Sui­ci­dios ados­les­cen­tes ins­ti­ga­dos por el capi­ta­lis­mo en Argen­ti­na. Dra­ma – Demian Pare­des

“Moda peli­gro­sa”, “men­sa­jes mal­di­tos”, “maca­bro jue­go”, “ritual”. Aún sin “sos­pe­cho­sos” deter­mi­na­dos, el juez sal­te­ño Mario Dilas­cio, a car­go de la inves­ti­ga­ción de los sui­ci­dios ado­les­cen­tes –que tuvie­ron pro­yec­ción nacio­nal por los medios duran­te algu­nos días- pro­pu­so una ver­da­de­ra ente­le­quia como cau­san­te de los mis­mos: cara­tu­ló la cau­sa como “NN: ins­ti­ga­ción al sui­ci­dio” (?). Y dijo: “Nun­ca se había pro­du­ci­do un fenó­meno así en nues­tra pro­vin­cia, don­de se con­ta­bi­li­zan casos de sui­ci­dios pero no en los que los pro­ta­go­nis­tas fue­ran jóve­nes de la mis­ma fran­ja eta­ria y social y, apa­ren­te­men­te, sal­vo en casos pun­tua­les, sin pro­ble­mas fami­lia­res trau­má­ti­cos. (…) todos han sido víc­ti­mas de esta ‘moda’ peli­gro­sa (El Tri­buno de Sal­ta, 18/​6/​2010).

¿Será así como dice el “des­orien­ta­do” magis­tra­do, o habrá en reali­dad una cau­sa estruc­tu­ral más pro­fun­da para enten­der los mis­mos?

La vida (sin futu­ro) de las fami­lias obre­ras y popu­la­res en el NOA

Igno­ran­cia o hipo­cre­sía. No hay otra for­ma de cali­fi­car los sesu­dos aná­li­sis de las auto­ri­da­des esta­ta­les (en cual­quie­ra de los tres pode­res). Por­que los sui­ci­dios ado­les­cen­tes son un fenó­meno que ya lle­va años en toda la región del Noroes­te del país (espe­cial­men­te Jujuy), y segu­ra­men­te del NEA –las dos regio­nes más pobres del país-.

Los sui­ci­dios (y demás “males socia­les” como la pros­ti­tu­ción, el incre­men­to de enfer­me­da­des como el HIV-SIDA y la dro­ga­dic­ción) son cau­sa direc­ta de la des­in­dus­tria­li­za­ción de las últi­mas déca­das y de la fal­ta de tra­ba­jo digno en con­se­cuen­cia; así como de la degra­da­ción de dere­chos socia­les bási­cos como salud y edu­ca­ción públi­cas –o el trans­por­te: ni Jujuy ni Sal­ta tie­nen ferro­ca­rril-.

Regio­nes “desér­ti­cas” como la Puna y La Que­bra­da en Jujuy han vis­to dece­nas de cuer­pi­tos col­ga­dos de árbo­les… ¡no sólo de ado­les­cen­tes sino inclu­so de niños en edad de ir a la pri­ma­ria! Lo mis­mo ocu­rrió en Rosa­rio de la Fron­te­ra: la “nada”, la fal­ta de cual­quier futu­ro lle­va a los jóve­nes y niños del NOA a esta tre­men­da “deci­sión”. Si fue­ra un fenó­meno “inex­pli­ca­ble” o “nue­vo” no se entien­de por­qué una vez más Sal­ta par­ti­ci­pó recien­te­men­te del “VI Con­gre­so Nacio­nal de Sui­ci­do­lo­gía” rea­li­za­do en Jujuy entre el 5 y 7 de junio.

Explo­ta­ción, des­ocu­pa­ción, mise­ria, degra­da­ción social (machis­mo, alcoho­lis­mo): son el pan dia­rio para el pue­blo tra­ba­ja­dor. Una docen­te de 33 años entre­vis­ta­da expli­có que antes, cuan­do ella pedía a los alum­nos que hicie­ran una car­ta a los padres, agra­de­cían. Pero eso cam­bió y aho­ra “piden amor, cari­cias y aten­ción”: “Hay uno que le pide a su padre que no le pegue más a su mamá y otro que pide a su padre que no se embo­rra­che por­que se pone agre­si­vo. Ese chi­co vie­ne a la escue­la preo­cu­pa­do por­que no sabe con qué se va a encon­trar cuan­do vuel­va a la casa” (Página/​12, 20/​6/​2010). Y agre­ga: “Per­die­ron el hori­zon­te, no tie­nen sue­ños”.

