Nación Anda­lu­za con el pue­blo tra­ba­ja­dor de Cataluña

La sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal con res­pec­to al nue­vo Esta­tu­to Cata­lán y las reso­lu­cio­nes anti­po­pu­la­res de los gobier­nos esta­tal y “auto­nó­mi­cos” fren­te a la cri­sis, han sub­ra­ya­do los lími­tes infran­quea­bles de la supues­ta “demo­cra­cia espa­ño­la” y han deja­do al des­cu­bier­to la fala­cia de las teo­rías gra­dua­lis­tas de pseu­do-nacio­na­lis­tas y social­de­mó­cra­tas con res­pec­to a la posi­bi­li­dad de avan­ces sus­tan­cia­les hacia for­mu­las “fede­ra­lis­tas” y/​o más “socia­les” den­tro del “mar­co cons­ti­tu­cio­nal”. Tan­to la reso­lu­ción sobre el Esta­tu­to como las dis­po­si­cio­nes adop­ta­das fren­te a la cri­sis, son sen­das demos­tra­cio­nes de las bases cons­ti­tu­ti­vas de los esta­dos espa­ño­les: uni­dad impues­ta y ser­vi­dum­bre ante el Capi­tal. Espa­ña, no opri­me y explo­ta cir­cuns­tan­cial­men­te, como con­se­cuen­cia de for­mas de Esta­do, sus carac­te­rís­ti­cas, legis­la­cio­nes o la adje­ti­va­ción de quie­nes deten­ten el poder. Espa­ña es, en sí mis­ma, opre­sión y explo­ta­ción. Para eso se creo y es man­te­ni­da. Nin­gún Esta­do Espa­ñol ha reco­no­ci­do ni reco­no­ce­rá los dere­chos de los pue­blos y los tra­ba­ja­do­res, por­que supon­dría el fin de toda Espa­ña. Espa­ña siem­pre se ha man­te­ni­do median­te coac­ción y como herra­mien­ta de expolio. 

El reco­no­ci­mien­to de un pue­blo y una nación debe con­lle­var, inelu­di­ble­men­te, el de sus dere­chos y su liber­tad colec­ti­va: el de su sobe­ra­nía. Sin pose­sión y ejer­ci­cio de la mis­ma, toda nación per­ma­ne­ce nega­da y todo pue­blo opri­mi­do. La sobe­ra­nía es el ori­gen, no la con­se­cuen­cia de la exis­ten­cia de una demo­cra­cia. Sin la pre­via pose­sión y ejer­ci­cio de las liber­ta­des indi­vi­dua­les y colec­ti­vas no hay demo­cra­cia. Solo des­de la igno­ran­cia o la trai­ción se pue­de defen­der como demo­crá­ti­co un régi­men de nega­ción de su liber­tad a los pue­blos, de secues­tro de sus dere­chos indi­vi­dua­les, cívi­cos y socia­les. Los tri­bu­na­les polí­ti­cos y de excep­ción, las leyes res­tric­ti­vas a la libre opi­nión, la impo­si­bi­li­dad del pleno ejer­ci­cio de la disi­den­cia polí­ti­ca y social, o la apli­ca­ción de las medi­das del FMI, son prue­bas del carác­ter auto­ri­ta­rio y anti­po­pu­lar del Esta­do. No se pude par­ti­ci­par ni pro­pug­nar una acción ins­ti­tu­cio­na­li­za­da en tales cir­cuns­tan­cias. Este con­ti­nuis­mo neo-fran­quis­ta requie­re adop­tar una acti­tud de no cola­bo­ra­ción, resis­ten­cia y lucha por su derro­ca­mien­to. En este sen­ti­do, reite­ra­mos la nece­si­dad prio­ri­ta­ria de coor­di­na­ción de esfuer­zos de las izquier­das inde­pen­den­tis­tas, en torno al obje­ti­vo de alcan­zar la rup­tu­ra demo­crá­ti­ca y la devo­lu­ción de sobe­ra­nía a los pueblos.

Nación Anda­lu­za quie­re paten­ti­zar su ple­na e incon­di­cio­nal soli­da­ri­dad con el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Cata­lán y apo­yar su inalie­na­ble dere­cho a deci­dir, por sí mis­mo y en exclu­si­vi­dad, su pre­sen­te y futu­ro, así como idén­ti­cos dere­chos a todos los pue­blos bajo yugo espa­ñol. Que se piso­tee y menos­pre­cie la volun­tad de un pue­blo demues­tra la men­ti­ra auto­nó­mi­ca y demo­crá­ti­ca espa­ño­la. Ante las pró­xi­mas accio­nes de reafir­ma­ción nacio­nal y en defen­sa de su sobe­ra­nía por par­te del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Cata­lán, ade­más de con­gra­tu­lar­nos por su con­for­ma­ción, que­re­mos expre­sar nues­tro apo­yo al blo­que uni­ta­rio inde­pen­den­tis­ta y hacer un lla­ma­mien­to a los anda­lu­ces de con­cien­cia resi­den­tes en Cata­lu­ña a par­ti­ci­par en sus mani­fes­ta­cio­nes, cor­te­jos, y en todos aque­llos actos que con­vo­quen. Luchan­do por la liber­tad de un pue­blo lucha­mos por la de todos. Luchan­do por la liber­tad cata­la­na tam­bién lucha­mos por la andaluza.

¡Esta­dos espa­ño­les: cár­ce­les de pueblos!

¡Por la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo para todos los pueblos!

Nación Anda­lu­za – Comi­sión Permanente

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.