des­hie­lo”, ele­men­to difi­cil­men­te dige­ri­ble para un pais que has­ta hacia solo tres años habia sufri­do los bom­bar­deos mas inten­si­vos de la historia.

Todo esto hacen que en Corea vean la idea del lide­raz­go y del cen­tro de la revo­lu­cion, como un ele­men­to poli­ti­co de lucha con­tra el revisionismo.

Boltxe – Falsy­me­dia, a veces tra­ta de ven­der­nos una Corea seme­jan­te a un enor­me cam­po de con­cen­tra­cion, pero tu que has esta­do alli, ¿Cómo es el dia a dia en Corea del Norte?

Pues real­men­te, esa ima­gen “car­ce­la­ria” y de “cuar­tel” del socia­lis­mo coreano es la que intere­sa a la bur­gue­sía. Debe­mos tener cla­ra una cues­tión: pode­mos refu­tar la ver­sión de la bur­gue­sía, pero mien­tras siga­mos usan­do sus temas y su len­gua­je, tene­mos la bata­lla perdida.

No debe­mos tra­tar los temas que nos impo­ne la bur­gue­sía. Pode­mos refu­tar­los y dar la ima­gen real de lo que ocu­rre en Corea, pero una posi­ción inter­na­cio­na­lis­ta y soli­da­ria es la que recons­tru­ye en su dis­cur­so la reali­dad socia­lis­ta de Corea. Para ello, debe­mos tra­tar los temas que carac­te­ri­zan al socia­lis­mo coreano, que no son los temas que tra­ta la burguesía.

La bur­gue­sía habla de cam­pos de con­cen­tra­ción, dere­chos huma­nos, el líder nor­co­reano, mili­ta­ris­mo, repre­sión y ham­bru­nas. ¡No per­da­mos dema­sia­do tiem­po hablan­do de eso, ni siquie­ra para refutarlo!
Hable­mos de la Edu­ca­ción en Corea, de la sani­dad, del eco­lo­gis­mo, del tra­to a los niños, del pleno empleo, de la par­ti­ci­pa­ción social, de las labo­res soli­da­rias, del tra­ba­jo volun­ta­rio, del entu­sias­mo de la pobla­ción en la cons­truc­ción del socia­lis­mo,… de mil y un reali­da­des que cons­ti­tu­yen el autén­ti­co día a día de los nor­co­rea­nos y jamás lle­gan a los oídos del gran públi­co: ni cuan­do la bur­gue­sía acu­sa, ni cuan­do noso­tros respondemos.

¿Cómo es el día a día de un nor­co­reano? Pues un nor­co­reano vive en vivien­das gra­tui­tas y espa­cio­sas (no exis­ten los pro­ble­mas de espa­cio de su vecino chino), tie­ne par­te de su comi­da ase­gu­ra­da por el sis­te­ma públi­co de abas­te­ci­mien­to y tie­ne ase­gu­ra­do el empleo.

El trans­por­te es públi­co, colec­ti­vo y eléc­tri­co, con una exten­sa red de metro, tro­lley­bus, tran­vía y auto­bús. Esto se com­ple­men­ta con un medio de trans­por­te indi­vi­dual: la bicicleta.
Las ciu­da­des son muy ver­des, no tie­nen pro­ble­mas de trá­fi­co, cuen­tan con ave­ni­das espa­cio­sas y muchos par­ques. Pyong­yang es la capi­tal del mun­do con más zonas ver­des por habitantes.
Los nor­co­rea­nos tie­nen una vida artís­ti­ca y depor­ti­va muy acti­va y la con­cien­cia polí­ti­ca y el com­pro­mi­so es bas­tan­te elevado.

En gene­ral, exis­te un con­sen­so muy ele­va­do en torno a las cues­tio­nes bási­cas que carac­te­ri­zan al socia­lis­mo coreano, aún con dife­ren­cias que inclu­so se expre­san en la exis­ten­cia de varios par­ti­dos polí­ti­cos con repre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria. Vir­tual­men­te, no exis­te opo­si­ción anti­co­mu­nis­ta orga­ni­za­da. Esto no debe con­fun­dir­se con una apro­ba­ción uná­ni­me de todo cuan­to se dice y se hace en el país: exis­ten nume­ro­sos espa­cios para el deba­te y la par­ti­ci­pa­ción den­tro del socia­lis­mo, reco­no­ci­dos constitucionalmente.

La pobla­ción car­ce­la­ria es muy baja y las penas son cor­tas. La pena de muer­te es excep­cio­nal y ape­nas se apli­ca, cir­cuns­cri­bién­do­se a asun­tos rela­cio­na­dos con la trai­ción y la segu­ri­dad del Estado.

Ade­más, Corea es actual­men­te el úni­co país don­de no exis­ten impuestos.

Boltxe – ¿Defi­ni­rias como socia­lis­ta el Esta­do Coreano..lo digo por­que sec­to­res de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria nie­gan ese cariz socia­lis­ta a la RDP de Corea?

Creo que estos deba­tes son un tan­to esté­ri­les, sobre todo por­que para ana­li­zar la reali­dad de un país se debe hacer de for­ma dia­léc­ti­ca. No pode­mos coger una foto­gra­fía está­ti­ca de Corea y ver si enca­ja en el mol­de de país socia­lis­ta o no, sino ana­li­zar las reali­da­des cam­bian­tes en Corea y ver si lo que se cons­tru­ye allí es el socia­lis­mo o no, den­tro de las muchas con­tra­dic­cio­nes que exis­ten en toda sociedad.

En este sen­ti­do, creo que es inne­ga­ble que en Corea sí se cons­tru­ye el socia­lis­mo y el Esta­do, enten­di­do como ins­ti­tu­ción cla­sis­ta y de natu­ra­le­za repre­si­va, es uti­li­za­do por la cla­se obre­ra para man­te­ner y hacer avan­zar una orien­ta­ción socia­lis­ta y para pro­te­ger­se de la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta norteamericana.

La tie­rra es de pro­pie­dad coope­ra­ti­va o públi­ca y se explo­ta en for­ma de gran­jas colec­ti­vas. A excep­ción de la zona de explo­ta­ción con­jun­ta de Kae­song y algu­na otra expe­rien­cia con­cre­ta de coope­ra­ción con el extran­je­ro para intro­du­cir tec­no­lo­gía pun­ta, toda la indus­tria es de pro­pie­dad pública.

La orien­ta­ción de toda la polí­ti­ca es hacia el colec­ti­vis­mo y hacia la cons­truc­ción social.
Des­de fina­les de los años 50, se ha tra­ba­ja­do por des­bu­ro­cra­ti­zar la estruc­tu­ra de ges­tión y direc­ción y optar por un mode­lo de par­ti­ci­pa­ción. Esto se entien­de mejor estu­dian­do el movi­mien­to Cho­lli­ma y el sis­te­ma de ges­tión Chong­san-ri y Daean. En Corea las deci­sio­nes no se toman arri­ba y se apli­can por decre­to y bajo for­ma de ordeno y man­do, sino a tra­vés de cam­pa­ñas de movi­li­za­ción polí­ti­ca, don­de el par­ti­do pro­po­ne y la gen­te res­pon­de, deba­te y par­ti­ci­pa voluntariamente.
La medi­ci­na, la Edu­ca­ción y la vivien­da son gra­tui­tos, así como otras pres­ta­cio­nes del Esta­do. Ade­más, la ten­den­cia es a for­ta­le­cer el carác­ter colec­ti­vo de la eco­no­mía, la cul­tu­ra y la polí­ti­ca, por lo que en mi opi­nión, no pue­de negar­se la reali­dad socia­lis­ta de Corea.

Boltxe ‑El mode­lo socia­lis­ta coreano, ¿lo con­si­de­ras posi­ble fue­ra de Corea?

Creo que exis­te un error en la for­mu­la­cion, ya que, en mi opi­nion, no exis­te un esque­ma «gene­ral» de Revo­lu­ción. O al menos, podre­mos admi­tir que toda Revo­lu­cion es con­cre­ta y apor­ta tan­to ele­men­tos pro­pios y uni­cos para su pro­ce­so, como ele­men­tos uni­ver­sa­les y que enri­que­cen la teo­ria del socia­lis­mo cientifico.

¿Exis­te una for­ma «en gene­ral» o «uni­ver­sal» de hacer la Revo­lu­ción? Obvia­men­te, exis­ten ele­men­tos obje­ti­vos y comu­nes, pero la revo­lu­ción sólo es posi­ble en un terri­to­rio si da res­pues­tas a los pro­ble­mas reales de ese terri­to­rio. En Corea, se con­si­guió hacer una revo­lu­ción por­que se con­cien­ció y se lan­zó a la lucha a muchí­si­ma gen­te que veía toda una serie de pro­ble­mas en su socie­dad. La Revo­lu­ción no pue­de triun­far como una serie de rece­tas generales.

¿Cuál era uno de los mayo­res pro­ble­mas de Corea? La sub­yu­ga­ción nacio­nal, cul­tu­ral y lin­güís­ti­ca hacia Japón. Corea vivió duran­te 40 años bajo un régi­men colo­nial que le se pro­pu­so borrar el carác­ter nacio­nal de Corea.

Se des­tru­ye­ron tem­plos y tum­bas de los reyes fun­da­do­res de Corea, se «des­cu­brie­ron» reli­quias japo­ne­sas en Corea, se obli­gó a todos los ciu­da­da­nos a nipo­ni­zar su ape­lli­do (o cam­biar­lo a uno japo­nés, si era impo­si­ble hacer­lo), se cam­bió el nom­bre a todas las ciu­da­des, se des­te­rró el coreano de la vida pública,…

La Revo­lu­ción en Corea encon­tro en el socia­lis­mo un con­te­ni­do sobre el que basar su lucha nacio­nal, la Revo­lu­ción allá da res­pues­tas en ambos sen­ti­dos. Es socia­lis­ta, por­que es el futu­ro de la huma­ni­dad y el mejor y más humano de los sis­te­mas. Es nacio­nal, por­que la libe­ra­ción nacio­nal era una tarea pen­dien­te en 1945 y sigue sién­do­lo en 2010. Por lo tan­to, Corea tie­ne cier­tos ele­men­tos uti­les como mode­lo de revo­lu­cio­nes socia­lis­tas en pai­ses some­ti­dos a regi­men colo­nial y que quie­ran lograr la inde­pen­den­cia poli­ti­ca total ‑de ahi, la impor­tan­cia que otor­ga el socia­lis­mo coreano a la auto­su­fi­cien­cia economica.

Creo que, en cual­quier caso, no tene­mos que ver en Corea el mode­lo para hacer nues­tra Revo­lu­ción, ni en el Esta­do Espa­ñol ni en nin­gu­na de las nacio­nes opri­mi­das por el. ¿Por qué? Por­que ellos no están tra­tan­do de pro­yec­tar­se como mode­lo revo­lu­cio­na­rio, sino que están cons­tru­yen­do su revo­lu­ción, que ya es mucho más de lo que la mayo­ría de pue­blos hacemos.

Corea pue­de ser mode­lo de revo­lu­ción para paí­ses con una situa­ción de depen­den­cia colo­nial o para paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos que nece­si­tan auto­su­fi­cien­cia eco­nó­mi­ca para huir de la sub­yu­ga­ción polí­ti­ca al imperialismo.

Pero Corea no pue­de ser el mode­lo de revo­lu­ción para los paí­ses avan­za­dos del capi­ta­lis­mo cen­tral, por­que los pro­ble­mas que aquí exis­ten, no tie­nen nada que ver con los que exis­ten allí, ni son las mis­mas cla­ses las que enca­be­zan la lucha ni las con­di­cio­nes de lucha se parecen.

Corea, obvia­men­te, en la cons­truc­ción del socia­lis­mo ha desa­rro­lla­do un mode­lo pro­pio del que qui­zás se pue­dan apro­ve­char ele­men­tos. Pero nues­tro mode­lo de Revo­lu­ción tie­ne más que ver con un mode­lo euro­peo, en un país impe­ria­lis­ta, don­de lo que se bus­ca no es ‑como en Corea- recu­pe­rar la patria, sino supe­rar­la y des­te­rrar bue­na par­te de la cul­tu­ra y socie­dad del momen­to para cons­truir algo dis­tin­to. En este sen­ti­do, nues­tro mode­lo de revo­lu­cion pro­ba­ble­men­te tie­ne mas que ver con el mode­lo ruso que con el coreano, aun­que las cir­cuns­tan­cias son muy distintas.

En el caso del inde­pen­den­tis­mo vas­co, tam­po­co creo que la situa­cion sea simi­lar a la corea­na, ya que el pro­ble­ma nacio­nal en la Euro­pa del siglo XXI no tie­ne muchas reali­da­des comu­nes con el pro­ble­ma colo­nial en Asia a prin­ci­pios del siglo XX.

Eso se pare­ce más a lo que nece­si­ta­mos aquí. En Corea, la situa­ción pre-revo­lu­cio­na­ria, en cuan­to a estruc­tu­ra de cla­ses, domi­na­ción polí­ti­ca y agen­tes del cam­bio, nece­si­ta­ba rece­tas dis­tin­tas. Y, por cier­to, duran­te 65 años han demos­tra­do que han sabi­do inter­pre­tar­las correctamente.

Hay ele­men­tos uni­ver­sa­les de su Revo­lu­cion que creo que pue­den ser uti­les: Corea apor­ta bas­tan­te al deba­te sobre la rela­ción entre la con­cien­cia del indi­vi­duo, las fuer­zas pro­duc­ti­vas y la cons­truc­ción del socia­lis­mo. El Juche seña­la a la per­so­na como el cen­tro de la cons­truc­ción del socia­lis­mo, hacien­do que lo prio­ri­ta­rio sea la for­ma­ción de una con­cien­cia de hom­bre y mujer nue­va como ele­men­to polí­ti­co prio­ri­ta­rio. Sobre esto, hay bas­tan­te escri­to y no creo que pue­da cerrar ese deba­te ahora.

Boltxe ‑Ya para ter­mi­nar Juan, agra­de­cer­te tus res­pues­tas a Boltxe, noso­tros jamás nos atre­ve­re­mos a juz­gar nin­gu­na expe­rien­cia socia­lis­ta y menos en base de datos que faci­li­tan los medios de comu­ni­ca­ción bur­gue­ses y capi­ta­lis­tas, cree­mos en la auto­de­ter­mi­na­cion y por supues­to tam­bien en la del pue­blo de Corea que es él y solo él, quien debe deci­dir su for­ma de vivir. Hace­mos votos por­que se haga reali­dad la uni­fi­ca­cion del pais, en coor­de­na­das socia­lis­tas y solo que nos digas algo que con­si­de­res de interes a [email protected] [email protected]

Gra­cias a voso­tros por ofre­cer a la soli­da­ri­dad con Corea un espa­cio y por el inte­rés por difun­dir esta infor­ma­ción. Creo que el inter­na­cio­na­lis­mo es un prin­ci­pio, lo cual quie­re decir que, para los revo­lu­cio­na­rios, es un com­pro­mi­so abs­trac­to con la cons­truc­ción del socia­lis­mo en Corea y no se basa en coyun­tu­ras ni en intereses.

Debe­mos defen­der a Corea como prin­ci­pio gene­ral, inde­pen­dien­te­men­te de que en una oca­sión con­cre­ta poda­mos estar en des­acuer­do con una medi­da o polí­ti­ca impul­sa­da por su gobierno o aun­que no com­par­ta­mos el 100% de su pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio. Tras más de 62 años de cons­truc­ción socia­lis­ta, Corea ha dado nume­ro­sos ejem­plos de su vali­dez como mode­lo revolucionario.
Boltxe – eske­rrik asko, pues, Juan y suer­te a ti y al pue­blo de Corea.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.