Esta docen­te tie­ne a sus hijos estu­dian­do en la uni­ver­si­dad de otra pro­vin­cia. Res­pec­to a los que se que­dan dijo: “Los que no se pue­den ir de aquí, sufren. Se les crea un resen­ti­mien­to enor­me y te lo lar­gan. Se sien­ten atra­pa­dos y eso les crea una tris­te­za enor­me”.

Con esa tris­te­za cur­san sus estu­dios sin caber para qué, o tra­ba­jan (ultra­pre­ca­ri­za­dos) en super­mer­ca­dos pro­vin­cia­les o nego­cios. Y expli­có una alma­ce­ne­ra a la pren­sa: “Los que no con­si­guen nada, se la pasan embo­rra­chán­do­se y cuan­do tie­nen algún peso se van al casino elec­tró­ni­co, pare­ce que es el úni­co nego­cio que fun­cio­na bien aquí”. El inten­den­te de la veci­na Metán, con­sul­ta­do por el mis­mo dia­rio, dijo: “Pien­so que con todo lo que está pasan­do con los chi­cos, la ver­dad, pare­ce que se nos esca­pó la tor­tu­ga”.

La OMS y el sui­ci­dio en el mun­do

La Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud infor­mó hace poco que entre las tres prin­ci­pa­les cau­sas de muer­te en el mun­do se encuen­tra el sui­ci­dio. Que son un millón de per­so­nas por año –entre 15 y 44 años- las que se qui­tan la vida. Y que es cifra aumen­ta­rá al millón y medio para 2020 (El Tri­buno de Sal­ta, 10/​9/​2009). Con des­ca­ra­da super­fi­cia­li­dad pro­po­ne como expli­ca­ción de los mis­mos “fac­to­res cul­tu­ra­les, reli­gio­sos, lega­les, his­tó­ri­cos, filo­só­fi­cos y tra­di­cio­na­les”; “acon­se­jó redu­cir el acce­so a los medios para hacer­lo (pes­ti­ci­das, medi­ca­men­tos, armas de fue­go)” y “tra­tar a las per­so­nas con tras­tor­nos men­ta­les y, en par­ti­cu­lar a quie­nes pade­cen depre­sión, alcoho­lis­mo o esqui­zo­fre­nia”.

Para la pre­si­den­ta del Cole­gio de Psi­có­lo­gos de Sal­ta, la reali­dad sin tra­ba­jo ni edu­ca­ción dig­nos de Rosa­rio de la Fron­te­ra (exten­si­ble a todo el país y zonas como el Conur­bano bonae­ren­se) da “un com­bo: pobre­za de inte­rés, des­gano, con­duc­tas evi­ta­ti­vas, recha­zos múl­ti­ples, todas res­pues­tas de quie­nes fren­te a la incer­ti­dum­bre sobre el futu­ro y el dolor de la frus­tra­ción pre­fi­rie­ron renun­ciar a la pelea, tal vez por­que en el futu­ro cer­cano se ven muer­tos o exclui­dos. Don­de debe­ría apa­re­cer la lucha, la rebel­día, el fra­gor del eros, hay aba­ti­mien­to y apa­tía. Lo que hay es una renun­cia pul­sio­nal ante una reali­dad impo­ten­ti­zan­te” (Página/​12, 20/​6/​2010).

Como se ve, no es “un pro­ble­ma de la inter­net” o vía men­sa­jes de tex­to: el pro­ble­ma es el mis­mo capi­ta­lis­mo que lle­va a estas bru­ta­les (y deses­pe­ran­tes) con­di­cio­nes de vida. Por acción (como el caso de Bari­lo­che) u omi­sión (los sui­ci­dios) los jóve­nes son los más cas­ti­ga­dos por el capi­ta­lis­mo, su Esta­do –sus fuer­zas repre­si­vas- y su gobierno.

La úni­ca for­ma de ter­mi­nar con la explo­ta­ción, la opre­sión y la repre­sión es luchar por un gobierno de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras, que garan­ti­ce con­di­cio­nes de edu­ca­ción y tra­ba­jo dig­nas. Y que, ponien­do en pie los cimien­tos de una socie­dad nue­va, ten­ga espe­cial aten­ción hacia el cui­da­do y desa­rro­llo de los niños y jóve­nes, las futu­ras gene­ra­cio­nes que hoy este sis­te­ma mata.

Juven­tudNacio­nal

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *