La Naba­rra de las “sie­te pro­vin­cias his­tó­ri­cas vas­cas”- J.M. Unzue­ta

“Cui­da de los peque­ños gas­tos; un peque­ño agu­je­ro hun­de un bar­co”. Ben­ja­min Fran­klin Polí­ti­co, cien­tí­fi­co e inven­tor de EE.UU

La Naba­rra de “las sie­te pro­vin­cias his­tó­ri­cas vas­cas”: En el siglo XVIII, el sacer­do­te azpei­tia­rra Manuel Larra­men­di y sus segui­do­res, fue­ron los pri­me­ros que defen­die­ron un pro­to­ti­po de Esta­do vas­co basa­do en una uni­dad terri­to­rial, de la cual ger­mi­na­ría pos­te­rior­men­te el plan­tea­mien­to terri­to­rial de las sie­te pro­vin­cias his­tó­ri­cas vas­cas. Este plan­tea­mien­to lo pode­mos encon­trar a tra­vés de su pro­yec­to deno­mi­na­do de las Pro­vin­cias Uni­das del Piri­neo, expues­to en el Fue­ro de la pro-vin­ci de Gipuzkoa(9).

Es ya en el siglo XIX, un siglo lleno de nue­vas ideas y nume­ro­sos con­flic­tos mili­ta­res, es don­de apa­re­ce en pri­mer lugar la figu­ra del bayo­nés Garat. Con­cre­ta­men­te en el año 1811 lle­ga a pre­go­nar la for­ma­ción de un «Esta­do Nacio­nal Vas­co», some­ti­do al man­da­to del empe­ra­dor fran­cés Napo­león Bona­par­te, don­de se inclui­rían los sie­te terri­to­rios his­tó­ri­cos vas­cos, bueno, mejor dicho seis, ya que Garat man­tie­ne uni­das a la Baja y Alta Naba­rra, exis­ten­tes a ambos lados de los Piri­neos. Dicho Esta­do vas­co ten­dría una ban­de­ra colo­ra­da y su escu­do sería el de Naba­rra, pero lle­van­do el extra­ño nom­bre de Nue­va Feni­cia(10).

Este plan­tea­mien­to polí­ti­co en mate­ria terri­to­rial, va cogien­do adep­tos tras la apa­ri­ción del dise­ño cul­tu­ral cono­ci­do como Zaz­piak bat. Este lema, sie­te en uno, salió con­cre­ta­men­te de la plu­ma del dubli­nés Antoi­ne d’Abbadia quien jun­to a Agus­tin Xaho, rea­li­za­ron en el año 1836, la gra­má­ti­ca publi­ca­da y dedi­ca­da a «Zaz­pi Uskal-Herrie­ta­ko Uskal­du­ner», don­de apa­re­ce plas­ma­da esta expre­sión, sie­te en uno. El naci­do en Atha­rratze-Sorho­lü­ze , Agus­tin Xaho, pre­sen­ta en el año 1838 su nove­la román­ti­ca, Via­je a Nava­rra duran­te la insu­rrec­ción de los vas­cos, don­de nos ofre­ce una visión nacio­nal del país, simi­lar en mate­ria terri­to­rial, por no decir igual, a la rea­li­za­da pocos años antes por Garat y con las divi­sio­nes reco­gi­das ya en el Zapiak bat de Antoi­ne d’Abbadia, pero con una mis­ma nacio­na­li­dad polí­ti­ca glo­bal para las sie­te pro­vin­cias his­tó­ri­cas vas­cas en torno al toda­vía exis­ten­te en la épo­ca, pero más con carác­ter autó­no­mo que sobe­rano, Rei­no de Naba­rra for­ma­do solo por las cin­co Merin­da­des del sur del Piri­neo o Alta Naba­rra. Pos­te­rior­men­te, sería Jean Jaur­gain, la per­so­na que dise­ñó un escu­do para un Con­gre­so y Fes­ti­val sobre la Tra­di­ción Vas­ca, rea­li­za­do en Doni­ba­ne Lohin­zu­ne en el año 1897, don­de se englo­ba­ban los sig­nos herál­di­cos de las sie­te pro­vin­cias his­tó­ri­cas vas­cas, con la anéc­do­ta del escu­do de Xibe­roa, que al no poseer esta comar­ca un dis­tin­ti­vo herál­di­co pro­pio has­ta enton­ces, el escu­do fue reco­gi­do del que poseía el señor de Mauleon(11). Rápi­da­men­te y debi­do a esos tiem­pos don­de rei­na­ba el roman­ti­cis­mo, ese sím­bo­lo fue apro­pia­do por el recien­te­men­te fun­da­do PNV-EAJ-PNB, de fina­les del siglo XIX, sir­vién­do­le a los her­ma­nos Ara­na, Luís y Sabino, para defi­nir su polí­ti­ca terri­to­rial, den­tro de su para­dig­ma ara­nis­ta o biz­kai­ta­rra, para el Esta­do de los vas­cos, al cual lla­ma­ron Euzkadi(12), bien por obviar o qui­zás des­co­no­cer, la exis­ten­cia a lo lar­go de la his­to­ria del Esta­do de Naba­rra. Joxe Azur­men­di, naci­do en Zega­ma, en su obra Los espa­ño­les y los eus­kal­du­nes, ya nos indi­ca que el desa­rro­llo-crea­ción-de Euz­ka­di como nacio­na­li­dad es anor­mal, al esca­par­se de la his­to­ria polí­ti­ca, y tam­bién enten­de­mos por supues­to, lo mis­mo en la mate­ria terri­to­rial del Esta­do sobe­rano que habían poseí­do los vas­cos con ante­rio­ri­dad a la inven­ción rea­li­za­da por los her­ma­nos Ara­na.

Dejan­do de un lado, a mi pare­cer, el esté­ril deba­te sobre el nom­bre del Esta­do vas­co, en esta uni­dad polí­ti­ca en mate­ria terri­to­rial que nos pre­sen­ta­ron los her­ma­nos Ara­na, pode­mos com­pro­bar, al repa­sar dete­ni­da­men­te nues­tra his­to­ria, que real­men­te no ha exis­ti­do nun­ca como tal, de mane­ra exclu­si­va eso si, solo las sie­te pro­vin­cias his­tó­ri­cas vas­cas, dán­do­se úni­ca y real­men­te, con la coexis­ten­cia con otras regio­nes o comar­cas, den­tro de ese Esta­do polí­ti­co, reco­no­ci­do por el pro­pio Joxe Azur­men­di, que hemos teni­do o poseí­do los vas­cos, el cual data des­de comien­zos del siglo IX y se man­tu­vo sobe­rano has­ta el pri­mer cuar­to del siglo XVII. Actual­men­te iden­ti­fi­ca­mos a las sie­tes pro­vin­cias his­tó­ri­cas vas­cas a las regio­nes -herrial­deak- de Ara­ba, Biz­kaia, Gipuz­koa, Labur­di, Behe Nafa­rroa, Nafa­rroa Garaia y Xibe­roa. Des­ta­ca a sim­ple vis­ta, como los defen­so­res de esta polí­ti­ca terri­to­rial o de exten­sión del Esta­do vas­co con el nom­bre de Naba­rra, acep­tan la divi­sión entre la Alta Naba­rra y la Baja Naba­rra, asi­mi­lan­do y tal vez inclu­so podría­mos afir­mar que legi­ti­man­do la divi­sión con­clu­yen­te e impues­ta por espa­ño­les y fran­ce­ses en torno a los Piri­neos, seme­jan­te a la que acep­tan los defen­so­res de la Naba­rra de las seis Merin­da­des, que final­men­te fue con­cre­ta­da tras la fir­ma del Tra­ta­do de Utrecht en el año 1714, por los rei­nos de Fran­cia y de Espa­ña.

Esta fue rea­li­za­da con­cre­ta­men­te entre dos ramas de la casa de los Bor­bón, que se repar­ten así Bas­ko­nia, que­dan­do la Aqui­ta­nia para el rei­no de Fran­cia y la Ibé­ri­ca para el rei­no de Espa­ña. Pasa­do la media­ni­dad del siglo XX, los here­de­ros polí­ti­cos del plan­tea­mien­to biz­kai­ta­rra, comien­zan a uti­li­zar el tér­mino has­ta enton­ces úni­ca­men­te cul­tu­ral de Eus­kal Herria(13), reem­pla­zan­do con ello al tér­mino polí­ti­co de Euz­ka­di, de carác­ter más racial e inven­ta­do a fina­les del siglo XIX por los her­ma­nos Ara­na. Esto supo­ne un nue­vo pro­ble­ma, ya que como encon­tra­mos en uno de los escri­tos de Eneko del Castillo(14), el tér­mino Eus­kal Herria, solo pue­de ser tra­du­ci­do de dos mane­ras, bien como pue­blo vas­co o bien como el país del eus­ka­ra, demos­trán­do­se en ambos su exclu­si­vo carác­ter cul­tu­ral. La pri­me­ra opción ‑pue­blo vas­co- a pesar de lo que nos pue­da pare­cer a pri­me­ra ins­tan­cia, es total­men­te inapro­pia­da, ya que en la actua­li­dad, a comien­zos del siglo XXI, la migra­ción vas­ca rea­li­za­da des­de siglo XIV, bien for­za­da, obli­ga­da o deseada(15), ha crea­do una impor­tan­te diás­po­ra vas­ca en el Mun­do, sien­do espe­cial­men­te impor­tan­te la exis­ten­te en la tota­li­dad del con­ti­nen­te ame­ri­cano, lo que nos dice que la inte­gri­dad del pue­blo vas­co no solo se encuen­tra en la actua­li­dad en las sie­te pro­vin­cias his­tó­ri­cas vas­cas.

A la segun­da alter­na­ti­va ‑país del eus­ka­ra- tam­po­co se le pue­de con­si­de­rar apro­pia­da, ya que por des­gra­cia nues­tra, en los tiem­pos que corre­mos una vez ini­cia­do el siglo XXI, y prin­ci­pal­men­te debi­do a la ince­san­te e inago­ta­ble colo­ni­za­ción lle­va­ba a cabo por los impe­rios fran­cés y espa­ñol, tras la inva­sión y ocu­pa­ción total de nues­tro Esta­do, el país del eus­ka­ra abar­ca un menor territorio(16) que el de las sie­te pro­vin­cias his­tó­ri­cas vas­cas men­cio­na­das con ante­rio­ri­dad, y que real­men­te poseen esa par­ti­cu­lar terri­to­ria­li­dad, por las divi­sio­nes polí­ti­cas impues­tas a los vas­cos, rea­li­za­das todas ellas por los inva­so­res espa­ño­les y fran­ce­ses. Por otro lado, y tras com­pro­bar la fal­ta de base his­tó­ri­ca e inclu­so por la tris­te reali­dad lin­güís­ti­ca actual, es prác­ti­ca­men­te impo­si­ble des­de una pers­pec­ti­va polí­ti­ca pro­pia, defen­der la uti­li­za­ción de los tér­mi­nos polí­ti­cos inven­ta­dos de Nue­va Feni­cia y de Euz­ka­di o el cul­tu­ral, ya con carác­ter polí­ti­co, de Eus­kal Herria, para un Esta­do con dicha terri­to­ria­li­dad e inclu­so, lla­mar a la tota­li­dad de estas sie­te comar­cas, Naba­rra, ya que podría lle­gar a indu­cir­nos a caer en nume­ra­bles con­tra­dic­cio­nes e inclu­so fal­se­da­des his­tó­ri­cas en mate­ria terri­to­rial, por­que a par­te de exis­tir, como ya he indi­ca­do antes, bi herrial­dek, que poseen el mis­mo nom­bre que el de la tota­li­dad del Esta­do de los naba­rros, no exis­te nin­gún perio­do de la lar­ga his­to­ria del Rei­no de Naba­rra, con esa terri­to­ria­li­dad exclu­si­va.

Real­men­te los defen­so­res actua­les de esta alter­na­ti­va polí­ti­ca en mate­ria terri­to­rial, se cen­tran en los plan­tea­mien­tos rea­li­za­dos en esta mate­ria des­de el siglo XVIII, dese­cha­do de ante mano o mejor dicho, apar­can­do tal vez y de mane­ra momen­tá­nea, una rei­vin­di­ca­ción terri­to­rial basa­da en la correc­ta his­to­ria polí­ti­ca del pue­blo vas­co-Eus­kal Herria-ante­rior a los siglos XVIII, XIX y XX, don­de ya apa­re­ce cla­ra­men­te plan­tea­da la terri­to­ria­li­dad Esta­tal, y por tan­to con una cla­ra acti­tud sobe­ra­nis­ta en mate­ria de polí­ti­ca terri­to­rial, dife­ren­te cier­ta­men­te a la de aque­llos que se basan en los deno­mi­na­das sie­te pro­vin­cias his­tó­ri­cas vas­cas. Pero algu­nos defen­so­res de esta opción en mate­ria terri­to­rial, basa­da más en len­gua y cul­tu­ra que en polí­ti­ca, y siem­pre inten­ta­do bus­car algu­na legi­ti­mi­dad his­tó­ri­ca para este esbo­zo geo­fí­si­co o nacio­nal, nos hablan de un tra­ba­jo rea­li­za­do por el naci­do en Urda­zu­bi, Pedro Age­rre Azpil­kue­ta, al cual cono­ce­mos con el sobre­nom­bre de Axu­lar. Cuan­do este clé­ri­go cató­li­co ya resi­día en la loca­li­dad de Sara, como súb­di­to naba­rro de Enri­que III de Naba­rra, IV de Fran­cia, creó una ter­tu­lia para deba­tir sobre los pro­ble­mas reli­gio­sos exis­ten­tes en aque­lla épo­ca y la ven­ta­ja de uti­li­zar la len­gua vas­ca para la recon­ver­sión de los cris­tia­nos pro­tes­tan­tes median­te misa­les ade­cua­dos. En ese con­tex­to, en el año 1643, den­tro del oasis de paz que encon­tró en Sara, escri­bió en el dia­lec­to labor­tano-naba­rro su obra Gue­ro, don­de apa­re­ce el siguien­te párra­fo:

(…)«Bada­quit hala­ber ecin heda nai­te­que­ye­la eus­ca­raz­co minçat­ce mol­de guz­tie­ta­ra. Ceren anhitz mol­dez eta dif­fe­rent­qui minçat­cen bai­ti­ra eus­cal herrian, Naf­fa­rroa gara­yan, Naf­fa­rroa behe­rean, Çube­roan, Lap­pur­din, Biz­ca­yan, Gui­puz­coan, Ala­bahe­rrian eta bert­ce anhitz lec­cu­tan».

(…)”Sé asi­mis­mo que no pue­do exten­der­me a todas las for­mas del eus­ka­ra. Ya que de muchas mane­ras y dife­ren­te­men­te se habla en el pue­blo vas­co, en la Alta Nava­rra, la Baja Nava­rra, Zube­roa, Lapur­di, Biz­kaia, Gipuz­koa, Ála­va y en otros muchos sitios”.

Con esta fra­se, los defen­so­res del tér­mino Eus­kal Herria y la terri­to­ria­li­dad de las sie­te pro­vin­cias his­tó­ri­cas vas­cas, les es más que cla­ra la uni­dad reco­gi­da a tra­vés del eus­ka­ra, lo que en cam­bio no nos men­cio­nan nun­ca es la cole­ti­lla final de Axu­lar, que nos habla de otros muchos sitios. En algu­na char­la o ter­tu­lia, que he man­te­ni­do con el patrio­ta naba­rro y ami­go, Aitzol Altu­na, este se aven­tu­ra a afir­mar que dichos otros muchos sitios, son la Rio­ja, Alto Ara­gón, Bear­ne,… que en su día fue­ron par­te del Rei­no de Naba­rra. Pero tal vez, la más sig­ni­fi­ca­ti­va cier­ta­men­te en mate­ria polí­ti­ca y que pudo inclu­so influir inclu­so en un plan­tea­mien­to polí­ti­co terri­to­rial pos­te­rior, rea­li­za­do por el sevi­llano Sera­fín Ola­ve en el año 1883, el cual lo encua­dró den­tro de la redac­ción de las bases cons­ti­tu­cio­na­les para la Repú­bli­ca de Naba­rra, sea el rea­li­za­do por los beau­mon­te­ses de la ciu­dad de Iru­ñea en el año 1540, ante la posi­bi­li­dad de un matri­mo­nio entre la prin­ce­sa de Bia­na, Jua­na de Albret y el prín­ci­pe de Astu­rias, Feli­pe, lo que les via­bi­li­za­ba alcan­zar de nue­vo la liber­tad a tra­vés de la recu­pe­ra­ción de la sobe­ra­nía naba­rra. Estos beau­mon­te­ses, que habían cola­bo­ra­do cons­cien­te­men­te con los inva­so­res espa­ño­les en el año 1512, todo hay que decir­lo, y que ni siquie­ra lle­va­ban sufrien­do la ocu­pa­ción espa­ño­la trein­ta años, tiem­po al pare­cer más que sufi­cien­te para com­pro­bar la impo­si­ción espa­ño­la, y ante la even­tua­li­dad de ese con­tra­to matri­mo­nial, envia­ron un memo­ran­dum al rey de Naba­rra, Enri­que II el San­güe­sino, invi­tán­do­le a recla­mar todo el terri­to­rio per­te­ne­cien­te al Rei­no de Naba­rra y que esta­ba ocu­pa­do por los espa­ño­les, don­de ya nos indi­can con cla­ri­dad, al menos, otra comar­ca vas­co­na.:

«Quan­to a lo que per­te­nes­ce a V. Alte­za, según lo que solía exten­der este Reyno anti­gua­men­te como es públi­ca voz y fama que era señor de Gui­púz­coa, Viz­ca­ya y Ala­ba y mucha par­te de Rio­ja, has­ta el hol­mo de Bur­gos; como por la sepul­tu­ra que anti­gua­men­te los reyes de Nava­rra tenían en Náje­ra y otras ciu­da­des y villas que hoy en día pares­cen las armas de Nava­rra; ans­sí como en Logro­ño y en otros luga­res y de poco acá se han borra­do.(…)»

9. Fue­ro de Gipuz­koa; Comen­ta­rio del Padre Larra­men­di: “¿Qué razón hay para que la nación vas­con­ga­da, la pri­mi­ti­va pobla­do­ra de Espa­ña… esta nación pri­vi­le­gia­da y del más noble ori­gen, no sea nación apar­te, nación de por sí, nación exen­ta e inde­pen­dien­te de las demás?”.Idem. ”El pro­yec­to de las Pro­vin­cias uni­da­des del Piri­neo es sin duda mag­ní­fi­co y espe­cio­so (her­mo­so). Repú­bli­ca que se hará famo­sa con su gobierno aris­to­crá­ti­co o demo­crá­ti­co, como mejor pare­cie­re, toman­do de las repú­bli­cas anti­guas todo lo que las hizo céle­bres y rui­do­sas en el mun­do, y de las moder­nas todo lo que es con­ve­nien­te para su dura­ción y sub­sis­ten­cia”.
10. Nue­va Feni­cia; Tér­mino inven­ta­do por J. Domi­ni­que Garat. La Nue­va Feni­cia. Pro­yec­to de Unión vas­ca bajo Napo­león, “Muga” nº 23, María Rosa Agu­do Hui­ci, 1983.
11. Naba­rra­ko Herri­ta­rren Ekhi­me­na; Intere­san­te con­sul­tar el pre­gón rea­li­za­do por NHE para la acción que lle­va­ron a cabo en Mau­le, http://​naba​rra​kohe​rri​ta​rre​nekhi​me​na​.blogs​pot​.com/
12. Euz­ka­di; actual­men­te se escri­be Eus­ka­di. Más infor­ma­ción en el blog de Eneko del Cas­ti­llo que lle­va por títu­lo Nabar­lur. http://​nabar​lur​.blogs​pot​.com/
13. Eus­kal Herria; con­cep­to pro­pio en eus­ka­ra que sir­ve para desig­nar a los vas­co­par­lan­tes que con­for­man una comu­ni­dad, el cual apa­re­ce de mane­ra lite­ra­ria a media­dos del siglo XVI. La vie­ja heri­da. De la con­quis­ta espa­ño­la al Ame­jo­ra­mien­to del Foral; Flo­ren Aoiz, 2002.
14. Nabar­lur; blog de Eneko del Cas­ti­llo, idem (12)
15. Nave­gan­tes del inte­rior. Emi­gra­ción del Baz­tan y Nafa­rroa Behe­rea des­de el siglo XIV; Pello Esar­te, 2009.
16. Louis Lucien Bona­par­te, sobrino del empe­ra­dor fran­cés Napo­león Bona­par­te y naci­do en Ingla­te­rra, escri­bió en el año 1847 una obra titu­la­da Spe­ci­men lexi­ci omni­um lin­gua­rum euro­pea­rum. Es un peque­ño dic­cio­na­rio de todas las len­guas, don­de se men­cio­na al eus­ka­ra y refle­ja su inquie­tud por los dia­lec­tos vas­cos, rea­li­zan­do la pri­me­ra cla­si­fi­ca­ción de los dia­lec­tos basa­da úni­ca­men­te en cri­te­rios lin­güís­ti­cos, aun­que los cimien­tos ya exis­tían des­de la cla­si­fi­ca­ción rea­li­za­da por el padre Larra­men­di, que entre los ocho dia­lec­tos y sus vein­ti­cin­co sub­dia­lec­tos, no lle­gan a abar­car la tota­li­dad terri­to­rial de las sie­te pro­vin­cias his­tó­ri­cas vas­cas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *